PUBLICIDAD

Busque a Dios donde no debía y no lo encontré

|

Este es el drama de tantos hombres y mujeres a lo largo de la historia: la búsqueda sin esperanza de Dios. 

La razón es porque muchos lo buscan en lugares, no donde Dios se esconde, sino donde es imposible encontrarlo. Es como cuando los hombres buscan un objeto perdido en un sitio donde nunca han estado.

Dios nunca puede estar en los placeres desordenados de los hombres. Por eso cuando esos hombres, que viven fuera del orden creado por Dios, dicen que no lo Ven no quiere decir que Dios se haya escondido sino que han sido ellos los que se han alejado de Dios.

En cambio cuando esos hombres se arrepienten y deciden encuentran una luz que les llena de paz y consuelo: la luz de Dios.

Dios no se encuentra en el pecado sino en la Gracia.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.