PUBLICIDAD

‘Es inaceptable afirmar que la reforma de Lutero fue un acontecimiento del Espíritu Santo’

|

El cardenal Gerhard Müller defiende en un artículo que Lutero no llevó a cabo una reforma, sino “una revolución”, un cambio total de los fundamentos de la fe católica y advierte de que no se puede buscar la reconciliación a costa de la verdad. 

“Hoy hay una gran confusión al hablar de Lutero“. Así comienza el artículo del cardenal Gerhard Müller, publicado en la La Nuova Bussola Quotidiana poco después de conocerse algunas polémicas declaraciones sobre la Reforma protestante provenientes del ámbito católico, entre ellas las del secretario de la Conferencia Episcopal Italiana Nunzio Galantino. 

“Debe quedar claro que, desde el punto de vista de la teología dogmática, desde el punto de vista de la doctrina de la Iglesia, no fue en absoluto una reforma, sino una revolución, es decir, un cambio total de los fundamentos de la fe católica”, afirma Müller.

El cardenal sostiene que no es realista argumentar que la intención de Martin Lutero era solo luchar contra algunos abusos con las indulgencias o los pecados de la Iglesia del Renacimiento. Los abusos y las malas acciones, recuerda Müller, siempre han existido en la Iglesia y aún hoy existen: “Somos la Iglesia santa por la gracia de Dios y los sacramentos, pero todos los hombres de la Iglesia son pecadores, todos necesitan perdón, contrición y penitencia.”

El que fuera hasta hace unos meses prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe explica que en el libro escrito en 1520, De captivitate Babylonica ecclesiae, se muestra de forma clara que “Lutero ha dejado atrás todos los principios de la fe católica, la Sagrada Escritura, la Tradición Apostólica, el magisterio del Papa”.

Müller recuerda que, entre otras cuestiones, Lutero negó la Eucaristía, la transustanciación, el carácter sacrificial del sacramento.

No podemos aceptar que la reforma de Lutero se defina como una reforma de la Iglesia en el sentido católico”, asevera el purpurado, ya que una reforma católica es una renovación de la fe vivida en la gracia, de las costumbres, la ética, una renovación espiritual y moral de los cristianos, pero no una nueva fundación, una nueva Iglesia.

Llegados a este punto, Müller responde directamente a las declaraciones de monseñor Galantino recogidas en los medios italianos y declara: “Es inaceptable afirmar que la reforma de Lutero ‘fue un acontecimiento del Espíritu Santo'”.

Por el contrario, -continúa el prelado- fue contra el Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo ayuda a la Iglesia a mantener su continuidad a través del magisterio de la Iglesia, sobre todo en el servicio del ministerio petrino”. “El Espíritu Santo no se contradice a sí mismo”.

El purpurado advierte de la extensión de voces que hablan con demasiado entusiasmo de Lutero, “sin conocer exactamente su teología, su controversia y los efectos desastrosos de este movimiento”.

“Ciertamente, han pasado 500 años, no es el momento de la polémica, sino de buscar la reconciliación: pero no a costa de la verdad“, concluye Müller su artículo, indicando que una cosa es el deseo de tener buenas relaciones con los cristianos no católicos y otra la falsificación de lo que sucedió hace 500 años y del efecto desastroso que tuvo. “Un efecto contrario a la voluntad de Dios”.

9 comentarios en “‘Es inaceptable afirmar que la reforma de Lutero fue un acontecimiento del Espíritu Santo’
  1. Bravo Müller. Desde que Francisco te despidió hablas más claro, más nítido y más profusamente. Tienes que publicar tus numerosas observaciones a la desastrosa Amoris, en honor a la Verdad, por el bien de las almas y por el bien de la Iglesia y su historia de salvación.

  2. Müller destroza a heterodoxos y heréticos de la Teología Fundamental, no solamente los dislates de individuos como Spadaro y Galantino el galante de los italianos. Heterodoxias y herejías que el colegio episcopal, individualmente y por extensión la generalidad de ellos salvo excepciones contadísimas, a los que se ha defenestrado o se ha marginado brutalmente por permanecer solo católicos sin interconfesionalizar, han ido aceptando sin protesta los venenos como en la medicina homeopática o la ayurvédica de las ponzoñas de Charaka-samjita, a no confundir con Charamska reencarnado en catalanidad, de Shusruta o Astanga .

    Desde el punto de vista humano racionalista se comprende la situación y no todo obispo tiene el peso físico ni la estarura intelectual ni la repercusión de Müller que al fin, liberado de su peso de la obediencia debida como curial francisquita, puede hablar explícitamente en conciencia lo que antes se obligaba a no contravenir y limitarse a llamadas de atención

  3. Cuanta verdad esconde la mentira misma, como que no fue voluntad de Dios que un hombre como Lutero se levantara y clavara las 95 tesis en la catedral de Wíttenberg!!!??? con que autoridad puede decir este hombre lo que Dios piensa o permite? Creo que no entendió nada, sinceramente. Negar que los hechos ocurridos hace 500 años no cambiaron el rumbo en la fe, es negar la verdad.Cuando los laicos concocimos lo que revela Dios en su palabra, fuimos libres…JN 8;32, “y conocieréis la verdad, y la verdad los hará libres” …….nos liberamos de un sistema religioso, donde precisamente no hay libertad, sino condicionamientos.

  4. RICARDITO BOBAINE
    Me encanta cuando te haces el tonto, ya me entiendes mas de lo que eres. Eres astutillo, pero no inteligente. Alguien inteligente no pretendería que el amancebamiento puede dejar de ser pecado.
    Sabes de sobre que Muller, por educación y no se por cobardía o exceso de prudencia, dijo que habiá que interpretar la AL a la luz de la doctirna, es decir, es una forma amable de decir que no vale nada ni sirve para nada, pues eso es lo que la Doctrina establece frente a las majaderías de la AL que tanto te gustan.

  5. RICARDITO BOBAINE
    Mira que gastas palabería estúpida, bueno es que cualquier cosa que tu hagas por fuerza ha de serlo, para enfrentarte a Cristo. ¿Que parte no entiendes de que el amancebamiento y la bujarra activa son pecado? Es que hay que ser imbecil. Que son las palabras directas de Cristo y ni tu ni el Portavoz del Trucho las vais a cambiar por mucho que os empeñeis.

  6. La Reforma Protestante tiene un origen y éxito fundamentado más en ideas políticas que en fe.
    En una curia contaminada de corrupción y ambición, que lucraba a diestra y siniestra con impuestos celestiales (a.k.a. indulgencias) y terrenales ¿cómo no se iba a gestar una independencia por parte del norte de Europa?
    Si hasta hoy persiste la idea de que el norte es superior al sur ¡¿cómo Alemania va a ser gobernado por Roma?! La Reforma es consecuencia del pecado de nuestra iglesia en aquella época. Lutero solo hizo unas críticas (no tan novedosas) contra la curia, la curia lo intentó matar, en Alemania vieron el beneficio económico de independizarse de Roma y SAZ! Diría incluso que la independencia era hasta inminente, todo por el pecado de la curia.
    Y el fruto de ese pecado es lo que hoy es lo más digno de visitar en el Vaticano: las riquezas… vaya paradoja jajaja.
    Las discrepancias dogmáticas son otra cosa, algo hasta secundario, consecuencia del desorden de aquella independencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles