PUBLICIDAD

Dedicado a los progres mudos ante la JMJ de Brasil

|

Hace dos veranos, la memoria del Blog es la prueba, la izquierda política y la religiosa en España estaban airándose de los pelos por estas fechas.

El mundo progreta acusaba a los obispos españoles del dispendio del gasto del dinero que suponía la celebración de la JMJ de Madrid. Quien estaba en el ojo del huracán era el cardenal madrileño. Pasaron, a pesar de tantas zancadillas, aquellas felices jornadas mundiales de la juventud. Los progesaurios se quedaron con su veneno dentro.

Ese veneno lo siguen teniendo dentro, ahora, cuando estamos a pocas semanas de la celebración de la JMJ de Río de Janeiro. No sueltan ningún escupitajo contra la organización brasileña.

Un amigo, me lo ha preguntado:

¿Qué silencio guarda la izquierda religiosa ante la reunión juvenil de Brasil?

Es cierto. Están callados como muertos viviendo los días de una primavera que no ha sido más que un invento de ellos mismos. Mientras, como se ve en las fotos, la playa de Copacabana está llenándose de los altares y estructuras necesarias para el gran acontecimiento que presidirá el Papa Francisco.

En el portal Religión Confidencial se cuenta de esta forma:

“A poco más de un mes de que el papa Francisco llegue a Río de Janeiro para presidir las celebraciones de la Jornada Mundial de la Juventud, los preparativos ya están más que avanzados. Ya ha empezado la construcción de altares y escenarios.

Para las celebraciones del Día Mundial de la Juventud 14 etapas serán ensamblados en las arenas de la playa de Copacabana. El escenario central donde tendrá lugar la misa de apertura, el 23 de julio y la ceremonia de bienvenida al Papa, el día 25, ya está siendo montado en el Hotel Windsor, cerca de la Avenida Princesa Isabel.

Los escenarios más pequeños comienzan a instalarse la próxima semana, cada uno con 100 metros cuadrados, servirá como estaciones para el Via Crucis de la Pasión de Cristo, el viernes 26 de julio.

Una pantalla gigante proyectará imágenes durante todas las celebraciones. Una cruz con 22 metros de altura, se erige en el centro del escenario. El Papa bendecirá a los fieles desde un altar que se instalará a ocho metros del suelo.”

Conclusión

¿Dónde han dejado su veneno los progres españoles contra los gastos que supone la JMJ de Río de Janeiro?.

¿La presencia de un nuevo Papa justifica esos inmensos gastos, sin que ningún progre ponga sus gritos en el cielo?

¿Era solamente la JMJ de Madrid la que había que dinamitar?

Menudas caras duras llevan estos progretas de pacotilla. Son unos hipócritas redomados.

Recomendación

Invito a leer la novela titulada:

El hombre que nunca votó

Prologada por don Juan Manuel de Prada

http://marianojv.awardspace.com/novela.html

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *