PUBLICIDAD

Los peligros del cristiano moderno

|

Leyendo a Knox en su gran obra, Retiro para gente joven, me he dado cuenta que, a lo mejor sin pretenderlo, describe los males del cristiano moderno.

Dice, hay tantos, refiriéndose a los creyentes, que dan la impresión de rezar sólo cuando necesitan algo, que llevan una vida decente sólo por temor al castigo…que van a Misa, pero sólo por costumbre, por obligación o por quedar bien socialmente.

Es verdad que muchas veces parece, como dice más adelante, que a Dios lo tratamos como un talisma, una mascota o como una computadora que distribuye premios o castigos. Y Dios, como vemos estos días en Belén, es una persona.

La manera de salir de esas situaciones es ver a Dios como un Ser Personal que hay que tratar, amar y Adorar, porque es Dios, sin reducir su Ser a un Dios a mi propia imagen sino el descubrir la verdadera imagen de Dios.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.