PUBLICIDAD

Querido Miki

|

Dilecto Miki:

Consta que eres buen chico, por lo que voy a alterar mi costumbre de no tener en cuenta quién lo dice, sino lo que se dice. Y estimo tu buena voluntad en el último post que has colgado (con perdón) en el blog de nuestros vecinos. Buena voluntad de pacificación, de eludir enfrentamientos, de buscar la equidistancia. Sin embargo me has dejado estupefacto, sobrecogido y asombrado. En cierto momento incluso me ha parecido ver sobrevolar sobre tu escrito el espíritu erasmiano que te impelía a reproducir un novísimo moiras enkomion, o quizás un redivivo don Matías Martí dirigiéndose al siempre académico conato don Ibrahim de Ostolaza en alguna nueva ocurrencia léxica. No pensaré que es una petición de indulto al director de Infocatólica. En cualquier caso, estamos en una democracia, unusquisque ad sua.

Tras la polémica -¿es malo debatir?- en la que no has participado buscas la pacificación de los espíritus en la nota publicada por la página web “una voce malaga”. Si tanto te gusta Málaga y Una Voce Málaga, lo más prudente hubiera sido no traerla a colación y ponerla por delante en lugar de exponer tu propia versión del asunto. Todo este barullo está orientado a la descalificación de los fieles tradicionales que no están adscritos a la Hermandad de San Pío X, carecen de situación canónica irregular alguna, y no se caracterizan por ser unos “dinamiteros anti-romanos” quedando excluidos por ello de las argumentaciones habituales empleadas con la FSSPX. De ahí que todo el ámbito “neo-con” precise de una nueva y sutil argumentación que nos asimile a éstos últimos. Eso es claro. Pero ¿tú has comprendido lo que quería decir la nota de Una Voce Málaga? A mi juicio es bastante clara, pero dice cosas muy interesantes. En primer lugar, constatan lo que nosotros también hemos dicho por activa, por pasiva y por perifrástica : “francamente no nos interesa el tema porque nada tiene que ver con nosotros”. Efectivamente, y con nosotros tampoco. Lo que estamos haciendo es defendernos –y a quienes son englobados en tal categoría- de una acusación grave, extraída de unos criterios que nos parecen –como hemos expuesto-arbitrarios, malintencionados, y en parte fruto de la desinformación. Si hay a quien le sobra tiempo para -mientras el Papa levanta las excomuniones a los obispos lefebvristas- ponerse a justificar estas excomuniones, allá cada cual. La alusión es directamente referible a aquellos bloggers de Infocatólica que so pretexto de las excomuniones de 1988, alinearse con todos aquellos que exigen profesiones de fe a quienes no canten las alabanzas de la situación creada tras el concilio Vaticano II, por mucho que se estrujen los sesos en argumentarlo racionalmente. Un ámbito en el que caben cardenales, arzobispos, obispos –y algún Papa- que jamás han tenido relación alguna con el movimiento creado por monseñor Lefebvre, del cual, es menester decirlo, no han leído absolutamente nada. . Como muestra el deplorable titular de una página en principio seria como Religión en Libertad: “Tradicionalistas publican una declaración de reservas sobre la beatificación de Juan Pablo II». Entra uno en la noticia con alarma, creyendo que hay un tumulto en la sede de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei o que se ha levantado de la tumba el cardenal Siri, y resulta que es una estupidez de noticia. Tratar de vincularnos con opiniones de algún blog en internet es más que mezquino, pero así se funciona. Lo que están criticando los malagueños justamente es la forma retorcida de traer a colación estas noticias. La alusión al cardenal Siri no es irrelevante, teniendo en cuenta de que fue uno de los eclesiásticos que públicamente se refirió al encuentro de Asís de 1986 como “un escándalo para los fieles” y cuya posición sobre la comunión en la mano fue desarrollada de tal modo, que sólo hasta la muerte del cardenal de Génova, la admitió la Conferencia Episcopal Italiana. Hasta aquí lo dicho por Una Voce Málaga. A partir de este momento tus comentarios son más que sorprendentes, nos dices:
Más que la polémica (totalmente artificial, comparto lo dicho), comparto la preocupación por una “veda anti-tradicional». En Infocatólica estoy tranquilo. Si hay que dar capones a los progresaurios, no me hacen falta voluntarios (ya con ver a Luis Fernando salen corriendo), y si alguno, enarbolando la bandera de la “tradición” (la que ellos digan que es, porque ellos saben más), intentan dictar el magisterio de la Iglesia, pues también les repartirán lo suyo.
Dices que compartes lo dicho. Y te refieres a una polémica totalmente artificial. ¿?¿. ¿Y eso donde lo ha dicho tal nota? Precisamente está diciendo lo contrario, que hay a quien le sobra el tiempo para dedicarse a justificar las excomuniones de Lefebvre y los suyos, y que algunos portales lo están utilizando para abrir la veda del ámbito tradicional que no comparte la situación actual de la FSSPX. Una veda que se ha abierto precisamente en Infocatólica, a la que indirectamente se refiere la nota, y en la que dices estar seguro. Esta palabra, “seguro”, a qué se refiere? A que estás seguro de que no te van a echar? A que estás seguro porque piensas que escribiendo estas cosas no participas de todo ese ámbito bautizado (con perdón) como filo-lefebvriano? Tengo mis dudas de que progresaurios salgan corriendo con ver al director de Infocatólica, ya que las críticas que se hacen diariamente son sólo peticiones de excomunión o de suspensión a algunos abates sostenidos por obispos y por facultades de teología, o por órdenes religiosas, sobre las que no hay ninguna apreciación crítica. Y justamente, cuanto más sanciones pidan, menos las va a haber, y el que tal lo piense, es que no sabe cómo funciona la Iglesia por dentro. Incluso las sanciones no son para “ejemplo público”, por más que al director de Infocatólica le deleitase que las hubiera, incitando así a pensar en la gran repercusión de sus sesudas críticas. Por otra parte, en el estado actual de la Iglesia, hacen falta tantos neo-cones denunciadores como progresaurios, eso mantiene una cierta dialéctica que desocupa del fondo del problema. Y sin tales progresaurios seguramente Infocatólica no existiría o carecería de mayor interés. Nosotros en cambio, tendríamos que estar en el mismo sitio en el que estamos.
Y es que el riesgo siempre es el mismo: tomar a una parte ruidosa, molesta y siempre desagradable por el todo. A los que buscan que una forma del Rito sea reconocida de acuerdo al Motu Proprio que la rige, sin que nos llamen lefebvristas, porque la entendemos en igualdad con la forma ordinaria del mismo.
¿Parte ruidosa y desagradable por el todo? ¿A quién te refieres?¿A los lefebvristas?¿A nosotros? Si tan claro lo tienes, deberías poner algún ejemplo real de filo-lefebvrista. O más al grano: La gente con la que sueles asistir a la Misa tradicional ¿Son filo-lefebvristas? ¿Hay algún filo-lefebvrista? ¿Son anti-filo-lefebvristas? Está bien por otra parte eludir complicaciones. Y haces bien. Al menos en el día a día de la Iglesia, lo mejor es recurrir al derecho y dejarse de Teologías, pero ya que estamos, el Motu Proprio no ha caído del cielo, y cualquier fiel que asista a la Misa tradicional es calificado –o al menos sospechoso- de excomulgado, cismático, anti-romano y todas esas lindezas. Una vez que les explicas tu posición suelen decir: si ya, escurrir el bulto, para que no se os vea el plumero. “Le plumoire”, que queda más fisno.
Qué tranquilidad que uno confía plenamente en la Sede de Pedro para llevar la nave de la Iglesia, y no en improvisados timoneles exaltados que mancillan en algunos casos los símbolos de una nación, con tal de decir “la tradition c’est moi!”, cual mal émulo de Luis XIV.
Si de eso se trata, de que el Papa lleve la nave de la Iglesia, y no las ocurrencias del párroco de turno, la vicaría diocesana de juventud y catequesis, o que nos dicte lo que hayamos de pensar el rector de la Pontificia Universidad Rahneriana de turno. ¿Quedó muy filo-lefebvrista? Quizás. Ya decía Chesterton, cuando entramos en la iglesia, nos quitamos el sombrero pero no la cabeza. Con la conciencia de que a la iglesia no vamos a “examinar” sino a encontrarnos con Dios. Pero a veces es muy difícil, viendo lo que se ve. Es que no todos vivimos en Madrid ni tenemos una Misa tradicional al lado de casa que la celebren sacerdotes no sospechosos de filo-nosequévaina. Es algo que la Sede de Pedro ha querido asegurar para todo fiel, pero por lo que se ve, no somos todos iguales. ¿O será que los obispos si que lo son? Vete tú a saber. Y Luis XIV podía decir lo que quisiera, pero el Estado no lo era él, sino más bien Colbert y Richelieu. Nihil novum sub sole, Qohelet dixit.
Permíteme una broma. Yo creo que tú no eres neo-con, sino que estás en la órbita del “tradicional-pardillismo”; puedes hacer un trabajo de campo. Un día no vayas a Misa al tercer monasterio de la Visitación, y acude a la parroquia más cercana. Si puede ser a la Misa del catecismo. Repítelo unas cuantas veces, y acércate al párroco para –no pedirle, por Dios- hablarle de la Misa tradicional. A cualquiera. Después ya hablamos.

P.D. Cuidado con lo que escribes. Que el director de Infocatólica te haya tenido que corregir afirmaciones de tu post no es buena señal.

Affmo.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.