PUBLICIDAD

Los movimientos eclesiales y su aceptación, por Marcos González

|

A menudo, en conversaciones de diversos sectores eclesiales suele surgir la pregunta “¿Tú no serás de ………este movimiento?”, acompañando dicha cuestión de una severa crítica. Se trata de un hecho muy doloroso y triste, además de anticristiano. En mi experiencia he podido comprobar cómo las murmuraciones suelen ir enfocadas principalmente a dos “movimientos”: el Opus Dei y el Camino Neocatecumenal. Las hipótesis que se me plantean sobre la fijación con estas dos realidades son las siguientes:

  1. ¿Acaso se debe a la fuerza que tienen en la población cristiana?
  2.  ¿Puede que estén relacionadas dichas críticas porque estos movimientos tienen un “corte” más tradicional?
  3. ¿Acaso se deba a que dentro de ellos se respira cierto compromiso y santidad, lo que nos hace interrogarnos sobre nuestra propia conducta?

A los que viven su fe dentro de estas realidades u otras yo les diría aquello que D. Quijote le espetó a Sancho: “Ladran…, así que cabalgamos”. Resulta muy duro cómo actualmente está creciendo la indiferencia religiosa en los sectores jóvenes y nosotros, los propios cristianos, nos estamos tirando de los pelos porque tú vives la fe cristiana de esta forma, con estos matices litúrgicos, con tú comunidad, y….yo la vivo de esta otra forma (como siempre, mi forma es la ÚNICA y VERDADERA). Ciertamente, de entre los movimientos más fuertes en la Iglesia: Renovación Carismática, La Comunidad del Emmanuel y la Fraternidad de Jesús, Opus Dei, Camino Neocatecumenal,  Comunión y Liberación,  yo me quedo con los tres últimos por su compromiso y FIDELIDAD AL MAGISTERIO Y AL PAPA. Nunca, a día de hoy, pueden ser tachados de doctrinas extrañas, puesto que se encuentran en la más estricta observancia de la doctrina de la Iglesia, lo que….probablemente sea el secreto para hacer de ellos los movimientos con una fuerza muy considerable en el panorama eclesial.

Comentarios
13 comentarios en “Los movimientos eclesiales y su aceptación, por Marcos González
  1. Una de las realidades eclesiales con más potencial es la OFS, Orden Franciscana Seglar. Tiene 800 años de fecunda historia. Una espiritualidad hija de san Francisco de Asís más que probada. Y una capacidad de integrar y alimentar a sus miembros profesos y de lanzarlos a la evangelización con el testimonio sencillo, pobre y humilde de los hijos de san Francisco.

  2. Acabé el camino hace tres años y aún voy por la comunidad de vez en cuando. Llevo en la renovación carismática un año. Este es mi currículo. Con el camino he machacado la palabra a base de bien, el camino me ha dado una palabra sobre los bienes, los hijos, la familia, me entregaron el salterio y lo he usado, y realmente me ha ido bien, pero a Jesús no me lo he encontrado en el camino, lo siento, y la oración que me enseñaron solo valió para que no orara o lo hiciera a un Dios que, aunque prediquen lo contrario, la práctica lo convierte en algo vengativo, no justiciero, vengativo. Tiene fuerza… ¿Para qué, si vive totalmente a parte del resto de la Iglesia? ¿Vocaciones? Son la mitad que hace veinte años, y el doble que dentro de diez, por lo que, todos esos seminarios se vaciarán… El nepotismo es algo escandaloso, familias que pasan a sus propios hijos los poderes… (catequistas que por edad se retiran, pero poniendo a sus propios hijos de catequistas de la parroquia), no hay comunidad de más de diez años que los responsables no sean hijos de la primera comunidad, y los párrocos acongojados porque los del camino son los únicos que apoquinan pasta de verdad para la parroquia, y como se vayan se quedan a dos velas, ya que eso de la equis es una falacia que no llega a las parroquias. Puede que haya hecho mucho bien, pero el futuro a corto plazo es negrísimo. La Virgen pidió a Kiko comunidades cristianas que vivan en humildad, sencillez y alabanza, pero la desobediencia empezó por ahí, porque no existe ni la alabanza, ni la humildad de pensar que dentro de la Iglesia puede haber otra cosa distinta que también lleve a la salvación, ni la sencillez, ya que todo es bastante complicado, desde los salones y los templos, hasta los ornamentos litúrgicos… todo ha de haber estado diseñado por kiko argüello, como si sólo el Espíritu Santo lo pudiera inspirar a él, así como los cantos, que aunque en Italia se dio potestad a alguno que otro para componer algún que otro canto (los mejores, por cierto, entre ellos el shemá) el resto los tiene que componer Kiko… ¿Has probado a cantar un canto normal de Iglesia en una celebración neocatecumenal? Inténtalo y verás como te excomulgan. En los estatutos no pone nada de la expulsión de miembros del camino, y sólo en mi comunidad, a lo largo del camino, han sido expulsados más de diez hermanos, y mi parroquia no es de las más agresivas, en Estados Unidos es salvaje. Ni siquiera se les permite usar Wasapp a los miembros de las comunidades, y al que lo usa y pasa de lo que «mandan los catequistas» se les expulsa… Puede que en el papel esté bonito, pero la realidad del hombre es que «estropea» todo.
    Las libertades litúrgicas del camino puede que estés bien fundamentadas, e incluso algunas tienen sentido, pero, vaya por Dios, están fuera de la tradición de la iglesia. Y no hablo de los ecos, ni de la tontunada esa que bautizan como rito Ambrosiano para cambiar el rito de la paz antes de las ofrendas, hablo de cosas más profundas. Hablo de la imposiblilidad de recogimiento después de la comunión, de usar posturas inventadas en la consagración, y al que se arrodilla se le tilda de clericalista, hablo de purificación hecha fuera de la celebración Eucarística, hablo de que sólo cuando se acaba el camino existe la procesión de la comunión, que la gente no sabe que la cola para tomar la comunión no es una cola, es una procesión… aunque los Kikos lo hagan antes de empezar las eucaristías pascuales, y hablo de Eucaristías cerradas. En tierra Santa mis catequistas intentaron cerrar con pestillo la capilla católica del santo sepulcro para que nadie entrara mientras estábamos en la Eucaristía… lógicamente, cuando se pasó el Franciscano para intentar pasar a un peregrino a nuestra «misa» casi tira la puerta abajo aporreándola y se tuvo que quedar para asegurarse que no la volvían a cerrar… podría escribir un libro entero y tendría cola de editoriales para su publicación. ¿Movimientos? Cualquier movimiento se sabe dentro de la Iglesia y está orgulloso de ello, el camino neocatecumenal tiene el objetivo de neocatecumenalizar toda la Iglesia y no entiende nada que no pase por el neocatecumenado, ni quiere entenderlo. Yo ya he terminado y no tengo que pasar por la criba de los catequistas nunca más, pero hay hermanos que han sido expulsados por ir a las reuniones de dos realidades distintas. Neocatecumenales que van a los focolares o a la renovación y los catequistas les ponen entre la espada y la pared obligándoles a elegir o tienen que irse del camino. ¿Adoración eucarística? Si claro, cuando acabas el camino, una noche al año… pero los que mueren antes de terminar, que son bastantes porque en treinta años muere mucha gente, se quedan sin saber qué es, porque si vas a una adoración parroquial y das una experiencia de cómo te has encontrado con Jesús, eres tildado de clericalista, que si la religiosidad natural y no sé qué más sandeces que se aprendieron unos yeyés de la generación del 68… existencialismo y esas cosas que, ójalá volviera el existencialismo, ese del ue no paran de hablar las catequesis del camino y que quedó tan atrás. No se han dado cuenta que ese existencialismo ya ha evolucionado a nihilismo, o a mero borreguismo, y esas catequesis sólo son escuchadas por sus propios hijos, a las cuales acuden para tener un status social familiar o del entorno parroquial neocatecumenal, y por algún pobre infeliz al que esos niños de quince años suelen hacer el vacío y tapar la boca a cristazos enseñados por sus padres… para los cuales escuchar al de al lado y dialogar es ciencia ficción. Lo que no está en el mamotreto no existe. ¿Neocatecumenales? En ellos pensaba Jesús cuando dijo eso de «cuando vuelva el hijo del hombre hallará Fe sobre la tierra?» porque la tribu tiene más empuje que la Fe, y formar parte de la tribu neocatecumenal y ascender en la escala social neocatecumenal algunos lo confunden con Fe y valentía, pero no es así… Failias en Misión? si tres matrimonios de los que han vuekto de mi parroquia no se hubieran divorciado a los pocos meses de volver, tal vez hasta me lo creería…

  3. Y dicho lo anterior, aclaro que he conocido muchos miembros de diferentes movimientos. Por supuesto, tengo un obligado agradecimiento a muchos por el bien que me han hecho. No sea que alguien me acuse de un odio indiscriminado – muy frecuente cuando hay críticas – o alguna tontería similar.

  4. Sr Marcor Gonzalez, mire, su pequeño artículo está cargado de tópicos que ya no cuelan. En la era de internet donde casi todo se sabe, defender lo indefendible deja en evidencia.

    Precisamente, tanto el Opus Dei como los kikos, fueron fundados en España. ¡Qué cosas!. Fueron fundados en una época donde España era esencialmente católica, sus ciudadanos tenían en su mayoría práctica religiosa, y los hábitos sociales estaban fuertemente impregnados de Dios. Hoy, no es que la sociedad esté deshecha, es que la misma Iglesia lo está.

    San Patricio convirtió al cristianismo buena parte de su mundo anglosajón. San Benito marcó la pauta para ser monje en los siguientes 7 siglos y fue una roca importantísima para el mantenimiento de la fe en Europa. San Bonifacio evangelizó Alemania. Cirilio y Metodio al mundo eslavo. San Francisco y Santo Domingo renovaron a la iglesia y sus hijos predicaron por todo el mundo conocido marcando cimas de referencia para siempre, como Santo Tomás de Aquino. San Ignacio de Loyola y sus santos evangelizaron un continente entero en menos de 100 años. Lo que jamás se hizo y nunca más se ha vuelto a hacer. Recordamos las hazañas de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, de san Juan Bosco, del Padre Claret y de tantos otros fundadores y renovadores.

    Precisamente la zona de más actividad de esos dos movimientos que cita Vd. es España. ¿Me puede explicar Vd. por favor dónde ve vd. la renovación espiritual que se supone tenían que haber efectuado?.

    ¿Dónde cabalgan exactamente?

    El Opus Dei tuvo que ser reprendido por la Santa Sede y Benedicto XVI por su mala praxis en la dirección espiritual y otras cosillas. ¿Ya no se acuerda?. ¿No se acuerda de las actividades de algunos miembros?. Ahora mismo podría citar al ministro de interior, miembro destacado de un gobierno abortista y otras lindezas, al Sr. Larreina, perteneciente a una esfera política poco recomendable, o el Sr Cotino protagonista en algunas noticias vergonzantes.

    ¿Y de los Kikos?, llamarle tradicional a los Kikos es – directamente – no tener ni idea de los que es el Camino Neocatecumenal. Si hay algo hoy en día en la Iglesia que va en paralelo, eso es el Camino. Parece no gustarles nada de lo que hay establecido y ellos tienen que hacerlo a su modo.

    Artículos como el suyo son tremendamente injustos. Con la Iglesia misma. No voy a entrar en las aprobaciones, ni en si deben estar en la Iglesia o no. No es mi asunto. Pero ya estoy un poco cansado de esa actitud arrogante de negar los abusos probados – que no críticas ligeras – que nada tienen que ver con una adecuada praxis cristiana. Bastante casando de que los presenten como una especie de oasis de santidad donde Dios parece tener en exclusiva sus complacencias. Bastante cansado de que vayan dando lecciones de fe y doctrina, teniendo carencias muy importantes. Bastante cansado de que echen siempre la culpa a otros de los problemas que ocasionan, o de las deficiencias de la Iglesia a la cual ellos pertenecen. Bastante cansado de que la solución espiritual para la Iglesia se presente siempre tenga que pasar por la novedad, y que no nos sirva nada de lo heredado, como si fueran glorias muertas y enterradas. Bastante cansado de la hipersusceptibilidad de no considerarles santos, y de que no se les deje, en exclusiva, llevar la evangelización total de la iglesia.

    Sobre todo cuando, mire Vd., se lo concedo, tienen una influencia tremenda en la Iglesia, pero que, curiosamente, aunque después de que la Iglesia les lleve promocionando, apoyando, y apoyándose en ellos más de medio siglo, está ostensiblemente peor. En ellos puso su esperanza, y los resultados son los que son.

  5. Después de más de dos décadas de Camino discrepo de los comentarios anteriores. Mi experiencia es bien distinta. El Camino es a veces muy incómodo, toca muchas teclas, tiene un funcionamiento muy propio y genuino, a veces crea conflictos, pero no ¿hay en mi matrimonio también peleas, discusiones, líos con los hijos…? Entre todos hemos de buscar la comunión, remar hacia una misma dirección. Ya lo decía Benedicto XVI al clero de Roma en 2007: Las nuevas realidades eclesiales son a veces incómodas, con fallos, debilidad humanam pero también son necesarias. Nos hariamos todos un gran favor si en lugar de criticarnos, menospreciarnos, y jugar al ‘y tu más’ nos amáramos, rezáramos unos por otros, nos corrigiéramos desde la fe y no el resentimiento o la envidia. Es lo que el mundo espera de nosotros.

  6. Después de leer este comentario sobre las realidades eclesiales y su aceptación, le tengo que decir una cosa porque creo que no es todo cierto. Lo primero decirle que yo he estado en el camino neocatecumenal mas de 30 años , y puede decir que conozco bien este movimiento , usted dice que son los mas fieles al Papa y al magisterio, pues le tengo que decir que NO ES CIERTO , y unas de las razones por las que ya no estoy , es por desobediencia al papa y su magisterio , desobedecen incluso sus mismos estatutos, pregunte usted, no a los que conocen al camino de oídas , si no a los que han estado dentro incluso después de terminar todo el itinerario , lo que han sufrido por culpa del camino incluso algunos han perdido la fe.
    El camino neocatecumenal necesita mucho, mucho que purificar , lea los escritos del papa Benedicto XVI y el papa Francisco al camino , le llama constantemente a la obediencia , a la comunión, a cumplir las normas litúrgicas . Y por terminar , le invito que hable con cualquier sacerdote que haya tenido cumunidades en su parroquia y que haya intentado insertar a los neocatecumenales en la parroquia , no solo eso , que haya intentado que se cumpla sus estatutos y que se oriente por las normas litúrgicas, pues le digo yo por si usted no lo saben , dicen que esos sacerdotes tienen el «demonio» y que quieren acabar con el camino , con lo cual eso no es cierto , quieren lo contrario que se inserten en la comunidad parroquial, y pasa tanto en Madrid , como en Sevilla, o como en Roma , los casos siempre son muy parecidos.
    Yo no puede hablar de otros movimientos , pero si de los neocatecumenales , podría escribir un libro, porque esto solo es la punta del iceberg.
    Y se lo digo por si no lo sabia , asi que creo que este articulo no es bueno, lo siento

    Saludos
    Pepe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.