PUBLICIDAD

¿Cisma de la FSSPX? Burke despistado

|
El Cardenal Burke anda despistado. Cree que los lefebvristas están en cisma con la Iglesia católica. Esa opinión implica una crítica indirecta a los últimos tres Papas, que han levantado las excomuniones a los obispos cismáticos chinos, que dejan de ser cismáticos desde el momento que recuperan la comunión con el Papa. Han terminado con el cisma, porque el delito de cisma conlleva excomunión.
En opinión del Gran Inquisidor, no es posible decir que el fenómeno pastoral FSSPX es un cisma en este momento.
Eso implicaría acusar al Papa de otorgar a ministros cismáticos facultades para absolver válida y lícitamente a cualquier fiel; para dar la comunión y para asistir al matrimonio (válido y lícito); es decir, algo que no se concede ni siquiera en casos de necesitad a los ministros realmente cismáticos (ejemplo: ortodoxos, que pueden dar la comunión y absolver a los católicos en caso de necesidad). Además, la excomunión es una pena que no puede levantarse respecto de un solo delito: o se está excomulgado o no se lo está. Si se levanta la excomunión a los obispos chinos o a los lefebvrianos, ya están en comunión con la Iglesia católica, y los fieles pueden acudir a ellos válida y lícitamente, como ha dicho el mismo Papa Francisco.
¿Actuaron bien Juan Pablo II, Benedicto XVI y el Papa Francisco, al seguir este camino? Lo juzgará el Señor, pero a los fieles no nos cabe duda de que actuaron dentro de su potestad de atar y desatar. La irregularidad canónica consiste en que no tienen la organización canónica adecuada y en que teóricamente siguen suspendidos «a divinis», excepto que ya no lo están en los aspectos del ejercicio del ministerio en que han sido expresamente ya autorizados: decir misa, confesar, casar… (incluso entiendo que les hand dado desde Roma la facultad de ordenar sacerdotes lícitamente, aunque se ha hecho sin escándalo).
La confesión es lo más revalador de la situación: un sacerdote no puede dar la absolución válida (si la da, no vale) a quien no esté arrepentido de todos sus pecados graves y tenga propósito de enmendarse; pero el Papa los ha autorizado a darla a quienes están en la FSSPX (incluyendo a los mismos sacerdotes de ella) y a los otros fieles que a ellos acuden; ergo, acudir a ella y pertenecer a ella, y administrar los sacramentos en ella, no puede ser pecado. En mi opinión, la irregularidad, la suspensión «a divinis», ha sido reducida al mínimo poco a poco. Ahora esa irregularidad no es más que un residuo de tipo organizativo.
Agradeceríamos comentarios más serios de teólogos y canonistas, porque los de esta oficina están en un Simposio largo sobre «Amoris laetitia». No acaba nunca, por más que les mando faxes para que retornen.

10 comentarios en “¿Cisma de la FSSPX? Burke despistado
  1. Sí, tiene razón Echenique en que el artículo —apresurado— cojea por no citar la fuente, que igual puede buscarse en Google. Aquí una de las fuentes: https://akacatholic.com/breaking-cardinal-burke-slams-fsspx.

    Creo que también tiene razón en muchas cosas solodoctrina, pero no en decir que Burke no dijo que la FSSPX estuviera en cisma: lo dijo textualmente («the fact of the matter is that the Priestly Society of St. Pius X is in schism since the late Archbishop Marcel Lefebvre ordained four bishops without the mandate of the Roman Pontiff»).

    Es un gran canonista. La comparación falla con respecto a los Ortodoxos en cuanto que si en caso de necesidad me confieso con uno de ellos (por ejemplo, de haber matado a alguien), él no entrará en la cuestión de si cometo o no un pecado extra como el cisma o la herejía. No es relevante. En cambio, un sacerdote de la FSSPX precisamente no puede dar la absolución lícita a un católico que no se arrepienta de todos sus pecados mortales, incluido el cisma. La confesión no valdría, aunque tuviera facultades para confesar, si el que se confiesa no estuviera dispuesto a volver a la comunión con la Iglesia. Por eso creo que una de dos: o la concesión de facultades dada por el Papa es nula (un Papa no es omnipotente) o bien significa que tácitamente ha reconciliado a la FSSPX en todo excepto en el tema canónico de su organización (la única irregularidad que queda).

    Desde luego, coincido con todos los que alaban la ciencia canónica del cardenal y con la afirmación del deseo de que los de FSSPX vuelvan a la plena unión regular con Roma.

    El paralelismo con el tema de Amoris laetitia es obvio así que no lo comento.

  2. El Cardenal Burke es uno de los mejores canonistas de la Iglesia. Lo que dice es correcto. En caso de necesidad, un católico podria acudir a un sacerdote Ortodoxo para recibir la comunión o el Sacramento de la Penitencia, si es que elos lo admiten. Tal caso no niega el hecho de que existe un cisma con los Ortodoxos. Tienen la misma fe en la Eucaristía y los demás sacramentos, y tienen la Sucesión Apostólica, Obispos y sacerdotes válidamente ordenados. Uno de ellos puede acudir a una Iglesia Católica y recibir la Eucaristía en el caso de que no hay Iglesia propia a su disiposición. Eso no quita el hecho de que hay cisma. .

  3. En un todo de acuerdo con solodoctrina .
    Tengo la sensación que Francisco se siente el dueño de la Iglesia, que puede disponer de ella como quiere, y que puede cambiar las cosas según sus gustos e intereses. Y lo hace sin ningún prurito.

  4. Da la impresión que el articulista además de no citar las afirmaciones del Cardenal Burke, no las ha leído, ya que no dicho que la FSSPX está en cisma. De lo contrario, habría tomado en cuenta el fuerte argumento de Burke para evaluar lo que dijo sobre la FSSPX: que no «están en una comunión regular con la Iglesia Católica». El libre examen del CV II y de la misa Novus Orden, los insultos permanentes a los católicos fieles al magisterio, a los Papas anteriores a Francisco y la organización paralela que establecieron, los asemeja a ser una confesión protestante.

    Por último, es evidente que Burke –tal vez el mejor canonista activo en la Iglesia- juzga incoherente, un dislate administrativo y doctrinal la autorización otorgada por el jesuita argentino a los lefebvrianos para celebrar determinados sacramentos. Llama a esto, de forma educada, una “anomalía”, que no los anima a reintegrarse a la Iglesia de Cristo.

    Lo correcto, lo católico, lo sensato, es animar a la FSSPX a recorrer el camino de la FSSP, es decir, a reconciliarse con la Iglesia.

    La imprudencia pastoral de Francisco desorienta.

  5. Estimado Canali: no creo que pueda reducirse a eso, cuotas de poder, porque en esta opinión resulta que Burke también es crítico de Francisco y de Benedicto XVI. En lugar de apoyar el avance, los tacha de crear una anomalía, que con todo no sería capaz de terminar con el cisma. Hay genuino desacuerdo teológico, en mi opinión, más allá de cuotas de poder que no tienen sentido (Burke no tiene poder).

  6. Parece que en la pugna de Burke con Bergoglio, los temas doctrinales fueron una excusa. Lo que ha habido en el fondo es un forcejeo por cotas de poder.

    1. FALSO CANALI
      en tu pugna contigo mismo entre tu vanidad y tu estupidez es donde se producen esas luchas que tu ves afuera. La chorrada esta en ti, que la chorrada te acompañe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *