PUBLICIDAD

Reforma constitucional: la moralidad del caso

|

Ayer fue aprobada la remodelación de la Constitución Española. Los dos partidos mayoritarios se han puesto de acuerdo en pocos días para llevar a cabo una necesidad que había sido sugerida por la oposición hace tiempo, y que otros países europeos han aconsejado a los demás hacerlo para evitar en el futuro llegar a una crisis económica tan escabrosa como la que vivimos ahora mismo.

La inmoralidad, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, de la actual crisis tiene dimensiones siderales. Cuando se gasta más de lo que se ingresa, cuando se engaña en las cuentas al pueblo, cuando se tira materialmente el dinero público que es de todos los contribuyentes en gastos inútiles, llevando a la bancarrota a todo un pueblo,, los autores de tales desmanes deben pasar por los tribunales humanos y ser juzgados en sus conductas inmorales y pagar lo que dictamine la ley. Dios ya lo tendrá en cuenta.

Una ley que, por desgracia, no existe en España. Por esto, ningún político derrochador con el presupuesto de su organismo mal administrado, dejando facturas sin pagar y sembrando la sombra de la sospecha por doquier, nunca se ha sentado en un banquillo de la justicia española A partir de ahora las situaciones pueden cambiar.

Siguiendo con la Doctrina Social de la Iglesia la reforma constitucional era necesaria para aprobar en su momento una red legal donde pillar a todas estas arañas que tejen y tejen una tupida red donde nadie ha podido entrar, y, ellos han salido sin que nadie les ponga las pulseras en las muñecas para llevarlos ante un tribunal.

¿Es inmoral dejar una autonomía, un ayuntamiento, o la propia nación española en clara bancarrota habiendo tirado el dinero público en asuntos superfluos gastando más de lo que se ingresa?.

Por supuesto que es inmoral. Por esto era necesario que la Carta Magna dijera que nunca, salvo en casos de fuerza mayor, se pueda dejar un organismo de servicio público sostenido con el dinero de los contribuyentes con agujeros económicos difíciles de pagar y de solucionar a medio plazo.

La actual crisis económica ha bajado de las nubes bucólicas a más de un político de todos los partidos del arco parlamentario. Únicamente es que ha sido tarde y mal. Y este es el lastre que lleva pegado la reforma de la Constitución alcanzada ayer.

Ahora será la ciudadanía la que tenga su voz y su voto en las urnas la que coloque a cada uno donde se merece según su conducta, sobre todo la referente a los asuntos económicos, sociales, morales y humanos que se han pisoteado durante muchos años pegando tiros con pólvora real, cuando solamente había dinero para balines de goma de caseta de feria de pueblo.

Tomás de la Torre Lendínez

———————————————————————————

Lean, si les apetece:

Dedicado a Juan Carlos, nuevo cura de Jaén

Blog del padre Tomás

http://tomas-de.blogspot.com/2011/09/dedicado-juan-carlos-nuevo-cura-de-jaen.html

———————————————————————————-

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *