PUBLICIDAD

El Te Deum del Papa Francisco, movimientos en el Vaticano, el complicado legado de Benedicto XVI.

|

Estos días haremos lo que podamos, intentaremos asistir a todo lo posible en primera línea y tener las antenas bien orientadas para poder transmitir los que se cuece en los sacros palacios. Ya es complicado reservar en Roma para el día del funeral del Papa Benedicto XVI. El mismo ha pedido que sea lo más sencillo posible, los poderosos de este mundo gozan del ruido externo, lo necesitan para que su poder se haga visible, saben que el poder pasa y nada queda. Las cosas de Dios no necesitan de ruidos humanos para manifestar su fortaleza, lo vemos en la forma en que quiso venir a este mundo. Lo más grandioso es que toma carne en la humildad de nuestra carne.

Estos días nos gustaría dedicarnos a homenaje y a los artículos buenistas que pueblan los medios. Tenemos la impresión de que Benedicto va a estorbar mucho más después de muerto, sufrirá un buscado elogio, con su ‘peros’, y a otra cosa. Hay dos niveles que queremos recoger para nuestros lectores, los artículos de fondo sobre el ‘post’ Benedicto XVI y lo que estamos viviendo dentro de los muros de pequeño estado del Vaticano. Esta tarde de fin de año hemos tenido el Te Deum en San Pedro, sin apreturas, el Papa Francisco siguen en la silla de ruedas, no es un tiempo para muchas alegrías, con Benedicto muerto y Francisco muy disminuido. El Papa Francisco se acerca al nacimiento de la Plaza, muy poca gente, no parece una tarde para entonar el Te Deum o para cantar villancicos. La vida sigue, pero el dolor de la separación se nota.

Es comentario universal, ha causado una gran sorpresa, saber que Don Georg, el secretario de Benedicto XVI y persona clave en estos últimos momentos, se ha desplazado a Alemania. El monasterio Mater Eclesiae se ha convertido en estos diez años en un sitio de paz y reposo aparente, pero de una actividad enorme. El Papa Benedicto XVI ha recibido miles de visitas, ha escrito mensajes y, sin duda, recibido mucho más. Mas de uno, y de dos, ansían poder desalojar el monasterio y meter mano a toda la documentación acumulada en este periodo tan convulso en la historia de la iglesia. Los rumores, y no lo son de porteros, indican que se ha puesto a salvo de manos ‘inapropiadas’ el legado de Benedicto XVI y no solo una copia.  Al igual que los que rompieron inútilmente los sellos del apartamento pontificio en su sede vacante, se encontrarán que no queda ni polvo qué limpiar.

La muerte de Benedicto XVI  no nos ha tomado por sorpresa, pero ahora es el momento de hablar de su legado que ya se empieza a definir como complejo. Su obra literaria es inmensa, de  la revista Concilium a Communio. En Doctrina de la Fe tuvo que enfrentarse a  Boff, a su antiguo colega Hans Küng,  a Jacques Dupuis y muchos otros. Encara la situación creada por Monseñor Marcel Lefebvre. Especialmente luminoso en 1984, cuando con  Messori publica ‘Informe sobre la fe’.  Como Papa, tenemos en 2007 la Carta a los católicos chinos y el motu proprio Summorum Pontificum. Su renuncia causó un verdadero terremoto todavía no superado, es el primer Papa en renunciar en casi 600 años.

El cuerpo del Papa Benedicto se encontrará en la Basílica de San Pedro a partir del lunes 2 de enero, a pesar de no contar con un protocolo establecido, todo apunta a que tendremos exequias papales un poco comprimidas en fechas.  Juan Pablo II, permaneció en la Basílica de San Pedro desde el 4 de abril de 2005 hasta el día de su misa fúnebre, el 8 de abril. No está claro si el cuerpo de Benedicto XVI será llevado en privado  desde su residencia o si se hará públicamente. No está claro si se observará el luto oficial de nueve días por Benedicto XVI, la Santa Sede aún no ha anunciado nada al respecto.

El funeral del papa emérito se llevará a cabo el jueves 5 de enero. Se  espera que la mayoría de los miembros del Colegio Cardenalicio estén en Roma esta semana, y que autoridades del todo el mundo asistan. El Papa Francisco celebrará, con presidencia ‘compartida’ con Re.  Benedicto XVI quería ser enterrado en la tumba donde Juan Pablo II fue enterrado inicialmente, en las Grutas del Vaticano, cerca de la tumba de San Pedro.

Especialmente preocupante nos parece un largo artículo aparecido en «Crisis Magazine»: «Cuando el patriarca está condenado a morir, significa que toda una época de la historia está condenada a morir con él, lo cual es, por supuesto, muy triste. A la tristeza por la pérdida del líder de la familia se suma la realidad de que, a su muerte, habrá que dividir la herencia -si la hubiere- y gestionar los asuntos». «…cuando hay confusión sobre el papel del albacea, o si hay más de un albacea, a menos que la familia disfuncional se imbuya repentinamente de una sobreabundante caridad fraterna, es probable que la familia se desintegre tras la desaparición del patriarca».

«Esto es lo que, creo, sucederá después de la muerte del Papa emérito Benedicto XVI. La Iglesia se puede comparar con muchas cosas, y una de ellas es una familia. Y la familia ficticia que acabamos de considerar también podría llamarse Curia romana. Aunque Benedicto es el «Papa Emérito», en muchos sentidos sigue siendo el patriarca de la Iglesia».  «Recordamos que él sabía muy bien cómo estaban las cosas. Nos dijo, en el momento de su elección, que recemos por él para que “no huya por miedo a los lobos”».  «La presencia de Benedicto en Roma -aunque pasiva y simbólica- actuó como una especie de paliativo frente a los peores embates del neomodernismo que se desatarán tras su muerte. Mientras está vivo y vestido de blanco, es como un patriarca moribundo a quien su descendencia desprecia en gran medida, pero hacia quien al menos se debe fingir algún honor por razones de decoro. Cuando muera todo el honor y el decoro serán cosa del pasado».  «Y al igual que en una familia disfuncional después de la muerte del patriarca, me imagino que seguirán numerosas peleas y rupturas.

Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.

Buena lectura.

La Tempesta Devastante che Seguirà la Scomparsa di Benedetto. Crisis Magazine.

Benedetta De Vito: Ora Incensano il “Pastore Tedesco”. Aiutaci da Lassù, Benedetto.

Benedicto XVI ha muerto. ¿Qué pasa después?

La Difficile Eredità di Benedetto XVI. Porfiri.

Comentarios
2 comentarios en “El Te Deum del Papa Francisco, movimientos en el Vaticano, el complicado legado de Benedicto XVI.
  1. Dicen que la izquierda EEUU-Europa, con Clinton y San Galo, iniciaron la operación Primavera vaticana, hicieron dimitir a Benedicto en 2031 y eligieron a Bergoglio. Muerto el emérito, desacreditado Bergoglio este 2023, se inicia la operación Primavera vaticana II, con la dimisión de Bergoglio y la elección de un papa manipulable por el nuevo emérito para que no investigue toda su gestión irregular de 11 años, ni toque el documento apostático por excelencia, el que establece la comunión y la absolución de los adúlteros impenitentes en Amoris laetitia, más el Rescripto de 5 de junio de 2017 que lo eleva a falso magisterio auténtico, derogando los actos morales intrinsece malum per se semper et pro semper, y legaliza la moral luterana de las circunstancias, los actos morales bonum imperfectum et incompletum, por el que la presencia dentro un acto intrínsece malum, como puede ser el adulterio o la homosexualidad, de un bien posible como el respeto mutuo y el amor entre ambos, lo convierte en un acto bueno, santo y salvífico, tal como quiere el camino sinodal alemán.

    Por su parte, el apostático camino sinodal alemán es una forma de introducir la apostasía luterana a través del sinodo de la sinodalidad en el interior de toda la Iglesia universal, esclavizando así a toda la Iglesia bajo el nuevo orden mundial y el gran reinicio, qué es el objetivo final deseado por Clinton y San Galo en su Operación Primavera vaticana 2013.

  2. Ber-go-glio di-mi-sión!
    Ber-go-glio di-mi-sión!
    Ber-go-glio di-mi-sión!
    Ber-go-glio di-mi-sión!
    Ber-go-glio di-mi-sión!
    Ber-go-glio di-mi-sión!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *