Infovaticana
Un cura denuncia ante el Santo Padre al General de los Jesuitas por sus tesis próximas a la herejía
a3

Un cura denuncia ante el Santo Padre al General de los Jesuitas por sus tesis próximas a la herejía

INFOVATICANA
31 Marzo, 2017

Roberto A. Maria Bertacchini firma un documento de seis páginas crítico con las tesis planteadas por el general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, en una entrevista para el blog Rossoporpora.

El ex jesuita Roberto A. Maria Bertacchini, autor de libros y ensayos en revistas de teología, ha enviado al Papa Francisco y al cardenal Gerhard L. Müller, prefecto de la congregación para la doctrina de la fe, un “Promemoria” de seis páginas crítico con las tesis planteadas por el general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, en una reciente entrevista.

Así lo asegura el vaticanista Sandro Magister en su último artículo, en el que incluye una síntesis del Promemoria acerca de la entrevista del general de los jesuitas sobre la falta de fiabilidad de los Evangelios.

En una entrevista para el blog Rossoporpora, Sosa afirmó que es necesario reflexionar sobre “lo que verdaderamente dijo Jesús” porque en esa época “nadie tenía una grabadora para registrar sus palabras”.

Lea también: El general de los jesuitas cuestiona el rigor de los Evangelios

La palabra es relativa, el Evangelio está escrito por seres humanos, está aceptado por la Iglesia que, a su vez, está formada por seres humanos… ¡Por lo tanto, es verdad que nadie puede cambiar la palabra de Jesús, pero es necesario saber cuál ha sido!”, asegura Sosa en la entrevista. Una entrevista que, según sostiene Magister, fue “controlada palabra por palabra por el propio entrevistado”.

A continuación, la síntesis del Promemoria publicada por Sandro Magister:

PROMEMORIA
acerca de la entrevista del general de los jesuitas sobre la falta de fiabilidad de los Evangelios

por Roberto A. Maria Bertacchini

En una entrevista que concedió el pasado mes de febrero, el general de los jesuitas insinuaba que las palabras de Jesús sobre la indisolubilidad del matrimonio no son un punto de estabilidad teológica, sino que son más bien un punto de partida de la doctrina, que hay que desarrollar después convenientemente. Algo que, en última instancia, podría suceder defendiendo exactamente lo contrario, es decir, la compatibilidad del divorcio con la vida cristiana. Dicha iniciativa ha provocado, en mi opinión, una situación explosiva.

Obviamente, Arturo Sosa Abascal S.I. tiene mucho cuidado en no caer en una clara herejía. Y esto, en un cierto sentido, es aún más grave. Es necesario, por lo tanto, resumir todo el curso de su razonamiento.

La pregunta que plantea es si los evangelistas son fiables y dice: hay que discernir. Por consiguiente, no está claro que lo sean. Una afirmación tan grave debería ser argumentada ampliamente, porque se puede admitir incluso el error en un detalle narrativo; bien distinto es, por el contrario, revocar -y plantear como dudosa- la veracidad de las enseñanzas doctrinales.

Da igual: nuestro jesuita no entra en el mérito de la cuestión, sino que de manera muy hábil apela al Papa. Y visto que Francisco, respecto a la cuestión de parejas separadas y demás, hasta el momento de la entrevista no había citado nunca pasajes en los que Jesús apelase a la indisolubilidad matrimonial, el mensaje implícito de nuestro jesuita es obvio: si el Papa no cita estos pasajes, significa que ha discernido y considera que no son palabras de Jesús. Por lo que, en consecuencia, no serían vinculantes. Pero, ¡todos los Papas han enseñado lo contrario! ¿Y qué importa? ¡Se habrán equivocado! O habrán dicho y enseñado cosas que eran adecuadas para su tiempo, pero que no lo son para el nuestro.

Que quede claro: el ilustre jesuita no dice esto “apertis verbis”, pero lo insinúa, lo da a entender. Y así da una clave interpretativa de la pastoral familiar del Papa que se aleja de la enseñanza tradicional. De hecho, hoy “sabemos” que muy probablemente -es más, casi seguro-, Jesús nunca enseñó que el matrimonio es indisoluble. Fueron los evangelistas, que lo entendieron mal.

¿Un cristianismo sin Cristo?

Esta cuestión es de tal gravedad que no se puede permanecer en silencio sin ser cómplices de la misma. El riesgo es desembocar en un cristianismo que reduce el mensaje de Jesús; es decir, en un cristianismo sin Cristo.

En el Evangelio de la misa del 24 de febrero pasado el pasaje del Evangelio era el de Marcos 10, 2-12 sobre el repudio. Pues bien, ¿es aceptable pensar que no se sabe si Jesús dijo esas palabras y que no serían vinculantes?

El “sensus fidei” nos dice que los evangelistas son fiables. En cambio, nuestro general de los jesuitas rechaza esta fiabilidad y omite el hecho que también San Pablo había recibido de la Iglesia esta doctrina como procedente de Jesús. Y como tal la había transmitido a sus comunidades: “A los casados les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido; pero si se separa, que permanezca sin casarse o que se reconcilie con el marido; y que el marido no repudie a la mujer” (1 Cor 7, 10-11).

La coherencia de este pasaje con los textos de los Evangelios sinópticos sobre el repudio y el adulterio es muy clara. Y sería absurdo imaginar que aquellos dependen de Pablo y de no de tradiciones pre-pascuales. No sólo. En Efesios 5, 22-33 Pablo retoma la enseñanza de Jesús, e incluso la refuerza. La retoma porque cita el mismo pasaje del Génesis citado por Jesús; la refuerza porque Cristo ama a la Iglesia de manera indisoluble, hasta dar su vida, y más allá de la vida terrena. Y dicha fidelidad Pablo la pone como modelo de la fidelidad conyugal.
Por consiguiente, es evidente que hay una clara y manifiesta continuidad en la enseñanza entre la predicación pre-pascual y la predicación post-pascual; y es también evidente la discontinuidad con el judaísmo, que conservaba el repudio. Por lo tanto, si el propio San Pablo funda sobre Cristo dicha discontinuidad, ¿tiene algún sentido poner en duda los Evangelios? ¿De dónde procede ese salto que inspiró la praxis de la Iglesia antigua, sino de Cristo?

Obsérvese que en ambiente greco-romano se admitía el divorcio y, además, existía el concubinato que, sin dificultad alguna, podía desembocar en un vínculo conyugal, como demuestra, por ejemplo, la historia de San Agustín. Y en la historiografía vale el principio según el cual una inercia cultural no se cambia sin causa. Por consiguiente, al estar el cambio históricamente demostrado, ¿cuál sería la causa del mismo sino Jesús? ¿Y si fue Cristo, por qué dudar de la fiabilidad de los Evangelios?

Por último si Jesús no pronunció esas palabras, ¿de dónde nace el drástico comentario de los discípulos (“Si esa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse”) en Mateo 19, 10? Entre esos discípulos estaba Mateo y no salen bien parados: demuestran ser lentos en entender y estar apegados a las tradiciones que Jesús contesta. Por consiguiente, desde un punto de vista historiográfico, la perícopa de Mateo 19, 3-12 es plenamente fiable, tanto por  motivos de crítica interna como externa.

El horizonte dogmático

Por otra parte, afirmar que no se sabe si Jesús, efectivamente, pronunció esas palabras y que, en esencia, no serían vinculantes, es una herejía “de facto”, porque se niega la inspiración de la Escritura. En la Segunda Carta a Timoteo, 3,  está clarísimo: “Toda Escritura es inspirada por Dios y además útil para enseñar, para argüir, para corregir, para educar en la justicia”.

“Toda” incluye, evidentemente, también a Mateo 19, 3-12, porque si no se estaría afirmando que hay “otra” palabra que prevalece sobre la propia Escritura y sobre su inspiración. De hecho, afirmar que algunas palabras de Jesús no son fiables es abrir una brecha en el dique de la “fides quae”. Brecha que disgregaría todo el dique. Pongo unos ejemplos:

a) Si Jesús no ha pronunciado esas palabras, los evangelistas no son fiables. Y si no son fiables, no son veraces. Y si no son veraces, tampoco pueden haber sido inspirados por el Espíritu Santo.

b) Si Jesús no ha dicho esas palabras, ¿ha dicho realmente todas las otras que nosotros aceptamos como buenas? Quien no es fiable en una cuestión innovadora, podría no serlo en otras, como la resurrección. ¿Y si para dar el sacerdocio a las mujeres “La Civiltà Cattolica” no duda en poner en discusión un magisterio solemne invocado como infalible? ¿No sería el caos? ¿A qué autoridad bíblica hay que apelar si los propios exegetas están perennemente divididos, y cada vez lo están más? Así es como el dique se desmorona.

Y no acaba aquí, porque si seguimos las dudas del general de los jesuitas, no sólo se humilla a San Pablo, sino también al Vaticano II. Efectivamente, esto es lo que se lee en “Sacrosanctum Concilium” 7:

“Cristo está siempre presente en su Iglesia […]. Está presente en su palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es El quien habla”.

Visto que los pasajes sobre la indisolubilidad del matrimonio se leen en misa y, más concretamente: Marcos 10, 2-12 el viernes de la VII semana del tiempo ordinario y el domingo XXVII del año B; Mateo 19, 3-12 el viernes de la XIX semana del tiempo ordinario y Mateo 5, 27-32 el viernes de la X semana, se deduce que el Vaticano II atribuye estas palabras a la autoridad de Jesús.

Por lo tanto, quien apoya las dudas del general de los jesuitas no reniega sólo del Vaticano II y, además, de una constitución dogmática, sino que duda de la Tradición hasta el punto de reducir a una abstracción inalcanzable la propia autoridad de Jesús maestro. Por consiguiente, estamos ante un verdadero y propio bombardeo en alfombra ante el cual es absolutamente necesaria una reacción firme.

Concluyendo: la transición de una religiosidad de la ley a una del discernimiento es sacrosanta, pero está llena de insidias y exige una formación cristiana de excelencia que hoy, por desgracia, escasea. Y también un amor verdadero y una deferencia hacia la Palabra divina.

En cualquier caso, si se adula al mundo con el único objetivo de evitar conflictos y persecuciones, no sólo se es cobarde, sino que se está totalmente fuera del Evangelio, que exige franqueza y fortaleza en defensa de la Verdad. Jesús no tuvo miedo a la cruz, y tampoco los apóstoles. San Pablo, a este propósito, es claro:

“Los que buscan aparecer bien en lo corporal son quienes os fuerzan a circuncidaros; pero lo hacen con el solo objetivo de no ser perseguidos por causa de la cruz de Cristo” (Gal 6, 12).

Estar circuncidados significaba, por un lado, entrar en la religiosidad reconocida por Roma como legítima y, por otro, complacer al pensamiento corriente. San Pablo sabe que la verdadera circuncisión es la del corazón y no cede.

Carpi, a 19 de marzo de 2017

 

INFOVATICANA


23 COMMENTS ON THIS POST To “Un cura denuncia ante el Santo Padre al General de los Jesuitas por sus tesis próximas a la herejía”

  1. Lucas dice:

    Miren que carica de regodeo pone, bandoneón entre las manos, en el momento de iniciar la ejecución de “Por una cabeza”. No se sabe si llorar o reir. Y la Promemoria ya es el colmo: poco que ver con la alta crítica protestante europea. Tanto estudio y tanta probación para acabar ejecutando una simple obra de derribo. Lo peor de todo es saber si el cuarto voto de obediencia y servicio al papa se está cumpliendo o no. Porque si fuera que sí…

  2. Echenique dice:

    Si los dubia duermen el sueño de los justos, no te digo el promemoria. ¡ CORRECCIÓN YA !

  3. JUAN NADIE dice:

    TRANSCRIBO: ¿Un cristianismo sin Cristo?

    Esta cuestión es de tal gravedad que no se puede permanecer en silencio sin ser cómplices de la misma

    Esto es lo esencial. ¿Dónde están esos miles de curas y de obispos que se supone que son fieles a Cristo?
    Donde están los Munilla. ¿Por qué están en silencio o se dedican a hacer tibios comunicados sobre la criminal actitud de la Iglesia vasca en relación al terrorismo?
    BERGOGLIO HAZ TU TRABAJO Y CONTESTA LOS DUBIA Y SI NO VETE YA NO MIENTAS MAS.

  4. Elma dice:

    Que no nos tomen el pelo, ese “curilla” no está solo sino aleccionado por otros que lo pusieron de cabeza de turco, como es complicadillo ir contra el Papa van contra quien lo apoya o lo rodea. Ciertos sectores no quieren que dentro de la Iglesia tenga ideas propias…sino que suscriban las de algunos que se consideran por encima del resto de la Iglesia. A mi lo que dijo Arturo Sosa me parece muy razonable, de sentido común, pero ya se sabe que el sentido común, especialmente en la Iglesia es el menos común de los sentidos. Si Dios nos dio la capacidad de pensar y razonar, no voy a sustituir lo que pienso por lo que dicen otros.

  5. Sherlock Holmes dice:

    Ese sacerdote o es de una parresía no habitual o es un inconsciente. Visto lo visto, se está buscando ser misericordieado con la suspensión a divinis.

  6. JUAN NADIE dice:

    Y el Papa y el Sr. Sosa se pasa al Sr. Bertachinnipor el mismo sitio donde se pasan a Sandro Magister

  7. Carlos dice:

    Lo que tiene que haber visto el general de los jesuitas dentro de la Iglesia para llegar a “ningunear” este pasaje del Evangelio. Es obvio que las palabras de Jesús son claras y diáfanas respecto al adulterio. La ausencia de un mayor detalle en lo relativo al robo o a la honra de los padres no hace que estos preceptos puedan ser tomados a la ligera. Si uno se fija en cuál es la respuesta al asesinato de un siervo o, más aún, de un hijo, comprenderá que el futuro al que estamos abocados no es nada halagüeño.

    La predicación de Jesucristo no es una opción religiosa entre las varias que el mercado ofrece. Las enseñanzas de Cristo son la de Verdad y eso significa que las parábolas, que no dejan de ser profecías, siempre se acaban cumpliendo. Dios, que es la Suma Bondad, no puede hacer el mal y no puede evitarlo, si no es excepcionalmente, haciendo un mal mayor como sería coartar la libertad del hombre. Simplemente, nos avisa de dónde procede ese mal, qué consecuencias tiene y cómo debe ser evitado.

    Si como decía San Pablo, el pecado procede del conocimiento de la Ley se puede deducir que allí donde más se contrapone el comportamiento de las gentes a la Ley es donde más abunda el pecado. Donde más se habla de mentir más se miente, donde más de robo, más se roba, donde más de adulterio, mayor impureza, donde más de crimen, más se mata y así sucesivamente. De las palabras habrá que dar cuenta pero el juicio último vendrá dado por las obras y no me cabe duda de que las de la Compañía de Jesús son buenas. Creer en Jesucristo es creer en la correspondencia entre su palabra y su vida. Todas las enseñanzas de Jesús son una premonición de la semana de Pasión.

  8. Javier dice:

    Con la «denuncia» se limpia el Santo Padre… la próxima vez que acuda a un baño público y democrático que el excretar nos hace a todos iguales…

    Me gustaría poder decir otra cosa pero, según se ve.

  9. Máximo. dice:

    Valiente el sacerddote por denunciar la heregía que tanto va en aumento entre el clero de la Iglesia Católica, sin que nadie haga algo por sujetar y controlar semejante delito.

  10. Echenique dice:

    Estoy con Máximo. Mis felicitaciones al denunciante. Ojalá llegaran millones de denuncias a Roma. El grave problema de la Iglesia de hoy es el silencio ante unos jesuitas, sobre todo jesuítas, que están liquidando la compañía de Jesús y la misma Iglesia. Corrección ya.

  11. Echenique dice:

    No me extraña que este sacerdote abandonara, no ya la compañía de Jesús, sino Jesús qué compañía. Corruptio óptimus péssima.

  12. Francisco Antonio dice:

    Este es un nuevo nubarrón en el horizonte de la falsa «primavera en primavera» que, dicen los enemigos internos de la Iglesia, trajo consigo el papa jesuita. Tras el espejismo de la ficticia «primavera en primavera», el general Sosa se está convirtiendo en un catalizador decisivo que provocará la lluvia ácida que precede al duro invierno nuclear que se le viene encima a la Iglesia de Cristo.

    Tras más de cincuenta años de traicionarla desde dentro, quienes pretenden demolerla se han quitado las máscaras. Ese sí que puede denominarse como el verdadero «efecto Francisco»: su rendición ante quienes tratan de destruir la Iglesia desde dentro en cordial entente con los que pretenden acabar con ella desde fuera.

    (Johnny-Gin)

  13. J.M.R. dice:

    Desde que comenzó a gestarse la teología de la liberación en los movimientos de base católicos siempre han sido seguidores de Jesús no de Cristo. Es ahí donde nace el cristianismo sin Jesús Cristo. Hoy esa teología es dominante en el Vaticano, pues el papa Francisco la promueve y es coincidente con la luterana.

  14. Macabeo dice:

    “¡Ay de los que escandalizan! Más les valdría que les atasen una piedra de molino al cuello y los arrojasen al mar…”
    Este hombre está escandalizando al mundo entero, pues desde su posición, el escándalo llega a todo el mundo.
    Estos clérigos han perdido la fe. Sería mejor que abandonasen el estado clerical. Pero no. Ahí siguen para hacer más daño. Creo que su juicio será bastante severo.

  15. Rafael dice:

    Este cura Roberto A. Maria Bertacchini parece que es de los Focolares. Su fundadora, Chiara Lubich, decía hace años en una entrevista en el ABC que a ella le iluminaba el Espíritu Santo.

    Magíster, tan cercano al Opus, titula: “En la mesa del Papa un “Promemoria” Por su cercanía al Opus o por el papel de super papa que algunos le atribuyen por aquí, se debe creer con derecho a decidir los papeles que tiene el Papa encima de la mesa, y a los que debe responder cuando a Magíster y al Opus les plazca. Como el cardenal Burke de la dubia.

    Los dirigentes del Opus están muy excitados y usan aliados para atacar al Papa, tirar la piedra y esconder la mano, que se ve su modus operandi. En Infocatolica sacan a un licenciado en Políticas, Aldo María Valli, que ejerce de vaticanista, publicitando delirantes manifestaciones de Mons. Negri, el obispo que no desmintió que deseara la muerte del Papa en una conversación que le grabaron, y que se mostró iracundo porque el Papa nombró a dos obispos, que él cree debían de ser de Comunión y Liberación, a los que estaba vinculado, aunque estos se han desmarcado de tal descerebrado obispo. Dice Mons. Negri, que parece estar pensando en algunos de por aquí:

    “ La Iglesia traiciona su misión …tal vez la ira de la gente está más cerca de lo que pensamos”

    Es una mera cuestión de poder y dinero. Algunos pierden el poder en el Vaticano y se ponen como fieras. Dicen Mons. Negri: “los hombres –todos los cuales son pobres-“ Así que los banqueros del Opus también son pobres –pobrecito Isidre Fainé- y la gente debe darles su dinero. Que de eso se trata.

    Hay tantos movimientos surgidos después de la II Guerra Mundial que son infiltraciones en la Iglesia. Los más importantes.

  16. Rafael dice:

    En la mesa de Magíster debe haber más estampitas del opusino Escrivá de Balaguer que en su sede de Villa Tevere.

  17. JUAN NADIE dice:

    EL comentario de JUAN NADIE de 31 de marzo de 2017 de las 11´40 ES UNA SUPLANTACIÓN. Probablememte de Tontoel, que acusa el castigo al que le someto regularmente por su paranoia estupidizante. Rapell, te voy a dar otro silogismo para que desarrolles otra de tus teorías de conspiración del Opus. Dios ha creado el clima. Los del Opus Dei creen en Dios, ergo, el Opus es el culpable del cambio climático.
    Tienes extreñimiento antiopus, es que ves opus hasta en la sopa, y lo mas divertido es que los ves en una cosa y su contraria, arriba y abajo, avanzando y retrocediendo.
    Pronto vas a inaugurar tu solito el Guinnes de la chorrada. El problema es que cuando te hemos leido todas tus conspiraciones ya no haces tanta gracia. Mejora un poco las chorradas, que si no nos aburrimos.

  18. JUAN NADIE dice:

    Perdona TONTOEL, es que te leo en diagonal. Vale además del Opus has metido a CL y los focolares, bien,pero ponle algo mas de sustancia que nos aburrimos. Es que te has acomodado a la chorrada previsible. Venga que tu puedes. Ninguno domina la memez como tu. Bailanos algo.

  19. Rafael dice:

    Hoy Magister ataca de nuevo. No es nadie, mero siervo del Opus. Empieza con pura brujería golpista. Dice el opusinillo:” éste es el balance que sacan los cardenales” Debe ser que como quieren algunos por aquí Magister es un super papa y los cardenales son suyos. Y luego cuela todas las chorradas que le habrán pasado los dirigentes del Opus.

  20. Rafael dice:

    Es tan tonta la brujería de Magister que, como algún otro, debería pedirle a la maestra que le limpie los mocos.

  21. canali_ dice:

    RESPUESTA DEL PADRE THOMAS PETRI OP A LAS AFIRMACIONES HERÉTICAS DEL PREPÓSITO GENERAL DE LOS JESUITAS.-

    ROMA, 27 Feb. 17 / 07:07 pm (ACI).- Las polémicas ideas del Superior General de los jesuitas, P. Arturo Sosa, sobre la veracidad del Evangelio no son nuevas y ya fueron descartadas en su momento por la Iglesia y por Benedicto XVI, afirmó el P. Thomas Petri, prestigioso sacerdote dominico en un artículo publicado este lunes 27 de febrero.

    El pasado 18 de febrero el medio italiano Rossoporpora.org publicó una entrevista al Superior General de la Compañía de Jesús, donde –al hablar sobre la indisolubilidad del matrimonio– afirmó que si bien nadie puede cambiar la palabra de Cristo, se debe reflexionar “sobre lo que verdaderamente dijo Jesús” y ponerlo en su contexto, pues “en esa época nadie tenía una grabadora para registrar sus palabras”.

    Además, el P. Sosa basó sus declaraciones en “muchos estudios” que surgieron en la Iglesia en el último siglo para “entender exactamente qué quería decir Jesús… Esto no es relativismo, pero certifica que la palabra es relativa, el Evangelio está escrito por seres humanos, está aceptado por la Iglesia que, a su vez, está formada por seres humanos”.

    En un artículo publicado en el Catholic Herald, el P. Petri, Decano de la Pontificia Facultad de la Inmaculada Concepción de la Casa Dominica de Estudios en Washington D.C. en Estados Unidos, advirtió que las ideas del Superior General de los jesuitas “no solo generan dudas y desesperanza sobre los Evangelios y la Iglesia, sino también sobre las promesas de Dios”.

    “Si el P. Sosa tiene razón, entonces parece que las Escrituras no son una fuente fiable para conocer a Jesucristo”, señaló el sacerdote dominico en su artículo, en el que advirtió también la contradicción en que cae el P. Sosa al decir que el verdadero discernimiento –para interpretar el Evangelio– no puede reemplazar a la doctrina, pero cree que éste puede llegar a conclusiones que son diferentes de la doctrina.

    En su texto, el experto dominico abordó los estudios a los que se refiere el sacerdote jesuita y señaló que pertenecen a una corriente “de erudición histórico-crítica de las Escrituras” que comenzó durante la Ilustración y alcanzó su cima a mediados del siglo XX.

    Estos círculos someten a la Biblia “a una interpretación puramente histórica” y a un método “casi científico” para intentar “identificar a un Jesús histórico que existió antes de las creencias articuladas y las patrañas que la Iglesia supuestamente ideó sobre Él”.

    Estos eruditos, señaló, asumieron “para sí mismos una autoridad para determinar no solo lo que Jesús dijo” sino “también lo que debe de haber significado”.

    El P. Petri relató que esta corriente llegó a su punto más bajo en los Estados Unidos “a mediados de la década de 1980 con el establecimiento del ‘Jesús Seminar’ fundado y presidido por el biblista Robert Funk” y que hasta mediados de la siguiente década reunió a unos 150 académicos para determinar “lo que más probablemente fueron los dichos y hechos auténticos del Jesús histórico” y sobre los cuales se escribió en los Evangelios.

    En 1993 “concluyeron colectivamente que solo once afirmaciones de Jesús recogidas en los Evangelios eran probablemente auténticas”. “No sorprendentemente –advirtió–, estas once son las enseñanzas que el liberalismo secular adopta sin escrúpulos (por ejemplo, preocupación por los pobres, amar a los enemigos y dar la otra mejilla)”.

    Si fuese así, “las Escrituras ya no serían aptas para la enseñanza: su significado no podría ser conocido, incluso por la Iglesia, sin un análisis académico explícito. Lejos de abrir la Palabra de Dios a los fieles, tal visión manifiesta un elitismo frecuentemente asociado con el clericalismo de la Edad Media”, advirtió.

    Sin embargo, el P. Petri señaló que “afortunadamente, a pesar de lo que el P. Sosa afirma y parece creer, la Iglesia no ha respaldado ni apoyado nunca este enfoque para interpretar las Escrituras”.

    El dominico explicó que la influencia de este movimiento “histórico-crítico” ya estaba menguando en el advenimiento del Concilio Vaticano II, que en la Constitución Dogmática Dei Verbum declaró que en Cristo “se consuma la revelación total del Dios sumo” y que los apóstoles “en la predicación oral comunicaron con ejemplos e instituciones lo que habían recibido por la palabra, por la convivencia y por las obras de Cristo, o habían aprendido por la inspiración del Espíritu Santo”.

    Además, recordó que “la teología de Joseph Ratzinger se ha ocupado profundamente de las cuestiones históricas” y “gran parte de su obra está en oposición a las ideas expuestas por el P. Sosa” y a los estudios en los que se apoya.

    “Las Escrituras, sin embargo, surgieron dentro de la comunión de la Iglesia –la comunidad eclesial formada por Cristo y guiada por el Espíritu Santo. Es sólo dentro de la Iglesia que la Palabra de Dios está viva y es más que un simple texto antiguo sujeto a estudios y disputas académicas”, afirmó el sacerdote dominico.

    En ese sentido, recordó que en 2005 Benedicto XVI advirtió que cuando la Sagrada Escritura está separada de la voz viva de la Iglesia, “cae presa de disputas entre expertos”, quienes no pueden ofrecer una interpretación definitiva de la Biblia.

    Además, el resultado es una interpretación alegórica, fantasiosa y que resulta ser un medio de autoafirmación para el intérprete. “Si uno trata de estudiar las Escrituras aparte de la fe de la Iglesia, no debemos sorprendernos de que se alcancen conclusiones que afirman las propias preferencias más que la doctrina del magisterio”, añadió el P. Petri.

    “Éste es quizás el aspecto más desafortunado de la entrevista del P. Sosa. La enseñanza perenne de la Iglesia, incluida la del Vaticano II, sostiene que Cristo no es solo fuente de salvación de la verdad moral, sino también que el Espíritu Santo inspiró y guió la predicación de los apóstoles, la redacción de las Escrituras, el canon de la Biblia, y la continua interpretación de la Palabra” por parte de la Iglesia, afirmó el experto dominico.

    En ese sentido, aseguró, “podemos confiar que los Evangelios comunican lo que Cristo dijo, y mediante la Iglesia sabemos lo que Él quiso decir”.

  22. Sergio Jocol dice:

    Obviamente, Arturo Sosa Abascal S.I. Ha expresado su sentir, y él mismo proviene de un corazón resentido, de un enemigo del reino de Dios al cual pertenecemos nosotros; también se corresponde con el pensar de un infiltrado que ha alcanzado un alto puesto y que ahora debe pagarle con su alma, a quien lo puso allí, con este escrito venenoso, como uno de los teólogos modernos, infiltrados. Todos provenientes de la masonería y de la LGBT. Organizaciones que evidencian no estar en favor de Jesucristo ni de su iglesia. No estar en pro del reino de Dios y su justicia, sino en contra. Son anticristo. Ha alcanzado la cúspide anunciada por Jesús resucitado a San Juan en la isla de Patmos. También les anunció su final

  23. miguel angel dice:

    Pero cuanta mala leche se respira aqui, si eso es vuestro cristianismo yo me borro ya de este vomitorio.
    Verguenza me dais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a InfoVaticana


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: