PUBLICIDAD

Samir: ¿una mezquita en el terreno de la Iglesia? Es una locura

|

El padre Samir Kahlil Samir, jesuita e islamólogo de fama internacional, comenta en una entrevista publicada en la Nuova Bussola Quotidiana la decisión de construir una mezquita en terrenos cedidos por una diócesis católica y advierte sobre el proceso de islamización de Occidente.

(Andrea Zambrano / Nuova Bussola Quotidiana)– Un caballo de Troya: esto es lo que es la construcción de la mezquita de Sesto Fiorentino en los terrenos cedidos por la diócesis de Florencia a la Ucoii (Unione delle comunità e organizzazioni islamiche in Italia). Está convencido de ello el padre Samir Kahlil Samir, jesuita e islamólogo de fama internacional que siempre ha hablado claramente sobre el riesgo de la islamización de Occidente. Según Samir, en esta entrevista que ha concedido a la Nuova Bussola Quotidiana, la decisión del obispo de Florencia, Mons. Giuseppe Betori, ha estado provocada por un irenismo de buena fe, pero miope. De hecho, la primera consecuencia será que las asociaciones islámicas buscarán otros terrenos en otras diócesis en lo que será una operación de conquista a gran escala. Una conquista islámica de la que nadie se está dando cuenta y que él denuncia en el incómodo papel de Casandra.

Padre Samir, ¿es verdad? ¿Un caballo de Troya?

Claramente, sí. Una intención aparentemente buena, pero un resultado peligroso.

¿Ya había sucedido?

He visto a obispos conceder iglesias que ya no se utilizan para el culto, ser transformadas en mezquitas. Pero con esta sistematicidad, programada y acordada, no. Efectivamente, es la primera vez.

¿Por qué, en su opinión, es peligroso?

Ante todo, es verdad que tenemos que llevarnos bien, pero no sabemos, y no lo sabremos nunca, quien financia estas construcciones. Es sabido que cientos de mezquitas, entre las más grandes de Europa, están financiadas por Arabia Saudita u otro estado. No es realista que una comunidad, animada por una fe sincera, encuentre repentinamente, sólo con ofrendas, los 240.000 euros necesarios para adquirir el terreno. También porque esta misma comunidad necesitará encontrar mucho más dinero para la construcción del templo. Ahora bien, todos sabemos que Arabia Saudita defiende la visión más fanática y retrógrada del mundo musulmán, que incita a otros a cometer actos terroristas o actos contra los no musulmanes, considerados como kafir, infieles, y por lo tanto dignos de ser eliminados, según el Corán.

El obispo lo ha justificado como un ejemplo de libertad religiosa…

Los musulmanes están absorbidos todo el día por la llamada a la oración. He leído que enfrente se construirá una iglesia. Pero, ¿cómo será posible llevarse bien con el muecín que, desde el minarete, proclamará cada día frases que a menudo son anticristianas?

Hay quien dirá que nosotros tenemos las campanas…

Sí, pero las campanas forman parte de la realidad italiana y, además, sirven sólo como llamada, no contienen un mensaje. El imán del minarete, en cambio, emite un mensaje, un mensaje en árabe a menudo anticristiano que resonará en la zona: será la única voz del creyente en Dios, como si los otros no existieran.

¿Cree usted que es un elemento del proceso de islamización de Occidente?

Estoy totalmente convencido. Ve usted, el islam es así, ha decidido difundirse lentamente, pero está resuelto en un aspecto: nunca da marcha atrás. No ha sucedido nunca. Europa, en este momento, está pensando: sí, tenemos que ayudar, ayudar a que se integren en la cultura en su tradición, pero no a convertirse en cristianos, algo que no sucede nunca.

¿Cuáles serán las consecuencias inmediatas de la cesión de un terreno a manos islámicas?

Ante todo, que para ellos ese será definitivamente territorio del islam y ante sus ojos será, simbólicamente, como la victoria del islam sobre el cristianismo, porque la idea material y concreta que tendrán es ésa. Es un acto de un valor simbólico y de un alcance enormes.

Sí, pero no todos los musulmanes están animados por un deseo de conquista.

Es verdad, la mayor parte de los islámicos es pacífica y tranquila, quiere vivir correctamente, pero entre ellos hay organizaciones que siguen el islam fanático y tienen fines politico-religiosos que, como es bien sabido, son aspectos inseparables porque el islam no conoce el concepto de laicidad. Utilizarán el caso de Sesto Fiorentino para decir: bien, ahora hagamos un paso más.

¿Es decir?

Hacerlo con otras diócesis y otras parroquias. El guion es éste, se dirigirán a otro obispo y dirán: vosotros tenéis una iglesia que ya no usáis, a la que nadie va, o un terreno del que tenéis que sacar un provecho. Será pan comido. Todo esto corre el riesgo de difundirse por todo el país, lentamente, sin que la gente se dé cuenta. Es una lógica de conquista política escondida dentro del elemento religioso.

¿Cómo deberían, entonces, ser las relaciones?

Crear vínculos fraternos entre musulmanes y cristianos, pero sin implicar a las iglesias y las mezquitas, sin invitarles a misa o viceversa. Un partido de fútbol puede ser más proficuo para establecer relaciones de buena vecindad. Pero está claro que el problema es otro.

¿Cuál es?

El hecho que se crea que esto es libertad religiosa. La libertad religiosa en Italia y en Europa ya existe, está garantizada, nadie impide a la Ucoii que compre un terreno. Pero no es libertad religiosa que un obispo no sepa qué es el islam.

Pero las intenciones…

Los buenos sentimientos no conocen al mundo islámico. Es una laguna enorme del clero occidental, que no se informa seriamente. Esto tendría que haberse decidido y discutido con el resto de los obispos del país.

Pero entonces alguno lo habría impedido.

Efectivamente. Una situación nueva para la comunidad cristiana, a saber: una comunidad que hace negocio con un terreno cedido a los musulmanes, debería ser analizada por un organismo más amplio, no sólo por un obispo que puede tomar la decisión pensando sólo en su casa… Es obvio que el obispo lo ha hecho como un gesto fraterno, pero una decisión tan importante debería haber sido tomada, en mi opinión, junto a todo el episcopado italiano y con la ayuda de algunos ex-musulmanes, es decir, de algunas personas que conocen bien la mentalidad musulmana, muy distinta en el plano religioso de la mentalidad italiana.

¿Por qué dice “hace negocio”?

Porque vender un terreno sin saber quien financiará la mezquita significa hacer negocio. Hace años, los comitentes eran conocidos, a veces eran países como Túnez y Marruecos, que financiaban los lugares de culto para sus conciudadanos en Europa. Hoy, gracias a las finanzas, todo está oculto. Arabia Saudita ha construido cientos de mezquitas en Indonesia que, con 220 millones de musulmanes, es el país con la concentración islámica más alta. Era un país tranquilo y políticamente moderado, pero tras la gran estación de las mezquitas árabes, se ha transformado en un país en el que el anticristianismo es cada vez más una amenaza, hasta el martirio.

¿Qué piensa de la decisión del ayuntamiento de Córdoba, en España,  de utilizar la catedral también para el culto islámico?

Estuve allí el mes pasado, he seguido de cerca todo el caso. Todo surgió hace varios años, por un español que se había convertido al islam. Quiero subrayar que antes, en la Edad Media, había una iglesia cristiana; después llegó el islam, que la destruyó y construyó su templo. Sucesivamente, con la Reconquista, volvieron los cristianos, pero no destruyeron nada: del 24 al 26 de noviembre pasado hemos celebrado la misa con tres obispos dentro de la mezquita, que sigue tal cual. Resumiendo: los musulmanes llegan, destruyen y reconstruyen, mientras que los cristianos vuelven, pero no destruyen, sino que construyen dentro: esto es verdadero diálogo.

El doble culto, ¿es  una amenaza concreta? 

Parece que por ahora todo se ha parado, pero los islámicos están apoyados por un gobierno de izquierdas y anticatólico que administra la ciudad.

¿También ésta es la mentalidad de conquista que había visto San Juan Pablo II con la visión de la invasión islámica?

Ciertamente, esto existe, no puedo decir que cada musulmán tiene esta mentalidad, pero el islam no pierde ocasión para decir que tiene que conquistar el mundo empezando por Europa: no es lo que piensan todos los musulmanes, pero es lo que piensa la tendencia actual más activa. No hacen más que guerras, también internas, y su razonamiento es: cuantos más inmigrantes prófugos haya, más conquistaremos trozo a trozo. Necesitaremos un siglo, pero lo conseguiremos. No nos engañemos, es una invasión programada.

¿Cree que los obispos tienen que hacer algo más para oponerse?

Este anhelo de acogida es bello, pero ¿adónde lleva? ¿Cuántos de los obispos son conscientes que, como en los negocios, si trato con una persona que no es honesta me arruino? Lo que falta es un conocimiento profundo del proyecto islámico. Es necesario formarse para poder hablar con competencia y analizar todos los aspectos antes de tomar decisiones como la de Florencia. No se puede seguir diciendo que estamos informando porque escuchamos las mentiras de los imanes que siguen diciendo que islam significa paz. No, salam quiere decir paz; islam quiere decir sumisión. La sumisión a Alá que da paz.

¿Puede dar algún consejo?

Tenemos que apoyarnos en los musulmanes que se han convertido al cristianismo, porque hablan por experiencia. Si se han convertido no es porque les hemos pagado para hacerlo, sino porque han comprendido que el verdadero mensaje de Dios es éste. No se toma suficientemente en serio el pensamiento de estos nuevos cristianos. He visto que ustedes han publicado a Suad Sbai, que es de cultura árabe y lucha también por la libertad religiosa, han hecho bien. Es una persona espléndida. Hoy sus historias son verdaderos dramas que hay que acoger y escuchar.

¿Qué tipo de cosas sufren?

Sus vidas corren peligro en las familias de origen, con los maridos, las comunidades. Son abandonados porque a ningún obispo se le ha ocurrido crear programas pastorales que prevean sus testimonios. Sería un bien para ellos sentirse aceptados, pero lo sería también para todas las comunidades cristianas, los obispos in primis, para comprender el islam.

¿Está diciendo que nadie les escucha?

Peor, son víctimas del ostracismo. En Francia nació, hace tres años, una asociación llamada “Jesús es el Mesías”, formada por cristianos viejos y por conversos del islam al cristianismo. Pues bien: hemos pedido a varias diócesis poder reunirnos con ellos para hacer un congreso con el fin de reflexionar sobre “cómo anunciar el Evangelio a los musulmanes”. Más de un obispo nos ha cerrado las puertas, con el argumento: “Nosotros, cristianos, no hacemos proselitismo”. Les hemos contestado: “El Evangelio de Mateo concluye con estas palabras de Jesús: ‘Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado’ (Mt 28, 19-20)”.

¿Dónde nos llevará esta mentalidad tan complaciente?

Será el principio del final si no se invierte la ruta.

(Traducción de Helena Faccia Serrano)

12 comentarios en “Samir: ¿una mezquita en el terreno de la Iglesia? Es una locura
  1. Ojalá fuera una locura, un arrebato, que se cura con un buen tratamiento, pero es que forma parte de la estrategia de la misericorditis con su islam religión de paz, Lutero testigo de la fe y Buda tiene mucho que enseñar. La misericorditis se alía con quien sea con tal de acabar con el catolicismo, la religión de la rigidez, que no admite ni el divorcio, lo que resulta inadmisible para la modernidad y sus anchas tragaderas. Nos hemos olvidado del ” Esforzaos en entrar por la puerta angosta, pues ancha es la senda que lleva a la perdición..”, de la que no se quiere hablar, y menos por la misericorditis, que nos promete un cielo al alcance de todos, menos de los católicos.

  2. Esto no es inocencia, sino un plan urdido para la creación de una nueva religión mundial, mezcla de todas las religiones, dónde el cristianismo será diluido. Es el plan del Anticristo y del Falso Profeta, y la masonería es el brazo ejecutor, sobre todo, la masonería eclesíastica, ya en la cúspide de la Iglesia. Ven Señor Jesús!!!

  3. Pienso que no se debería permitir construir mezquitas en países de mayoría cristiana mientras no se permita construir iglesias en países de mayoría musulmana. En las relaciones diplomáticas siempre debe imperar el principio de la reciprocidad. Si no, uno de los dos está haciendo el canelo, en este caso, los cristianos.

  4. He vivido en Marruecos. Es totalmente cierto lo que dice el padre Samir. He visto las iglesias católicas transformadas en mezquitas, centros culturales, teatros, centros comerciales y la primera iglesia fundada por los franciscanos transformada en garaje. Los arzobispos tanto el de Tánger, español, como el de Rabat-Casablanca, prohibiendo, taxativamente, la predicación del Santo Evangelio a los musulmanes. En el mejor de los casos la Iglesia funciona como una ONG. Ha medida que los marroquíes han podido hacerse cargo de esos servicios, echan a la iglesia de ellos. Leproserías, orfanatos, centros educativos, centros sanitarios, asistenciales, etc. Los arzobispos hacen loas al islam y ocultan totalmente el mensaje católico. Cuando les dices que el Señor manda enseñar lo que Él ha enseñado y bautizar en el nombre de la Santísima Trinidad, te miran como a un enemigo y si no te mandan a hacer gárgaras, te dicen que no es el tiempo, que ya vendrá un tiempo en que los musulmanes se conviertan

  5. He visto, entrevisto, el alma de lo musulmanes, viven en un mundo espiritual terrorífico. Dios no es ni siquiera primo del dios verdadero revelado por Cristo. Es un ser vengativo, dominador y dominante que crea al hombre en un estado de sumisión y esclavitud. Este mundo espiritual está poblado además de diablos, genios y seres terroríficos. Así que de paz y misericordia, nada de nada. Si haces la voluntad de Alá de forma totalmente esclava podrás gozar de setenta mil huríes en el paraíso. A parte de los cinco mandamientos tienen el de extender el islam y someter a toda la humanidad a esta religión. Es obligatorio que reconquisten las tierras que un día fueron de ellos,Dar al-Islam . Principalmente España y las zonas italianas que les corresponden y hoy son, Dar al-Harb, donde tienen que hacer la guerra para volverlas al dominio del islam. Los países no musulmanes son, Dar al-Harb, Así que nadie se extrañe del terrorismo y los atentados, son una forma de guerra para hacer de todo

  6. el mundo la Casa del Islam, Dar al-Islam. Veo que todo occidente, políticos eclesiásticos, medios de comunicación, ongs, … están legalizando las leyes de la dhimmia, sin haber tomado los musulmanes el poder. Cuando lo tomen ¿Qué les quedará por hacer? Me contaba a principios de este año, que termina, una señora de Monachil, Granada, dónde está enterrada la hija de Moctezuma, que una familia musulmana dijo que en el centro escolar no se celebraba la Navidad y no se celebró. Un solo niño musulmán frente a todos los niños católicos del centro, hizo que se quedaran sin poner el Belén, disfrazarse de pastores y cantar villancicos. Esto pasa en todo occidente. No estamos y nos están entregando los que mandan a la sumisión del islam. Cuando la gente no pueda beber alcohol, comer cerdo, ir las mujeres descubiertas, etc se darán cuenta dónde se han metido y dónde los han metido. Pero “palos con gusto no duelen”. En fin esto es lo que queremos. ¡Feliz Navidad! mientras podamos decirlo.

  7. La casa del Islam, Dar al-Islam. Observo que en occidente, los que mandan, políticos, eclesiásticos, medios de comunicación, ongs, están implantando las leyes de la dhimmia, sin haber tomado el islam aún el poder. Lo podemos ver en nuestro propio entorno. Me contaba una señora de Monachil, Granada, dónde está enterrada la princesa hija de Moctezuma, que una familia musulmana prohibió celebrar la Navidad, porque su hijo es musulmán y no querían que se celebrara esa fiesta, sacrílega para ellos y, no se celebró. Los niños católicos, todos menos uno del centro escolar, se quedaron sin Belén, sin villancicos y sin disfrazarse de pastores. Recuerden la que se montó con ss. Benedicto XVI con el discurso de Ratisbona. Sin embargo se está generalizando que ayuntamientos, universidades y otros centros educativos, celebren las fiestas musulmanas con el beneplácito de políticos, eclesiásticos y todo tipo de medios y personas. Se ha legalizado la tiranía de las minorías .

  8. hay que poner una solucion.los partidos politicos nos traicionan las grandes fortunas en su mayoria son judios necesitamos recuperar la moral porque esta por los suelos.solo recuperar la moral cristiana sera el principio para poner una solucion final

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles