PUBLICIDAD

Obispo advierte a legisladores: “No queremos más madruguetes contra la vida”

|

En marcha nacional por la mujer y la vida, Salvador Rangel Mendoza, obispo de Chilpancingo-Chilapa, manifiesta adhesión por los derechos de las mujeres y la defensa del no nacido; advierte sobre ataques contra objeción de conciencia

Miles marcharon en México para exigir un gran acuerdo nacional por la mujer y la vida vida. La mañana de este domingo, un ambiente festivo se vivió en el Paseo de la Reforma que vio el paso de contingentes de diversos lugares del país a la marcha por la mujer y la vida respaldada por la Conferencia del Episcopado Mexicano. Manifestaron su respaldo obispos, sacerdotes y religiosas. Seminaristas caminaron también enfundados en sotana negra y banda azul a fin de dar demostración pública de su fe y su camino hacia el sacerdocio

En el grupo del Estado de Guerrero, el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, lanzó un claro mensaje que, a la vez, era una advertencia ciudadana a quienes tienen en sus manos las riendas legislativas y del poder en el Estado. Portando en el cuello el pañuelo azul por la vida, Rangel Mendoza hizo énfasis en la presencia de los miles de ciudadanos era para apoyar a la mujer y al no nacido. “Queremos hacer un llamado a la conciencia sobre todo a los legisldores y gobernantes, no queremos más madruguetes que vayan en contra de la vida, en contra de la dignidad, en contra de la mujer y en contra del no nacido…”

Invitó a todos los medios de comunicación a unirse a la marcha reiterando además la defensa a la objeción de la conciencia que pretende ser limitada por los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: “No es posible que once personas… quieran apagar la conciencia y la objeción de muchos mexicanos. Los de la Corte son once, somos 120 millones de mexicanos…”

Posterior a la marcha, el obispo señaló que este día “quedará grabado en la historia de México como la fecha en que más de un millón de personas, en más de 70 ciudades y la Cd de México, salieron a las calles para manifestar un mensaje claro y firme a favor de las causas de la mujer, de la protección de la vida humana desde su concepción, y del derecho humano a la objeción de conciencia”.

Y lanzó un exhorto a los fieles católicos, particularmente en el Estado de Guerrero, enfatizando el éxito de la masiva concentración de esta mañana de domingo 3 de octubre en Ciudad de México:

“La Marcha Nacional en favor de la Mujer y de la Vida ha sido todo un éxito y toda una llamada de conciencia a las Autoridades Políticas, Civiles y Judiciales a que repiensen sus posturas. La Ideología de Género es todo un negocio mundial en favor de la muerte y en favor de las transnacionales del aborto. ¿Qué sigue? Convocó a toda la Diócesis a replicar esta Marcha en las principales ciudades de nuestra identidad y dar un mensaje claro a los Diputados Locales, que en Guerrero amamos, valoramos y defendemos la vida. No es posible que a base de madruguetes legislativo nos estén comiendo el mandado. Invito a toda la gente piadosa que además de rezar hagamos algo más. Invito a sumarse, no tan sólo a los católicos, sino también a todas las Confesiones, y a todo tipo de personas que amen la vida”.

De acuerdo con los organizadores, alrededor de 100 mil personas marcharon en Ciudad de México; sin embargo, medios nacionales minimizaron la cifra diciendo que los asistentes habrían llegado a los 6 mil en Paseo de la Reforma y el Ángel de la Independencia. Ahí se dieron lugar para algunos actos y manifiestos de los líderes provida, además de la demostración en vivo de un ultrasonido que se practico a Ana, una mujer de 15 años quien fue “invitada” a la marcha. En el templete, el procedimiento dio cuenta del tiempo de gestación del bebé a solo dos semanas del alumbramiento.

Llamaron a un acuerdo nacional para dejar divisiones y “empezar a construir” porque un México a favor de la vida “significa darle el mismo reconocimiento y protección a cada ser humano desde el momento de su concepción hasta la muerte natural… a favor de la vida significa que la mujer misma defienda a toda costa la vida de sus hijos, sobre todo en el período de gestación”. Según sus datos, un millón de personas habrían marchado en más de 80 ciudades de la República mexicana.

Marcharon igualmente el responsable de la Dimensión Episcopal de Vida del organismo episcopal, Jesús José Herrera Quiñones, obispo de Nuevo Casas Grandes y  el secretario general del Episcopado Mexicano, el obispo auxiliar de Monterrey, Alfonso Miranda Guardiola, quien, a través de un tuit, manifestó su felicidad y orgullo al ver a la gente “participar en esta marcha nacional a favor de la mujer y de la vida, en más de 89 ciudades de la República Mexicana. #MeLateElCorazon

Ayúdanos a seguir informando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *