PUBLICIDAD

Escuchas?

|

padre-e-hijo Esta mañana repasando los discursos del Papa en la JMJ de Río de Janeiro, leía: Ayudemos a los jóvenes. Pongámosle la oreja para escuchar sus ilusiones. Necesitan ser escuchados. Para escuchar sus logros, para escuchar sus dificultades, hay que estar sentados, escuchando quizás el mismo libreto, pero con música diferente, con identidades diferentes. ¡La paciencia de escuchar! Eso se lo pido de todo corazón. En el confesionario, en la dirección espiritual, en el acompañamiento. Sepamos perder el tiempo con ellos. Sembrar cuesta y cansa, ¡cansa muchísimo! Y es mucho más gratificante gozar de la cosecha. El consejo que aquí nos dice el Papa, a todos, no es que les hagamos caso sino que les escuchemos y escuchar es procurar sintonizar con su música. Un padre, un educador, un director espiritual no puede ser ajeno a que los chicos y las chicas tienen ahora unos gustos distintos que los que tenemos nosotros. No podemos seguir hablando de Alfredo si Stefano cuando ahora se esta pidiendo el balón de oro para Cristiano Ronaldo. No se puede decir a tu hijo vete a jugar a las canicas cuando no deja de meter goles en el FIFA 2014. Pues esto….con todo. Hay que sintonizar y para eso no basta sólo con observar hay que escuchar porque todos queremos ser escuchados y queremos que la gente participe de nuestras preocupaciones e ilusiones. Tu sabes cuales son las ilusiones de tu hijo o de tu hija. Tu sabes cuales son las dificultades familiares de ese joven que se confiesa contigo… Porque no pruebas a, en vez de hablar, a escuchar…a lo mejor consigues cosas que todavía no has alcanzado.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.