PUBLICIDAD

Un imprevisto para el Papa en Magliana: Los Franciscanos de la Inmaculada

|

manelliEl icono de María «Salvación de los pueblos de Roma» es el predilecto del papa Francisco. Tan predilecto que su primer acto como papa lo ha dedicado a ella, yendo a venerarla a la basílica de Santa María la Mayor la mañana después de su elección. De Sandro Magister en su blog Settimo Cielo, traducido por Infovaticana Pero, por supuesto, Jorge Mario Bergoglio no esperaba recibir una copia del icono de las manos de los esposos Pío y Annamaria Manelli, padres de nueve hijos, de los cuales dos hermanos y cuatro hermanas pertenecen a los Franciscanos de la Inmaculada. Esto ocurrió el domingo 6 de abril al final de la misa celebrada por Francisco en la parroquia de San Gregorio el Grande en la Magliana. En esta parroquia de la periferia son tan de casa los Manelli que el 30 de octubre pasado el padre Stefano Manelli, el fundador de la Congregación, celebró aquí sus 58 años de sacerdocio, junto con un gran número de monjes y monjas de los Franciscanos de la Inmaculada, autorizados para ello por el padre Fidenzio Volpi, Comisionado exterior al que la Santa Sede ha delegado el mando de la congregación. Sí, porque el comisariado de los franciscanos de la Inmaculada – con la decapitación de todos sus líderes – es uno de los actos que han caracterizado el comienzo del reinado de Francisco, incluida la prohibición impuesta sobre ellos para celebrar la misa según el rito romano antiguo. Un comisionado todavía inexplicable, dado el fervor de la joven congregación, la abundancia de vocaciones y el raro espíritu de obediencia, incluso en la prueba. Quien presentó al Papa a los padres Manelli fue el párroco de San Gregorio Magno, porque – dijo – «tener una familia numerosa en la parroquia hoy es un regalo, y si encima esta familia tiene en ella tantos sacerdotes y monjas se convierte en una fuente de orgullo que no puede ser escondida». Cara a cara con el Papa, los cónyuges Pío y Annamaria -esta última pintora del icono- le dijeron: «Santo Padre, tenemos nueve hijos, seis de los cuales están consagrados entre los franciscanos de la Inmaculada. Os rogamos, sacarlos de las tumbas «. A lo que el Papa Francisco – que en ‘ la homilía de la Misa había hablado de Jesús que saca de los sepulcros no sólo a Lázaro, sino a todos los difuntos – «un poco sorprendido sonrió, les acarició y les dijo:»pronto, pronto». Qué significa este «pronto» no se conoce. Los más optimistas confían en un final pacífico e inminente del comisariado.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.