PUBLICIDAD

El caso Orlandi y los huesos del Vaticano, guerra abierta en la comunicación, el censo de ilegales, los mercaderes del templo.

|

Otro día en que el protagonismo lo acapara el caso Emanuela Orlandi. Sabemos que es un tema que no causa pasiones fuera de Italia, por desconocimiento, pero que encierra dentro toda una cadena de acontecimientos que han marcado la vida del Vaticano en los últimos decenios. Es, sin duda, la desaparecida más famosa de Italia y cualquier noticia que afecta el caso salta inmediatamente a todos los medios.

Ayer se abrieron los dos osarios de cementerio Teutónico de los que nadie parecía conocer su existencia. Así como hace unos días nos encontramos con dos tumbas vacías, y la sorpresa fue el vacío, hoy estamos ante una cantidad enorme de huesos, unos 24 contenedores de gran tamaño. Es lógico que un osario contenga huesos y una tumba restos humanos pero en el Vaticano no se puede dar por descontado que sea así. Veremos los resultados de su estudio pero siempre hemos mantenido que no esperábamos sorpresas. Ahora hemos pasado de la tristeza de no tener ni un hueso para entretenernos a una verdadera orgía.

Esta Specola sigue con mucha atención todo lo que rodea este caso. Podemos afirmar que nuestra información es de muy primera, de primerísima, mano. El malestar dentro de los muros vaticanos es enorme por lo mal que se está gestionando este caso. Nos comentan que el Papa Francisco quiere terminar con este tipo de cosas que nada le interesan pero que quitan protagonismo mediático para las que considera más importantes. El cementerio teutónico se encuentra a pocos pasos de la residencia del Papa Francisco y el descrédito de las instituciones vaticanas está llagando a cotas inimaginables que lleva a pensar que sí se gestionan así los muertos que no se hará con los vivos.

El tribunal único del estado Vaticano, que funciona a las órdenes de la Secretaria de Estado, está entrando en una espiral de acontecimientos que tienen muy poca justificación jurídica. Las caras que veíamos ayer eran la expresión del fracaso. El Vaticano no ha querido entrar en este tema durante decenios, y para una vez que lo hace, nos encontramos con situaciones imposibles. El comunicado oficial de ayer es más que infumable, se permite no dar ninguna explicación lógica a lo sucedido pero se convierte en portavoz de la familia y nos informa de lo contenta que está. Aquí alguien ha perdido el oremus hace tiempo y no lo encuentra. Tornielli es bueno en dar forma a las filtraciones interesadas y precocinadas, y lo ha hecho durante años, pero cómo redactor jefe no da una. Los que bien lo conocen ya nos lo habían anunciado pero queríamos soñar con que quedaba alguna esperanza.

La guerra en los medios  vaticanos es ya abierta y todo apunta a que están ganando los ‘sanegidianos’ y perdiendo los ‘bergoglianos’. No estamos, ni mucho menos, ante el último capítulo y nos quedan meses interesantes por delante que ni la grandiosidad del Amazonas podrá tapar. La presunta lucha entre ‘carcas’ y ‘progres’ es pura ciencia ficción para entretener y despistar al auditorio.  En la jovencísima secretaría para la comunicación silban la balas en todas las direcciones pero los hilos que mueven las marionetas son alargados.

El ministerio del interior italiano, guiado por  Salvini, quiere hacer un censo de los campamentos de ‘rom’ y ya se está abriendo un nuevo enfrentamiento. En la vía Prenestina de Roma se encuentra el campamento ilegal más grande de Europa en donde se refugia gran parte de la delincuencia romana. Todos estamos más que fichados por nuestros gobiernos y basta teclear nuestro nombre, o nuestro número, para que la pantalla del ordenador visualice nuestra vida, no digamos si hablamos de dineros en donde nada de escapa a la eficaz voracidad recaudadora. No es posible que tengamos situaciones de ilegalidad perpetuadas y toleradas durante años. Parece que todos somos iguales pero unos más iguales que otros.

Los alrededores del Vaticano se están poblando de presuntos guías turísticos  que acorralan con sus ofertas a los sufridos turistas que con tal de evitarse la inhumana cola de los museos vaticanos y de la Basílica de San pedro pierden el sentido de la realidad y pagan lo que les pidan. La espera a la intemperie dura demasiado tiempo y el sol de Roma en este periodo es de una agresividad universalmente conocida. Todo esto no puede suceder sin complicidades internas que, en el reino del caos que se ha instalado en el Vaticano, a nadie parece importar. Una de las pocas veces que vemos a Jesucristo enfadado, muy enfadado, es con los mercaderes del templo. La basílica Vaticana a partir de las 9 de la mañana que termina el horario de las Misas habituales se llena de multitud de grupos de turistas con guías bien pagados que llenan las arcas pero desacralizan la mismísima tumba de Pedro. Los alquileres de todo tipo de servicios en el mismo atrio, los negocios de recuerdos por todos los rincones, incluso en el tejado con restaurante incluido, no son el mejor ejemplo de lo que entendemos por lugar sagrado.

Estaremos muy atentos los próximos días a lo que sucede con los huesos pero sobre todo a cómo se mueve este asunto en el complicado mundo de la corte pontificia.

«…andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria.»

Buena lectura

 

Vaticano, caso Orlandi: aperti due ossari

PUBLICIDAD

 Cosa realmente pensano i cattolici cinesi dell’accordo Cina-Vaticano

Caso Orlandi, trovate migliaia di ossa. Nuovo giallo nel cimitero teutonico

Censimento dei campi, i rom contro Salvini: «Non abbasseremo la testa»

Vaticano assediato dai bagarini: business da 20mila euro al giorno

La rivolta dei bergogliani contro il nuovo direttore della Sala Stampa

OSSERVATORE MARZIANO SI SCHIERA NELLA GUERRA IN CORSO IN VATICANO: QUE VIVA BADILLA!

 

2 comentarios en “El caso Orlandi y los huesos del Vaticano, guerra abierta en la comunicación, el censo de ilegales, los mercaderes del templo.
  1. No es que no esté de acuerdo con el mensaje, pero tal vez os recomendaría revisar las faltas de ortografía y tal vez evitar «maldito» como adjetivo para describir a una persona, por muy indigna que pueda ser, porque da la sensación que pierde credibilidad el artículo.
    Espero que se pueda entender mi comentario como una crítica constructiva.
    Fuerza y adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *