PUBLICIDAD

La prudencia vaticana y la franqueza del obispo de Trípoli

|

Coptos

Durante el consistorio del 20 al 23 de febrero se publicó un comunicado que comenzaba:

«El Santo Padre y los Cardenales han elevado al Señor una oración especial por los muchos cristianos que, en diferentes partes del mundo, son cada vez más víctimas de actos de intolerancia o persecución … por causa del Evangelio.»

Por Sandro Magister en su blog Settimo Cielo

Pero más adelante, en el mismo comunicado, se hizo esta aclaración:

«Muchos de los conflictos actuales se describen como religiosos en la naturaleza, a menudo subrepticiamente enfrentando los cristianos y los musulmanes, si bien principalmente las raíces de los conflictos tienen naturaleza étnica, política o económica.»

Se trata de una aclaración, esta, utilizada a menudo por miembros de la Iglesia. Y está claramente tomada por razones de prudencia.

Unos días más tarde, sin embargo, un obispo de Libia rompió con los convencionalismos y dijo exactamente lo contrario:

Un despacho del 25 de febrero de » Fides «, la agencia de la Congregación vaticana de Propaganda Fide, informó que monseñor Giovanni Innocenzo Martinelli, Vicario Apostólico de Trípoli», excluye la posibilidad de que haya motivaciones políticas o económicas detrás de la masacre: «Esta es la obra de fundamentalistas que quieren derramar la sangre de víctimas inocentes. Los coptos ortodoxos han sido durante mucho tiempo su objetivo «.

La masacre a que se refiere Martinelli tuvo lugar el 23 de febrero en Benghazi, Cirenaica, y tenía siete trabajadores como víctimas de la confesión ortodoxa copta egipcia.

Los siete fueron sacados de sus casas por hombres armados y sus cuerpos fueron encontrados al día siguiente, a las afueras de la ciudad. Las víctimas fueron asesinadas a golpes, Balazos en el pecho y la cabeza. El Vicario Apostólico de Bengasi ha recuperado los cuerpos de las víctimas y luego los entregaó a la comunidad copta.

A nivel mundial, el último informe de la Investigación Pew sobre la presencia de conflictos religiosos en varios países, publicado en enero, registró un aumento neto de conflicto, que en 2012 se incrementaron en un 33 por ciento de los 198 países encuestados, frente al 29 por por ciento en 2011 y 20 por ciento en 2007.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.