PUBLICIDAD

Los kikos claves para la Misa de la Familia

|

Mañana tiene lugar en Madrid la celebración de la Misa de la Familia. Será en la plaza de Colón. El Papa Benedicto XVI, ayer, en su alocución de cada miércoles, animó a la participación en este acontecimiento y afirmó que la familia es ‘iglesia doméstica’ llamada a ser ‘la primera escuela de oración’ donde ‘se aprende a escuchar, a meditar, a entrar en el significado profundo de la manifestación del Hijo de Dios’. Así, el Papa ha invitado a los padres y madres de familia a ‘inculcar a sus hijos el amor a la oración’ y a ‘descubrir la belleza’ de rezar juntos ‘en el seno del hogar, asiduamente y en espíritu de comunión’ siguiendo ‘el ejemplo de la Sagrada Familia de Nazareth’.

Todo está preparado para este acontecimiento en Madrid, a donde acudirán los obispos españoles que ya han confirmado su presencia para concelebrar la Misa que presidirá el cardenal Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal Española.

Sin la fuerza y el compromiso del Camino Neocatecumenal y sus miembros todo esto no sería posible. Cada año se confirma más esta realidad.

Los kikos han organizado el rezo comunitario del Rosario, cuyos comentarios a los misterios gozosos, los han repartido entre miembros suyos y laicos con origen en las diócesis componentes de la Provincia Eclesiástica de Madrid.

El Papa estará presente por medio de un vídeo mensaje, como es habitual cada año. Además en esta fecha se desea invitar a los presentes a participar en Milán, durante el verano, en el Encuentro Internacional de las Familias, donde acudirá Benedicto XVI.

Anualmente acudo a esta cita madrileña. Tras las experiencias vividas constato que sin los kikos estas Misas de la Familia serían difíciles de llevar adelante.

La mística por la familia que tiene este movimiento eclesial; la capacidad organizadora experimentada de estos actos masivos que poseen; la identificación que mantienen con el arzobispado de Madrid, en concreto, les lleva a ser, como dicen los envidiosos de siempre, que los kikos son el “ejercito del cardenal Rouco”.

No son esto, pero sí es el principal movimiento eclesial que acoge, con interés e implicación esta Misa de la Familia, sobre todo en este tiempo vacacional en que mucha gente huye unos días del trabajo y de las responsabilidades personales y sociales.

El último motivo que me mueve a acudir es que este acto pone como panteras enfadadas a los cristianos “progresaurios”, quienes lanzan proclamas contra esta iniciativa de la Iglesia madrileña. Cuanto más atacan a la Misa de las Familias, mejor sale cada año. Estos atacantes son un puñado que apenas caben en un autobús, pero chillan tanto que se les oye en todos los rincones.

Para saber más hagan clic aquí.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *