PUBLICIDAD

La crisis perpetua del Vaticano, ¿hoy los medios?, los violentos defensores de la vida, los renunciados del Papa Francisco, la belleza de Dios.

|

La previsible crisis política está empezando a manifestarse, en Italia ya tenemos crisis de actual gobierno, nacido de una crisis que sucedió a otras no resueltas, y que ha vivido en continuos equilibrios peligrosos. Italia tiene una ventaja no despreciable en estas cosas y es su capacidad para vivir en continuos gobiernos en crisis. Holanda está con su gobierno dimitido, lo de Estados Unidos son palabras mayores y solo estamos empezando. Es lo que tienen las pestes que los que la empiezan no las terminan y van quedando por el camino. El desgaste que produce una situación que no es posible controlar, los terribles datos económicos que manejan nuestros gobiernos, mucho peores de lo que nos cuentan, y las más que previsibles revueltas sociales originadas por el cabreo colectivo creciente traen estas consecuencias.

En el Vaticano los nervios están flor de piel.  Las primeras sumas de los datos que van llegando hablan de un déficit en 2020 desbocado y sin control,  la ausencia de ingresos por  la falta de afluencia de turistas y peregrinos, el cierre de los Museos Vaticanos, con todas las actividades relacionadas, el poco rendimiento de las inversiones; disminución de las ofrendas y eso es solo la parte más benigna del problema. Los descalabros ocultos llenos de obligaciones, por pensiones no financiadas y demás, están empezando a mostrar su rostro más maligno y durará años. No es de extrañar que Lady de Rothschild fuera recibida con todos los honores por el Papa Francisco en el Vaticano.

Hoy corren rumores fundados por los sacros palacios que el Papa Francisco está muy enfadado con su ‘conglomerado de medios de comunicación’ que no termina de despegar. No dan una, la que dan tarde y mal. Por si fuera poco, son muchos los que se preguntan si es necesario mantener un dicasterio tan inútil y costoso en esta situación. Cientos de empleados, es el dicasterio más grande del Vaticano, decenas de millones de euros, es sin duda el más caro y deficitario. Nos dicen, es un rumor, que hoy el Papa Francisco ha convocado a Rufini y que está dispuesto a ‘aceptar la renuncia ‘ de todos los superiores del dicasterio, se habla de cuatro, pero se presume que provocará ‘renuncias en cadena’. Lo que se va es francamente mejorable, nos tememos que lo que llega no será mucho mejor, pero entre idas y venidas va pasando el tiempo. La crisis perpetua en la que está sumido el Vaticano continúa y va dejando cadáveres por el camino que gozan de buena salud, estas cosas funcionaban mejor en tiempos de la guillotina.

Martin S.J. está que se sale y empieza a dar lecciones urbi et orbi: “Cómo los líderes católicos ayudaron a iniciar la violencia en el Capitolio de los Estados Unidos ”, publicado el 12 de enero en el sitio web de la revista jesuita América, donde Martin es el editor en jefe. Martin recopila los  comentarios de varios obispos y sacerdotes que critican la postura de Biden sobre el aborto y se preguntan si un católico puede votar por él. Estas críticas van de respetuosas a incendiarias y según Martin «no reflejan adecuadamente la enseñanza de la Iglesia» y piensa que «quizás estos comentarios están contribuyendo al malestar de la nación».  Los hay que no se callan y el obispo Stika: «No entiendo cómo el señor Biden puede pretender ser un católico bueno y fiel, dado que niega gran parte de la enseñanza de la Iglesia, especialmente en lo que respecta al abuso absoluto de niños y las violaciones de los derechos humanos de los más inocentes, no aún nacido ”, «y también elogia a su diputada que ha demostrado varias veces en las audiencias del Senado que es una fanática anticatólica». “Qué tristeza para este equipo. Pero además, nunca pensé que el actual presidente fuera tan favorable a la vida, pero también es antiabortista, además de útil para la libertad religiosa”.

«No quedará rastro de armenios y demolerán todo el patrimonio cristiano». El padre Andreas Taadyan, rector de la Catedral de Cristo Santo Salvador, está refugiado en Stepanakert con miles de desplazados: «Todo está en manos de Dios» ,»están destruyendo hogares, santuarios y nuestro patrimonio cultural. Si la situación continúa así, no quedarán rastros de armenios allí». “No creo que mantengan o renueven los monumentos cristianos, como hicimos cuando renovamos la mezquita de la ciudad. Si deciden destruir la nación armenia, destruirán los monumentos para siempre». Muy llamativo el silencio cómplice de Occidente.
“El Santo Padre ha aceptado la dimisión al gobierno pastoral de la diócesis de Massa Carrara-Pontremoli (Italia), presentada por S.E. Rev.ma Mons. Giovanni Santucci». A pesar de ser un tema italiano lo traemos porque vemos cómo se repiten por todo el mundo ‘dimisiones’ alegando como causa la ‘salud’, se supone que mala salud, aunque  la larga vida de los dimitidos la desmiente. Esta diócesis, conocida universalmente por sus famosas canteras de mármol de carrara, lleva tiempo en un escándalo continuo por el caso ‘Don Euro’, un sacerdote acusado de malversación, por haber utilizado el dinero de los fieles, para todo tipo de lujos impresentables con escenarios en Nápoles, Roma y Barcelona. Parece que este Don contaba con la protección del ‘enfermo’ y puso en sus manos la fundación benéfica «Pii Legati», Cattolica Assicurazioni y el Instituto de Apoyo al Clero. Los malísimos medios han aireado el caso que ha terminado en un juicio con sentencia próxima en la que el obispo parece que no sale muy bien parado.
El Promotor de Justicia del Tribunal del Estado Vaticano ha solicitado la imputación del P. Gabriele Martinelli, acusado de abuso sexual ocurrido en el Preseminario San Pío X (dentro del Estado Vaticano) y del P. Enrico Radice, rector del Preseminario en el momento de los hechos, con la acusación de complicidad. Desaparecen del proceso el cardenal Comastri y el obispo de Como, Diego Coletti, que son considerados los verdaderos responsables del encubrimiento del caso. Nada que nos sorprenda en la justicia del Vaticano, nos quedamos a medias y los culpables ya están decididos para cerrar el caso cuanto antes.

Tosatti nos ofrece un bellísimo artículo de Peter Kwasniewski sobre la belleza de la Santa Misa. «Un día, hace unos veinte años, me invitaron a cantar por primera vez la «Misa para la dedicación de una Iglesia», Terribilis est locus iste.  Era la primera vez que prestaba atención a estos textos de una misa verdaderamente sublime. El énfasis en la «belleza de la casa de Dios», el rico contenido teológico de las oraciones y lecturas: estos aspectos excedían con creces la imaginación de los simples mortales.
Estaba claro que aquí se había materializado la acción del Espíritu Santo, como por otro lado sucedió en todas partes en la formación de la liturgia antigua». «Cada uno de nuestros ritos debe estar total y bellamente envuelto en el manto de la realeza.» El autor se inclina claramente por no perder tanta riqueza y disfruta con la liturgia de siempre: «Imagínese a Dios Padre observando la ceremonia litúrgica desde arriba. En la liturgia tradicional, los fieles y el sacerdote tienden igualmente «hacia adelante» y «hacia arriba», dirigidos hacia el altar: se concentran en el pan y el vino, reservados exclusivamente al uso divino, en el milagro de la transubstanciación, en la elevación que simboliza la resurrección de Cristo en la Cruz, en el rito de la comunión, en la que el sacerdote hace «caer» del altar los santos dones, como el maná en el desierto, para distribuirlos al pueblo». 
«No necesitan médico los sanos, sino los enfermos».
Buena lectura

«Emanuela Orlandi è un nome tabù in Vaticano!»

L’Impeachment di Trump è una Farsa, la Voglia di Dittatura Dem è Reale.

Kwasniewski: Avvolta nel Manto della Regalità. La Bellezza della Messa.

Padre James Martin dice che le critiche sull’aborto di vescovi e sacerdoti a Biden hanno contribuito ai disordini di Capitol Hill

Conte (e Mattarella?): Chi Tira le Fila. Parola a Mieli, Cacciari e Lerner…

Il Vaticano, le casse vuote e quei ricchi amici del papa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *