PUBLICIDAD

¿Jubilación a los 85: el Papa Francisco en diciembre? , otros suprimidos, la liturgia suspendida, el Vaticano se distancia de Biden.

|

Todo apunta a que es inminente un nuevo Motu Proprio, otros hablan de constitución apostólica, para regular el «papado emérito», un problema que Benedicto XVI dejó abierto. Rumores son, los medios se hacen eco y cómo tales los contamos. Los que hemos vivido los momentos que rodearon la renuencia de Benedicto XVI estos momentos nos lo recuerdan mucho. No hay agenda del Papa Francisco para el año próximo, no hay viajes previstos, se aprieta el acelerador en algunos temas que se quieren dejar atados y bien atados: el Traditionis Custodes, la ¿inspección? a superiores de nuevas fundaciones…

La elección de Benedicto XVI de atribuirse a sí mismo el título de Papa emérito había suscitado legítimas perplejidades desde el principio. La voz con más autoridad fue la del cardenal Brandmüller que esperaba «una futura regulación jurídica de la renuncia papal», para no dejar esa «notable» laguna legis «existente por ahora», lo que aumentaría «las incertidumbres en un momento peligroso y vital para la Iglesia».  «La figura del» papa emérito «no existe en toda la historia de la Iglesia y el hecho de que ahora llegue un Papa y derribe la tradición de los dos mil años nos ha molestado del todo a los cardenales ”.  Brandmüller concluía que “la renuncia del Papa es posible y se ha hecho. Pero es de esperar que nunca vuelva a suceder ».

El obispo, cuya renuncia es aceptada por el Sumo Pontífice, deja de ser el jefe de su diócesis, pero no deja de ser obispo, porque la plenitud del sacerdocio le fue conferida con la ordenación episcopal y no con el nombramiento. El papado, en cambio, no es un cuarto grado del orden sagrado y el papa no recibe ningún carácter indeleble, es un obispo como los demás, pero como obispo de Roma, asume el oficio petrino en su propia persona, lo que le hace ser pastor de la Iglesia universal.  Tenemos papas que renunciaron, desde San Ponciano hasta Gregorio XII, pero ninguno de ellos ha sido nunca Papa emérito, ni obispo emérito de Roma.

Los rumores apuntan a que la próxima reglamentación establece el umbral de edad, 85 años, en el que el Papa en ejercicio debe dimitir. El papado se convertiría en un oficio temporal y tendríamos el problema de quién tiene que validar esta decisión, hasta ahora el Papa es el único que no tiene que presentar sus propias renuncias, sino declararlas.  Benedicto XVI marcó la historia con su pontificado y su renuncia. Su vida y su enseñanza tienen que  ser profundizadas para comprender no solo las razones de su renuncia, sino también el papel sin precedentes del Papa Emérito. El Papa Francisco ha hecho referencia a esta decisión:  “El Papa emérito no es una estatua en un museo. Es una institución. No estábamos acostumbrados. Hace sesenta o setenta años no existía el obispo emérito. Vino después del Concilio. Hoy es una institución. Lo mismo debe suceder con el Papa Emérito. Benedicto es el primero y quizás haya otros. No sabemos». ¡Yo haría lo mismo, haría lo mismo! Rezaré mucho, pero haría lo mismo. Tiene que haber una puerta institucional, no excepcional ”.

La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, con un Decreto del 24 de julio pasado, decidió «suprimir la Asociación de vida evangélica con estilo de vida religioso de la Comunidad Regina Pacis». Fundada en Verona el 15 de agosto de 1986 por los esposos Alessandro Nottegar y Luigia Scipionato como comunidad católica de oración, evangelización y servicio misionero. El Decreto destaca la ausencia de «originalidad y fiabilidad del carisma fundacional», así como la «escasa coherencia de los textos inspiradores, especialmente en el ámbito eclesiológico y en la formación de la asociación».  El fundador Alessandro Nottegar, médico, murió de un infarto a los 42 años un mes después de fundar Regina Pacis con su esposa – con quien tuvo tres hijas – hace apenas cuatro años fue declarado «Venerable» por el Papa Francisco. De nuevo Cencini que se ha distinguido en la expulsión del hermano Enzo Bianchi.

Después de Kabul, Washington y el Vaticano están más lejos. El problema no era solo Trump: aquellos que pensaban que desalojar a Donald Trump de la Casa Blanca era suficiente para restablecer la paz en las relaciones entre la Santa Sede y Estados Unidos. El presidente que construyó muros y que, por lo tanto, «no puede ser llamado cristiano» ya no está, pero nunca antes se hizo evidente que el problema era – y es – mucho más profundo.

Largo artículo, sin especiales novedades, sobre el video con las grabaciones de Perlasca en el proceso a Becciu, la principal prueba acusatoria. Antes o después conoceremos su contenido. Lo utilizará el propio tribunal para afianzar sus decisiones. Nos lo ofrecerán en trozos convenientemente seleccionados, esperemos que al final lo tengamos completo y que cada uno saque sus conclusiones.

La asistencia los actos de culto lleva decenios en caída y los cierres de la epidemia la han acrecentado. El Papa Francisco ha señalado la alarma sobre las iglesias cada vez menos concurridas, especialmente en lo que respecta a las generaciones más jóvenes en el mensaje enviado en su nombre por Parolin con motivo de la Semana Litúrgica Nacional: «La liturgia ‘suspendida’ durante el largo período de encierro, y las dificultades de la posterior recuperación confirmó lo que ya se vio en las asambleas dominicales de la península italiana, un indicio alarmante de la fase avanzada del cambio de época”.

Andreotti, que sabía sobre el poder, siempre decía que, a ambos lados del Tíber, cuando un nuevo Papa o un nuevo Premier asumía el cargo, el deporte principal era predecir de inmediato el nombre de sus sucesores.  Se dice que, como viejo argentino, a Francesco le encanta escuchar todos los susurros que le conciernen para poder reaccionar con contramedidas, la gendarmería está especialmente activa estos días.  Son momentos de incertidumbre y todo apunta a que estamos ante un momento de cambio. Aquí estaremos para contar lo que se cuenta, para intentar ofrecer la información cierta como tal, y la dudosa como dudosa, que no por serlo es falsa. El tiempo nos irá dando respuestas.

«Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».

Buena lectura.

Aria di conclave? Tra dati di fatto (pochi) e “si dice” (tanti)
Sede impedita e rinuncia del papa: proposte per una normativa
Mons. Ics, il Papa e i Movimenti: Forse si Dimetterà Lui per Primo…
La salute del Papa e il mistero delle dimissioni
“Papa Francesco verso le dimissioni per problemi di salute”: Cosa c’è di vero nelle voci sull’addio
Papa emerito o Papa occulto? La convivenza di due pontefici ha posto domande ineludibili
Chiese sempre meno affollate. La preoccupazione di Papa Francesco
Il Papa fulmina Biden. Alleanza difficile
La Santa Sede ha abolito la Comunità Regina Pacis di Verona. La visita canonica compiuta dall’inquietante padre Cencini
Papa Francesco spiega i motivi di san Paolo contro l’ipocrisia
“Traditionis custodes” / I due pesi e le due misure di Francesco
Dimissioni e papa emerito, si prepara un altro pasticcio

 

Comentarios
6 comentarios en “¿Jubilación a los 85: el Papa Francisco en diciembre? , otros suprimidos, la liturgia suspendida, el Vaticano se distancia de Biden.
  1. Mi propuesta es, aunqueno tiene ninguna importancia:
    1. Acabar con la jubilación de los obispos. Si no están de mala salud, que sigan. Menos debería de haber una ley que «obligue» and un papa a la jubliación a los 85 años, León XII murió a los 93 y no parece que estaba muy chocho ni mucho menos. Que exista alguna normativa, pero con la necesaria consulta a obispos, Faculades y Asociaciones de Derecho Canónico, para que no hay otra metadura de pata como hubo con lo de la declaración de nulidad de matrimonios.
    2. Acabar con los Obispos Auxiliares. Dividir las diócesis muy grandes y que cada diócesis tenga su obispo.

    3, Reducir las competencias de las Conferencias Episcopales que no hacen más que crear más burocracia y ayuda a los obispos a esconderse de detrás de ellas.

  2. Me hace gracia leer que el Vaticano se distanció del gobierno de Trump por ser «constructor de muros» en alusión al muro con Méjico.

    Me hace gracia porque el presidente que inició el muro fue el ex-presidente Clinton y continuado por todos sus sucesores, curiosamente, el ex-presidente que más kilómetros de muro construyó durante una presidencia fue Obama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *