PUBLICIDAD

El olvidado ‘statu animarum’, al Vaticano le gusta el papel, primer libro del caso Viganò, el gayrector no se va, obispos africanos.

|

El caso Viganò está más vivo que nunca. Todos los días siguen las referencias a los tres famosos testimonios que han desatado la tormenta y por ahora las aguas no se han calmado.

El National Catholic Register se ha convertido en una referencia imprescindible en la crisis sin precedentes que vive la Iglesia Católica en Estados Unidos. Es la prensa libre que en tiempo real está contando las cosas como son sin intentar adornarlas, ocultarlas o edulcorarlas. Charles Pope es un sacerdotes relevante de la diócesis de Washington que no tiene pelos en la legua y con gran autoridad es capaz de poner los puntos sobre la i. Nos pone al día sobre cómo están las cosas al otros lado del oceano y sobre todo se sorprende de que Viganò hable como una gran preocupación por las almas, suya y de los fieles, tan ausente en los eclesiásticos al uso. En los tiempos preconciliares existía en las parroquias un libro celosamente custodiado por los párrocos y testigo que pasaba al sucesor con gran seriedad y reserva, era el libro «de statu animarum». En el se detallaba con una precisión admirable, que denotaba un conocimiento profundo de los fieles encomendados, de sus almas en cuanto es posible  los humanos. Los párrocos tenían muy claro que su oficio , el de cura de almas, era llevar al cielo a todos sus feligreses y  a ello dedicaban todas sus fuerza divinas y humanas. Hoy por desgracia esto ha desaparecido y en mucho casos se prefiere no saber el ‘statu animarum’ y dormir tranquilo. El prólogo del Catecismo de la Iglesia Católica a día de hoy empieza así : «Padre, esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a tu enviado Jesucristo» (Jn 17,3). «Dios, nuestro Salvador… quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad» (1Tm 2,3-4). «No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos» (Hch 4,12), sino el nombre de Jesús.» Sin duda que para eso existe la Iglesia, si pierde esto, ha perdido su esencia y será despreciada porque no sirve para nada.

L’ Osservatore Romano es el periodico oficial del Vaticano, no confundamos con la Iglesia que tiene muchos otros medias de comunicación. La costosísima edición en papel se utiliza para distribuir entre amigos porque si se vende algo es un milagro. En digital está gratis y ni por esas tiene lectores. Los suscriptores , su quitamos las bibliotecas que quieren completar sus colecciones, se dan de baja a ramilletes por defunción. Se cuantioso déficit, varios millones de euros, se cubre alegremente con las donaciones de los fieles al ‘Obolo de San Pedro’. Hoy nos elogia los periódicos de papel y nos profetiza que el digital no terminará con el papel impreso. Mal consejo en tiempos de ecologismos y respeto a medio ambiente y poca visión de algo que está ya sucediendo. Las ediciones impresas se los periódicos aparecen los las noticias de dos días antes y solo quedan, por ahora, para coleccionistas. Todo el que quiere estar informado en el mundo de hoy no espera a comprar el periódico en el Kiosco de la esquina. El papel impreso en un mundo en extinción a pesar que que cuenta con nostálgicos. No queremos ser maliciosos, pero nos tememos que el papel se controla mejor y en lo digital reina una mayor libertad.

Aldo Maria Valli , su nombre es una autoridad en Italia, nos ofrece un libro entrevista que se titula: «El caso Viganò». Empezamos a contar con bibliografia que reflexiona sobre los ‘recientes acontecimientos’ que siguen esperando las ‘oportunas aclaraciones’. La reunión urgente de febrero, casi marzo, contará con una abundante documentación y no sería raro pensar que lo peor está por llegar.

Recuerdan que hace unos días dábamos con gran gozo la noticia del rector alemán que no seguía en su cargo por su propensiones a abrazar el mundo arco iris. Pues al fin se queda. Los jesuitas, orden a la que pertenece, la congregación romana de educación católica o de lo que queda de ella , el obispo y vete a saber, no quieren mojarse. Visto los previsibles discernimientos sinodales  nadie quiere cargar con el discernimiento antes de ver si se discierne o no otra cosa. Los seminaristas, y sus padres,  tomaran buena nota y posiblemente otros caminos. Al final se irán los normales y quedaran pues esos. Los obispos africanos del sínodo dicen que su problema no son las iglesias vacías , que los jóvenes las llenan y que van a lo que van. Las cabezas pensantes que han liquidado la Iglesia Europea  se están empeñando en exportar la liquidación. Los negros serán negros pero quieren a su iglesia y no están dispuestos a ser tontos.

«He venido a prender fuego en el mundo.»

Buena lectura.

Vaticano approva rettore che benedice i gay

Il Vaticano elogia i giornali di carta: «Il digitale non spazzerà via la carta stampata»

MONS. CHARLES POPE: LA LETTERA DI VIGANÒ È UN GRANDE MOMENTO PASTORALE E LETTERARIO PER LA CHIESA.

Obispo africano preocupado por los padres sinodales que quieren complacer a los medios

Il caso Viganò raccontato in un libro di Aldo Maria Valli. A colloquio con l’autore | di Alessandro Gnocchi

 

 

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “El olvidado ‘statu animarum’, al Vaticano le gusta el papel, primer libro del caso Viganò, el gayrector no se va, obispos africanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.