Infovaticana
‘La Teología de la Liberación fue una bocanada de aire fresco para la Iglesia’
a3, Iglesia universal

‘La Teología de la Liberación fue una bocanada de aire fresco para la Iglesia’

Gabriel Ariza
28 Marzo, 2017

El General de los Jesuitas lo vuelve a hacer. Tras cuestionar el rigor de los evangelistas, ahora Sosa reivindica abiertamente la Teología de la Liberación, condenada por todos los Papas, y denuncia que “se la etiquetara”.

El General de los jesuitas, Arturo Sosa, no se resigna a ser el desconocido padre general de una decadente orden religiosa, y quiere copar con asiduidad las portadas de los medios, aunque sea a través de la polémica y el escándalo fácil. Por eso, en una entrevista al diario peruano La República, Sosa reivindica la ya superada Teología de la Liberación, y denuncia que “se la etiquetó, cuando fue una bocanada de aire fresco para la Iglesia”.

Lea a continuació la entrevista completa:

Usted dijo que el llamado de los jesuitas es buscar una reconciliación que permita vivir en sociedades justas y en respeto con la naturaleza. ¿Cómo lograrlo?

El anterior general preguntó a las provincias sobre el mayor desafío para la Compañía de Jesús. Y en todas apareció el tema de la reconciliación, porque detrás de eso está la realidad tan dura que vivimos en sociedades realmente heridas: en algunos casos en situación de guerra, en otros con discriminación de tipo racial o religiosa, en otros la desigualdad. América Latina sigue siendo el continente más desigual del mundo, y la mejora económica no garantiza el crecimiento ni la reducción de esa desigualdad.

¿Qué hacer frente a ello?

Somos un granito de arena pero queremos hacerlo desde lo que somos, hombres de fe, y desde allí queremos aportar a la reconciliación, que implica perdón, misericordia y justicia.

¿Borrón y cuenta nueva?

El perdón no está en contradicción con la justicia, que tampoco puede convertirse en venganza sino en una medicina. Si alguien mató a mi hijo, la justicia no es matar al hijo del otro, eso produce guerra, genera mayor violencia y dolor. Tenemos que superarlo mutuamente. Cuando ha habido abuso hay que reconocerlo y dar las acciones respectivas pero también dar el paso hacia la reconciliación. Hay que ver que la sanción ayude a que la sociedad mejore.

¿Cómo esperar la reconciliación con gobernantes como el presidente de Estados Unidos que quiere levantar muros?

La manera en que los gobernantes no hagan locuras es tener una sociedad bien organizada, que ejerce una presión sobre el Estado y hace que se ponga al servicio de la gente, cuando hay democracia real. Eso es lo que quisiéramos fortalecer. Y para poder hacerlo el pueblo necesita crecer políticamente, como sociedad organizada, que tiene como norte el bien común y no intereses particulares. Esa es la verdadera reconciliación.

Usted habla de una reconciliación con la naturaleza…

Todavía hay tanto que aprender en el tema de cómo nos reconciliamos con la naturaleza. Este modelo económico, social, político que prevalece en el mundo está acabando con la vida del planeta Tierra.

Y eso genera cambios climáticos con problemas de inundaciones como aquí en Perú.

Nos solidarizamos con las víctimas pero hay que ver también las causas. Lo que pasó aquí se puede repetir, como puede ocurrir en otra parte del mundo. Pero no debería pasar si se respetara la naturaleza. Ahí tenemos otra gran tarea de reconciliación y eso significa pensar en modos alternativos de producir y de consumir.

Usted es el primer latinoamericano elegido superior de los Jesuitas, al igual que el Papa Francisco. ¿Qué lectura le da?

Significa que la Iglesia Latinoamericana ha hecho un camino importante. El Papa Francisco y yo somos producto de una historia. No es un mérito personal sino de la Iglesia Latinoamericana que se tomó en serio el Concilio Vaticano II y empezó a reflexionar. Aprendimos a leer el Evangelio de otra manera. Hemos hecho un camino y es tan bien recibido porque refleja a una Iglesia que se preocupa por los demás, que está medio de la gente, que sabe hablar el lenguaje de la gente.

El Papa ha reivindicado la Teología de la Liberación…

Claro. Se etiquetó la Teología de la Liberación cuando la verdad fue una bocanada de aire fresco para la Iglesia. Es una manera de hacer teología desde la experiencia de fe compartida con la gente. La Iglesia Latinoamericana comenzó a reflexionar y eso ha sintonizado con otras partes del mundo.

Pero persiste un sector que considera “curas rojos o izquierdosos” a los que la siguen…

Esas son etiquetas que se han descolorido bastante. Lo que importa es el compromiso con la dignidad humana, la superación de la pobreza, la búsqueda de la justicia social. Lo que importa es ser coherente con lo que pide el Evangelio.

Algunos dicen que eso es hacer política…

El ser humano es un ser social y tiene que relacionarse para resolver los problemas comunes. Eso es la política, pero el tema es cómo se hace política. El Evangelio nos dice “el que quiera tener poder, póngase al servicio” y ha habido una tradición de la Iglesia a animar en la politización y a entrar en política, pero no a utilizar instrumentos de la política para beneficio personal.

¿Cómo tomar que el Vaticano haya protegido a un miembro del Sodalicio acusado de violaciones sexuales en Perú?

No conozco ese caso en detalle pero creo que la Iglesia está tratando de ser justa en esos casos. Ha habido un proceso. Hace años era muy difícil que se reconociera un caso como ese y casi imposible que se sancione aunque sea un poquito. Ahora hay más voluntad de reconocer los casos y de que se sancionen tanto dentro de la Iglesia como por las leyes civiles.

¿Es su primera vez en Perú?

Ya había venido antes pero a reuniones muy breves hace más de 20 años.

¿Cómo lo ve ahora?

Perú ha hecho un proceso, como muchos de los países de América Latina, pero todavía falta tanto para poder decir que hay un poco justicia social, en la que la gente tiene un futuro más o menos que entusiasme. Eso no se puede decir todavía ni en Perú ni en Venezuela. El gran desafío es si somos capaces de juntar el progreso con una mayor justicia social. Cómo viven los pobres es el mejor indicador de cómo el país va progresando. Si los pobres siguen viviendo tan mal es porque todavía falta mucho por hacer.

Usted es venezolano. ¿Cómo llegar a esa reconciliación en su país, que está tan polarizado?

Allí hay varios elemento. Cuando nosotros, pero sobre todo los que tienen poder político o los que quieren tenerlo, pongan los ojos en las víctimas de la situación. Mientras tengan los ojos puestos en “a mí no me quitan de aquí” o “yo te quiero quitar de allí”, vamos a seguir en lo mismo. Ahora en Venezuela, como siempre los más pobres sufren más. Y eso nos va a obligar a dialogar, pues no hay solución posible mientras que no haya la posibilidad de un gobierno que tenga un programa consensuado y a largo plazo, mientras que Venezuela no supere el rentismo sobre el cual gira la vida económica y social, siempre tendremos conflictos.

Hace dos años usted dijo que le falta poco para ser una dictadura ¿Qué opina ahora?

Ahora le falta menos. En estos últimos dos años ha habido situaciones de violación de la Constitución y solo los dictadores se ponen por encima de ella. Se ha negado la posibilidad de la revocatoria del año pasado y no se ha elegido a los gobernadores de Estado, que es obligatorio. Debieron ser en diciembre del año pasado y todavía no se sabe cuándo se van a dar. Si algo distingue una dictadura de una democracia es la posibilidad de elegir. No es más democracia que la gente deba tener un carné para obtener los alimentos que necesita.

Gabriel Ariza


28 COMMENTS ON THIS POST To “‘La Teología de la Liberación fue una bocanada de aire fresco para la Iglesia’”

  1. Lector dice:

    La Teología de la Liberación fue una bocanada de aire fresco para las sectas evangélicas protestantes, lanzadas y financiadas desde los EE.UU. para conquistar con éxito al pueblo cristiano de Iberoamérica. También ha proporcionado aire fresco a los gobiernos corruptos de todo signo, que se han parapetado tras tapaderas como “Iglesia de los Pobres” y utilizado a politizados e inmorales eclesiásticos para saquear hasta el último céntimo de sus sufridos pueblos.

  2. Francisco Antonio dice:

    Con sus declaraciones, el general Sosa no hace más que incidir en lo que ya sabemos: que la inmensa mayoría de los jesuitas no viven en tiempo real, sino en realidad virtual. Prueba irrefutable son las delirantes declaraciones con las que viene obsequiándonos el referido general Sosa. O darse una vuelta por las páginas web de la compañía y seguir a ciertos jesuitas en las redes sociales para darse cuenta de su decadente situación…

    Mientras, en Gijón, los jesuitas abandonan a su suerte la parroquia de la Inmaculada, según informa el diario «El Comercio» en su edición del 22 de marzo del presente año. Y es que Los «jesuitas plantearon a fnales del pasado mes de febrero “el deseo o la necesidad” de abandonar la responsabilidad parroquial en la Inmaculada por falta
    de sacerdotes para atenderla», según se lee en la citada información, que añade: «la solicitud de los jesuitas trasciende pocos días después de que se conociera la propuesta del equipo de gobierno municipal de conceder la Medalla de Oro de Gijón a la orden fundada por San Ignacio de Loyola por su labor social en el concejo. Los jesuitas […] han sentido la necesidad de abandonar el ministerio en la parroquia homónima, de la que es responsable el sacerdote José Manuel Peco. Dicho párroco es ayudado por otros dos curas, pero reconoce que la avanzada edad de sus auxiliares hace imposible mantener una actividad que, de otra manera, podría ser desempeñada por dos personas.»

    (Johnny-Gin)

  3. pacomio dice:

    Tan fresco el aire, que produjo una neumanía mortal…

  4. Javi dice:

    Si entra una bocanada de aire fresco, te puedes resfriar, o sea que tan bueno no es.

    Siento contradecir al Papa y al General de los jesuitas, pero la Teología de la Liberación ha sido una desgracia, para Latinoamérica y España. Ha hecho mucho daño en Órdenes religiosas como los mismos jesuitas, pero también en los Paules, salesianos, combonianos, etc. En su versión más conocida, ha mezclado el marxismo con el cristianismo, cuando son opuestos y uno (marxismo) quiere acabar con el otro.

    No dudo, como dice el Papa, que haya una Teología de la liberación no marxista, pero a España no ha llegado. La versión que tenemos es la del Padre Ángel, San Carlos Borromeo y la Asociación de teólogos Juan XXIII (pobre San Juan XXIII, para qué le meterán en estos fregados).

  5. Lostrego dice:

    60 años de bocanada de aire fresco han dejado Hhispanoamerica con más pobres y corrupcion que nunca. Va siendo hora de reconocer sus errores y sobre todo su ineficacia para mejora esos países

  6. Manuel dice:

    Por muy General que sea de una Orden religiosa, este señor es un cura como otro cualquiera, aunque su cargo le imprima carácter, No es un obispo, y si por desgracia ya hay obispos que dicen y hacen animaladas, es de esperar que más se den entre los curas.

  7. Colorines dice:

    Quies reconciliate con madre natura? Pues mía que pajarito, pio, pio.

  8. JUAN DE AUSTRIA dice:

    Este tipo, mezcla bolivariana de Nicolás Maduro y Hugo Chavez es un “TOPO MARXISTA” infiltrado en la Iglesia para socavarla.
    Todavía no se enteró del fracaso venezolano del orangután del Caribe.
    Menos está informado que el Comunismo vergonzante que predica fue implosionado con la caída del muro de Berlín, gracias al coraje y la visión profética del papa Wojtyla y del presidente Ronald Reagan.
    ARTURO SOSA parece más un jefe del narcotráfico bolivariano que un cura jesuíta.

  9. Mikel dice:

    Sosa Abascal dice:
    “El Papa Francisco y yo somos producto de una historia. No es un mérito personal sino de la Iglesia Latinoamericana que se tomó en serio el Concilio Vaticano II y empezó a reflexionar. Aprendimos a leer el Evangelio de otra manera.”

    Es que no podéis leer el Evangelio de otra manera, eso tiene un nombre: SUBVERSIÓN, estáis llevando a cabo una descarada subversión del Evangelio y de las enseñanzas de la Iglesia para alinearla con los postulados del Nuevo Orden Mundial: islamización de Occidente, disolución de la fe católica en favor de una fusión de creencias a modo de religión mundial, “sostenibilidad del planeta” (reducción de población), “cambio climático”…
    Os han situado donde estáis, el puesto clave que ocupáis ha sido determinado por un grupo de señores que han secuestrado la Iglesia de Cristo para ponerla al servicio del Nuevo Orden Mundial. Clama al Cielo que hace unos días Francisco, en reunión con los dirigentes de la Unión Europea, no les recordara la identidad cristiana de Europa y, en cambio, se refiriese a que Europa «es y siempre ha sido una identidad dinámica y multicultural»:

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28916

    Nos han vendido, nos han traicionado, este pontificado es del Anticristo. Señor Jesús ayúdanos.

  10. Echenique dice:

    Se atreve a decir eso y mucho más porque se sabe apoyado por otro jesuita que también habita en Roma y a quien deseo que se vuelva a la Argentina con mucho orgoglio.

  11. Oscar Garjón Zamborán dice:

    Con este tipo de sacerdotes la Iglesia se hunde en cuatro días. El Mal no viene de los ateos y de los anticlericales simplemente, sino dentro de las mismísima Iglesia con personas como el General de los Jesuitas. ¿A ver si va a ser eso verdad que dicen que el Diablo nacerá dentro del propio Seno de la Iglesia? Ignoro hasta donde pueden llegar mas “bromas” como estas, pero este hombre no puede seguir siendo un superior de una Orden Católica.

  12. Alberto dice:

    La Teología de la liberación tuvo sus aciertos y sus desaciertos, intuiciones muy interesantes, elementos a corregir, análisis discutibles de la realidad……………creo que ni hay que demonizarla, ni idolatrarla.
    También me da la impresión de que muchos de los que opinan sobre esta Teología (a favor o en contra) lo hacen desde planteamientos muy simplones, o desde opiniones divulgativas de otros, con bastante visceralidad y poco equilibrio.
    Pocos la han estudiado en profundidad (yo tampoco) y sosiego para poder dar una opinión comedida y justa de esta realidad eclesial propia de América Latina. Aunque paradójicamente elaborada en parte desde Europa.

  13. José dice:

    Qué raro el olor tan feo a marxismo recalentado y europeo encima que tenía esa bocanada de aire fresco, no? Me parece que para que el análisis se equilibre del todo hay que tener en cuenta que el Magisterio de la Iglesia señaló los errores gravísimos de la “teología de la liberación”. ¿O capaz que eso sería demasiado equilibrio?

  14. No cita ni una sola vez a Dios, a la Virgen, a San Ignacio… Sólo política pasada de moda. Eso es lo que ofrece hoy la Compañía. No es extraño que esté agonizando.

  15. Lucas dice:

    Este tipo estaría bien como líder de los estibadores españoles. Cierto que el hábito no hace al monje, pero la reiteración en un modo de vestir, absolutamente chocante para la responsabilidad ministerial y canónica que ostenta y el bigotito de tanguista trasnochado, indican elocuentemente el deseo de dar una imagen contraria a la misión eclesial que se le ha confiado, respecto a mandatos anteriores. Eso parece poco discutible. La ventaja que tiene respecto a “otros” tanguistas, es que su gesto y “tenue” se acompaña de declaraciones explícitas y bien explícitas. Está en su derecho. Pero nosotros también en el nuestro de decir que el castellano Ignacio López de Loyola no tiene nada que ver con este engendro. Y que podemos pensar y obrar en consecuencia.

  16. Álvaro dice:

    Jesuíta hasta las trancas! EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS.

  17. DylanBob dice:

    Este buen hombre desconoce lo que pide el Evangelio. Es un símil de Caifás. Recemos por El. Como dice Castellani todavía puede salvarse (claro debe convertirse primero o al menos pedir perdón por el mal hecho). Upps.

  18. Mozárabe dice:

    Todo lo que dice este son bobadas salidas de boca de alguien que se cree intelectual y es más bruto que un esparto. Parece que una vez que están en la ruina ya no se preocupan de disimular nada, porque han tocado suelo. Ni tiene pinta de jesuita, ni mucho menos de prepósito ni siquiera de un sacerdote mínimamente normal.
    Han elegido a lo peor para lo peor la única ventaja es que dice lo que piensa de modo bastante torpe.

  19. JUAN NADIE dice:

    La tonteología de la liberación fue una bocanada de mierda fresca en la Iglesia. El problema es que este Soso y su compinche el Trilero de la Pampa parecen tener gustos similares a los de las moscas.
    ¿A quien deben obediencia los jesuitas? Al Papa. ¿Que hace el Papa cuando este bolivariano con sotana depone por la boca lo que solo debería salir por el recto? calla y le aplaude en privado. Son tal para cual, el pili y mili de la Iglesia. Lo que se deben de reir juntos contandose las majaderías que sueltan.
    Resulta curioso que si no había grabadora para saber lo que Jesus nos dijo, entonces todo lo que cuenten este par de farsantes no tiene ningun valor según sus propias palabras. Si alguno un poco lerdo piensa que Su Tanguidad no lo dijo, por supuesto que lo dijo, el que calla otorga.
    Bergoglio, deja de mentir, contesta los dubia, y si no vete ya bobo solemne.

  20. Oscar Ignacio dice:

    No es cierto que la TL fuera condenada por la Iglesia y por los Papas. En todos estos testimonios, autores, pensadores y teólogos, unidos a la TL, ha podido surgir alguna carencia, error o límite propio de la actividad humana. Pero junto a lo anterior, como ha sido estudiado y lo ha reconocido la Iglesia con su Doctrina Social, las CEB y TL también nos han mostrado verdad, bien y belleza, claves fundamentales e imprescindibles de la fe. Así lo transmitieron los Obispos latinoamericanos en Medellín, Puebla…hasta llegar a Aparecida. Lo han reconocido los Papas como Pablo VI (EN 29-31, 58), S. Juan Pablo II (RM 51, CA 26), los Obispos Españoles (IP 143) y el propio Cardenal G. L. Müller, actual Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe. El Card. Müller recientemente publicó dos obras conjuntas sobre la TL, la última con prólogo del Papa Francisco, con el teólogo peruano, sacerdote y religioso dominico Gustavo Gutiérrez, que es considerado como el “padre de la TL”. En donde valora todo lo bueno y verdadero de la TL. Como enseña Juan Pablo II, “estamos convencidos nosotros y ustedes de que la Teología de la Liberación es no sólo oportuna sino útil y necesaria” (Carta a la Conferencia Episcopal de Brasil). Y, en otra reciente entrevista, junto estos límites y carencias ya señaladas, el Papa Francisco afirma también que la TL es “una cosa positiva…La teología de la liberación tuvo aspectos positivos”. Como se está estudiando, el Papa Francisco ha bebido de una de estas corrientes de la TL como es la argentina, denominada teología del pueblo o de la cultura con autores relevantes como L. Gera, R. Tello y el jesuita J. C. Scannone que, además, fue formador del Papa.

  21. Pep Montella dice:

    La teología de la liberación se demoniza ella sola. No era aire fresco, era sucia flatulencia… No soy creyente, pero que algo de tan bajo nivel haya entrado en la Iglesia me prueba, si no directamente la existencia de Dios, que el diablo no es algo tan absurdo.

  22. Alberto dice:

    Oscar Ignacio:

    Muy interesante y muy ilustrativo tu comentario sobre la TL.
    Nombras autores, das datos, la postura de los Papas, los obispos latinoamericanos……muy bien, sin caer en la descalificación ni en el aplauso facilón e ideologizado.

  23. Oscar Ignacio dice:

    Los hechos y palabras es todo este mensaje, enseñanza y testimonios de todos estos pensadores y estudios- con hasta tesis doctorales-, de los Papas, beatos y santos como San Juan Pablo II con su imporatante diálogo inter-religioso como nos enseña la iglesia, de Cardenales como el Prefecto para la CDF Muller, Obispos e iglesias del Sur que, como ya mostré en mi anterior mensaje, valoran y testimonian todo lo bueno de esta teología y espiritualidad latinoamericana y liberadora. Con sus testigos y mártires de la fe, como la iglesia salvadoreña y el beato Mons. Romero, que han dado su vida por amor al Dios de la vida, de la paz y de la justicia con los pobres de la tierra, por su protagonismo, promoción y liberación integral que nos lleva a la vida plena y eterna; frente a la injusticia,al mal y pecado del egoísmo y sus ídolos del poder y la riqueza-ser rico. Para todo ello, además de estudiar todas estos documentos , encíclicas y publicaciones, u otras tesis doctorales, recomiento las relevantes Cartas de Mons. Escobar Alas, actual Arzobispo de San Salvador, que ha publicado sus dos primeras e importante Cartas Pastorales, como es la titulada “Ustedes darán también testimonio, porque han estado conmigo desde el principio”. Saludos cordiales

  24. JUAN NADIE dice:

    OSCAR IGNACIO
    Tienes mucha verborrea, pero muy poca sustancia. La teología de la liberación, te repito, ni es teología, ni es liberación, es justo lo contrario, una inmensa mentira, que solo la compran o los bobos o los cínicos. No es teología por que sustituye el mensaje de Cristo por un ideal político y social falso, que además cuando se cumple, en vez de liberación es opresión asesinato y robo como en Cuba, en la URRS, en Camboya, en Corea del Norte, etce.
    Intenta ser preciso. Si defiendes la tonteología de la liberación, en vez de saludos cordiales deberías finalizar con saludos asesinos. Porque es lo que promueven los falsos teólogos de la liberación, el asesinato y el robo. Eso si con mucha verborrea como Fidel Castro y sus insufribles discursos. Habria que condenar a Casaldáliga a oirlos todos de seguido hasta que se muera.

  25. José dice:

    Algún bocadito de “Libertatis Nuntius”, documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe de 1984:

    “2. Lo que estas « teologías de la liberación » han acogido como un principio, no es el hecho de las estratificaciones sociales con las desigualdades e injusticias que se les agregan, sino la teoría de la lucha de clases como ley estructural fundamental de la historia. Se saca la conclusión de que la lucha de clases entendida así divide a la Iglesia y que en función de ella hay que juzgar las realidades eclesiales. También se pretende que es mantener, con mala fe, una ilusión engañosa el afirmar que el amor, en su universalidad, puede vencer lo que constituye la ley estructural primera de la sociedad capitalista.

    3. En esta concepción, la lucha de clases es el motor de la historia. La historia llega a ser así una noción central. Se afirmará que Dios se hace historia. Se añadirá que no hay más que una sola historia, en la cual no hay que distinguir ya entre historia de la salvación e historia profana. Mantener la distinción sería caer en el « dualismo ». Semejantes afirmaciones reflejan un inmanentismo historicista. Por esto se tiende a identificar el Reino de Dios y su devenir con el movimiento de la liberación humana, y a hacer de la historia misma el sujeto de su propio desarrollo como proceso de la autorredención del hombre a través de la lucha de clases. Esta identificación está en oposición con la fe de la Iglesia, tal como la ha recordado el Concilio Vaticano II.”

  26. juan dice:

    me repele todo esa teología de la liberación , soy católico pero anticomunista total

  27. Mauricio de Uruguay dice:

    La realidad no es tan sencilla como se ve desde Europa. Trigo y cizaña crecen juntos y podemos tener la tentación de arrancarlos. Cuidémonos de la soberbia y dejémonos iluminar por el Resucitado.

Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: