PUBLICIDAD

Cuba y el Papa Francisco, ‘Traditiones Custodes’ y Benedicto XVI, el escándalo perpetuo y los hospitales del Vaticano.

|

Es domingo, Roma languidece, el calor nos va llegando y los cielos se oscurecen presagiando tormenta. La piel de la ciudad trasmite lo que sienten nuestras almas y no se recupera la vitalidad de los tiempos prepandemia y no alcanzamos a ver el fin de esta pesadilla. Ángelus en la plaza, fieles con banderas de Cuba y al fin unas palabras del Papa Francisco, primero Alemania, después Sudáfrica y al fin Cuba, ha costado, habla de momentos difíciles, sobre todo para las familias y pide paz, diálogo, solidaridad y sociedad justa, algo es algo. Sabemos que estamos en las manos de Dios y que todo es para bien aunque nos cueste entenderlo, pero Dios nos ha dado nuestras manos para utilizarlas. El pontificado del Papa Francisco declina con prisas alocadas cayendo en el error de pretender dejar las cosas atadas y bien atadas pensando, pobrecitos, que los que vengan detrás mantendrán sus locuras in saecula saeculorum. El llamado espíritu del concilio vaga sin encontrar cuerpos que lo encarnen, y antes de morir, de desaparecer, está dispuesto a aceptar encarnarse incluso en la piara de Gerasa, camino del precipicio.

Muchos artículos sobre el Motu Proprio Traditionis Custodes, del Papa Francisco que derriba lo que Benedicto XVI había querido con el Motu Proprio Summorum Pontificum, que reconocía la legitimidad y la belleza de la forma litúrgica «antigua». Los que asisten a la  misa antigua son despreciados, reducidos a un gueto, apenas tolerados, impedidos de crecer. Los defensores del espíritu del concilio nunca pensaron que el paso del tiempo los fuera borrando del mapa mientras ven crecer lo que tanto odian. Las prohibiciones no suelen dar muy buenos resultados. Benedicto XVI, que celebraba siempre el rito de Pablo VI, supo ver lo que ahora no se quiere ver y ante el crecimiento evidente de la celebración del antiguo rito decidió liberalizarlo. Nadie en su sano juicio puede creer que alguien tendrá un solo segundo de purgatorio por celebrar uno u otro rito, este autorizado o no, pero sí puede comulgar su propia condenación si profana la Eucaristía o maltrata las venerables tradiciones apostólicas. La dignidad en la celebración es lo que se ha perdido y mucho, las improvisaciones, invenciones, deformaciones, desfiguraciones, de esto no se dice nada, se pretende no ver, o viene bien que exista para crear el caos. No cabe duda que ante la vulgaridad de muchas de las celebraciones actuales que justifican todo amparándose en el espíritu del concilio,  son muchos los que huyen como la peste y se refugian en espacios libres de tan malignos espíritus.

Se busca la muerte  por supresión o extinción, según convenga, ensalzar a Benedicto XVI,  para destruir la obra es un monumento al cinismo y a la hipocresía. También la  Amoris Laetitia, cita a Juan Pablo II y Tomás de Aquino para afirmar exactamente lo contrario de su enseñanza. Las decisiones tomadas por el Motu Proprio se fundan en la contradicción como  motor de la historia: «después del Concilio de Trento, San Pío V también derogó todos los ritos que no podían presumir de una antigüedad probada, estableciendo un único Missale Romanum para toda la Iglesia latina», cuando aquí lo único que no tiene antigüedad probada es la última reforma, que solo pueden probar medio siglo de vida. Volvemos a un  régimen de indulto, en el que sacerdotes y fieles deben ser controlados y soportados. La competencia vuelve a manos de los obispos que pueden suprimir los centros donde se celebra en el rito antiguo, pero no podrán erigir otros nuevos.

Benedicto XVI trabajó incansablemente, soportando fuertes resistencias, para que en la Iglesia no hubiera una ruptura interna con lo sagrado para las generaciones antiguas, pretendía  que todos aquellos fieles que vivieron el impacto de las reformas, autorizadas o no, de los años setenta, se sintieran como en casa, en la Iglesia, apreciando su fidelidad y seriedad e involucrándolos en un servicio a la Iglesia. Francisco corta cualquier puente con esa herencia, que usa a voluntad,  solo para argumentar sus razones,  los mete en un gueto, apenas tolerándolos, cuestionándolos e impidiendo que crezcan y se multipliquen.

Burke sale en defensa de estos fieles: «Si bien algunos creyentes pueden tener «ideas equivocadas»,  los que aman la tradición en general «tienen un profundo amor por la Iglesia y sus pastores» y «no se reconocen de ninguna manera en una ideología cismática o sedevacantista». Si realmente existen situaciones «de actitud o práctica contrarias a la sana doctrina y disciplina de la Iglesia, estas deben ser abordadas individualmente por los pastores de la Iglesia, por el pontífice romano y por los obispos en comunión con él». «dada la drástica naturaleza de la legislación, parecería correcto dar un relato detallado del resultado de la investigación, que también verifique el carácter científico de la propia investigación». Conozco a muchos obispos muy cercanos a los fieles que practican el usus antiquior y a los sacerdotes que les sirven. Espero que ellos también se hayan escuchado a través de la encuesta ”. «Rezo para que los fieles no sucumban al desánimo que necesariamente genera tal dureza, sino que perseveren, con la ayuda de la gracia divina, en el amor de la Iglesia y de sus pastores ”.

Y pasamos el capítulo del escándalo perpetuo en que vivimos. Becciu sabe muy bien, el mismo lo ha hecho, que los juicios del Vaticano empiezan y terminan en la condena de los chivos expiatorios en los medios de comunicación, la sentencia, cuando llegue, será parcial y poco creíble, las penas ya están puestas y solo queda justificarlas de alguna manera. Los procesados ya han sufrido la perdida de sus puestos y carreras antes de contar con hechos demostrados y juzgados, el mismo Becciu puede peder poco más. Al sistema Vaticano le encanta crear enfrentamientos en la prensa entre los implicados, que se tiren los trastos, y así pasar ellos como la sensatez y la moderación. Entendemos que no es plato de gusto para los acusados el ser utilizados como actores involuntarios y mal pagados para cubrir las vergüenzas de otros. Becciu lo sabe muy bien y ahora le toca al otro lado, antes era todo, hoy es un estorbo.

Becciu ha puesto una demanda contra los autores del artículo: «El feudo de Ozieri le costó a la Iglesia al menos 1,4 millones» alegando»distorsiones de la realidad muy graves y difamatorias». Recuerda que  “la única acusación formalizada por los Promotores de Justicia, un órgano unilateral de acusación que aún no se ha medido con las defensas ni con la Corte, es el cobro de 225.000 euros, a lo largo de siete años, por parte de Caritas y no la imaginaría de  ‘casi 3 millones’ «, se especifica que» estas contribuciones caritativas, no gestionadas por el cardenal sino de forma autónoma por la Diócesis de Ozieri y por la Caritas local, han sido utilizadas en proyectos con vocación social, cuyo mérito pronto tendremos la facilidad de manifestarnos ante la Corte, disipando esas campañas de difamación de una vez por todas ”.

Sigue dando que hablar la prohibición de la congregación del Clero de la práctica terapias reparadoras que muchos católicos han aceptado, incluidos sacerdotes y religiosos. El cardenal Stella invitó a los obispos a investigar a los sacerdotes y seminaristas que habían participado en las actividades de la asociación. El tema es importante porque por primera vez el Vaticano sienta un precedente para otros países y situaciones.

Seguimos con noticias que denotan la descomposición de la importante red de hospitales del Vaticano y de instituciones católicas en Italia. El Fatebenefratelli de la Isla Tiberina es todo un símbolo en Roma y está sobre la mesa  la oferta de la Familia Rotelli  por 200 millones.  Desde Roma a Olbia pasando por Bangui, el Gemelli y sus hospitales, todo se llena de sombras sobre el dinero destinado a los hospitales pediátricos. En el proceso Becciu aparecen dudas sobre el destino del concierto de Baglioni en el Vaticano para recaudar fondos para un hospital en Bangui. El Banbino Gessu es noticia recurrente sobre sus prácticas sin control al ser un hospital que se asienta en territorio vaticano fuera de los estrictos controles de la comunidad europea.

En esta Iglesia cada vez más perdida y confundida, en este declive del pontificado del Papa Francisco, recordamos algunas intervenciones de Joseph Ratzinger, sin duda un hombre del concilio, no así los demás: «Me sentí consternado por la prohibición del misal antiguo, ya que tal cosa nunca había ocurrido en toda la historia de la liturgia. Se dio a sí mismo la impresión de que esto era completamente normal. «Pío V  se había limitado a hacer reelaborar el misal romano entonces en uso, ya que en el curso vivo de la historia siempre había sucedido a lo largo de los siglos … sin contrastar jamás un misal con otro. Siempre ha sido un proceso continuo de crecimiento y purificación, en el que, sin embargo, la continuidad nunca se destruyó … Ahora en cambio… «, » la promulgación de la prohibición del misal que se había desarrollado a lo largo de los siglos, desde la época de los sacramentales de la Iglesia antigua, provocaron una ruptura en la historia de la liturgia, cuyas consecuencias sólo pueden ser trágicas … el antiguo edificio se hizo pedazos y se construyó otro».

«Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor.»

Buena lectura.

 

Venezia, 17 luglio. Monsignor Viganò / Di fronte all’apostasia della fede, prendiamo l’armatura di Dio
Vendita Gemelli, lo “Stop” di Toma: il governatore scrive alla Cattolica
Processo Becciu, quasi 3 milioni a Diocesi di Ozieri/ “Nessuna natura caritatevole”
Papa Francesco cancella Ratzinger, Antonio Socci: l’errore che toglie libertà alla Chiesa e provocherà nuove divisioni
Dopo “Traditionis custodes” / Burke: “Davanti a tanta durezza i fedeli non cedano allo scoraggiamento”
Abusi sessuali su minori. Prete ai domiciliari: otto bimbi lo accusano
Tra Bergoglio e Ratzinger, cosa significa l’abbandono della messa in latino
Papa Francesco cancella la messa in latino. Nuova polemica in Vaticano
Il Papa decreta la condanna a morte della Messa antica
Comunicato stampa nell’interesse del Cardinale Giovanni Angelo Becciu

La mannaia del Papa. Francesco cancella la messa antica in latino e apre l’ennesimo fronte interno. Evitabile
L’ospedale isola Tiberina, eccellenza a rischio
Una decisione storica, il Vaticano vieta ai vescovi di appoggiare le terapie riparative
De Summorum pontificum a Traditionis custodes, o de la reserva al zoológico
Il cardinale Becciu ribatte alle accuse (false) dei giornali

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
4 comentarios en “Cuba y el Papa Francisco, ‘Traditiones Custodes’ y Benedicto XVI, el escándalo perpetuo y los hospitales del Vaticano.
  1. Francisco se ha equivocado totalmente, y su limitación de la misa antigua es nulo, inexistente por ir conta la tradición.

    Pero eso se arregla muy fácilmente, con dinero. Los que quieran la misa antigua reblandecerán las resistencias mitradas allá donde los de la misa antigua tengan potencia económica. Nada más. No deja de ser el documento una especie de simonía: «Vista gorda a cambio del dinero, que hoy con el covid escasea.», que no deja de ser lo mismo que hacían los progres en sus buenos tiempos. No hay obispo que resista un cañonazo de oro. Y si alguien dice «no puede ser», le contaré casos de movimientos que se han movido con libertad de movimientos una vez pasado por caja.

    «A partir de ahora no habrá más creaciones de nuevas parroquias para los fieles que quieran la Misa Tradicional»: parroquias no, pero usar otras parroquias sí, pagando.

    «En los lugares donde esté autorizado el Misal de 1570/1962 de Juan XXIII, las lecturas de la Misa se proclamarán en lengua vernácula»: se harán en latín y en vernácula, nada lo impide, será una misa algo más larga pero nada más: el latín es útil porque es una lengua universal.

    «Los sacerdotes ordenados después de la publicación del presente Motu Proprio, que deseen celebrar utilizando el Misal Romano de 1962, deben presentar una solicitud formal al obispo diocesano, quien consultará a la Sede Apostólica antes de otorgar esta autorización. Los sacerdotes que ya celebran según el rito antiguo deben solicitar al obispo la autorización para seguir disfrutando de esta facultad.»: Pagando las solicitudes son al segundo. Una muestra de paranoia e hipercentralismo romano antisinodal: ¿De veras que más de 4.500 obispos mundiales van a estar enviando cientos de solicitudes a Roma? ¿Se han vuelto locos para sólo celebrar un rito antiguo y propio de la Iglesia, el damasceno-gregoriano? La estupidez los domina…

    Una contradicción incoherente: el 1 dice que la misa nueva es la única, y el 2 dice que no, que se permite la misa antigua con restricciones, y que hay dos misas, la nueva y la antigua:

    Art. 1. Los libros litúrgicos promulgados por los Santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, de conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, son la ÚNICA expresión de la lex orandi del Rito Romano.

    Art. 2. El obispo diocesano, como moderador, promotor y custodio de toda la vida litúrgica en la Iglesia particular que le ha sido confiada, es responsable de regular las celebraciones litúrgicas en su propia diócesis. Por tanto, es de su exclusiva competencia autorizar el uso del MISSALE Romanum de 1962 en la diócesis, siguiendo las directrices de la Sede Apostólica.

    El art. 3.1 es un acto que viola la libertad de conciencia y expresión garantizado por la Lex Ecclesiae Fundamentalis (canon 212 CDC).

    La misa nueva:

    a) sí es reformable, reversible y derogable

    b) el Concilio Vaticano II nunca jamás pidió hacer estas demenciales limitaciones al rito antiguo, que es según la Sagrada Tradición, y su celebración la dejó libre e irrestricta de límites, condiciones, requisitos, represalias, coacciones y coerciones formales, que son demoníacas, pues limitan la salvación de las almas y el principio de misericordia del canon 1743 CDC, único fin supremo.

    c) La misa nueva la aprobó Pablo VI en 1969, con Bugnini y otros (con sus graves defectos), NO la aprobó el Concilio Vaticano II que acabó el 1965.

    d) La misa nueva es una misa luterano-anglicana, basada en lo social, lo comunitario, lo humano antropológico y sus inventivas, con el cura de cara al pueblo, no todos de cara a la cruz, y carece de unción, devoción, espiritualidad y recogimiento, causando la gran crisis actual. Eso no puede amordazarlo Francisco, no, ni hablar…

    e) La misa nueva sigue la estructura general de la misa anglicana de 1549, no en la misa antigua Vetus Ordo de 1570, como se puede ver en la redacción dada por el arzobispo anglicano Cranmer en su The Book of Common Prayer, edición 1549, THE SUPPER OF THE LORDE AND THE HOLY COMMUNION, COMMONLY CALLED THE MASSE.

    f) La misa nueva tiene graves defectos:

    i. El canon romano o plegaria eucarística I es el canon romano de 1570 totalmente mutilado

    ii. La plegaria eucarística II es una supuesta reconstrucción hipotética de un rito fósil del siglo III, abandonado por la Iglesia, que es el rito de San Hipólito

    iii. Las plegarias eucarísticas III, IV y Va/b/c, las plegarias eucarísticas de reconciliación I y II, y las plegarias eucarísticas I, II y III para los niños, son un monstruo de Frankenstein hecho de reunir ritos diversos e invenciones litúrgicas

    g) No se niega la validez y licitud de la misa nueva, pues Dios suple lo que falta, pero la misa nueva ha fracasado totalmente, carece de tradición alguna, es de base luterano-anglicana, y debe ser derogada: pragmática mente el invento ha sido inútil y gravemente perjudicial para la Iglesia, por ello ha de ser derogada. Y esta libertad de hablar no nos la sacará ninguna dictadura papólatra.

    El documento, observado con objetividad, crea un ridículo Estado Policial y un Estado de Excepción para un solo rito de los más de 30 que hay en la Iglesia entre latinos, orientales y religiosos, una misa que es ultraminoritaria, y es un golpe contra la unidad del ecumenismo, pues avisa que no hay ningún rito con inmunidad de violación por parte del Papa, el cual se sitúa al nivel de la divinidad, con poder arbitrario y discrecional ilimitado e infinito: aquí sí que no hay sinodalidad. Véase como se crea un sutil comisario político:

    Art. 3.4. Nombrar un sacerdote que, como delegado del obispo, se encargue de las celebraciones y de la pastoral de dichos grupos de fieles. El sacerdote es apto para este oficio, es competente para utilizar el Missale Romanum antes de la reforma de 1970, tiene un conocimiento de la lengua latina que le permite comprender plenamente las rúbricas y los textos litúrgicos, está animado por una viva caridad pastoral, y sentido de comunión eclesial. De hecho, es necesario que el sacerdote encargado se preocupe no sólo por la celebración digna de la liturgia, sino también por la atención pastoral y espiritual de los fieles.

    Habrá un inédito sistema de censura, control e intervención sin criterios objetivos, previsibles, neutrales, no discrecionales y no arbitrarios, sin posibilidad de recurso o revisión o queja:

    Art. 3.5. En las parroquias personales erigidas canónicamente en beneficio de estos fieles, efectuará una evaluación adecuada de su utilidad real para el crecimiento espiritual, y evaluará si las mantendrá o no.

    Aparece una despótica, totalitaria y dictatorial medida en contra de la libertad de los hijos de Dios, que no tiene ningún rito, como si fuera un rito perverso:

    Art. 3.6. Se cuidará de no autorizar la constitución de nuevos grupos. (Se pueden crear nuevos grupos, pero el obispo puede prohibir desde la promoción hasta la creación)

    Ello se une al hipercentralismo estilo Stalin-URSS, donde Moscú quiere saberlo todo, controlarlo todo, autorizarlo todo, castigarlo todo, machacando toda la libertad de los fieles: prohibidas nuevas parroquias, prohibiciones y límites a las órdenes, diócesis y fieles, curas comisarios políticos, censura previa y posterior, informes desfavorables vinculantes, arbitrariedad y discrecionalidad despótica, sistema de concesiones, permisos y comunicaciones jerárquicos, burocratizados y centralizados en Roma, sistema de castigos y coerciones…

    1. «La plegaria eucarística II es una supuesta reconstrucción hipotética de un rito fósil del siglo III, abandonado por la Iglesia, que es el rito de San Hipólito» Sí, pero en realidad La Traditio Apostolica no es del inico siglo III sino probablemente del siglo IV y de Alejandría, no Roma. Además, la palabra «sacrificio» no aparece en esta plegaria. Es más, estudios más recientes manifiestan que hay mucha duda sobre quién era el Hipólito consdierado autor de la Traditio Apostólica. No parece que haya sido Hipólito, el primer Anti-Papa, (caracterizado por su «rigidez»), de la historia de la Iglesia, aunque se considera que se arrepentió cuando estaba en las minas de Cerdeña.
      Bugni incorporó a seis liturgistas protestantes en la comisión que produjo el Novus Ordo. Louis Bouyer, en su autobiografía afirma que los que formaban parte tal comisión tenían poca idea de la verdadra liturgia. Hay que decir que el P. Bouyer era un gran teólogo y liturgista. Afirma también que Bugnini y compañía mintieron al Papa Pablo VI sobre lo que estaban haciendo. O sea, fue toda una chapuza.
      Yo he sido profesor de latín en seminarios. Lo que sucede es que han metido un sin fin de temas como la sociología y otras que no dejan tiempo para que los seminaristas, que apenas tienen idea de la gramática aprendan bien el latín, aunque han tenido interés. Era «cumplimiento» o sea, «cumple y miente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.