PUBLICIDAD

La Junta andaluza no respeta la libertad

|

La negativa a conceder el graduado en enseñanza secundaria obligatoria a los alumnos suspensos en EpC es algo que, todos los objetores a la asignatura, han oído de sus profesores durante todos los años anteriores.

Ahora se han cumplido los avisos que estaban recibiendo. Además en el casillero de notas se le pone un 1 y no un 0, porque este guaridsmo está prohíbido en la forma de calificar a los alumnos en toda la región andaluza.

La misma Junta de Andalucía ha llegado a incumplir sus propias normas para acceder a la graduación, apoyándose en la insumisión y objección de conciencia de los alumnos ante una asignatura que es tan obligatoria como otras, o más que otras cualesquiera del curriculo.

Estas decisiones son propias de este régimen que nos desgobierna y nos manda a la ruina, en la que ya estamos, al ser región peor de Europa en todos los sectores de la vida, incluida la educación, que produce anafabetos funcionales a toneladas cada curso.

Este es el concepto de respeto a la libertad de objección de conciencia que tienen los socialistas andaluces. Este es el mismo modo de actuar que están teniendo contra los sanitarios que desean objetar por no colaborar en un aborto. Las listas negras funcionan en los institutos y hospitales de modo claro.

¿Qué ocurrirá?. Pues lo de todas las dictaduras, aunque sea revestidas de falsas democracias: estos alumnos tendrán que entrar por el aro. O los padres y sus hijos tendrán que emigrar de país, que es lo que ha ocurrido siempre en todas las tierras donde la libertad y los derechos humanos se pisan como si fuera el asfalto de la calle.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.