PUBLICIDAD

Próximo objetivo: la Humanae Vitae

|

¿Cuándo es racional y razonable ver una estrategia concertada? ¿Cuántos eventos relevantes deben coincidir para que uno deduzca que estamos ante una campaña bien coordinada para cambiar la doctrina católica sobre familia y vida?

Uno quiere evitar como la peste la etiqueta de paranoico del que ve conspiraciones por todas partes, pero a veces se hace muy difícil. Si el otro día informábamos del desconcertante -por ser suaves- editorial del órgano oficioso de los católicos británicos, The Tablet, pidiendo a la Iglesia que suavice su posición contra el aborto, hoy tenemos que hacernos eco de un texto en el órgano oficial de los obispos italianos, ‘Avvenire’, que es un verdadero torpedo en la línea de flotación de la doctrina católico sobre la anticoncepción.

’50 años después. La Humanae vitae de Pablo VI: Iglesia, amor y vida, ¿cómo se cambia?’ es el titular del texto en cuestión en el que, si no lo he entendido mal, se abona el campo para una ‘reinterpretación’ de la doctrina católica sobre la anticoncepción, en la misma línea de cesión a los ‘valores dominantes’ que leíamos en el editorial de The Tablet.

Cuenta la imprescindible Nuova Bussola Quotidiana que la ocasión propicia para ir preparando el terreno es un curso en la Pontificia Universidad Gregoriana, y el método podría calificarse de hábil si no lo tuviésemos ya tan visto.

Así, empieza con esta sibilina pregunta: “La defensa a ultranza de los métodos naturales, ¿debe considerarse criterio absoluto e intangible para la regulación de los nacimientos?”. Nadie que conozca un mínimo de las reglas de manipulación verbal puede ignorar que la respuesta a una pregunta así planteada debe ser siempre “no”. Ese “a ultranza” es definitivo, y trae inmediatamente a la mente esa “rigidez” que los católicos de hoy debemos evitar como el diablo.

Después de todo, “quien piense que todo lo que ha escrito Pablo VI en la Humanae Vitae supone para las parejas creyentes una obligación a perpetuar “por los siglos de los siglos” ignora no solo la historia de la Iglesia, sobre todo del último siglo, sino también todo lo que el mismo pontífice dijo para advertir que no debía considerarse los contenidos de la encíclica ni infalible ni irreformable”.

Una frase que, imaginamos, se aplica a la Humanae Vitae -que cumplirá el próximo año medio siglo-, pero que resulta condenable cuando se plantea sobre una exhortación papal reciente como la Amoris Laetitia.

La vertiginosa sensación que uno percibe de la avalancha de declaraciones recientes es la de un presentismo acentuado en contraste con esa ‘doctrina perenne’ que parecía asociarse siempre a las enseñanzas de la Iglesia, tanto más en una cuestión en la que no solo no se ha producido hallazgo que contradiga su criterio u obligue a matizarlo, sino en la que se han cumplido con aterradora precisión las predicciones incluidas en la propia encíclica.

A lo que recuerda, a decir verdad, es a un personaje que partió la Iglesia en dos y que se ha considerado desde entonces hasta fecha reciente como uno de los peores heresiarcas de todos los tiempo, Martin Lutero, cuya reforma también está de aniversario redondo, quinientos años. Y que, por una feliz casualidad, es vindicado discretamente por el órgano italiano de los jesuitas, La Civiltà Catolica. Pero, al fin, el propio secretario de la Conferencia Episcopal Italiana, monseñor Galantino, ha declarado que “la Reforma introducida hace medio milenio por Martin Lutero ha sido obra del Espíritu Santo”.

Decir tal cosa -reconocer que hemos pasado medio milenio condenando con denuedo la obra misma del Espíritu Santo- y no colgar los hábitos para unirse a las filas luteranas suena medianamente incoherente para un oído poco entrenado en la sutileza clerical.

26 comentarios en “Próximo objetivo: la Humanae Vitae
  1. Sobre familia y vida, sobre la Santa Misa, sobre el matrimonio, sobre la posibilidad del entendimiento de conocer la verdad, sobre… (ah, no que ya no queda nada)

  2. El no a la píldora es una consecuencia de la respuesta negativa a la cuestión de si se puede o no separar los aspectos unitivo y procreador del acto conyugal. Los de la misericorditis, con Francisco a la cabeza, que para eso ha nombrado una comisión, optan ya descaradamente por el sí, pero eso conlleva, no sólo la píldora, sino también la aceptación de las relaciones sexuales prematrimoniales y extramatrimoniales, incluidas obviamente las homosexuales. Cae toda la doctrina católica de la sexualidad, en nombre de una misericordias aguda que nos lleva al infierno. Avvenire y la gregoriana jesuítica van preparando el terreno y el camino al infierno.

  3. ¿ Se atreverá Francisco a decir que todos los papas anteriores se equivocaron al sostener unánimemente”queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación”, Humanae Vitae 14 ?.¿ No será Francisco quien se equivoca si sostiene lo contrario en ruptura frontal con todo el magisterio anterior ? Si sostiene lo contrario el cisma formal será inevitable; el de hecho ya lo tenemos ante nuestros ojos de un modo cada vez más evidente.

  4. Vamos de mal en peor. Pero nuestro Señor Jesucristo es la Cabeza de la Iglesia, aunque a algunos no les guste. Y el infierno existe, aunque más de uno lo quiera hacer desaparecer. Y el Juicio Final no es sólo para pintar cuadros.

  5. La Chiesa Cattolica ha sempre avuto,fin dal suo inizio,contestazioni di vario genere.Trovando quindi pure ai nostri giorni contraddizioni di vario genere,possiamo pensare che sia Gesù stesso ad incoraggiarle per permettere a chi vive nella verità di aver meriti.Lasciamo le decisioni allo Spirito Santo,il quale è sempre intervenuto pure nel passato a chiarire ciò che è confuso.

  6. Cuando Dios se hizo Hombre, quiso nacer de una Virgen, y eso, entiendo, no es un dato anecdótico o pintoresco, sino que forma parte esencial del mensaje cristiano. Y en coherencia con ello está todo lo demás: el voto de castidad, el celibato sacerdotal, la indisolubilidad del matrimonio, la inmoralidad de las relaciones homosexuales. Todo eso de lo que se quisieron librar los protestantes. En mi opinión, o aceptan ellos esta doctrina, o no hay unidad posible.

  7. La doctrina contenida en Humanae Vitae está propuesta infaliblemente y es irreformable por el Magisterio Ordinario a lo largo de los siglos, según los criterios del Vaticano II para tal tipo de doctrina. Si no lo es, entonces, ¿qué otra doctrina cumple con tales criterios? Todo fiel católico que am al Señor y a su Iglesia ha de resistir con todas sus fuerzas estos intentos diabólicas de destrucción de la Iglesia Católica tal como la fundó Jesucristo y la ha guiado el Espíritu Santo a lo largo de los siglos.

  8. Yo pensaba que la Humanae Vitae, como dice Juan Caballero, es intocable. ¿Puede este papa cambiar lo que se le antoje? Por favor, que alguien me lo explique. Porque Francisco no lo va a explicar…

  9. No dudéis que el fín último del papa Francisco es la normalización e inclusión de la sodomía en la Doctrina Católica, mediante el discernimiento de la nueva teología moral que suprimirá estas prácticas como intrínsecamente pecaminosas, malas, antinaturales o perversas. Ya no se trata de amar al pecador y odiar el pecado, como nos enseña la Iglesia. Ël no lo hace por un sentimiento misericordioso hacia los que están confundidos en situaciones irregulares, sino por un convencimiento, tendencia e inclinación personal hacia ellos. Al igual que Lutero que era un libertino y provocó su Reforma para justificar sus tendencias personales de lujuria desaforada y alcohólica. Un demente.

  10. ¿No se ha producido hallazgo que obligue a cambiar su criterio, o más bien la Iglesia se obstina contumazmente en no verlos? Antes bien, lo segundo. Lástima que la Iglesia tenga una visión tan animalizante de una actividad como el sexo.

  11. En desacuerdo al 100% con este artículo. Evidentemente el autor vuelve a fracasar en su intento de no ver conspiraciones por todas partes…

  12. El acto sexual no puede quedar limitado a la procreación, ya pasó la época de los 6 hijos. ¿ Quien puede sostener eso hoy? ¿entonces sino hay procreación no hay sexo?¿ Quien dice que Dios ve mal el sexo? se habla demasiado en su nombre, porque Jesus dijo, porque Dios dice… Saben a caso lo que pudo hacer Jesus en su vida privada?? ya lo saben con toda seguridad?? Pues yo no.

    Cuantas parejas hay desgraciadas porque no todo es que bonito es el amor y que bien nos llevamos, muchos en la intimidad no se entienden ni aunque pasen años, luego él se busca un apaño y ella que arreé. En algunos temas se debe dar libertad de conciencia y no estar condenando de forma permanente. Y los sacerdotes que tienen amistades femeninas, que los hay ¡¡, estos estan en pecado?? o haz lo que yo digo pero no lo que yo hago.

  13. Pues vale Católico Apostólico Romano, y yo en desacuerdo con tu comentario. ¿Y? Es un poco molesto leer tus comentarios con ese nick. Dime de qué presumes….

  14. Juan Caballero y Blanca:
    Viendo la línea que sigue este Pontificado, lo que podría ocurrir (deseo con todo mi corazón que no sea así, y que el articulista se equivoque), es que se introduzcan modificaciones, pero, para no perturbar a los poco avisados o poco espabilados (aquí escriben algunos), se diga que no ha cambiado nada, que la doctrina es la misma. Tremendo.
    Ramiro:
    ¿Has leído algún documento de la Iglesia, de Juan Pablo II por ejemplo, sobre sexualidad? Es que me alucina que digas que la Iglesia tenga una visión animalizante de la sexualidad…En fin…

  15. J.M.R, calumnia al Santo Padre, lo cual está de moda en este foro. Vaya católicazo que está hecho, por si no se ha dado cuenta, que es posible, le diré que lo que hace no está bien. Su último comentario DA ASCO. Un saludo

  16. MARI AN
    La neurona suelta de los foros. Danto carnets de catolicismo. Veras guapa, hay una parte del Evangelio que te has saltado, bueno en realidad la mayoría, porque no creo que sepas ni lo que es eso. Cristo dijo, sed astutos como serpientes….
    Esta claro que tu no te has dado por enterada.
    Por cierto para poder dar carnets de catolicismo con alguna garantía al menos hay que demostrar un cociente intelectual del que careces. Vamos que hay que razonar un poco.

  17. Yo no presumo de nada. Es mi nombre. En fin, un comentario estúpido más que no aporta nada. Y por cierto, que conste que te puedes poner el nick que te dé la gana. Entiendo que acaso es la única forma que tienes de exhibir catolicismo: poniéndotelo en el nombre.

  18. Si te molestan mis comentarios NO los leas “Censor Ángel”, te respondí sólo porque me mencionaste y no soy hombre de quedarme callado si me agreden gratuitamente. Sigue en tu burbuja y deja de molestar a otros comentaristas con tus estupideces.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles