Otra entrevista del Papa Francisco, cosas de argentinidad, obispos y Obispos, Alemania y el Vaticano, siempre Benedicto.

|

Era demasiado el tiempo que el Papa Francisco nos tenía olvidados y no nos ofrecía una de sus habituales entrevistas ‘a braccio’, un término que causa pavor en los sacros palacios por las habituales meteduras de pata que todo revuelven y nada resuelven y sin un padre Lombardi que no explique lo mal que lo hemos entendido. Hoy nos anuncian entrevista en la cadena de los obispos españoles, no esperamos grandes sorpresas, mañana veremos el eco en los medios, es en español, más peligro si cabe.

En un breve extracto de la entrevista el Papa Francisco dijo: “Un enfermero, un hombre con mucha experiencia, me salvó la vida. Esta es la segunda vez en mi vida que un enfermero me ha salvado la vida». El primero fue en el año ’57’, una monja italiana que, oponiéndose a los médicos, cambió la medicación que tenían que administrar al Papa, entonces un joven seminarista en Argentina, para curarlo de la neumonía que padecía. Durante la entrevista, el Papa bromea sobre su salud respondiendo que «todavía está vivo» a la pregunta «¿Cómo estás?». Y, cuando se le pregunta por su posible dimisión Francisco responde: «Cuando un Papa está enfermo, se levanta un viento o un huracán del Cónclave».

Empezamos con el capítulo de agradecimientos a The Wanderer que tanto nos ilumina sobre las peculiaridades de ‘su argentinidad’ y aconseja el «siempre recomendable blog de Specola». Pues muchas gracias, no podemos menos que aconsejar el siempre recomendable blog The Wanderer. Su visión de la jugada se nos escapa a los que no estamos habituados a las sutilezas argentinas y desconocemos con detalle las etapas anteriores del Papa Francisco. Entra en el tema espinoso de la validez de la elección del Papa Francisco: «Cada vez son más los católicos que se siente disgustados y escandalizados por las palabras y las decisiones pontificias y, claro está, la solución más fácil es negar la validez de su elección». «…estamos en medio de la tormenta perfecta, en la que no solamente la Iglesia está gobernada por pecadores públicos y contumaces, sino también por cuasi herejes, o herejes solapados. Y creo que yo que tamaña situación nunca se había vivido con anterioridad». En el resto del interesante artículo trata: «la dependencia que existe entre la profesión de la recta doctrina con la práctica de la piedad. Dicho de otro modo, nadie puede ser piadoso si no profesa la verdadera fe en su integridad».

<

No ha pasado indiferente la prohibición de Cupich, arzobispo de Chicago, de recitar  al final de la Santa Misa la oración a San Miguel Arcángel y el Ave María. Basta con entrar en cualquier iglesia para comprobar que, salvo raras excepciones, el clima, humanamente hablando, es de decadencia. Lo que es incomprensible es por qué persisten en una línea que ha llevado al colapso, a las iglesias vacías, al triunfo del indiferentismo religioso. Valli nos cita al padre Zuhlsdorf  «necesitamos un catolicismo con una fuerte identidad por parte de los obispos», no «palabras dulces y matizadas», ese «diálogo» y esa «prudencia» que son hojas de higuera con las que el los pusilánimes tratan de encubrir su falta de coraje». Biffi respondió a un periodista ante un belén que  en nombre del «diálogo», la «tolerancia» y el «pluralismo» tenía las imágenes de Buda y Mahoma:  “Verá, Jesucristo tiene mal genio, no puede soportar a otros dioses a su alrededor. Los primeros mártires murieron por esto». Siempre hemos tenido  obipillos y Obispos.

El presidente de Estados Unidos está dando muestras de chochear y ya se da por hecho que no completará su mandato. La única variable es si renunciará por sus precarias condiciones de salud o si arrojará la toalla. La estrella es la vicepresidenta Kamala Harris que con sus continuos desatinos durante meses, ya no brilla tanto y es complicado manejar una situación que se está descontrolando. El abandono de Afganistán ha sumido en el caos las cancillerías amigas de medio mundo e incluso ha irritado a los enemigos, sorprendidos por tal superficialidad táctica y estratégica.

Burke está mucho mejor,  ya no está entubado, respira de forma autónoma y agradeció al personal médico que hizo todo lo posible por él y a todos los que rezaron por su salud en todas partes del mundo: «Con todo mi corazón, expreso mi deseo de poder contestar todas las llamadas telefónicas, mensajes y correos electrónicos. (…) Unido a Jesucristo, Sacerdote y Víctima, ofrezco todo lo que sufro por la Iglesia y por el mundo». ¡Forza!

El Vaticano responde, indirectamente, con un artículo publicado en el Osservatore Romano, a los rabinos que protestaron en los últimos días, por unas palabras del Papa Francisco  en la audiencia general del 11 de agosto invitando a superar la ley judía, juzgándola obsoleta. Es un artículo firmado por Víctor Manuel Fernández titulado ‘Ley y gracia para judíos y cristianos’

La gestión del Vaticano de los abusos está provocando duras reacciones en Alemania: en Hamburgo, el administrador apostólico monseñor Thim, suspendió todos los organismos diocesanos. En Colonia, Woelki ataca a la Santa Sede, porque durante meses no se ha expresado sobre los resultados de la visita apostólica que se suponía iba a aclarar las responsabilidades respecto a las acusaciones de abuso sexual. Alemania se parece cada vez más al Afganistán de la Iglesia católica y en el Vaticano no saben cómo contener la  intolerancia hacia Roma que ha alcanzado niveles impensables. Hasta el paciente Woelki empieza a enfadarse: «Roma tiene la obligación de expresarse adecuadamente en relación con todos los afectados. No puede ser que lleve meses y que la gente se quede en la incertidumbre”.

La reforma del papado, la introducción de un límite de edad también para el sucesor de Pedro, la regulación de la figura del «papa emérito», son los temas del debate del  jueves 2 de septiembre a las 18 h. Coordinado por Aurelio Porfiri, intervienen:  Corrado Gnerre, Matteo D’Amico, José Antonio Ureta, Pietro Ferrari, Aldo Maria Valli.  En Facebook en directo en la página de fans de Aurelio Porfiri y en YouTube en vivo en el canal Return to Ithaca

Terminamos con un poco de aire fresco en medio de todo este monumental lío en el que no movemos. Guido Marini nos descubre con una pequeña anécdota la enorme talla humana del Papa Benedicto XVI: «Mi recuerdo más significativo con Benedicto XVI fue un Viernes Santo. El papa Benedicto, cuya humildad siempre me ha fascinado, al final de la celebración me dijo con una sonrisa: ‘Hoy he estado bien’, porque se había equivocado al leer algunas cosas. ‘Sabes ­–me dijo– en algunos monasterios benedictinos, cuando un monje comete un error, debe ponerse de rodillas en el centro del coro para hacer penitencia… hoy debería hacerlo: arrodillarme y esperar a que una señal para levantarme’.

«Da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen».

Buena lectura.

Un papato a scadenza? Dibattito

“Un infermiere mi ha salvato la vita, è la seconda volta che accade”: Papa Francesco parla per la prima volta dell’intervento al colon

Porfiri, e le Due Chiese. La Chiarezza in Fondo al Tunnel.

Chiesa in Germania, l’Afghanistan del Vaticano

La risposta del Vaticano al Rabbino Rasson Arousi: «Anche per gli ebrei la salvezza viene dal compiere la Legge ma con l’aiuto di Dio»

Papa Bergoglio irrita i rabbini, accuse al Vaticano. Poi la replica: “La sola legge non può salvare l’uomo”

«Un infermiere mi ha salvato la vita«: il racconto del Papa dopo l’operazione

Papa Francesco: «È la seconda volta nella mia vita che un infermiere mi salva»

Il grazie del cardinale Burke a tutti coloro che hanno pregato e pregano per lui

Biden a rischio, pronto a lasciare

La situazione nella Chiesa e le conseguenze di una fede falsificata. La tempesta perfetta

Lettera ad Aurelio Porfiri sui vescovi (i quali, se vogliono, possono fare la differenza)

Comentarios
1 comentarios en “Otra entrevista del Papa Francisco, cosas de argentinidad, obispos y Obispos, Alemania y el Vaticano, siempre Benedicto.
  1. «Y, cuando se le pregunta por su posible dimisión Francisco responde: «Cuando un Papa está enfermo, se levanta un viento o un huracán del Cónclave».»

    Aquí está claro que es muchísimo peor el remedio que la enfermedad.

    Francisco indudablemente es un hereje excomulgado latae sententiae non declarata, por haber aprobado la comunión y absolución de las adulteras impenitentes en Amoris laetitia, capítulo octavo, y elevar esta herejía a nivel de Magisterio auténtico en el rescripto de 5 de junio del 2017.

    Ello implica que su potestades de orden y jurisdicción están en sede impedida relativa y parcial, es decir, que solo son lícitas y válidas todas sus decisiones que tengan una justa causa.

    Actualmente un cónclave es una auténtica bomba atómica, puesto que puede acabar de romper totalmente la unidad de la Iglesia con la elección de un Francisco II, ya que existen muchos cardenales elegidos por Bergoglio, algunos de ellos con tachas morales e indignidad jurídica, con la casi totalidad de los cardenales también incursos en herejía por colaboración por omisión porque no han defendido la fe en contra de la herejía de Amoris laetitia, y por ello en excomunión latae sententiae non declarata, lo que daría lugar a una no muy divertida composición del cónclave entre una minoría de cardenales sin tacha de herejía, y una mayoría de cardenales con tacha de herejía o indignidad…

    Da la apariencia de que la Iglesia, en especial los cardenales, convalidaron los graves vicios de la renuncia de Benedicto XVI y de la elección de Francisco.

    Están convalidación de los vicios de nulidad de la elección de Bergoglio se realizaron tanto en el momento de la aceptación del papado por Bergoglio, como hasta el momento de la celebración de la primera misa pontifical de Francisco, 2 momentos en que los cardenales podían impugnar lícita y válidamente la elección de Francisco.

    Lo más inaceptable de los cardenales y que ha demostrado el actual fracaso absoluto de la misión del colegio cardenalicio, así como del colegio episcopal y del mismo papado, es que no han realizado ningún tipo de corrección fraterna o de corrección disciplinaria al Papa, como por ejemplo, establecer la obligación de que cualquier documento jurídico y teológico que emitiera Francisco estuviera avalado por la certificación de un teólogo, tal como se ha hecho en la historia de la iglesia alguna vez.

    La la disfuncionalidad del colegio cardenalicio y que ha motivado su descrédito su desprestigio, es que ha efectuado la omisión de decidir la debida defensa de la fe católica ante la herejía contenida en Amoris laetitia, que es la comunión y absolución de los adúlteros impenitentes, tolerando y disimulando de forma delictiva y pecaminosa, que en todas las diócesis de la catolicidad unos obispos implementen tacita o explícitamente la herejía, mientras que otros la prohíban.

    Es evidente de que existen diversas deslegitimidades en cascada:

    1. Deslegitimidad de la renuncia de Benedicto XVI, por el defecto formal del uso de un latín mal escrito, imposible de creer ante un latinista cómo Benedicto; y por el defecto material de haber hecho distinciones entre el aspecto activo, predicar y gobernar, y aspecto pasivo, orar y sufrir, del papado, así como la diferenciación entre munus y ministerium, y por omisión legislativa, al no haber aprobado antes de la renuncia una ley sobre la renuncia papal y la situación de Papa emérito.

    2. La deslegitimidad de la elección de Francisco, debido a defectos formales en la votación, así como en la inidoneidad electora de los cardenales que integraban la mafia de San Galo. Bergoglio ya fue un candidato serio al papado en el cónclave del 2005, por lo tanto, ya se tenía una intención de elegirlo y los cardenales ya sabían de los graves defectos biográficos de Bergoglio.

    3. Deslegitimación del ejercicio de las potestades de orden y gobierno, principalmente por haber aprobado la referida herética comunión y absolución de los adúlteros impenitentes en Amoris laetitia, y por el cisma de Francisco como cabeza visible de la Iglesia peregrina en relación a la palabra divinamente revelada por Jesús como cabeza del Cuerpo Místico de la Iglesia, y que se demuestra en multitud de declaraciones y de proposiciones redactadas en documentos, lo que revela que el pensamiento de Bergoglio está completamente separado ya del propio fundador de la Iglesia que es Jesús, causando todo ello una completa incapacidad e incompetencia para seguir ya ejerciendo el pontificado romano sobre toda la Iglesia Católica: no es vicario de Cristo, es vicario de alguien que no sabemos quién es.

    4. Deslegitimación del colegio cardenalicio como órgano electoral del papado, primero por deslegitimación de origen, al ser electos por un Papa con graves y claves defectos teológicos, y segundo por deslegitimación de ejercicio, al ser pecadores y delincuentes graves por omisión, al negligir su deber indeclinable a la defensa proactiva de la doctrina de fe, moral, litúrgica y eclesiológica de la Iglesia, y por culpa in eligendo y culpa in vigilando sobre el Papa Francisco y su mala praxis en el ejercicio de las potestades eclesiásticas pontificales, e incluso políticas (China), papado que neglige su deber de proteger a la iglesia frente a las herejías y el cisma que se da en Alemania, así como el escándalo de la comunión del abortista anticatólico Biden, omitiendo legislativamente su deber de aprobar una legislación universal sobre coherencia eucarística y rite dispositus litúrgico.

    Es evidente de que si Francisco estuviera en sede vacante, todo lo que ha hecho sería nulo ex tunc. No obstante, y con grave perjuicio para la Iglesia, los cardenales y los obispos han convalidado, con su inacción dolosa e indignante, todos los vicios de nulidad que tenía Benedicto con su renuncia y Francisco en su elección y ejercicio del poder, y han escogido el peor camino posible, el de los cobardes, mediocres, vagos y gandules: callar, no abrir boca, aguantar, soportar, no hacer caso, no ser misericordiado, gozar de los privilegios del cargo, esperar a que muera o renuncie y elegir un nuevo Papa, y si este sale tan o más malo que Francisco, aplicar de nuevo el mismo procedimiento…

    Se se creen que el momento del cónclave es una especie de juicio en miniatura sobre todo el papado anterior en su integridad, y que por magia se arreglan las cosas a futuro eligiendo a un nuevo Papa por acuerdo entre las diversas «mafias» y sectores de la Iglesia.

    De esta manera los cardenales tienen una vida facilísima: solo se enfrentan al mal Papa cuando éste ha dimitido o ha muerto, y que hablando se entiende la gente y las cosas se solucionan por si mismas, y que como el Espíritu Santo inspira a los cardenales, todo lo que estos decidan está avalado por Dios, y por lo tanto el Papa electo es bueno por naturaleza… y si no lo es, se culpa al pecado personal del Papa y se espera hasta el próximo cónclave.. todo solucionado…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *