PUBLICIDAD

Vías pontificias de quita y pon

|

Pues se comentan. Como es normal.

https://secretummeummihi.blogspot.com/2023/11/francisco-no-tiene-pulmonia-vatican.html

https://www.tribunavalladolid.com/noticias/351113/el-papa-aquejado-de-una-inflamacion-pulmonar-reza-el-angelus-en-su-casa

 

 

Comentarios
7 comentarios en “Vías pontificias de quita y pon
  1. parafraseando a hamlet, algo podrido huele en el vaticano. por ende, muy probablemente el vaticano mismo este ocultando algo muy grave sobre la salud de bergoglio.

  2. Cumplirá 87 años el 27 de diciembre.
    Resiste pero cada más frágil.
    Gobierna pero cada vez más terco.
    Enseña pero cada vez más superficial.

  3. Esto degenera a nivel del Kremlin: El líder supremo tardó diez segundos de más en llegar a la audiencia, se especula una gravísima enfermedad del presidente de la Unión Soviética…☺️

  4. Cuando la salud empieza a fallar y se alía con edad avanzada ya resulta previsible el resultado aunque el camino hasta el final sea siempre incierto. No me alegra en absoluto la mala salud de nadie, tampoco la del papa. Admito que la verdadera enfermedad del pontífice sea seguramente su caracter y su muy «sui generis» concepción de la Iglesia como un cortijo de su propiedad. La verdadera enfermedad es estar propiciando dos cismas que cada vez toman mayor entidad, por una parte los obispos alemanes y por otra los norteamericanos y polacos. La verdadera enfermedad es haber mandado al traste todo el trabajo realizado por sus dos antecesores, consistente en la convergencia de distintas sensibilidades. La verdadera enfermedad es considerar unicamente buena la linea de pensamiento papal, tan difuso por cierto que no hay quien se aclare por más sínodo que metamos en el tarro de las mezclas. Lo realmente grave no es un anciano enfermo, lo que de verdad preocupa son las consecuencias de un pontificado extraño y divisor, enfrentador y dictatorial, caprichoso y promovedor de mediocres y enanos. Todas estas realidades no se arreglan con vías ni antibióticos y precisamente por eso son terriblemente preocupantes, serias y muy, muy graves. Por lo demás, en cuanto a la salud papal, desearle una pronta recuperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *