PUBLICIDAD

Franco Coppola, nuncio en México, trasladado a Bélgica

Tras cinco años de servicio, Papa Francisco da nuevo destino al diplomático. Llegó a México sin saber español
|

Como se ha publicado, esta mañana de 15 de noviembre la Conferencia del Episcopado Mexicano agradeció el servicio diplomático de Franco Coppola tras conocerse que el Papa Francisco le designa a la nunciatura apostólica en Bélgica, vacante desde el 31 de agosto de 2021 debido al límite de edad canónica del último nuncio ante ese país y Luxemburgo, el arzobispo Augustine Kasujja.

En septiembre pasado, Coppola cumplió cinco años en México. Había tenido una actividad más bien discreta despegando en el último año cuando el arzobispo italiano visitó las regiones más violentas del estado de Michoacán.

En julio de 2016 se conoció la designación de Coppola para ocupar la nunciatura en México. Nacido 1957, fue ordenado sacerdote el 12 de septiembre de 1981 para la diócesis de Otranto. Formado en la Pontificia Academia Eclesiástica, es doctor en derecho canónico. Ingresó al servicio exterior de la Santa Sede el 1 de julio de 1993 y sirvió en las representaciones pontificias en el Líbano, Colombia, Polonia y en la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado. Coppola fue consagrado obispo por el Papa Benedicto XVI el 12 de septiembre de 2009 asignándole la titularidad de arzobispo de Vinda y  fue representante del Papa Francisco en Chad y la convulsa República Centroafricana (2014-2016).

Las primeras noticias de la designación a la misión de México fueron compartidas por el mismo Coppola en dos fotos con el Papa Francisco del 17 y 19 de septiembre de 2016. Una, en la Sala Clementina en ocasión de un encuentro de nuncios apostólicos. Tuvo la oportunidad de agradecer al Papa la visita a Bangui, República Centroafricana, en noviembre de 2015. Fue célebre la particular manera en la que el Papa dio a conocer el nuevo destino de Coppola “Franco, la próxima vez me debes hablar en español, te envío a México”. La otra foto, en el Palacio Apostólico, fue el el marco donde conoció el aprecio del Pontífice por el pueblo e Iglesia de México y precisar su nuevo destino diplomático.

El 29 de septiembre de 2016, Coppola pisó México procedente de Madrid. Según había trascendido, tenía la consigna pontificia de proponer para la Iglesia de México auténticos pastores y no obispos funcionarios o arribistas. El país vivía en un momento de especial polarización social por las tensiones sobre reconocimiento civil de matrimonios igualitarios y de las particulares expresiones del Papa Francisco a México ante la dolorosa problemática de sacerdotes asesinados destacadas cuando el Pontífice envió sus condolencias a la diócesis de Papantla por la trágica muerte de los padres Alejo Nabor Jiménez Juárez y Alfredo Suárez de la Cruz.  Era también el momento del beneplácito papal los obispos de México y sociedad civil por la marcha en defensa de la familia de septiembre de 2016 que reunió a más de 400 mil personas en la Ciudad de México.

De primera instancia, Coppola pidió disculpas por no conocer plenamente el español: «Deseo mandar un saludo y un agradecimiento a tantos mexicanos que, sin conocerme y solo por la confianza que el papa ha depositado en mí confiándome en la misión de representarlo en México, han empezado a seguirme en estas páginas, esforzándose a entender igualmente lo que escribo en italiano a mis amigos, y han tratado de darme la bienvenida y para asegurarme de su oración ante la virgen de Guadalupe, que, desde el pasado 9 de julio, he confiado mi ministerio en México. Pido disculpas si, una vez más, ¡me dirijo a ustedes en italiano… pero no quiero estropear su hermosa lengua, que empecé a conocer durante mi servicio en Colombia del 1997 al 1999 y que ahora tengo que desempolvar y conocer mejor antes de aventurarme a usarla!»

Presentó sus credenciales al presidente Enrique Peña Nieto, el 25 de octubre. Su inicio oficial como embajador vaticano fue reflejado en un peculiar “mensaje programático” en el que recordó que la búsqueda del bien común debe asentarse en el diálogo “que permite a las personas conocerse”: “De diálogo vive también la Iglesia con los hombres y las mujeres de cada época, para comprender las necesidades que están en el corazón de cada persona y para contribuir a la realización del bien común”. Así se comprometió para colaborar con la Iglesia católica en la “edificación de la civilización del amor”. Fue la propuesta de la vía mexicana para la solución de los conflictos.

De Coppola se recordará un inicio más bien tímido o mejor dicho discreto a través de una pastoral virtual de redes sociales en la que quiso influir mientras se excusaba por no comprender el idioma. Impactado por la solidaridad de los mexicano,  llamó la atención de obispos y sacerdotes para salir de las oficinas y hacer pastoral de calle. En el marco de la 103 Asamblea CEM, señaló: “No sé si me equivoco, pero me impresiona ver cómo, desde una perspectiva nacional, a nivel del episcopado, la Iglesia parece no haber logrado elaborar aún una propuesta específica como camino de vida cristiana para los adolescentes, los jóvenes y los jóvenes-adultos”.

Acostumbrado a abrir cada año a los pies de la Virgen de Guadalupe, pocas veces fue acompañado por el arzobispo de México en ese momento especial de dedicación a la Madre de la Iglesia. Coppola, poco a poco, fue despegando y, tras el confinamiento por covid-19, cobró más notoriedad por la audaz visita a la diócesis de Apatzingán para celebrar la fe en la azotada comunidad de Aguililla en abril de 2021. Ese fue un ejemplo que recordaría su antigua misión de la República Centroafricana para conseguir la pacificación radicado en la pasión: “Vine a Aguililla porque me parecía como subir al Gólgota, caminar donde Jesús fue crucificado, asesinado injustamente por razones del poder… Vine en Aguililla porque está al pie de la cruz; pero Jesús no nos deja solos al pie de la cruz… con las últimas fuerzas que le quedan, Jesús entrega su madre a su discípulo. Así que, estamos al pie de la cruz y recibimos todos a nuestra madre (a la Virgen María)”

En este 2021, el nuncio analizó los signos alarmantes en el pueblo de México en relación al rampante secularismo y la disminución de la población católica que estimó como”dramática”. En contraste, el diplomático gozó de cierta predilección en el gobierno de López Obrador. De hecho, AMLO no niega una buena relación con Coppola a quien calificó de ser una “persona muy cercana al Papa Francisco”. Esa cercanía, a pesar de los reclamos de AMLO para que la Iglesia pidiera perdón por la conquista, valió para que, por mediación del nuncio, la Santa Sede enviara un mensaje por los 200 años de Independencia  y concediera documentos facsimilares al gobierno de México.

Otro espaldarazo fue la visita de su jefe, el cardenal Pietro Parolin, en junio pasado en ocasión de la ordenación del nuncio mexicano Fermín Sosa, hoy en misión en Papúa Nueva Guinea. Ese tal vez uno de los puntos que podría haber dado una evaluación de servicio diplomático que confirma a la sede mexicana como una especie de trampolín en la estructura de las relaciones de la Santa Sede con otros estados. No obstante, Coppola se va dejando pendiente una situación muy delicada, en el escritorio de su despacho de la nunciatura en la de calle de Juan Pablo II 118, queda la investigación por pederastia contra más de 300 sacerdotes y el presunto encubrimiento de ocho obispos.

Así al conocerse su traslado, Coppola usa las redes sociales para decir qué será de él en los próximos meses. Permanecerá en México para cerrar su misión justo como ha iniciado el primer día de cada año: a los pies de la Virgen de Guadalupe y con el sentimiento agradecido al pueblo mexicano por su fe “sencilla y ardiente”: “Me quedaré en este hermoso país… Tengo entendido despedirme de Nuestra Madre el 1 de enero en la Misa que tradicionalmente el Nuncio celebra en la Basílica de Guadalupe…” Así, sencillamente. Agradecido con la Madre quien le dio una visión distinta de la fe de los mexicanos. O quizá guarde una última sorpresa antes de partir a Bélgica.

_________________

Los nuncios apostólicos desde 1992 en México a partir del restablecimiento de relaciones entre México y la Santa Sede promovidas en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y el pontificado de Juan Pablo II son:

1. Mons. Girolamo Prigione, (Italia, 1921-2016), administrador y después nuncio en el período 1978-1997. Polémico por sus reuniones con los hermanos Arellano Félix, capos del cártel de Tijuana y la muerte del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el 24 de mayo de 1993, asesinado en un tiroteo entre bandas rivales del narco en el aeropuerto de Guadalajara. El arzobispo Prigione sería recibido por el infortunado prelado de la Iglesia cuando cayó abatido, víctima de una confusión con el líder del cártel de Sinaloa. Formó una generación de obispos conocida como los Prigione Boys.

2. Mons. Justo Mullor García, (España, 1932-Roma, 2016).  1997-2000, Aceleró la causa contra Marcial Maciel. Nuncio cercano al obispo Samuel Ruiz García. Fue la etapa del escándalo de las narcolimosnas.

3. Mons. Leonardo Sandri, (Argentina, 1943), nuncio apostólico en México, marzo a septiembre 2000. En septiembre pasado fue delegado del Papa en la celebración de los 200 años de independencia.

4. Mons. Giuseppe Bertello, (Italia, 1942), 2000-2007, nuncio en la alternancia, más bien prudente y discreto que favoreció cauces institucionales marcando distancia de los gobiernos panistas de la época.

5. Mons. Christophe Pierre, (Francia, 1946), nuncio 2007-2016. Polémico por su relación con los obispos, le tocó la visita del Papa Francisco en 2016, la del “Si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse cosas, se las digan; pero como hombres, en la cara…” Su papel más bien tuvo inclinaciones y preferencias que fragmentaron la colegialidad episcopal para favorecer a algunos  como sucedió con Carlos Aguiar hasta llegar al arzobispado de México. Ahora es nuncio en Estados Unidos.

6. Mons. Franco Coppola, (Italia, 1957) Nuncio de 2016 a 2021. Iniciará su misión en Bélgica en enero de 2022.

 

Ayúdanos a seguir informando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *