PUBLICIDAD

El Vaticano y la ‘operación Sodoma’, Viganò y su encuentro, la denuncia al nuncio de París, los bomberos del papa.

|

Hoy tenemos mucho del nuncio de Francia y mucho del libro Sodoma. Se calientan motores en vista del próximo encuentro de presidentes de conferencias episcopales sobre la protección de menores.

No podemos perder de vista que este encuentro existe porque existe el ‘testimonio’ Viganò. Es más que evidente que se quieren separar amabas cosas pero el uno sin el otro no tiene sentido. Durante años, muchos, desde los famosos casos de Boston, el Vaticano ha intentado por todos los medios demostrar que no tenía responsabilidad en todo esto. El argumento es que no existe una cadena de mando y que la autoridad máxima es el obispo en su diócesis. Esto se ha defendido con uñas y dientes y ahora ha caído. El testimonio Viganò demuestra que la cadena de mando existe y que, en muchos casos, las ordenes venían directamente de Roma. Es solo cosa de tiempo que el Vaticano, como estado, y esto es lo grave, venga llamado en causa. Se está aplicando la misma ley que se aplica a las asociaciones criminales y mafiosas y este es el punto delicado. No es lo mismo que se culpe a una persona que ha incumplido sus obligaciones que se demuestre que era toda la cadena de mando la que actuaba de un modo criminal, porque de eso hablamos. La mayoría de los reunidos están implicados hasta el fondo en todo esto. Llevan decenios en puestos de mando y han participado activamente en las decisiones tomadas. No es por tanto un problema de imagen, de estrategia, es algo mucha más serio lo que no jugamos.  Estamos ante lo que puede visualizar la inutilidad de la actual forma de gobernar la Iglesia y que tiene que llevarnos a una profunda ‘refundación’ con personas creíbles. La fe no se impone y hoy además es imposible pretender imponerla con la fuerza del brazo secular. La perdida de credibilidad de los actuales pastores está alejando masivamente a los fieles y justificando la posición de los infieles. Esperemos que el encuentro no ponga en manos de los enemigos de la iglesia muchos más argumentos de los que ya tienen.

El nuncio de Su Santidad en Francia ya está en Vaticano. En nuestra información de ayer intentamos ser cautos por no dar mucho crédito al relato de los hechos. Si un juez lo ha admitido se supone que alguna prueba hay y por ahora el nuncio, en el más puro estilo Vaticano, guarda silencio y nos suponemos que los seguirá guardando. París es una de las nunciaturas más prestigiosas y no es un caso indiferente. El espacio dedicado a la noticia en los medios de todo el mundo hacen ver su repercusión. A falta de desmentidos y con tantos silencios, sea o no cierto, en el imaginario colectivo quedan los titulares. Mal preámbulo al encuentro Viganó.

Ya tenemos muchas más noticias del voluminoso libro ‘Sodoma’. Independientemente de esta publicación, la homosexualidad es un grave problema en el Vaticano y eso lo sabemos todos. Se quiere separar esto del debate del encuentro y será un gran error. Tenemos la impresión de que se quiere hacer un montaje escénico sin muchas consecuencias. Las víctimas están cada día más organizadas y su presencia se hace notar y, estas sí, con mucha más credibilidad. La tomadura de pelo de video que, según dicen, se está cocinando con testimonios de víctimas para inicial el encuentro no tiene ningún sentido. No podemos ir a una boda y que nos pongan el video de los novios que están en la puerta y no les dejamos entrar. Algo no funciona. Llegados a este punto, es evidente que estamos ante un lio monumental que, por bien que se gestione, siempre tiene riesgos y no pocos. La operación editorial Sodoma es enorme, lo tendremos en todo el mundo en diversas lenguas y justo el día del inicio del encuentro.

Otros temas menores que poco interesan. Encuentro entre Materella y parolin en el palacio Borromeo para celebrar los pactos lateraneses. El reconocimiento de los títulos Vaticanos de Arqueología, Música y Latín por parte de las autoridades italianas. Los bomberos del Vaticano que van a alegrar con sus piruetas a los niños enfermos del Bambino Gesú. La cosa está que arde. Su Eminencia Reverendísima Monseñor McCarrick ya es a estas horas el Sr. McCarrick y su Excelencia Reverendísima Monseñor Viganò testimonia de nuevo.

«Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer.»

Buena lectura.

Chi c’era con Mattarella e Parolin a Palazzo Borromeo. Le foto di Pizzi

Pedofilia: Rete l’Abuso, summit in Vaticano propagandistico, sì a cause penali Zanardi, ‘punire i vescovi che finora hanno insabbiato i casi di abuso’

L’ambasciatore francese torna a Roma. Ma la tensione con Parigi resta alta

Francia, il nunzio apostolico Luigi Ventura accusato di «molestie sessuali»

L’ «ambasciatore» del Vaticano in Francia è accusato di molestie sessuali

Francia, nunzio apostolico Luigi Ventura accusato di molestie sessuali

Archeologia, latino, musica sacra: ora le lauree “vaticane” sono valide in Italia

I piccoli pazienti del Bambino Gesù diventano pompieri con i vigili del fuoco del Vaticano Video

«Operazione Sodoma», l’assalto gay alla Chiesa

 

3 comentarios en “El Vaticano y la ‘operación Sodoma’, Viganò y su encuentro, la denuncia al nuncio de París, los bomberos del papa.
  1. «La homosexualidad es un grave problema en el Vaticano».
    – No. El problema es la doble moral. La hipocresía y la atrocidad de haz lo que yo diga pero no lo que yo haga. La psicopatía de enseñar a los demás que es una monstruosidad lo que luego yo hago a diario.
    La homosexualidad no es un problema. La heterosexualidad tampoco. El problema lo tiene en su cabeza el que lleva toda su vida desperdiciándola fiándose de farsantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *