PUBLICIDAD

‘Quien trabaje por la santidad del matrimonio y la familia será combatido’

|

Esta fue la advertencia que le hizo Sor Lucía de Fátima al cardenal Carlo Caffarra en una larga carta en la que aseguró que la batalla final entre Dios y Satanás tendrá lugar en el terreno del matrimonio y la familia.

La batalla final entre Dios y Satanás tendrá lugar en el terreno del matrimonio y la familia. Así lo afirmó la vidente de Fátima Sor Lucía en una larga carta dirigida al cardenal Carlo Caffarra, en la que también le advirtió acerca de los ataques que tendrían que afrontar quienes defendieran el matrimonio y la familia.

El cardenal Caffarra reveló en una entrevista en 2008 que cuando recibió el encargo de Juan Pablo II de establecer el Instituto Pontificio para los Estudios del Matrimonio y la Familia, escribió una carta a Sor Lucía. «Inexplicablemente, ya que no esperaba una respuesta, viendo que sólo había pedido sus oraciones, recibí una larga carta escrita por ella», indicó el arzobispo italiano.

La carta recogía que la batalla final entre el Señor y el reinado de Satanás sería sobre la familia y el matrimonio y advertía de que quienes trabajaran por la santidad del matrimonio y de la familia serían combatidos y sufrirían todo tipo de oposición.

Caffarra, primer presidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, fue a lo largo de su vida una referencia mundial en moral familiar y matrimonial y un destacado defensor de estas instituciones.

Desde la sede episcopal de Bolonia -que ocupó en diciembre de 2003- difundió una nota en la que, entre otras cosas, se leía que “es imposible considerarse católico si de uno u otro modo se reconoce el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo”(…) “es imposible hacer cohabitar en la propia conciencia la fe católica y el apoyo a la equiparación entre unión homosexual y matrimonio: ambas se contradicen.”

Su defensa del matrimonio y la familia le supuso, cumpliéndose la advertencia de Sor Lucía, cargar sobre sus espaldas todo tipo de ataques. Y fue también su preocupación pastoral por el bien de las almas la que le llevó a intervenir públicamente cuando fue testigo del desconcierto y confusión en muchos fieles a raíz de interpretaciones no sólo divergentes, sino también contradictorias de la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia sobre el amor en la familia.

Impulsado en conciencia por su responsabilidad pastoral, presentó en septiembre de 2016 junto a los cardenales Walter Brandmüller, Raymond L. Burke y Joachim Meisner, cinco “dubia” al Papa Francisco pidiéndole que disipara las incertezas y clarificara algunos puntos de “Amoris Laetitia”.

A causa de la publicación de las «dubia», el cardenal Caffarra y los otros tres firmantes de la carta fueron objeto de los ataques de quienes no dudaron en dedicarles todo tipo de acusaciones y descalificaciones.

Sobre las acusaciones recibidas habló el propio cardenal Caffarra en una entrevista publicada por Il Foglio: «Algunas personas siguen diciendo que no somos obedientes al Magisterio del Papa. Es falso y calumnioso. Justo porque no queremos ser indóciles hemos escrito al Papa. Yo puedo ser dócil al magisterio del Papa si sé lo que el Papa enseña en materia de fe y de vida cristiana. Pero el problema es exactamente esto: que sobre los puntos fundamentales no se entienden bien lo que el Papa enseña, como lo demuestra el conflicto de interpretación entre los obispos».

Tras reiterar que «simplemente y respetuosamente hemos hecho preguntas», Caffarra añadía en esta entrevista que no merecían atención las acusaciones de querer dividir la Iglesia: «La división, que ya existe en la Iglesia, es la causa de la carta, no su efecto. Sin embargo, las cosas indignas en la Iglesia son, sobre todo en un contexto como este, los insultos y las amenazas de sanciones canónicas.»

PUBLICIDAD

2 comentarios en “‘Quien trabaje por la santidad del matrimonio y la familia será combatido’
  1. El Cardenal Caffarra experimentó en su propia persona el resultado de defender la santidad del matrimonio y de la familia; un combate sistemático y sin misericordia que se inició contra él y contra los otros tres cardenales de las Dubia. El mismo cardenal Madariaga los acusó de nuevo fariseísmo ( Infovaticana 19/abril/17). En Foros de la Virgen María se puede leer en un artículo titulado «Por qué la embestida final del demonio es contra la familia», lo siguiente: Recientemente Caffarra fue más claro aún. Dijo que después de la votación del Parlamento Europeo que recomienda el reconocimiento de las asociaciones y de los matrimonios de las personas del mismo sexo, se dió un impulso definitivo a la implementación de la educación sobre la base de la teoría de género. Y llega a la conclusión que expresa del siguiente modo : «Estamos en el final. Europa se está muriendo. Tal vez ni siquiera quiere vivir». No ha habido civilización que haya sobrevivido al ennoblecimiento de la homosexualidad. No estoy diciendo al ejercicio de la homosexualidad. Yo digo al ennoblecimiento de la homosexualidad.(…) ¿Dónde están los asirios hoy en día? ¿Dónde están los babilonios? . Sin embargo, la regulación de la actividadd sexual como encontramos en el libro del Levítico, se ha convertido en un factor de las más alta civilización. Por eso pienso que estamos en el final» Y continúa diciendo «Viendo los hechos de este tipo me pregunto ¿cómo es posible que la mente del hombre se haya oscurecido de tal modo a la evidencia? Y la respuesta a que se llega es que se trata de obra del diablo». «Estrictamente hablando, es el último reto que Satanás lanza a Dios Creador diciendo: «Te voy a mostrar que voy a construir una alternativa a tu creación y las personas dicen que es mejor así. Tú prometes libertad, yo propondré licencia. Tu le das el amor, yo le ofrezco emociones. Tu quieres la justicia, yo la igualdad perfecta que anula cualquier diferencia» «¿Por qué digo construir una alternativa?. Porque si volvemos como Jesús nos pide al principio, al diseño original, a la forma en que Dios ha pensado la creación, vemos que este gran edificio que Él ha creado se basa en dos pilares: La relación hombre-mujer (la pareja) y el trabajo humano. Por lo tanto estamos en el intento diabólico de construir una creación alternativa, desafiando a Dios(…)» Y Caffarra se pregunta «¿Hasta cuando Señor? Y resuena en mi corazón la respuesta que da el Señor en el Apocalípsis. En el libro se dice que a los pies del Altar Celestial están los asesinados por la justicia, los mártires que dicen continuamente ¿Hasta cuando Señor santo y verdadero tardarás en hacer justicia y en vengar nuestra sangre sobre los habitantes de la tierra? (Ap 6,10)» «Y también me viene ¿Hasta cuando el Señor no defenderá su creación? Y ahora la respuesta del Apocalipsis resuena dentro de mí «Se les dijo que esperaran todavía un poco, hasta que se completara el número de sus compañeros de servicio y de sus hermanos que iban a sufrir la misma muerte (Ap 6,10) «¡Que gran misterio es la paciencia de Dios! . Pienso en la herida de su corazón, hecha visible, histórica, cuando un soldado abrió el costado de Cristo. Porque de todas las cosas y criaturas que Dios creó, la Biblia dice «Y vió Dios que era bueno». Y en la culminación de la creación, después de la del hombre y la mujer «Y vió Dios que todo era muy bueno». ¡La alegria del gran artista!. Ahora bien. Esta gran obra de arte está totalmente desfigurada. Él es paciente y misericordioso. Y dice, a la pregunta ¿hasta cuando?, que espere, hasta que el número de los elegidos se complete»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles