PUBLICIDAD

Muere el expresidente del Pontificio Consejo de Agentes Sanitarios, el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán

|

Se apaga la estrella de un prelado mexicano que brilló al seno de la Conferencia del Episcopado Mexicano y llegó hasta la Santa Sede. Este miércoles 20 de abril, Javier Lozano Barragán murió a los 89 años.

De acuerdo con información en medios, el cardenal Lozano sufrió una caída. Trasladado a la clínica San Pío Xi, egresó el jueves 14 de abril sin más opciones de tratamiento, padecía insuficiencia renal y otros problemas de salud.

Mexiquense, Lozano Barragán nació en 1933. Ordenado en 1955 por la imposición de manos del arzobispo Carlo Confalonieri en la capilla del Colegio Pío Latinoamericano en Roma, formó parte del clero de la arquidiócesis de México.

En 1979 fue designado obispo auxiliar de México y consagrado a la dignidad episcopal por la imposición de manos del arzobispo Ernesto Corripio Ahumada, y como del cardenal Miguel Darío Miranda en la Basílica de Guadalupe.

En 1984 fue designado XII obispo de Zacatecas sucediendo a Rafael Muñoz Núñez hasta 1996 cuando fue llamado por Juan Pablo II a presidir el Pontificio Consejo de Agentes Sanitarios para la pastoral de la salud, creado en 1985, siendo el segundo presidente. En ese año, en una sesión expedita, el Senado de la República, en ese entonces presidido por el priísta Fernando Ortiz Arana, concedió permiso para aceptar un cargo concedido por un gobierno extranjero. En 2003 fue elevado a la dignidad cardenalicia, retirándose en 2009 a los 76 años.

Recordado por su elocuencia y abundante diálogo, Javier Lozano fue protagonista y artífice de los diversos cambios que a Iglesia católica de México tuvo en la década del reconocimiento jurídico. Cercano al grupo del nuncio Girolamo Prigione. Fue actor en el renacimiento de la Universidad Pontificia de México (UPM) cuando, en la  XXV Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano de abril de 1980 se dio el impulso a una facultad de teología a través de una Comisión transitoria presidida por Javier Lozano Barragán hasta que en 1981, los obispos de México reabrieron la UPM.

 

No estuvo exento de controversias por sus posturas las cuales lo ubicaron en un sector considerado conservador en materia de aborto o las uniones homosexuales. En 2009, unas declaraciones acerca de los homosexuales y el reino de los cielos fueron “desmentidas” para atenuar la polémica.

En 2019, en una visita a Zacatecas, concedió una amplia entrevista a medios de comunicación. Acerca del concepto de la patria y el papel del gobierno, el prelado señaló en esa ocasión, unas palabras que aún parecen tener actualidad: El vivir en una Patria es tener la capacidad de juntar todas nuestras capacidades y no hacerlas que choquen una con otra, sino entre todos unirnos de manera que tengamos la paz y la tranquilidad, el bienestar, la unidad. El Gobierno debe tener como objetivo construir la unidad, y no la división y la guerra. “¿Qué me parece a mí el Gobierno? Pues Nuestro Señor dijo: por sus frutos los verán”.

A las condolencias por la muerte de Javier Lozano, se unieron el presidente y secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Rogelio Cabrera López y Ramón Castro Castro, quienes aseguraron oraciones por el eterno descanso del prelado.

Descanse en paz.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.