PUBLICIDAD

La carta de Ouellet, Cocopalmeiro estaba, la obediencia China, Google y Aguiar, los suizos se extinguen, la santidad es la solución.

Un nuevo miembro de la Guardia Suiza del Vaticano presta juramento durante una ceremonia el sábado 6 de mayo de 2017 en el patio de San Damaso, en Ciudad del Vaticano. (Alessandro Di Meo/ANSA vía AP)
|

Hay días de noticias centradas en la información de lo efímero y otros , como hoy , de noticias con temas muy de fondo y de plumas de gran prestigio y autoridad.

Importante y largo artículo del Nacional Catholic Register con firma de Padre Raymond J. de Souza que resume y analiza de modo magistral el efecto de la respuesta del cardenal Ouellet al testimonio de Viganò. Lo citamos a pesar e no ser italiano por su importancia como fuente de otros artículos y por su repercusión en el mundo americano. Los puntos fundamentales es que confirma el testimonio de Viganò. Las restricciones a McCarrick eran conocidas. La información sobre las graves acusaciones ha sufrido obstrucciones. Las recomendaciones de las diversas congregaciones romanas han sido ignoradas. Se trasluce una gran recriminación y rencor hacía Viganò. La carta de Ouellet es un ejemplo de clericalismo. Un repaso verdaderamente aplastante o lo que por ahora sabemos y de una finura intelectual difícil de encontrar en estos tiempos de confusión general.

La presencia de homosexuales activísimos en todos los sentidos se confirma una vez más con la acusación de que el cardenal Cocopalmeiro estaba presente en la famosa orgía, con sexo homosexual y drogas en el palacio del Santo Oficio,  interrumpida por la gendarmería vaticana, presencia que evidentemente fue ocultada y protegida, en este caso en por lo civil, ya que sucede en territorio Vaticano, y por  lo canónico. Era un secreto a voces, y no es el único secreto a voces,  que por primera vez vemos publicado. Si se aplica la tan predicada transparencia encontrarán explicación evidente tantas cosas sucedidas en los últimos decenios y que muestran una red de corrupción, con tintes sórdidos y barriobajeros,  en el estado pontificio. Estamos ante otro cardenal que puede dejar de serlo y es el primero de la curia. Hemos defendido que la cloaca máxima sigue estando en Roma y mientras esta no se limpie a fondo seguirá produciendo los frutos que son propios a su naturaleza.

Los pactos Chinos siguen siendo objeto de interesante y autorizados análisis. El profesor de Mattei analiza con su habitual bisturí la situación a la que se ven sometido los católicos Chinos y, en cierto sentido todos los demás,  de obedecer un acuerdo que no conocen. Esto si que es ejemplo puro de obediencia ciega: obedecer incluso sin saber que hay que obedecer. El cardenal Müller, más activo que nunca,  nos dice que se fía mucho más de Zen que en los firmantes del acuerdo.

Dos noticias que entran dentro de la normalidad pero que ante los vientos que soplan en las esferas de moda vaticana causan sorpresa. El Papa Francisco se opone al aborto y parece que está vez con mucha caridad. Algo evidente y manifiesto en la tradición milenaria de la Iglesia. La invitación a visitar Corea del Norte hace deducir que el Papa Francisco tiene grandes simpatías por el comunismo cuyo mejor ejemplo mundial es este país o que el comunismo las tiene por Papa Francisco que tanto monta . Es curioso que se llegue a pensar que el Papa Francisco es lo único que le queda a la izquierda en este momento.

La falta de vocaciones llega a la guardia suiza. ya son muchos años que no se puede hacer selección de candidatos y se tiene que contratar lo que llega. Ahora ya no llega. Lo jóvenes suizos ya no ven como un ideal en su vida el servir al papa y además las tristes retribuciones vaticanas no ayudan mucho a inclinar las aficiones. El otros tiempos, que ya nos parecen prehistóricos, todo lo que tocaba al Vaticano era considerado honor y excelencia.  Los tiempos cambian que es una barbaridad.

En los minutos de gloria del sínodo hoy tenemos la intervención del momificado e inexpresivo cardenal mexicano Aguiar. Nos dice que no conoce las nuevas tecnologías pero se hace un lío entre Dios y Google.  Entra de lleno en la moda de condenar como totalitarismo todo lo que no coincide con el poder del momento y hasta la misma  red. Todo esto dicho con una seriedad y solemnidad propia de mejor causa.

Los curas casados, algunos, dirigen una carta al Papa Francisco pidiendo volver a la parroquia. Se calientan motores de cara al sínodo de la Amazonía.

Terminamos con una interesante entrevista realizada por Aldo Maria Valli sobre la actualidad de algunos de los escritos del Padre Pio.  Los estigmas del Padre Pio se han tomado en serio no solo por los fieles devotos sino sobre todo de los servidores del Enemigo que han entendido muy bien la importancia del hecho histórico. La persecución que golpeó al santo desde el interior de la iglesia es una lección más que actual.

“Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”.

Buena lectura.

Papa Francesco contro l’aborto: “Come affittare un sicario”

PUBLICIDAD

Papa: «Aborto è come affittare un sicario, non è un atto civile»

La lettera al Papa degli ex preti sposati: «Fateci tornare in parrocchia»

Vaticano, Papa Francesco è davvero comunista? Il viaggio dal dittatore rosso

Papa Francesco contro l’aborto: “E’ come affittare un sicario per risolvere il problema”

Vaticano, Papa Francesco e l’allarme sicurezza: il “tradimento” delle Guardie svizzere

Siete puntos notables de la ‘Carta Viganò’ del cardenal Ouellet

“La Chiesa non può ridursi a un Dio simile a Google”. Sinodo, il briefing con il cardinale messicano Aguiar Retes: “la rete può diventare un nuovo totalitarismo”

Fuente: El cardenal del Vaticano estaba en una fiesta homosexual alimentada por las drogas, y Pope lo sabe

L’ABATE FARIA SCOPRE I PRETI LGBT. CHIEDE: MA PERCHÈ PADRE MARTIN SCRIVE LGBT MAIUSCOLO, E “chiesa” MINUSCOLO?

Qual è il contenuto dell’accordo segreto firmato tra Cina e Santa Sede? Quali conseguenze per la Chiesa Cattolica

ALDO MARIA VALLI INTERVISTA ALESSANDRO GNOCCHI – Per purificare la Chiesa non serve la macchina del tempo, ma la santità

Cardenal Müller: ‘Confío más en el Cardenal Zen’ que en el acuerdo Vaticano-China

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *