El secuestro del Espíritu Santo

|

fernández Parece un título un tanto provocativo, pero es que a veces tengo la sensación de que así sucede. Hay cristianos que ponen la mano en el fuego y juran que por supuesto el Espíritu Santo actúa en el cónclave. Pero luego, es curioso, porque no tienen ningún problema en criticarle. O siguen soñando con Benedicto XVI… ¿Actúa o no actúa el  Espíritu Santo? O,  es que actúa sólo cuando a mí me interesa… Lo digo porque leo -y traduzco- dos interesantes comentarios publicados en Italia. El primero de Tornielli. El segundo, un extracto del libro entrevista de Rodari  a Victor Fernández, rector de la Católica de Buenos Aires. Decía Tornielli, refiriéndose a la abierta sintonía entre los dos Papas -el emérito y el reinante-:

Una gran lección para todos, comenzando por los así llamados sedicentes razingerianos, los que usan la imagen del magisterio de Benedicto -después de haberlo reducido a sus propios esquemas-  para contraponerlo más o menos abiertamente al magisterio de Francisco.

Y transcribe Rodari las palabras de Fernández:

Hasta hace dos años algunas personas no habrían jamás aceptado ningún tipo de discusion en relación a las palabras del Papa. Ahora se entretienen escribiendo y difundiendo cualquier tipo de crítica sobre el Papa Francisco. Esto no es una mirada de fe, sino más bien una batalla ideológica: defiendo al Papa si defiende lo que yo pienso.

Y esta gente se da bastante. Sobre todo pienso que es un fenómeno más italiano. Pero el peligro existe en cualquier lugar. El peligro de hacer soplar al Espíritu Santo donde nosotros queremos. Y ahí están Ferrara, Magister, la tal Raffaela, y unos cuantos más. ben y fco

<
Comentarios
0 comentarios en “El secuestro del Espíritu Santo
  1. No conocía los ‘niveles de aceptación’ con ese nombre. He buscado en Internet, y me he ilustrado sobre el tema a través del documento «M. Pr. Ad tuendam Fidem» y de un estudio espécífico del Prof. José A. Fuentes, de la Universidad de Navarra.

    http://dspace.unav.es/dspace/bitstream/10171/6517/1/9-Fuerza_vinculante.pdf

    ….aunque parece que yo ya había asumido estos contenidos previamente. Me alegra saberlo.

    Tras leer (un poco rápidamente) el estudio del Prof.Fuentes, pienso que el modo de «corregir o proponer» al Magisterio (si hay «meteduras de pata») sin entrar en oposición pública….pasa por lo que ayer comentaba: que esas consideraciones surjan de la humildad y del Amor a Xto y a la Iglesia. Querer el bien de la Iglesia, y estar también dispuesto a cambiar de opinión o retractarse si la argumentación contraria es correcta.

    Un cordial saludo.

  2. Totalmente de acuerdo con usted XRada. Habrá estudiado aquello del triple nivel de aceptación de los escritos del Magisterio…

  3. Pienso que el Espíritu Santo está siempre ahí, «soplándonos» lo que agrada a Dios, y no suele desdecirse en Doctrina. Luego nos toca a nosotros tener «los oidos y el corazón limpios» para escucharle….y además querer escucharle. Y eso pasa en el cónclave, en la iglesia del pueblo y mientras estamos «entre pucheros», si cabe.

    Definida está la asistencia del E.S. al Papa cuando habla Ex Cátedra sobre asuntos de fé y de Moral. Y por lo que he ido investigando, parece que tampoco el Papa puede saltarse «a la torera» todo el Magisterio previo.

    Pero en el resto de temas no está garantizada tal ayuda especial. y desde la humildad y el Amor a Xto y a la Iglesia (no desde nuestro egoismo que, como comentas, lo puede desmandar y tergiversar todo) está razonablemente justificado proponer, con educación, a nuestra jerarquía e incluso al Papa, las líneas que pueden contribuir al bien de la Iglesia, salvaguardando la tradición en puntos importantes.

    La crítica, desde la humildad y el Amor a Xto y a la Iglesia, no tiene por qué ser destructiva. Esa humildad y ese Amor a la Iglesia es quizás una de las claves: ayudan a reconocer a los que quieren al Papa y rezan por él.

    ….Pero, como Vd. comenta, es muy importante avisar a quienes puedan emitir juicios de valor, no sea que más de uno (y es superfácil) se pueda ensoberbecer en plan Lutero, pretenda «secuestrar al E.S.» ……y encima pretenda solicitar rescate.

    Un cordial saludo.

  4. El que tiene una ideología es Fernández.
    Cuando lo nombraron Arzobispo hizo una impresentable entrevista, indigna de un sucesor de los Apóstoles.
    Años antes, cuando murió Juan Pablo, reclamó abiertamente «mayor apertura en materia de moral sexual».
    Ahora es seguidor del Papa, siempre estuvo en disidencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *