PUBLICIDAD

Francisco y el cisma de Alemania. Crónica de una pesadilla

|

El de la Amazonia es el segundo sínodo consecutivo en el que Francisco desilusionó las expectativas de quienes esperaban las innovaciones que él mismo, el Papa, había hecho presagiar.

En el sínodo del 2018 sobre los jóvenes, la cuestión sobre la que se habían concentrado las expectativas y las controversias fue la homosexualidad. El documento base de la discusión, en su parágrafo 197, admitía explícitamente un posible cambio de paradigma en el juicio sobre las “parejas homosexuales”.

Pero no pasó nada. Con el sínodo reunido, Francisco impuso y obtuvo el silencio sobre el argumento. No se habló una sola palabra, ni en las discusiones en el aula ni en el documento final, ni mucho menos en la exhortación pontificia postsinodal “Christus vivit”. Así, el de los jóvenes – vaciado de su único ingrediente picante – se convirtió en el sínodo más inútil y aburrido de la historia.

Al año siguiente, con el sínodo sobre la Amazonia y sobre todo con lo que siguió a continuación, la decepción de los innovadores ha sido todavía más fuerte.

Porque esta vez hubo discusión en el sínodo sobre el cambio más esperado y confrontado, que era la ordenación de los varones casados. En el documento final la propuesta se aprobó con más de dos tercios de los votos. Y todavía en los primeros días de enero muchos estaban seguros de que Francisco la iba a hacer propia y la iba a autorizar, en la exhortación postsinodal que se esperaba de un día para otro.

Pero después llegó, en una valiente defensa del celibato sacerdotal, el libro bomba del Papa emérito Benedicto XVI y del cardenal Robert Sarah, recibido por los innovadores como un presagio funesto.

Y de hecho ha caído poco después como uno un gélido imprevisto la exhortación postsinodal “Querida Amazonia”, con el silencio total de Francisco sobre el tema. Para tener encendida una luz tenue, a los innovadores no les quedó sino aferrarse a las pocas líneas introductorias en las que el Papa invita a “leer íntegramente” también el documento final del sínodo, del cual “Dios quiera que toda la Iglesia se deje enriquecer e interpelar”, y recomienda que “los pastores” de la Amazonia “se empeñen en su aplicación”.

Pero aparte de este último resquicio descascarado dejado por Francisco a disposición de los innovadores, ¿qué impulsó al Papa a estas reiteradas frenadas en materias sobre las que se había mostrado previamente dispuesto a innovar?

La respuesta hay que buscarla en Alemania.

*

El pasado 1 de diciembre comenzó en Alemania un “camino sinodal” que apunta declaradamente, en el transcurso de dos años, a dejar de lado la norma del celibato, a conferir el Orden Sagrado a las mujeres, a bendecir las uniones homosexuales y a democratizar el gobierno de la Iglesia.

Con respecto a los sacerdotes casados y a los ministerios femeninos, el sínodo alemán se había enfocado en el Sínodo de la Amazonia como pionero. Si las aperturas, aunque fueran mínimas, sobre ambos temas hubieran venido desde allí, el camino habría sido pavimentado para replicarlas y expandirlas también en el corazón de Europa.

El papa Francisco lo sabía. Y había hecho mucho, el año pasado, para llamar al orden a la Iglesia Católica de Alemania. Pero sin éxito. El doble silencio mantenido por él sobre los sacerdotes casados y sobre las mujeres diáconos en la Amazonia fue visto en Alemania y en otras partes como un paso ulterior llevado a cabo por el Papa para frenar el trayecto de la Iglesia alemana hacía una autonomía cada vez más acentuada.

Las primeras reacciones en Alemania frente a este doble silencio del Papa han sido de decepción, pero también de reconfirmación desafiante de la voluntad de avanzar. El cardenal Reinhard Marx (en la foto), arzobispo de Múnich y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, volvió a apreciar las aperturas del sínodo amazónico a los sacerdotes casados y a la ordenación de las mujeres, dijo que el Papa no tomó “decisiones concretas” en la materia – es decir, no ha prohibido, sino sólo ha callado – y en consecuencia “esta discusión continúa”.

Entre los obispos alemanes Marx es el cabecilla de los innovadores. Pero hay que tener presente que en el sínodo participan, con igual derecho de voto, no sólo los 69 miembros de la Conferencia Episcopal, sino también otros exponentes del Comité Central de los Católicos Alemanes (ZDK), más varios representantes de las órdenes religiosas, de los diáconos, de las facultades de teología, de los movimientos, constituyendo un total de 230 miembros.

Y a favor de los cambios hay una mayoría abrumadora. Entre las poquísimas voces laicas disidentes estaba la teóloga Marianne Schlosser, condecorada en el 2018 con el Premio Ratzinger, quien renunció al sínodo el pasado 21 de diciembre. Mientras que entre los obispos los opositores se cuentan con los dedos de una mano. El más visible es el cardenal Rainer Maria Voelki, arzobispo de Colonia, que muchas veces denunció el peligro de un cisma.

Ciertamente, entre los opositores hay también otros tres cardenales alemanes. Pero por razones de edad o de rol ellos no participan en el sínodo. Son los cardenales Gerhard Müller, Walter Brandmüller y Paul Josef Cordes. Sobre todo los dos primeros no se cansan de denunciar las derivaciones cismáticas del sínodo en curso. Hace pocos días, en una entrevista publicada en “Die Tagespost”, íntegramente traducida al inglés en “LifeSite News”, Brandmüller lo ha acusado de querer crear una nueva Iglesia regional protestante, sobre las huellas de Lutero.

Pero ninguno de estos tres cardenales jamás ha sido particularmente apreciado y escuchado por Francisco. Pero el que puso en alerta al Papa ha sido otro purpurado alemán, residente en Roma, éste sí muy estimado por él y con fama de reformador, el cardenal Walter Kasper, de 87 años, protagonista entre el 2014 y el 2016 de la operación con la que – a través de un consistorio cardenalicio y dos sínodos bien manipulados – Francisco le ha dado el nihil obstat a la Comunión a los divorciados que se han vuelto a casar.

*

El intento del papa Jorge Mario Bergoglio de domesticar al sínodo alemán se llevó a cabo en muchas etapas, las primera de las cuales fue cuidadosamente reconstruida por Lucas Wiegelmann en un artículo publicado a finales del 2019 en Alemania en “Herder Korrespondenz” y en Italia en “Il Regno”.

La primera etapa se manifiesta en la primavera pasada. Los belicosos anuncios provenientes de los Alpes y los preocupantes informes del nuncio en Alemania, Nikola Eterovic, inducen a algunos jefes de curia de alto nivel a hacer presión sobre el Papa para convencerlo de la gravedad de lo que está en juego y de la necesidad de ponerle remedio.

Los que se mueven en esta dirección son los cardenales Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Beniamino Stella, prefecto de la Congregación para el Clero y Pietro Parolin, secretario de Estado.

Se confió a Ladaria la tarea de reunirse con el Papa y sugerirle que escribiera una carta de advertencia a la Conferencia Episcopal Alemana. Francisco recibe la propuesta, pero en vez de escribirle solamente a los obispos decidió redactar una carta abierta a todo “el pueblo de Dios que está en Alemania”.

Y llegamos a la segunda etapa. Para escribir esta carta, en junio el Papa le pide ayuda al cardenal Kasper. El encuentro entre los dos – como Kasper lo ha contado después en una entrevista publicada en “Herder Korrespondenz” – es de un horizonte amplio, sobre la situación general de la Iglesia en Alemania. Bergoglio redacta la carta en su propia lengua nativa, el español, y la confía al cardenal Ladaria para que la haga traducir al alemán. El 29 de junio se hace pública la carta, en la que se insiste muchísimo sobre la exigencia primaria de “evangelizar”, en vez de seguir modernizaciones “funcionales” que poco o nada tienen que ver con la misión propia de la Iglesia.

Pero el efecto no es el esperado, como el mismo Kasper reconoció con preocupación: “En Alemania la carta ha sido muy apreciada, pero después se la puso aparte y se continuó como ya se preveía. Pero sin la renovación de la fe cualquier reforma estructural, no importa cuán bien intencionada sea, no va a ninguna parte”.

El Papa no se rinde y – tercera etapa – vuelve a la carga a través del cardenal Ouellet. Habiendo leído con preocupación el borrador de los estatutos del sínodo, preparado en Alemania en el verano, el prefecto de la Congregación para los Obispos, con el transparente mandato de Francisco, dirige al cardenal Marx – como presidente de la Conferencia Episcopal Alemana – una carta muy severa, fechada el 4 de setiembre, pero que llega a destino el 13 de ese mes.

Para que la reprimenda fuera menos eludible, la carta de Oullet es acompañada por un “Parere” jurídico del Pontificio Consejo de los Textos Legislativos, en el que entre otras cosas se especifica que las cuestiones en discusión en el sínodo se refieren no sólo a Alemania, sino a la Iglesia universal, y en consecuencia “no pueden ser objeto de deliberaciones y de decisiones de una Iglesia particular, sin contradecir a cuanto ha expresado el Santo Padre”.

En respuesta, Marx y Thomas Stenberg, el presidente del ZDK, se limitan a agradecer públicamente al Papa por su carta del 29 de junio. El 20 de setiembre Marx es recibido en audiencia, en Roma, tanto por Francisco como por el cardenal Oullet, y declara que “en ambos casos las conversaciones se desarrollaron en el marco de un diálogo constructivo”. En realidad, el estatuto del sínodo se ajusta un poco. Todos tendrán igualdad de voto, pero la decisión última corresponderá únicamente a los obispos. Y en cuanto a las “deliberaciones cuyos temas son de competencia normativa de la Iglesia universal, ellas serán transmitidas a la Sede Apostólica”.

Pero en Roma continúan desconfiando. Antes y durante el sínodo amazónico de octubre, dos de los cuatro altos dignatarios de la curia que fueron los primeros en haber alarmado al Papa, los cardenales Ouellet y Stella, se pronuncian públicamente para que se mantenga intacta la norma del celibato, dando a entender que tienen a Francisco de su parte.

Y así ocurrió. En la exhortación postsinodal “Querida Amazonia” el Papa calla totalmente respecto a este argumento explosivo. Es la cuarta y hasta ahora última andanada de su bombardeo contra las temidas derivaciones del sínodo alemán.

Pero no será la última, vista la tendencia para nada tranquilizadora – para Roma – de la primera sesión del sínodo, llevada a cabo en Frankfurt, desde el 30 de enero al 1 de febrero.

Que la preocupación de Francesco sigue siendo seria lo prueba también la amistosa tarjeta autógrafa que escribió el 12 de febrero a Müller, el cardenal con quien tuvo reiterados conflictos – hasta despedirlo en el 2017 como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe – y que jamás ha escatimado críticas a este pontificado, pero que también es uno de los censores más implacables del sínodo alemán.

“Querido hermano”, escribió el Papa a Müller, “muchas gracias por el libro ‘Il papa, missione e dovere’ [El Papa. Misión y deber] y por el documento sobre la exhortación ‘Querida Amazonia’, que me ha gustado”.

El “documento” que tanto “gustó” a Francisco es un comentario publicado el 12 de febrero en el “National Catholic Register”, en el que el cardenal aprecia vigorosamente la reconfirmación de la norma del celibato hecha por el Papa, totalmente opuesta a las expectativas de los innovadores alemanes.

En cuanto a la tormenta» title=»https://www.diakonos.be/settimo-cielo/le-silence-de-francois-les-larmes-de-ratzinger-et-sa-declaration-jamais-publiee/\»>tormenta» target=»_blank»>https://www.diakonos.be/settimo-cielo/le… que estalló en torno al libro del Papa emérito Benedicto XVI y del cardenal Sarah, de apología del celibato, cabe señalar que la furiosa agresión contra los dos autores fue conducida por hombres y periódicos del área de Bergoglio, pero ha recibido solamente un comentario oficial atribuible al papa Francisco, que es la nota firmada por Andrea Tornielli en «L’Osservatore Romano» del 14 de enero, destinada en su totalidad a evidenciar una perfecta armonía, en materia del celibato, entre el Papa emérito y el Papa reinante.

Aquí también con el cisma germánico de fondo, que no se lo menciona pero que es siempre inminente.

11 comentarios en “Francisco y el cisma de Alemania. Crónica de una pesadilla
  1. La cuestión es, menos que más, lo que dice Magister: “desilusionó las expectativas de quienes esperaban las innovaciones que él mismo, el Papa, había hecho presagiar” Aunque el Papa Francisco había dicho claramente que él no aprobaría los sacerdotes casados. Dándole vueltas me recuerda dos parábolas evangélicas. La del buen pastor que abandona el rebaño para ir tras la oveja perdida. Parece que el Papa ha ido tras la oveja perdida. Y la parábola de dejar crecer la cizaña hasta el momento adecuado para cortarla. ¿Cuándo hay que cortar la cizaña? Un misterio.

    Extraña que el análisis de Magister se fija sólo en lo que sucede en esa alucinante Iglesia en Alemania. Le falta un componente esencial: el poder jesuítico. Lo mismo que ha dicho el cardenal Marx lo ha hecho el jesuita cardenal Czerny. Y este en el Vaticano, en la presentación de “Querida Amazonía”, como señalaba Wanderer y, no se sabe porqué, quiere olvidar Magister. Desde España se ve clarísimo que el poder jesuítico -¿hay alguno mayor? – ha presionado al Papa para que aprobara los sacerdotes casados, no hay más que leer RD, propagandistas de Deusto. Así como su posterior frustración e interpretación maliciosa, en la misma línea del jesuita cardenal Czerny y de Marx.

    Magister presenta como presionando contra la ordenación de casados a personas que, que se sepa, no han hecho nada. Como el cardenal Pietro Parolin, experto en Venezuela y en Calvo y Sánchez. ¿Por qué lo hace? ¿por qué salva a Parolin? No se ve porqué le mete en el mismo saco del cardenal Ouellet, que de este sí hay manifestaciones y pruebas públicas que se ha opuesto.
    La no presentación a la reeleción del cardenal Marx, un par de días antes de la Querida Amazonía, presagiaba el sentido de esta y de que iba conjunto.

    Por otro lado, sin conocer casi nada de la Iglesia en Alemania, ¿cuál es la relación de los pre cismáticos en Alemania y los jesuitas? Por la vía política tenemos al general de los jesuitas Sosa en estrecha relación con la canciller Merkel. Así decía Sosa en abril de 2017: “No me sorprende que Angela Merkel haya sido el líder más valiente y visionario de Europa” Olé las migraciones masivas forzadas al estilo stalinista, tó pa el pueblo que diría en ruso Stalin.

    Hoy mismo tenemos a los jesuíticos de RD –“pequeño grupito que hace daño” en definición de Francisco para los acusadores del caso Romanones en Granada- con sus métodos habituales, alentando una acusación contra el Papa emérito Benedicto XVI, por una televisión alemana, en el caso de uno acusado de abusos. Retransmisiones jesuíticas desde Alemania. No hace falta mucha imaginación para esperar nuevos y más fuertes “informaciones” contra el Vaticano por no aprobar curas casados y otros asuntos político amazónicos. Son sus métodos. Y tienen pluralidad de acólitos de todos los colores.

    1. Entrevista al general de los jesuitas Sosa. A ver si sale el enlace.

      Arturo Sosa, S.J.: “Necesitamos la fe que da la audacia de buscar lo imposible” 5 ago. 2017

      http://www.teologiahoy.com/secciones/espiritualidad/arturo-sosa-s-j-necesitamos-la-fe-que-da-la-audacia-de-buscar-lo-imposible

      Para que los millones de forzados emigrantes venezolanos le corran a gorrazos hasta lo más recóndito del amazonas venezolano. Él tan pancho haciendo cuadrítos, como sus amigos de la escuela de negocios de Deusto. Business is business, as usual.

  2. Me ocupo de la evangelización por medio de mis comentarios y digo ciertas cosas que muchos sacerdotes, teólogos y obispos ocultan al pueblo de Dios, y así como en la primera Venida, Jesús les reprochaba a los doctores y escribas ese no dar ciertos conocimientos al Pueblo para que reconozcan en Él al Mesías y a Dios así también estos sacerdotes, teólogos y obispos, lamentablemente, por miedo o por aplicar la Realpolitik dentro de la Iglesia ocultan ciertas verdades al Pueblo que serán necesarias en la Segunda Venida. Una de las verdades que están ocultando es que hay muchas cosas que se estuvieron haciendo muy mal en la Iglesia terrenal desde hace más de trescientos años: la primera es impedir que existan partidos políticos con el nombre de «católico» que impidió que existieran gobiernos católicos y que destruyó la cristiandad con el auge de la democracia, por temor a que los católicos se dividieran en distintos partidos políticos católicos lo obligaron a que se dividieran en distintos partidos políticos no católicos. El gobierno es el que establece el bien común político y un gobierno no católico necesariamente llevaría al debilitamiento de la Iglesia, los católicos se vieron forzados a elegir entre ser socialistas, comunistas o liberales en la práctica porque no había en materia política un partido que tuviera el nombre de católico y que propusiera un gobierno católico y ya en Fátima, la Virgen, pone en problemas al Papa y a los obispos al pedirles que consagren Rusia al Inmaculado Corazón de María cosa que no hicieron porque muchos obispos, sacerdotes y teólogos eran comunistas o socialistas, después, de la segunda Guerra Mundial, el papa Juan XXIII convoca al Concilio Vaticano II con el objetivo del primer concilio pastoral y para entrar en diálogo con el Mundo, no había un motivo para un Concilio de esas características, es como si un día uno se despierta y decide que es el momento para convocar al Espíritu Santo como si fuera un siervo y no nosotros siervos de Dios, la forma en que se implementó el Concilio lo hace único, no existió nunca un concilio convocado con fines pastorales siempre que se apelaba a Dios en un concilio se decidía que era para establecer un dogma o combatir una herejía, ahora, en el concilio se decidió que estaba mal establecer anatemas y combatir herejía y que lo que había que hacer era dialogar, por supuesto, como los obispos reunidos eran en su mayoría socialistas o comunistas la consecuencia fue una ausencia de documentos en el concilio en contra del socialismo y del comunismo, luego, comienza a aparecer el espíritu del concilio y nadie le explica al Pueblo de Dios que ese espíritu del Concilio venía del mismo Concilio y era una adulteración de la religión de las nuevas teologías y de gente que participó en el Concilio, como consecuencia Pablo VI se preguntaba por qué habían salido las cosas tan mal se esperaba una primavera y vino un crudo invierno (no se acordaba de la Virgen de Fátima y de que Rusia esparcirá sus errores en el mundo) y decía Pablo VI que el humo de Satanás había entrado en la Iglesia sin explicar cómo y por qué así como no lo explican muchos. Como no había anatemas florecieron desde la Teología de la liberación a todos los errores del modernismo que se había mantenido latente dentro de la Iglesia como una contraIglesia o antiIglesia (la ciudad de Satanás dentro de la Iglesia, según San Agustín), a ello, se agrega que Pablo VI establece una nueva misa que crea un grupo dirigido por una persona que era masón en dicha nueva misa ni el sacerdote ni los laicos están mirando permanentemente a Cristo en la Cruz o a la Eucaristía, no hay contemplación en esa misa porque se miran unos a otros como si fueran los hombres el objeto de culto, el sacerdote es el más perjudicado porque tiene enfrente a la gente y no la Cruz de Cristo o la Eucaristía, se promocionó en el CVII el ecumenismo y, con ello, entraron los errores protestantes en la Iglesia y de todas las religiones (Pachamama, ahora, incluida) y se crearon las Conferencias Episcopales Nacionales, cosa que muchos no mencionan sino que niegan falazmente (mintiendo porque saben que mienten en eso y aquí sí hay un grave pecado cometido) y tratan de establecer la teoría de que las conferencias episcopales nacionales existieron siempre. Después del CVII se trato de defender a capa y espada el mismo, se expulsó a Lefebvre y se lo excomulgó y no a los Teólogos de la Liberación, se expulsó a Lefebvre por defender lo que, luego, Benedicto XVI restableció y que no podía estar prohibido: la misa de siempre. Juan Pablo II excomulgó a Lefebvre por nombrar obispos para poder conservar la misa de siempre y el papa comenzó con una serie de disculpas en nombre de la Iglesia a todos aquellos a los que en el pasado la Iglesia había de alguna forma tratado de evangelizar, se iniciaron las reuniones de Asís poniendo Juan Pablo II la imagen de Buda en lugar sagrado y siguieron luego las disculpas de Benedicto XVI y más reuniones de Asis y llegó, como lógica consecuencia, la prohibición de proselitismo (sugiriendo a todos no evangelizar). Llegamos a la actualidad y parece que el papa Francisco y los problemas de la Iglesia actual o existieron siempre o son totalmente nuevos, el único objetivo de estas dos posturas es no decir la verdad de lo que se ha echo mal y muy mal en la Iglesia terrenal, porque si la Iglesia siempre estuvo en problemas como el presente, entonces, no se debe dar explicaciones ni preocuparse demasiado por lo que ocurre y lo mismo sucede si el papa Francisco nació de un repollo, no se explican las causas de los males y se sigue a capa y espada defendiendo el CVII y todas sus decisiones y medidas y si uno busca una explicación en algo de lo que la Iglesia terrenal hizo mal antes, en dicho Concilio o después, entonces, estos defensores de la ignorancia y del silencio lo que hacen es defenestrarlo, misericordiarlo, tratarlo a uno de lefebvrista y acusarlo de estar fuera de la Iglesia o contra la Iglesia (siguen pensando que su función es defender el CVII y no se dan cuenta de lo que pasa alrededor, guías ciegos), ni entran ellos ni dejan entrar a nadie como los escribas y doctores del templo en los tiempos de Jesús, venden humo y engañan a la gente, al pueblo simple. Señores, las conferencias episcopales son una creación del CVII, el sínodo de Alemania tiene sus antecedentes y causas y culpables en el protestantismo, la revolución francesa, el modernismo en la Iglesia, el CVII, el comunismo y socialismo, el ecumenismo, en la misma Iglesia terrenal y sus errores y, por supuesto, en la creación de las conferencias episcopales y lo mismo sucede en China donde los obispos chinos comunistas por la organización de la Iglesia en conferencias episcopales y el acuerdo secreto del papa Francisco están creando una Iglesia católica reformista comunista y lo mismo pasará en Austria, Suiza, Bélgica, Canadá y en todos los lugares en los cuales el progresismo es fuerte (la contraIglesia dentro de la Iglesia terrenal, el enemigo adentro) si Dios no hace un milagro, Alemania y China a poco más de 70 años del CVII utilizan las mismas organizaciones permanentes creadas por dicho concilio para generar un cisma y es por ello que no era conveniente que existieran Iglesias nacionales porque la Iglesia es Universal y Una y es por eso que las conferencias episcopales nacionales (en una pequeña medida pero adecuada) y el progresismo religioso debían llevar a una única consecuencia posible: la revolución y el cisma. Saludos

  3. Creo que pensar que SS. el Papa Francisco ha evolucionado alejándose de posturas progreces y demás amazonías, para centrase en Cristo, el Evangelio y en la evangelización, es una peligrosa ilusión; Es más que probable que estemos solo ante una pausa, ante un «ceder sin conceder y con ánimo de recuperar», que ante un cambio en la postura y deseos de SS. Francisco.
    Después de todo, y como dicen en mi pueblo, (vox populi, vox Dei), «el que nace lechón se muere cochino».
    Publicaba el otro día el blog Secretum meum mihi, (15/2/2020) que parece ser que ya están preparando otro sínodo para el 2022, en la esperanza, supongo yo, de que SS. Benedicto ya haya muerto o esté mentalmente débil.
    Saludos.

  4. La evaluación sobre el estatuto del sínodo enviada desde Roma firmada por Mons Filippo Iannone (Textos Legislativos), sostiene claramente que e los planes de los obispos alemanes violan las normas canónicas proponiéndose alterar las normas y doctrinas universales de la Iglesia, además que los alemanes proponen tratar cuatro temas clave: «autoridad, participación y separación de poderes», «moralidad sexual», «la forma de vida sacerdotal» y «mujeres en ministerios y oficios de la Iglesia». «Es fácil ver que estos temas no solo afectan a la Iglesia en Alemania, sino a la Iglesia universal y, con pocas excepciones, no pueden ser objeto de las deliberaciones o decisiones de una Iglesia en particular sin contravenir lo expresado por el Santo Padre en su carta».

    Roma sostiene que el resultado de la reunión y los temas propuestos terminarán alterando las normas y doctrinas universales de la Iglesia.

    Eso no es un cisma es mucho más grave, hay tres figuras distintas en el derecho:

    Canon 751 Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.

    1. Los hijos de la oscuridad son más astutos que los hijos de la luz, no subestimar a los alemanes y a los chinos y no sobrestimar la inteligencia y buena fe de la gente del Vaticano pero sobre todo hay que aceptar que el cisma muy posiblemente se va a producir y sólo se podrá disminuir el daño y que será el evidente resultado de la política eclesiástica del papa Francisco pero si el papa con sus aplaudidores se ocupa en tener la razón en todo lo que hizo, tendremos varios cismas y varias Iglesias católicas reformistas nacionales, porque solo Dios puede sacar del mal un bien y, en este caso, todo depende de que el papa se deje guiar o no por el orgullo herido y por los buenos aplaudidores y malos consejeros que tiene, puede hacer a nivel eclesiástico lo mismo que a nivel político hicieron Macri y De la Rúa hacer creer que tomará otro rumbo su gobierno y, luego, tirar como un buey por el mismo camino que conoció siempre hasta que caiga al abismo junto con todos los que de él dependen y gritar después de mí el Apocalipsis. Saludos

  5. A la misma conclusión puede llegar por su propia cuenta y sin necesidad de ayuda cualquier persona que siga los acontecimientos de la Iglesia sin necesidad de ser un católico esjatológico como es mi caso, el siguiente es un comentario mío de fecha 15 de febrero de 2020 que deduce lo mismo que señala Sandro Magister, el comentario está en Specola https://infovaticana.com/blogs/specola/la-intra-historia-de-una-decision-valiente-de-papa-francisco-el-caso-provolo-en-roma-y-ginebra-apelacion-de-pell-en-marzo-los-obispos-africanos-la-specola-del-vaticano/ Lo importante, ahora, es intentar que de aquí en más el papa Francisco cometa la menor cantidad de errores y que rectifique parte del daño que ha ocasionado. Por ejemplo, la expulsión de los jesuitas de América se parece en mucho a la expulsión y persecución de los católicos no comunistas de China, en uno y otro acontecimiento tuvo un papel principal un papa y, en el último, para vergüenza de los jesuitas, un papa jesuita, tal vez, puedan el papa con los obispos hacer algo para dejar de perseguir junto con el partido comunista chino a los católicos no comunistas en China, tal vez, puedan hacer algo para no sumarse a los que crucifican a Cristo en sus discípulos en China, tal vez, puedan hacer algo para debilitar el falso sínodo de Alemania y lograr que el cisma que se va a producir sea reducido y separar a la Iglesia católica alemana y a los católicos alemanes del sínodo ilegal que se lleva a cabo en Alemania y de los futuros cismáticos. El cisma se va a producir porque los alemanes son tercos y orgullosos y demostraron ser capaces de destruir a Alemania en dos guerras mundiales, así, que no se debe especular con poder llevarlos con guiños y con la seducción del engaño (el hombre no puede sacar del mal un bien) hacia al rebaño del Señor, no son tontos y hay lobos muy tercos entre ellos, ellos jugarán sus cartas a tratar de hacer creer que el sínodo ilegal representa a los católicos y a la Iglesia católica alemana y la Iglesia terrenal debe jugar sus cartas mostrando las intenciones de los cismáticos y poniendo el acento en la ilegalidad de acuerdo con el derecho canónico del falso sínodo y apelando al respeto de las normas por parte de los alemanes, ya sea, de las normas internas de las empresas o de las normas por la que se rige la Iglesia. Esos son los temas que deben interesarnos a futuro y no las faltas pasadas del papa Francisco aunque esas faltas nos hablan de mala fe en materia religiosa e ignorancia, puede ser que se deje asesorar mejor a partir de ahora, no es necesario que el papa sea la persona más inteligente y buena para ser un buen papa basta simplemente con que encuentre buenos consejeros y siga sus buenos consejos y sepa separarlos de los malos. Por ahora, estamos en un tiempo de espera, no necesariamente de esperanza, debemos esperar porque la situación ha cambiado y obliga al papa a cambiar, el cambio se ha originado en Alemania, en la cual algunos obispos tratan de utilizar las iniciativas de reforma del papa Francisco para formar una Iglesia nueva, reformada y separada de Roma, poderosa en lo económico y diferente en lo eclesiástico, el papa Francisco necesita el dinero de Alemania y necesita evitar que su reforma (la reforma que él impulsó) no se transforme en el inicio de Iglesias reformistas separadas en distintos países en lo económico y eclesiástico, debe parar con sus reformas para no fomentar una explosión similar a la que dio lugar el protestantismo, el protestantismo dio lugar a la creación de más de 30.000 religiones e Iglesias diferentes que se fueron formando por dejar de lado el dogma, la tradición y la teología que unifican, debo reconocer que no pude prever que las reformas del papa Francisco como las reformas protestantes iban a generar el mismo efecto de dispersión y multiplicación de nuevas Iglesias y nuevas religiones, a pesar, de que ahí estaba el ejemplo del resultado evidente de la iniciativa protestante. Hay aquí un parate de las reformas del papa Francisco porque, evidentemente, producen el efecto contrario al esperado por el papa que era buscar formar una Iglesia poderosa unida a otras religiones y que se sienta sobre los poderes políticos del Mundo, especialmente, de izquierda, o como decía el Apocalipsis: «sobre la Bestia». Ahora, hay que ver qué deciden obispos, cardenales y el papa Francisco, Alemania es un primer resultado de las reformas de Francisco, un resultado no querido pero un resultado al fin y para evitar los mismos resultados del protestantismo: «una multiplicación de religiones e Iglesias separadas de Roma», los obispos y el papa deben no avanzar más por ese terreno y dar marcha atrás en lo que puedan, espero que los obispos y el papa Francisco se hayan dado cuenta de las consecuencias necesarias de seguir por el camino del progresismo reformista y aprendan de los errores, lo que mantiene unida a la Iglesia no es solamente la fidelidad al papa sino también la fidelidad del papa a las enseñanzas de Cristo y a las enseñanzas del magisterio extraordinario y perenne de la Iglesia. Hay que reconocer que el papa Francisco no solamente con sus reformas está dando lugar al surgimiento de Iglesias separadas en Alemania por un sínodo sino que por un acuerdo secreto con el gobierno de China todo lo eclesiástico de la nueva Iglesia en China está determinado por el partido comunista, una Iglesia que depende en primer lugar del partido comunista pronto romperá todo lazo económico y eclesiástico con Roma. La reforma progresista del papa Francisco tiene los mismos efectos de la reforma protestante, la multiplicación de Iglesia y religiones separadas del papa y de la Iglesia terrenal, el cisma a corto o mediano plazo, la desunión y no la unificación. Saludos

  6. Perdona Sandro, pero a mí me parece que todas son movidas de un hombre que tira la piedra y esconde la mano. Él ha alborotado el avispero con su ambigüedad. No hay ningún intento de parar nada. Simplemente veo a un seudo papa que quiere quedar bien con Dios y con el diablo, como si tal cosa fuera posible. Y ya sabemos muy bien lo que se dice en la Biblia sobre estos ambiguos a los que llama «tibios»…

    1. Lo resume usted mucho mejor que yo. Bergoglio no queria parar nada. Leyendo a Magister, parece que de repente Bergoglio es un tipo ortodoxo que quiere defender la Doctrina. Bergolio es el principal impulsor (bueno en realidad el Trucho, Bergoglio solo es su colaborador) de todos los desmanes del sínodo, porque cree o quiere creer en ellos. Si no lo ha hecho ha sido por el ordago de Ratzinger. Bergoglio no se ha atrevido a enfrentarse a Ratzinger sostenido físicamente por Ganswein. Lo único que ha pensado Bergoglio es que si aceptaba la ordenación de hombres casados Ratzinger iba a salir desautorizandole públicamente. Y Ratzinger en plan doctrinal es mucho Ratnzinger, sobre todo comparado con el Trucho y su amiguito el Trilero Patagonico. No se han atrevido, pero como rápidamente ha advertido en Trucho, a su gente sobre todo, los que quieren protestantizar la Iglesia, nada se ha cerrado por parte de Bergoglio, incluida la posible ordenación herética de mujeres.
      Es la primera vez que leo un artículo tan inconsistente de MAGISTER. Estoy tristemente sorprendido.

  7. Unos porque corren mucho y otros por todo lo contrario, pero ambas melodías son causa de la samba-minueto de Francesco y ambas vienen del norte de los Alpes… (adagio, allegro moderato, acorde significante, andante acompasado, presto, rallentando in silenzio, a tempo rubato, moderato, adagio melancólico, andante cantabile un passo indietro e un passo avanti e a tempo primo).

  8. Esta es una bonita historia, pero el problema es que no tiene lógica ninguna. Si fuese cierta Bergoglio no habría hecho lo que ha hecho anes y durante los sínodos. Si no se ha atrevido a mas, antes, fue porque piensa distinto que MAGISTER. El pensaba que con la AL, creando una cuña de interpretación y luego afirmandola iba a crear una costumbre de hecho. Y lo ha conseguido.
    En el segundo caso, ¿porque es incompatible la ordenación de casados, con parar los pies a Alemania? Es un sofisma o falacia de MAGISTER vincular ambas cosas. Es que no tiene ningun sentido. Bergoglio es partidario ordenar hombres casados y probablemente hasta mujeres. Lo que no quiere es que le adelanten los alemanes ni le quiten protagonismo.
    Si ha parado el sínodo de la Amazonia es por Ratzinger. De ahí su cabreo con GANSWEIN. NO porque de repente Bergoglio haya visto la luz.
    Es incomprensible que un tipo como MAGISTER, inteligente e informado, pueda decir estas cosas con tantas contradicciones. ¿Es que no se da cuenta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *