PUBLICIDAD

Sobre el párroco de Alsasua. No nos precipitemos.

|

La situación de la Iglesia en Vascongadas y Cataluña hace que sea natural la desconfianza ante la campanada de Alsasua. ¿Patxi Izco, el párroco, estaba implicado? ¿La nota era una simple excusa?

En este caso creo que el párroco es inocente, y expongo mis razones.

  1. La nota especificaba el aviso a la policía foral. Algo tan concreto, y sobre lo que mediarán testigos y un atestado policial, dudo muchísimo que sea inventado.
  2. La nota condenaba el boicot y hacía énfasis en que esa gente no representa a Alsasua. Os aseguro que un abertzale no hace esto.
  3. Ha aclarado en la entrevista a Dieter Brandau que ha denunciado a la policía el allanamiento.
  4. El párroco tiene un canal de Youtube. No lo reporto, para evitar trolls, pero lo describo: vídeos de corales, actos eclesiales dignos, interés en el Evangelio, y nada de coqueteos con el progresismo o nacionalismo. No es su línea. Para nada es el perfil de un cura abertzale, que suelen estar obsesionados con estos temas.
  5. ¿Creen que un radical separatista oye a EsRadio, a Dieter Brandau, y dice que sigue el programa a menudo? ¿Creen que lo diría incluso para exculparse?
  6. Hemos de entender que el encierro en el campanario no es una muchachada. Es un grupo de radicales capaces de todo, de forzar cerraduras y de agredir a quien se ponga por delante. Es lógico que el párroco actuase con prudencia, echándose a un lado y avisando a la policía, más si le acompaña otro sacerdote de 75 años.

En las zonas infestadas de nacionalismo separatista hay curas canallas y curas víctimas. Muy difícil el término medio. Creo sinceramente que Patxi Izco, condenando a los radicales, molestándose en hacer público el comunicado, y explicando por activa y por pasiva que esta gente no representa al pueblo, está más cerca de pasar miedo en Alsasua que de ganarse la amistad de cualquiera de los batasunos con los que tiene que lidiar a diario, paseando por las calles a pecho descubierto después de las catequesis que da a los hijos de los guardias civiles, como bien ha aclarado.

La indignación de este sacerdote por ser llamado proetarra solo le dejaba la salida al locutor de defenderse atacando. Recurso efectivo pero que demuestra malsano orgullo. El periodista sembró la duda sobre la equidistancia del entrevistado en vez de pedir disculpas como era lógico. Para mi las acusaciones de Dieter Brandau eran simplemente demagógicas, queriendo buscar las vueltas a cada frase que decía. Comparaciones ante situaciones sin ton ni son, exigencias extemporáneas o irreales, y sobre todo agarrarse a la frase de “unos y otros“, que ya aclaró el párroco que nada tenía que ver con comparar a los batasunos con los inocentes, sino con explicar que aparte de los canallas, la Iglesia de Alsasua ahora era vilipendiada por el resto de la sociedad.

Repito. Creo que en País Vasco y Navarra hay sacerdotes canallas y sacerdotes víctimas, porque estos últimos también incluyen a los que sin haber sido agredidos temen serlo. Quienes van a enfrentarse día a día con abertzales son ellos, no nosotros, y Patxi Izco los ha condenado públicamente. Esos párrocos, dando catequesis a hijos de guardia civiles, atendiendo a ancianos, con una feligresía inocente en medio de lobos, no pueden tener formas agresivas. La prudencia es más que necesaria en una situación más que delicada.

Nos olvidamos de lo esencial. La responsabilidad de lo que ocurrió en Alsasua, a mi entender, es de los culpables pero también de la filosofía de los gobiernos occidentales. Desde hace mucho tiempo nos hemos acostumbrado a que hemos de resignarnos ante los boicots y esperar a que con el tiempo un juez diga algo (o no). Cualquiera, por poner un coche en doble fila, se enfrenta a una multa y a la grúa de inmediato Sin embargo, actos de radicales parece que salen gratis. El objetivo no debe ser contemporizar ante la violencia, ni detener a 13 personas en un escrache de 100. El objetivo ha de ser detener a 100 de 100, aunque sea posteriormente en sus domicilios, y que haya consecuencias serias. Esta guerra debe ser en primer lugar de la autoridad política, y en segundo lugar de los jueces y policías.

Creo que no soy sospechoso de callarme ante sacerdotes díscolos, sinvergüenzas y secesionistas. Pocas denuncias como las de mi blog. Pero hemos de ser justos. El párroco, creo, ha hecho lo que debía y lo ha aclarado como pocos, con unos costes para su día a día en Alsasua que solo él, en su soledad, conocerá mejor que nadie. Probablemente no todo lo haga perfecto, quién sabe, pero eso no es lo esencial a juzgar hoy. Era saber si ha estado del lado (o de lado) de los carniceros de allí. Y no ha sido así.

Ojalá no me equivoque, el tiempo quizás lo diga, pero he aquí mi voto de confianza.

9 comentarios en “Sobre el párroco de Alsasua. No nos precipitemos.
  1. En mi modesto entender, se pudo haber metido la pata con el párroco de Alsasua, todo es discutible. Él defendía a su compañero en el sacerdocio, con la misma vehemencia con la que Dieter lo hacía con su compañera. Hasta aquí no veo que llegase la sangre al río. El problema, obvio es decirlo, no es el cura de Alsasua, lo terrible es la actitud de la iglesia vasca, navarra y catalana con el nacionalismo. Y llueve sobre mojado. Ahí no cabe el tertium quid, o se está con los que sufren o se está con los que matan – hay muchas formas de matar, no solo físicamente-. Y el que no recoge desparrama. No hay grises, no hay términos medios, solo blanco o negro, muerte o vida.
    Y esas comunidades que han preferido el vinagre del nacionalismo, al vino del Evangelio, están muertas. Aunque crean estar vivas. Como las iglesias que les apoyan.

  2. Llamar cura satanico, cura proetarra, o cura podemita al SR.PARROCO de Alsasua es la basura dialectica que a diario escupe ES.RAdio y L.Digital, con su AMO Federico J,Losantos y su palmero Dieter Brandau entre otros.

  3. Totalmente de acuerdo con su artículo, desde fuera del pais vasco y de la parte de Navarra que se considera vasca, todo parece muy sencillo, pero el vivir alli no tiene nada de eso.
    Por lo que yo conozco, soy vasca antinacionalista, este sacerdote por su actuación, asi como su paciencia con la emisora de radio, se merece una medalla, aunque mejor que no se la den porque seguramente para muchos del pueblo significaría que es un enemigo.
    Algunos del resto de España, a pesar de todo lo que ha pasado en nuestra historia reciente, no se acaban de enterar, y es un no querer enterarse muy desagradable, y se ponen a exigir cosas a quien no debieran, porque no distinguen entre héroes y villanos.

  4. Yo también oigo a Dieter Brandau todos los días, y creo que es un periodista honesto, que busca la verdad. Pero todos somos humanos y podemos errar. Él se ha equivocado con el párroco de Alsasua… El cura también se expresó de forma desafortunada… Y la gente se ha lanzado a juzgar desde la incomprensión y la imprudencia. La tormenta perfecta. Todo mi agradecimiento al autor del blog por aportar luz y cordura en estos momentos de confusión y malos entendidos, que tanto daño hacen.

  5. dieter se comportó como un bellaco. bien merecido que le llamaran estiércol por tratar de intimidar a un sacerdote de 75 años y por no pedir disculpas por las injurias a Don Patxi Izco. Por cierto, Alsasua no está en el País Vasco, está en Navarra.

  6. Me alegra y mucho este comentario. Me ha dolido por injusta la entrevista de DB y algunos artículos más en esta línea que para nada tienen que ver con la verdad… Hay muchos curas del país Vasco y Navarra que están con el Evangelio, a costa muchas veces de ser mal interpretados.

  7. Incluso al autor del artículo se le podría tachar (exagerada e injustamente) de batasuno porque tiene la osadía de decir, o aparentar, que Alsasua forma parte del País vasco cuando es Navarra.

    Creo efectivamente que hay que ser prudente, no timorato, sino prudente a la hora de emitir un juicio

  8. “¿Creen que un radical separatista oye a EsRadio, a Dieter Brandau, y dice que sigue el programa a menudo? ¿Creen que lo diría incluso para exculparse?”

    Reconozco que este detalle –tan aparentemente nimio, pero puesto en conexión con otros como el de su inocente canal de YouTube– me ha hecho pensar, como oyente que soy de EsRadio desde el primer día. Y creo que tal vez a Federico Jiménez Losantos, que es hombre coherente y sincero, se le ha escapado también a la hora de conceptuar al sacerdote Patxi Izco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *