PUBLICIDAD

Sobre la Comunión de los divorciados vueltos a casar: Algunas consideraciones.

|

 

divorcio-expresA partir del debate que se ha generado por las declaraciones del Cardenal Kasper respecto a las posibles “soluciones pastorales” para el acceso de los divorciados vueltos a casar a los Santos Sacramentos (principalmente a la Sagrada Comunión), se han generado diversas reacciones, en particular, como las expresadas por el Cardenal Caffarra, el profesor Roberto De Matthei y por un blogger de Infovaticana (por citar solo algunos ejemplos). En una anterior entrada, abordamos el tema desde la perspectiva sacramental en respuesta a las declaraciones del ex-presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Ahora, lo abordaremos en pequeñas reflexiones.

 

1.- Sobre la objeción realizada a “Fernando III, el Santo”, pseudónimo del autor del blog del mismo nombre, respecto a que “Si no sabe teología, es mejor no opinar”, debo decir que para opinar en este tema tan delicado pero fundamental para la vida de la Fe, no se necesitan conocimientos que vayan más allá de lo que todo cristiano debe saber. Si bien, es necesario dominar temas de teología para poder analizar algunos casos (principalmente de los matrimonios no consumados y los mal llamados “divorcios aparentes” en los primeros siglos de la Iglesia, y lo relativo a la Comunión sacramental, para nadie debiera parecer extraño que alguien, en pecado mortal, no pueda acceder a la Sagrada Comunión, y que de hacerlo, se constituye un pecado aún más grave.

 

2.- Todo cristiano tiene derecho a opinar en lo opinable. ¿Qué es opinable en la Iglesia?. Lo opinable es todo lo que no es doctrinal o sacramental, es decir, todo lo que no está definido como doctrina o magisterio. Por ende, podemos opinar de las pésimas decisiones de uno u otro Papa en nombrar obispos a candidatos muy poco santos (por decir lo menos duro); la inconveniencia de las Misas masivas, donde en no pocas ocasiones se maltrata la celebración y en donde los asistentes están atentos a las cámaras (que retransmiten en vivo a través de pantallas gigantes) y a cualquier otra cosa menos al Santo Sacramento; la poca diligencia de las autoridades eclesiásticas que no expulsan del estado clerical a muchos sacerdotes que han incurrido abiertamente en doctrinas heréticas, o religiosas que defienden el aborto y otras desgracias y que aún siguen siendo “monjas” (aunque está claro que han reemplazado el Oficio Divino por un libro de Marx, y el Evangelio por una declaración de principios de libertinaje.

 

3.- ¿Puede un Cristiano contraponerse a lo que la Iglesia ha establecido basada en la doctrina que Cristo nos ha enseñado en los Evangelios? Claramente que esto no puede ser. La disciplina de los sacramentos es algo muy delicado, y por ende, compete a la Iglesia cuidarla y hacer respetar las normas adecuadas para que los Sacramentos sean tratados con la mayor dignidad, porque provienen de Dios y tienden hacia la eternidad.

 

4.- Causa escándalo en la Iglesia que un Cardenal (es decir, un príncipe de la Iglesia), sostenga doctrinas contrarias a lo que la Iglesia enseña, alegando misericordia. Como dijo el Cardenal Caffarra, lo que propone el Cardenal Kasper es, realmente, una inmisericordia, pues se empuja a muchas parejas con fracasos matrimoniales a la recepción de los sacramentos, los cuales no pueden recibir por encontrarse en pecado mortal. Este “misericordiaje” (en analogía al Libertinaje que se opone a la verdadera Libertad de los hijos de Dios), es la bandera de lucha de diversos movimientos en la Iglesia que buscan congraciar a la Iglesia con el Mundo, algo que evidentemente no es posible (y el mismísimo Señor Jesucristo nos lo reafirmó).

 

5.- ¿Es el problema de fondo la Comunión de los divorciados vueltos a casar?. Claramente no. El problema actual radica en 3 ejes diferentes:

a) La mediocridad y falta de criterio de las Catequesis Matrimoniales, que suelen ser breves charlas sin las mínimas exigencias.

b) La minusvaloración del sacramento del Matrimonio, que a menudo se considera tan solo una formalidad, y que no es menos común que sea solo una “ceremonia” que da un comienzo a la fiesta (donde lo principal no es el Sacramento, sino la comida y baile posteriores).

c) La falta de Fe. Porque si lo anterior existe, es porque no hay una fe verdadera en quienes se casan. Y por ende, el Sacramento queda reducido a un rito sin sentido, ya que los novios no están abiertos a la Gracia que otorga el sacramento en si mismo.

 

Solo una vez que lo anterior sea resuelto, se acabarán los problemas relacionados al Matrimonio. Pero atacar la enfermedad (que es una especie de “cáncer espiritual”) requiere coraje, decisión, dolores de cabeza e incluso sufrimientos, y por supuesto, perseverancia en la Fe en Cristo. Por ende, cualquier otra acción “pastoral” que no vaya encaminada a solucionar los verdaderos problemas, solo es una Aspirina.

Y al parecer, muchos de nuestros prelados prefieren un analgésico leve a una quimioterapia.

 

 

Espero contar con vuestras aportaciones. Estoy dispuesto a seguir con este debate. Pero para ello es necesaria la caridad y la firmeza en la Fe. Aquí os espero.

Comentarios
0 comentarios en “Sobre la Comunión de los divorciados vueltos a casar: Algunas consideraciones.
  1. El dominico , Dr. en Teología, concluye la misa, da gracias y se va a retirar. De pronto ve a un señor joven, se dirige a él y le dice: ¿Cómo es que no te acercas a comulgar como lo has hecho siempre? El señor joven el responde: Es que me he divorciado y me he vuelto a casar por lo civil. dice el sacerdote: ¡Bueno! ¿Y qué?

  2. ¡Cuántas veces nos dicen los Evangelios que fue Jesucristo “llamado al orden” por los fieles y escrupulosos fariseos, cumplidores exactos de la Ley de Dios, porque no cumplía los mandamientos, especialmente de santificar el sábado!
    Sabemos la explicación de Cristo: “Dueño es del sábado el Hijo del hombre”
    También llegaba la “llamada al orden” para acusarle de las “malas compañías” “¿Por qué es que come y bebe con publicanos y pecadores?. Enseñanza de Cristo: “No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos; ni he venido yo a llamar a los justos, sino a los pecadores”
    Estoy persuadido de que, lo queramos o no lo queramos, la religión no es un asunto de deberes y obligaciones, sino una relación de amor con Dios, ante todo. Y con el prójimo, también los pecadores empedernidos (aquí en este grupo entramos todos, y yo el más pecador). Todo lo demás tiene su razón de ser partiendo de esta premisa.

  3. Me parecio excelente las consideraciones expuestas ya que mantienen la transparencia, la verdad y la sacralidad del matrimonio. Para quien ha contraido el sacramento del matrimonio no tiene alternativa sino cumplir las promesas hechas a Dios y al conyuge. Se olvida que el matrimonio es de tres y es indisoluble «desde el principio Dios los creo…el hombre dejara a su padre y a su madre y ya no seran dos sino UNO, lo que Dios une no lo separa el hombre. El divorcio y la nulidad son inventos de hombres Dios nunca intento un sacramento para ser disuelto…vamos disolvamos el bautismo…
    Por otro lado se les esta dando demasiado protagonismo a los separados y/o divorciados vueltos a unir en un adulterio publico que se esta proliferando como plaga y se olvida de la partes abandonadas..esposas e hijos que quedan sumidos injustamente en el dolor ya que en su mayoria y un porcentaje bien alto estas nuevas uniones se forman por el adulterio de relaciones extramatrimoniales…NO SERIA UN ESCANDALO P ARA LA IGLESIA QUE SE DIERA NULIDAD A ESTAS UNIONES? ESTO NO SERIA UN DIVORCIO DISFRAZADO? ES ESTO LO QUE DIOS QUIERE?…considero que lo mas sabio es buscar que los matrimonios en crisis incluyendo los ya separados pudiera acudir a una buena pastoral que les permita redconciliarse y restaurar matrimonios y hogares dandole gloria Dios de Su verdadera misericordia al salvar no solo matrimonio sino almas!!! No ofensamos a Dios justificando todo con SU MISERICORDIA…para recibir la misericordia de dios debe haber arrepentimiento de nuestros pecados, proposito de enmienda,perdon, reparacion, obediencia…y cumplir los mandamientos y sacramentos.
    Por favor oremos mucho para que el señor ilumine nuestro Santo Padre, nuestra iglesia para que se haga mas por los matrimonios en crisis y busquen ayudar en reconciliarse..
    No digo que los separados y divorciados no se les tome en cuenta pero que se haga loq ue es correcto: llevarlos por el camino del arrepentimiento, perdon y reocnciliacion y se de en ellos una verdadera conversion de corazones nuevos con la mirada en Dios ..y que aquellos que han hecho sufrir a otros reparen por ese daño. Nadie es feliz sobre el dolor d eotro..esposas e hijos.

    Ademas de mi comentario les dejo el siguiente documento:

    Un Decreto de Nulidad no disuelve el matrimonio. Si alguien está aprovechándose del proceso con engaño, esto sería un pecado muy grave para esa persona. Una persona que entra inocentemente en un segundo matrimonio no es culpable de pecado, pero la persona que se aprovechó del proceso para obtener fraudulentamente el decreto, y así poder casarse de nuevo cometería adulterio en su nuevo casamiento.
    El matrimonio es un sacramento y está, por su propia naturaleza, por encima de la ley humana. Fue instituido por Dios, está sujeto a la ley Divina, y por tal razón, no puede ser anulado por ninguna ley.
    De hecho, los que contraen matrimonio lo hacen bajo su propia voluntad, pero deben asumir el contrato y sus obligaciones incondicionalmente. El matrimonio es natural en propósito, pero Divino en su origen. Es sagrado, concebido por el Autor de la vida para perpetuar su acto creativo, engendrar los hijos de Dios, la unión de la pareja en el amor.
    El matrimonio es un sacramento y está, por su propia naturaleza, por encima de la ley humana. Fue instituido por Dios, está sujeto a la ley Divina, y por tal razón, no puede ser anulado por ninguna ley.!!!!!
    El matrimonio es monógamo e indisoluble; sólo la muerte disuelve la unión una vez consumada. Cuando los hombres pretenden ser los árbitros definitivos del contrato matrimonial, éstos basan su reclamo en la suposición de que este contrato es meramente de institución humana y que no está sujeto a otras leyes que vayan más allá de las leyes humanas.
    El Catecismo de la Iglesia Católica dice que «los protagonistas de la alianza matrimonial son un hombre y una mujer bautizados, libres para contraer el matrimonio y que expresan libremente su consentimiento.El Catecismo explica que «ser libre» quiere decir: no obrar por coacción; no estar impedido por una ley natural o eclesiástica».
    La Iglesia considera el intercambio de los consentimientos entre los esposos como el elemento indispensable «que hace el matrimonio». Si el consentimiento falta, no hay matrimonio.
    En el número 1627 se sostiene que el consentimiento consiste en «un acto humano, por el cual los esposos se dan y se reciben mutuamente: «Yo te recibo como esposa» – «Yo te recibo como esposo». Este consentimiento que une a los esposos entre sí, encuentra su plenitud en el hecho de que los dos «vienen a ser una sola carne».
    «el vínculo matrimonial es establecido por Dios mismo, de modo que el matrimonio celebrado y consumado entre bautizados no puede ser disuelto jamás. Este vínculo que resulta del acto humano libre de los esposos y de la consumación del matrimonio es una realidad ya irrevocable y da origen a una alianza garantizada por la fidelidad de Dios. La Iglesia no tiene poder para pronunciarse contra esta disposición de la sabiduría divina (cf CIC, can. 1141)».

  4. QUE EL PAPA, KASPER Y LOS DEFENSORES DE LOS ADULTERIOS SUCESIVOS, QUE EMPIECEN A PENSAR Y APLICAR LA MISERICORDIA Y LA TERNURA, A TANTAS ESPOSAS Y ESPOSOS ABANDONADOS, ESPECIALMENTE A LAS ESPOSAS CON HIJOS, QUE TAMBIÉN SUFREN ABANDONO: HIJOS QUE CRECEN SIN PADRES, CON PADRES QUE DAN TESTIMONIOS ANTI EVANGÉLICOS, QUE SE PAVONEAN CON OTRAS MUJERES, Y QUE LOS ABANDONAN ECONÓMICA Y EMOCIONALMENTE. ¿DÓNDE ESTÁN ESTOS PALADINES DE LA MISERICORDIA CON LOS HIJOS ABANDONADOS? ¿DÓNDE ESTÁN CON LAS ESPOSAS CON EL CORAZÓN ROTO Y EXHAUSTAS POR TENER QUE CUMPLIR CON TODAS LAS OBLIGACIONES SOLAS? ¿DÓNDE ESTÁN QUE NO VEN QUE EL CÓNYUGE ABANDONADO Y QUE QUIERE ENSEÑAR A LOS HIJOS EN EL EVANGELIO MIENTRAS EL CÓNYUGE ABANDONOR Y ADÚLTERO, ENSEÑA CON EL EJEMPLO, NO SÓLO A A DESOBEDECER A DIOS, SINO QUE PRESIONA A LA IGLESIA CON PEDIDO DE FALSAS NULIDADES PARA QUE EJERCER PÚBLICAMENTE SU ADULTERIO CON PERMISO DE LA IGLESIA? POR FAVOR QUE ME LO EXPLIQUEN. LOS CÓNYUGES ABANDONADOS CON SUS HIJOS SON LOS MODERNOS LEPROSOS EN LAS PARROQUIAS: SE LOS ESTIMATIZA, SE LES BURLA POR ORAR POR LA RESTAURACIÓN DE SU MATRIMONIO, Y SUPUESTOS CATÓLICOS, ASIDUOS ASISTENTES A LA PARROQUIA «LOS AYUDAN» COMO ÚNICA SOLUCIÓN A SUS DOLORES Y PROBLEMAS QUE «SE BUSQUEN OTRO/A» ¿¿¿POR QUÉ NADIE HABLA NI SOSTIENE A LOS CÓNYUGES ABANDONADOS Y SUS HIJOS??? LOS HIJOS ABANDONADOS, LUEGO DE LOS NIÑOS ABORATADOS, SON LAS NUEVAS VÍCTIMAS PARA SACRIFICIO DE LA BESTIA.

  5. Sobre el punto 5, con ideas muy interesantes, al final se añade: «Solo una vez que lo anterior sea resuelto, se acabarán los problemas relacionados al Matrimonio». En realidad, hay muchos otros problemas relacionados con el matrimonio que seguramente nunca acabarán. Tras una buena catequesis y un matrimonio bien llevado, hay esposos que después de algún tiempo dañan su relación de muchas maneras y descubren «alternativas». Otras veces inician enfermedades mentales graves (no antecedentes al matrimonio) que destruyen la vida matrimonial y dañan a los hijos (si los hay)… Existe, además, el pecado de infidelidad, la violencia entre la pareja… Las situaciones son muchas. Abordarlas bien requiere tener clara la doctrina y saber aplicarla prudentemente a cada caso.

  6. Todo siempre en la caridad. No creo que nadie disenta de esto. Aunque ya no sea lo mismo lo que se refiere a su aplicación.

    Pues estamos observando cómo, en los últimos tiempos, dicha caridad se aplica en una determinada dirección mientras que en otra se apela a la disciplina y la obediencia.

    Francamente, empieza a ser cansino este uso, a conveniencia, de la caridad, en la medida en que se hace una utilización argumental de ella. Acaso lo que más haya molestado del post de F. III haya sido el posicionamento escasamente fundamentado del autor, con todos los respetos, que lo que ha traslucido es una voluntad de respaldar a la autoridad por hecho de serlo. Personalmente, comprendo la postura de sus detractores, entre los que me cuento.

    Por otro lado, entiendo que debemos limpiar la caridad de la adherencias buenistas que están desvirtuándola. Convengamos que, cuando menos, el actual pontificado está cobijando ciertos debates -cuando no alentándolos- que siembran la confusión. Y este es uno de esos casos.

    En ocasiones hay afirmaciones que, de no haber sido hechas por el pontífice, del que no albergamos duda alguna acerca de su voluntad, suscitarían verdaderos problemas. La respuesta papal a Kasper no ha sido precisamente clarificadora desde el punto de vista doctrinal.

    De otro modo, no estaríamos en estas.

  7. Pues a mi el articulo me ha gustado mucho, es sencillo e inteligible para todo el mundo. Y por otro lado, nunca despreciaré una articulo que defiende la verdad.

  8. Pues a esos «católicos que no saben que sucede al respecto» no creo que el blogger en cuestión les haya resuelto nada.

    La caridad que quiera, pero la verdad por delante. El artículo no generaba ninguna clase de opinión ni confrontación por razones más que obvias. Con toda caridad, pero ha sido penoso.

    Y otro saludo.

  9. Las declaraciones del Cardenal Caffarra y las emitidas por el Prof.Roberto de Matthei son claras y concisas y sus posturas son firmes respecto al cardenal Kasper. Son figuras de altura y de prestigio y con las que estoy muy de acuerdo.

    Por lo tanto considero innecesaria por lo ridícula que ha sido, «la aportación» del «blogger de Infovaticana», y más, trás las recientes reacciones de dos personalidades perfectamente qualificadas para hablar sobre este tema.

    Cuando uno no sabe de lo que habla, lo mejor es callarse, ya que el resultado acostumbra a ser catastrófico. Y no hablo de teología, hablo de sentido común.

  10. Totalmente de acuerdo. Respecto al Cardenal Kasper, yo misma escribí un post durísimo en mi blog. Despues el Papa Francisco alabó su documento propuesta para el Sínodo de la Familia. A este respecto, yo opino que el Papa quiere plantear el asunto de forma radical para que no quede ningún aspecto sin estudiar. Opino que el Papa quiere acojer a un sector de viejillos de la Iglesia que necesitan entrar en el redil, y el amor entrañable con el que trató a Kasper le hizo a Kasper mucho, bien, porque le obligó a acatar, pero con una sobredosis de cariño, que es un sistema que siempre funciona.
    Por otra parte, la Iglesia Alemana, la Suiza, y otras que se han apresurado a opinar sobre este tema no son ya casi católicas ni son representativas de nadie, así que poco tienen que decir. Gracias al blogger

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.