Algo puede que nos falle

|


Puede, por ser lunes por la mañana a primera hora, que nos hayamos levantado con el pie izquierdo y veamos hoy las cosas más negativas que positivas pero de todo se aprende.

Esta mañana nos preguntábamos porque tantos jóvenes que durante años reciben clases de religión en los colegios, acuden a catequesis en sus parroquias para recibir el Sacramento de la Confirmación y escuchan la homilía del domingo…son tan indiferentes ante Dios.

Creo que tengo una posible respuesta…les falta una buena dirección espiritual. No sólo que se confiesen de vez en cuando, ya sería mucho, sino que tengan una dirección espiritual de verdad: profunda, sincera, activa, etc.

Por eso busca un buen director espiritual. Prueba y…seguro que cambias.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *