PUBLICIDAD

La prensa católica en Internet hoy

|

‘El futuro de la prensa católica dependerá de ser fiel a su misión’, así titula la noticia, con palabras de monseñor Celli, la reunión mundial de personas vinculadas a la prensa católica de todo el mundo reunidas en Roma.

La prensa católica es un concepto viejo dentro del mundo de la comunicación dentro de la Iglesia. La ‘buena prensa católica’ comenzó a llamarse a mediados del siglo XIX, cuando había que enseñar a un pueblo cristiano ignorante en la interperie y atacado por la prensa en manos de masones y demás compañeros de viaje.

Aquella situación trajo a la prensa católica, plenamente ‘confesional’, que ha llegado hasta nuestros días, por ejemplo en España, con la Editorial Católica.

Pero cuando llegó el final aquellos periódicos, se abandonó el debate entre prensa católica sensu estricto, en favor de una prensa católica generalista, llevada por grupos que llamándose católicos le daba una rociada de pedradas a la Iglesia del Señor un día y otro también.

El nacimiento de Internet y la implantación de los digitales ha creado ya la clarificación de posturas. Desde Rel, pasando por Religión Confidencial, siguiendo por Infocatólica y acabando por Religión Digital, tenemos un abanico, donde el adjetivo católico se estira como la goma de chicle según convenga al que dirige o al escribiente del momento sobre noticias eclesiales.

A los que escribimos con la luz del Magisterio de la Iglesia nos llaman ‘fanáticos’, ‘ultracatólicos’ y otras lindezas por el estilo.

Los que nos llaman así, conviene tener cuidado con ellos, porque con usos mafiosos, con mentiras al por mayor, y otros métodos, crean e inventan unos ambientes contra la propia Iglesia Católica, apoyándose en que lo hacen por amor a la Iglesia. Esto es lo mismo que la madre que ama tanto a sus hijos que les arranca las orejas por ‘amor’.

El congreso reunido en Roma debe clarificar el concepto de ‘prensa católica’. Si solamente se sacara esto en claro se habría dado un paso de gigante.

Desde aquí deseamos que la reunión romana sea un completo éxito.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.