PUBLICIDAD

Un artículo tan sensato como contundente sobre la realidad destapada por el informe Viganò

|

Ver las imágenes de origen

Lo firma el catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, Francisco José Contreras (1964), a quien nadie le podrá acusar de resentimiento contra el Papa por haberle truncado la carrera ni, como laico que es, aspirar a cargos eclesiales ni ponerlos en riesgo. Piensa lo que creo que piensan no poco en la Iglesia y lo dice. Con toda claridad.

Os recomiendo vivamente su lectura. Y luego que cada uno haga, diga o piense lo que le dé la gana.

http://www.dignidaddigital.com/noticia/una-oportunidad-de-curacion-para-la-iglesia-61697.html

 

24 comentarios en “Un artículo tan sensato como contundente sobre la realidad destapada por el informe Viganò
  1. UN EXTRACTO DE LA CARTA DE MONSEÑOR VIGANÒ

    También estaba claro que desde la elección del Papa Francisco, McCarrick, ahora libre de restricciones, se sintió libre para viajar continuamente dando conferencias y entrevistas. En un esfuerzo conjunto con el Cardenal Rodríguez Maradiaga, se convirtió en el muñidor de los nombramientos para la Curia y los Estados Unidos, y el consejero más escuchado en el Vaticano para las relaciones con la administración Obama.
    Así se explica que, el Papa cesara como miembros de la Congregación de Obispos al Cardenal Burke, sustituyéndolo por Wuerl y a la vez nombró Cupich, creándolo cardenal.
    Con estos nombramientos, la nunciatura en Washington estaba ahora fuera de la competencia en el nombramiento de obispos.
    Además, se nombró al brasileña Ilson de Jesús Montanari – el amigo de su secretario privado argentino Fabián Pedacchio – como secretario de la Congregación para los Obispos y Secretario del Colegio Cardenalicio, promoviéndolo de golpe de simple oficial de este departamento a arzobispo secretario.
    ¡Algo increíble para una posición tan importante! Los nombramientos de Blaise Cupich en Chicago y Joseph W. Tobin en Newark fueron orquestados por McCarrick, Wuerl y Maradiaga, unidos por un pacto de silencio de parte del primero para ocultar los abusos por parte de los otros dos.
    Los nombres de Cupich y Tobin no estaban en la lista presentada por la nunciatura para Chicago y Newark (…) Quiero recordar esta verdad inquebrantable de la santidad de la Iglesia a muchas personas que están profundamente conmocionados ante el comportamiento abominable y sacrílego del ex arzobispo de Washington, Theodore McCarrick y la conducta grave, desconcertante y pecaminosa del Papa Francisco, así como la conspiración de silencio de tantos pastores. Se que estos fieles están tentados de abandonar la Iglesia desfigurada por tanta ignominia.
    En el Angelus el domingo 12 de agosto de 2018, el Papa Francisco dijo estas palabras: «Todos somos culpables del bien que se pudo haber hecho y no se hizo … Debemos intervenir donde el mal se está extendiendo; donde lamentablemente faltan cristianos valientes para oponerse al mal con el bien.
    Si esto se considera con razón una responsabilidad moral seria para cada creyente, ¿Cuánto más para el pastor supremo de la Iglesia que, en el caso de McCarrick, no se opuso al mal, sino que se asoció al mismo? Ha sido cómplice de alguien que él sabía que estaba profundamente corrompido.
    Siguió el consejo de alguien a quien conocía bien como un pervertido, multiplicando exponencialmente con su autoridad suprema el daño hecho por McCarrick.
    ¡Y a cuántos otros pastores diabólicos sigue apoyando Francisco en su obra de destrucción activa de la Iglesia!

  2. Las siete oraciones de San Gregorio Magno

    Fray Maximilian Maria Jaskowak OP
    03 de Septiembre de 2018

    Una mujer solía llevar panes de ofrenda a San Gregorio los domingos por la mañana. Un día, al llegar el momento de recibir la comunión, le presentó el Cuerpo del Señor, diciendo: «Que el Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo te guarde para la vida eterna,» la mujer sonrió como si se tratase de una broma.
    Inmediatamente retiró la Hostia de su boca y la puso sobre el altar, y luego, ante toda la reunión de fieles, San Gregorio le preguntó por qué se había atrevido a reír.
    Su respuesta: «Porque a este pan, que hice con mis propias manos, lo has llamado el Cuerpo del Señor.» Entonces, Gregorio, impactado por la falta de fe de aquella mujer, se postró en oración, y cuando se levantó, encontró la partícula de pan transformada en carne, en forma de dedo.
    Al ver esto, la mujer recuperó la fe. Luego oró de nuevo, y vio cómo la carne volvía a su forma de pan, y le dio la comunión a la mujer.

    LEYENDA ÁUREA

    Las siguientes siete oraciones se atribuyen a San Gregorio Magno y están asociadas al milagro eucarístico detallado anteriormente.
    Aunque las oraciones han caído hoy en desuso, los fieles continuaron usándolas durante la baja edad media, cuando los franciscanos predicaron la devoción al sufrimiento humano de Cristo.
    El texto está tomado del Paradisus Animae [1670], p.540).

    Las siete oraciones de San Gregorio

    (1) Oh Señor Jesús, Te adoro colgado en la Cruz, llevando la corona de espinas en tu cabeza. Te ruego, que Tu Cruz pueda liberarme del ángel maligno. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    (2) Oh Señor Jesús, Te adoro herido en la Cruz, habiendo bebido hiel y vinagre. Te ruego que Tus heridas sean el remedio de mi alma. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    (3) Oh Señor Jesús, Te pido por la amargura de Tu Pasión, que sufriste en la hora de Tu muerte, especialmente en el momento en que Tu alma Santísima se apartó de Tu bendito Cuerpo, que tengas misericordia de mi alma, cuando llegue la hora de la partida, y me lleves a la vida eterna. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    (4) Oh, Señor Jesús, Te adoro por haber sido introducido en la tumba, embalsamado con mirra y áloe. Te ruego, que Tu muerte sea mi vida. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    (5) Oh Señor Jesús, Te adoro por Tu descenso al infierno para liberar a Tus cautivos de ese lugar. Te ruego, que nunca permitas que entre allí. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    (6) Oh Señor Jesús, Te adoro por Tu Resurrección de entre los muertos, por Tu Ascensión al cielo, y porque estás sentado a la diestra del Padre. Te ruego, que merezca seguirte y ser presentado ante Tí. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    (7) Oh Señor Jesús, Pastor Bueno, preserva a los justos, perdona a los pecadores, ten misericordia de todos los fieles, y sé favorable a mí, miserable e indigno pecador. Amén. Padrenuestro. Ave María.

    Oración

    Te ruego, Señor Jesucristo, que Tu Pasión sea mi fortaleza, por la cual pueda ser fortalecido, protegido y defendido. Que Tus heridas sean mi alimento y bebida, por las cuales pueda ser alimentado, embriagado y deleitado.
    Que la aspersión de Tu Sangre sea la ablución de todos mis pecados. Que Tu muerte sea mi gloria eterna. Amén.

    Oración

    Señor Jesucristo, Hijo del Dios Vivo, pon Tu Pasión, Cruz y Muerte entre Tu juicio y mi alma, ahora y en la hora de mi muerte.

    Dígnate concederme la gracia y la misericordia, el perdón a los vivos, el descanso a los muertos, la paz a Tu Iglesia, y la vida y gloria eterna a todos los pecadores. Tú que vives y reinas por siempre jamás. Amén.

  3. Me alegra ver como el Blogger se hace eco difundiendo el artículo de referencia que tuve el gusto de compartir en un comentario a la siguiente noticia:

    https://infovaticana.com/blogs/cigona/lo-del-papa-se-complica-por-dias/

    Dicho artículo lo copié desde «Libertad Digital» y, obviamente, no tuvo suficiente eco a pasar desapercibido como un simple comentario. De ahí mi sincero agradecimiento hacia D. Francisco José por recomendar dicha lectura.

  4. El profesor Francisco José Contreras, con su magnífico artículo, nos marca el camino a los laicos: hay que denunciar en pos de la Verdad todo lo que sea necesario, de forma pública y argumentada, para que superemos este horrible momento de la Iglesia. De los pastores actuales, salvo muy honrosas excepciones, ya no espero nada. Lo más estremecedor es el silencio de Bergoglio –él, que habla de cualquier cosa por los codos– ante las gravísimas y cada vez más verosímiles acusaciones de monseñor Viganó. También es muy elocuente que toda la prensa anticatólica, «El País» en cabeza, trate de salvar a Bergoglio en este tenebroso asunto de la mafia homosexual protegida en el seno de la Iglesia y orille a los grandes intelectuales católicos como Contreras que ponen el dedo en la llaga y la denuncia. Menos mal que veo cómo su artículo se está difundiendo a toda velocidad por los diarios y blogs digitales especializados en Religión y las redes sociales. ¡Gracias, profesor!

  5. Agradezco al blogger la difusión de este veraz artículo de FJ Contreras, a quien también agradezco su pluma luminosa, que pone en orden ideas certeras y bien conectadas reflejando fielmente la realidad triste de la Iglesia hoy.

  6. Lo que cado uno piense o haga lo que le dé la gana, no Cigüeña; será lo que deba segun conciencia católica bien formada porque entre católicos no interconfesionales estamos y hablamos.Otra cosa será no emitir opinión si no hay elementos de juicio cierto y seguro.
    ¿Cada cual reponsable de sus adhesioines y actos? Por su puesto; pero no como le dé la gana sino como debe ser o en todo caso como piense y tenga la convicción de lo que debe ser.
    ¿O es que nos hemos lanzado de cabeza al indiferentismo de la interreligiosidad todas iguales? ¿Y a la moral de circunstancias?

  7. Lo que hace extraordinario este artículo, y lo hace temible para los partidarios de la política del avestruz, es el implacable desencadenamiento lógico de los razonamientos, y eso que el autor, sin duda por su amor a la Iglesia, se niega a llegar a las últimas consecuencias, tan visibles en todo este deplorable asunto. Eso no puede sorprendernos a quienes conocemos otros trabajos del profesor Contreras, sin duda uno de los más destacados intelectuales católicos en esta hora funesta. Digamos que es marca suya esa capacidad para ir desgranando las razones de forma que se hace imposible contradecirlas. No me extraña que el comentarista que firma con el vergonzoso nick de Papólatra, excluido el rasgo de humor, tenga que recurrir a la patraña de invocar aquí el manido argumento de la presunción de inocencia. Vale, señor Papólatra, pongamos «presunto», al uso de ciertos plumíferos, delante de cada adjetivo del artículo, ¿cambia algo?
    Por cierto, en este blog donde tantos comentarios han zaherido, a menudo con razón,a la Asociación Católica de Propagandistas, conviene decir que el profesor Contreras es propagandista, y está claro que no de los peores…

  8. Papólatra: Francisco José Contreras no da por hecha la culpabilidad de Francisco, dejando la puerta abierta a que sea una gran calumnia. Pero dando los datos por lo que resulta muy creíble lo que dijo Viganó. Hace pues lo correcto: dice lo que sabe basado en HECHOS (como todo testimonio haría ante un tribunal) pero no llega a la condenación del acusado, respetando la presunción de inocencia que dices se salta (a no ser que la presunción de inocencia sea algo por lo que no se pueda decir nada sobre un acusado; si así fuera directamente todos serían al final inocentes puesto que no se podría condenar a nadie ¿no es así?). ¿DÓNDE SE SALTA (NOS SALTAMOS) LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA?

    Y dice lo que a todas luces, y para todos los que tenemos algo de sentido común y no dejamos que las filias / fobias abduzcan nuestra conciencia y nuestra voluntad). Si es una calumnia ¿qué inmenso mal mayor impide que el acusado rechace conveniente y documentadamente aquello de que se le imputa…? ¿no empeora clarísimamente la salud de la propia Iglesia (tanto de la jerarquía como de todos los fieles) si no se da una respuesta adecuada a esta supuesta calumnia…? Entonces, si es una calumnia y Francisco busca el bien de la Iglesia ¿POR QUË NO HABLA PARA DEFENDERSE Y DEFENDER A LA IGLESIA?

    Esas, y no otras, son las preguntas a las que debes responder.

  9. ¿Presunción de inocencia, amigo Papólatra? Misiones tan delicadas como la de un pastor escasamente admiten sospechas menores. Además, la presunción de inocencia del derecho penal rige mientras dure el juicio, que en este caso todos sabemos que nunca habrá. En cambio, por todas partes se han alzado voces eclesiásticas que por su posición tienen que saber de lo que hablan. La crisis de la Iglesia no se solucionará con piadosos mantos de silencio. Por otra parte, profesor Contreras: sospecho que el próximo paso del papado de Bergoglio será pedir perdón a la Humanidad por la destrucción de Sodoma y Gomorra y declararlo como un acto hereje de Dios.

  10. Presunción de inocencia? Jajajajaja
    En este caso en concreto? Jajajajaja
    Un papa que ha encubierto a muchos sacerdotes homosexuales y pedófilos declarados? Un papa que se ha rodeado de los mismos en el Vaticano? Un papa que se niega a reconocer la homosexualidad activa y descarada entre los miembros del clero como algo cuando menos inadecuado en su estado?. Si uno no está incluido en este grupo, podrá hacer lo que le venga en gana, pero si pertenece al clero católico, tendrá que ser consecuente y marchar.

  11. Si algo de gravedad tan extrema, que afecta por omisión culposa al Papa, y que por una estrategia por él auspiciada se disuelve en el tiempo, que nadie dude de que “hablarán hasta las piedras…..”. Se ha colmado de iniquidad y devastado a la Iglesia. Esto no va a pasar gratis de ninguna manera. Mientras tanto el mal, expresado en la mayor parte de los medios de comunicación y en los tontos útiles siguen a lo suyo…. a dar masaje al actual Pontífice, en lo mismo que eran diatribas con su bendito antecesor Benedicto XVI. Que no lo dude Francisco: su silencio lo triturará…y de los que hoy le apoyan, los malvados se frotarán las manos por haber dado un paso gigantesco en el descrédito de la Iglesia, previo a su persecución; los tontos útiles….sin comentarios. “Hablarán hasta las piedras…” porque “las puertas del infierno no prevalecerán”. Es palabra de Dios.

    1. No, no, amigo Papólatra.

      La presunción de inocencia es un principio general del derecho directamente vinculado a las reglas de carga de la prueba, pero precisamente porque en los delitos contra la libertad sexual y en general en todas las cuestiones relacionadas con ellos, suele concurrir una ausencia total de testigos y de otros elementos probatorios ordinarios, es regla generalmente admitida y plenamente jurídica que la sola declaración de la víctima, cuando es verosímil, coherente y mantenida en el tiempo (especialmente si está reforzada por algún indicio externo aunque no revista éste ni siquiera la condición de prueba) baste para enervar esa presunción.

      En cuanto al asunto central del artículo, el encubrimiento de este tipo de delitos, resulta igual de perfectamente jurídico y plenamente moral reclamar prudencia y diligencia extraordinarias -desde luego superiores a las exigibles a los laicos- a las autoridades eclesiásticas que por su posición están obligadas a perseguir y evitar la comisión de estas abominaciones, pecados que son a la vez crímenes canónicos y civiles. Las personas investidas de esa especial autoridad deben observar un comportamiento tan extremadamente prudente y transparente que resulta perfectamente justo y razonable pedirles que ante un testimonio como el del Arzobispo Viganò, respondan clara y plenamente de sus acciones u omisiones en la materia. En ningún caso que den la callada por respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *