PUBLICIDAD

Obispo de 101 años, positivo a covid-19. Es el más longevo de México

|

Este 27 de enero, la diócesis de Saltillo dio a conocer que el obispo más longevo de México, Francisco Villalobos Padilla, dio positivo a covid-19 reportando una situación de salud estable, “sin síntomas y con buena oxigenación”, según comunicado de la diócesis de la cual fue obispo desde 1975 a 1999.

Villalobos Padilla también sufrió un duro golpe esta semana. Cristina, hermana del longevo obispo, murió esta semana en Guadalajara, Jalisco. Ella fue uno de los 13 hermanos de la familia en la cual, además del obispo, hubo una religiosa de la Congregación de las Hermanas Reparadoras; otro, un jesuita quien participó en la fundación del ITESO, una de las universidades más importantes del occidente mexicano y un religioso marista. De todos, sólo sobrevivían Francisco y Cristina.

Francisco Villalobos nació en Guadalajara, el 1 de febrero de 1921. Fue ordenado presbítero en Roma en 1949. Cursó una especialidad en historia de la Iglesia. José Garibi Rivera, primer cardenal mexicano, le encomendó trabajo pastoral de formación en el seminario arquidiocesano. El 2 de abril cumplirá 73 años de vida sacerdotal y el 4 de mayo celebrará 52 años en el episcopado cuando, a los 50 años, fue designado obispo auxiliar de Saltillo, diócesis de la cual fue titular en 1975 al suceder a Luis Guízar Barragán. A los 78 se retiró, teniendo así la condición de emérito al ser nombrado su sucesor, Raúl Vera López.

En ocasión del 50 aniversario episcopal, fueron publicadas estas palabras del centenario prelado: “Reconoce que todo lo que ha realizado ha sido obra de Dios, como dice el evangelio: “Sin mí no pueden hacer nada” (Jn 15,5)… “Hubo muchos que nos precedieron, yo no vine a plantar la fe en Coahuila”. Y así lo recuerda la homilía de la toma de su cátedra: “Nos estimula continuar la obra de nuestros padres en la fe que sembraron hace siglos el Evangelio en estas tierras, la fecundaron con sus anhelos pastorales e hicieron deseable y oportuna la erección de la diócesis de Saltillo”. Y repite la frase de un obispo del siglo XII, Bernardo de Chartres, “Somos enanos en hombros de gigantes”.

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.