PUBLICIDAD

Todavía más sobre el lío de la Amoris Laetitia

|

Aquí no se oculta nada. Ni en un sentido ni en otro. Y tampoco el lío que es monumental Zornoza: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=26422 Osoro: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=26420 Livi: http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=26427 López Ruiz http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=26426 Peters: http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=26405 Melina: http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=26417 Iraburu: http://infocatolica.com/blog/reforma.php Pérez Bustamante: http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1604141010-dar-de-comulgar-a-quienes-viv#more30732 González Giraldós: http://www.infovaticana.com/2016/04/15/presidente-la-conferencia-episcopal-filipinas-ordena-dar-ya-la-comunion-los-adulteros/ Cristóbal Orrego: http://infovaticana.com/el-santo-oficio/amoris-laetitia-lectura-afectuosa-reflexiva-y-libre/ Aberasturi: http://infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/1604151052-la-iglesia-no-condena-a-nadie Scalese: http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=26432 Santo Padre: ¿Cree que el Pueblo de Dios se merece este lío? ¿No tenemos derecho a vivir gozosa y tranquilamente nuestra fe sin necesidad de preguntarnos cada día sobre cuál es nuestra fe? A mí me parece dolorosísima tanta intervención justificando que el Papa no se aparta de la doctrina católica. Y más que algunos piensen que se ha apartado. Necesitamos el Papa roca y no arenas movedizas.

Comentarios
49 comentarios en “Todavía más sobre el lío de la Amoris Laetitia
  1. En medio de las turbulencias –mentales o meteorológicas, no lo sabemos– le preguntaron los periodistas si con el documento, de hecho algo ha cambiado en la doctrina y en la práctica de la Iglesia, al punto de que los recasados (concubinos adulterinos) puedan comulgar sin abandonar la situación de pecado público y escandaloso. En efecto, el canon 915 dice: “No deben ser admitidos a la sagrada comunión … los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave”. La pregunta era absolutamente clara y necesaria, a fin de saber si debemos interpretar la confusión en el sentido del magisterio, o como una novedad doctrinaria y pastoral.

    El periodista, Francis Rocca, atestigua: “Algunos sostienen que nada ha cambiado, en relación a la disciplina que rige el acceso a los Sacramentos para los divorciados y los recasados, y que la ley y la práctica pastoral, del mismo modo que la doctrina, continúan igual; otros sostienen, por el contrario, que mucho ha cambiado, y que hay una serie de nuevas aperturas y posibilidades. La pregunta es la de una persona, un católico que quiere saber: ¿hay nuevas posibilidades concretas, que no existían antes de la publicación de la Exhortación, o no?”

    Es la pregunta que se han hecho tantos comentaristas, de izquierda y de derecha, laicos o religiosos, bergoglianos o católicos. ¿Qué va a responder Francisco delante de inquisitoria tan clara? ¿Va a desmentir a los “interpretes oficiales” que dicen que todo cambió? ¿Va a dar la razón a los “interpretes avestruces” que dicen que nada ha cambiado?

    “Yo podría decir que sí, y listo. Pero sería una respuesta demasiado pequeña. Os recomiendo a todos que leáis la presentación que ha dado el cardenal Schönborn”.

    Punto. Si algún “avestruz” todavía intenta interpretar “Amoris laetitia” diciendo que nada ha cambiado, que refleja el magisterio multisecular de la Iglesia, se equivoca. Completemos su pensamiento: “Yo podría decir que sí, que hay nuevas posibilidades concretas de acceso a los sacramentos para los divorciados y recasados, posibilidades que no existían antes de la publicación de la exhortación”.
    http://adelantelafe.com/francisco-confirma-ha-habido-cambios-denzinger-bergoglio-razon/

  2. Ángel: A ver si se ponen de acuerdo porque no es normal que para usted sea un papólatra y otros digan que me voy a condenar por atacar al Papa. Alguno tiene que estar equivocado. Yo pienso que los unos y los otros. O tal vez no sepa usted el significado de papólatra. Que también es posible. Que por aquí hay algunos que si los sueltas en un prado se ponen a comer la hierba.

  3. En respuesta a los comentarios de Marco y asimilados: Como el espacio aquí es limitado, aunque he ido poniendo enlaces en diferentes entradas de este blog, aquí les dejo los de las cuatro primeras partes de mi Análisis de la Exhortación Apostólica post-sinodal «Amoris laetitia», del Papa Francisco (quedan, al menos, dos partes más por publicar), y luego nos cuenta:
    .
    Análisis de la Exhortación Apostólica post-sinodal «Amoris laetitia», del Papa Francisco (Parte I)
    .
    Análisis de la Exhortación Apostólica post-sinodal «Amoris laetitia», del Papa Francisco (Parte II)
    .
    Análisis de la Exhortación Apostólica post-sinodal «Amoris laetitia», del Papa Francisco (Parte III)
    .
    Análisis de la Exhortación Apostólica post-sinodal «Amoris laetitia», del Papa Francisco (Parte IV)

  4. el siguiente es un simple ejercicio de lógica extraído de ese mamarracho bergogliano llamado amoris laetitia, los amores de leticia;

    “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante.“ (Amoris Laetitia 301)

    solo hay que cambiar una palabra y se tendría el siguiente frase;

    “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «criminal» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante.“

    y una situación así llamada «criminal» puede abarcar el robo, la estafa, la corrupción, el secuestro, la violación, el homicidio en todas sus facetas y grados, el terrorismo, etc

    conclusión; bergoglio se ha cagado la moral católica!

  5. Que se dejen de circunloquios, disquisiciones y otras jerigonzas de hermenéuticas de la discontinuidad. Nada más aclaratorio ni más contundente que este escrito insertado en RD, la web de los obispos interconfesionaljzados y las editoriales beatísimas que gustan de las heterodoxias. Copio y pego:
    «Javier Solís · Puntarenas
    Dejémonos de disimulos. La práctica pastoral que propone Bergoglio acabará con ese punto doctrinal estéril de la indisolubiulidad del sacramento del matrimonio. Ya desde los años 60 Häring y Fuchs, en Roma mismo, sostenían que el vínculo constitutivo del matrimonio era el amor de la pareja. Extinguido ese amor, por múltiples razones, desaparece el vínculo. Ya esa pareja no refleja el amor de Dios. No es sacramento del amor de Dios. Más bien lo contrario. Llegan a convertir su vida en auténticos infieros. Bergoglio lo sabe y probablemente lo cree. Pero no quiere confrontaciones dolorosas. Dejará que se desgasten los rígidos que sostienen doctrinalmente que la actividad sexual es pecado mortal y causa de «condenación eterna» (?), aunque ellos mismos se masturben a escondidas y tengan sus amantes -hombres o mujeres. clandestinos».
    O sea, muy queridos doctos de buena pasta, punto en boca y a acarrear con las consecuencias.
    ¿?Hay alguna mente privilegiada que se atreva a negar que la comunión a divorciados con nueva «unión sentimental» no es una hetero-praxis en la Iglesia de Dios? Podrá decirse que es una heteropraxis de orden solamente pastoral, lo que es una afirmación torticera y sectaria porque es también una heteropraxis sacramental, se pongan como se pongan.
    Y si es una heteroporaxis pastoral-sacra’mental por más que porfíen en contrario ES una heterodoxia pastoral-sacramental manifiesta.
    Es de suponer que no nos culpen a nosotros de heterodoxos los que lo decimos por decirlo.
    La amenaza de excomunión ipso facto del ínclito Fisichella parece que funciona.

  6. «Aquí no se oculta nada. Ni en un sentido ni en otro. Y tampoco el lío que es monumental»

    CIERTO

    AQUÍ (en esta página) no se oculta nada de Infocatólica, papolatría pura y dura, yes, sir

  7. «A mí me parece dolorosísisma tanta intervención justificando que el Papa no se aparta de la doctrina». Me ha deleitado esa frase.
    Lo significativo, lo tremendamente significativo, es que se estén publicando tantos artículos, comentarios y lo que nos queda por delante, para tratar de defender, exculpar o atenuar la exhortación llamada por algún chusco «Amores de Leticia». Por mi, como si la llaman «Fornicaciones de la Leti», «Polvuchos de Kasper» o Líos de Bergoglio». Creo que me quedo con la última.
    El documento contiene afirmaciones espléndidas, magníficas, pero… contiene también en los puntos-clave, lo que el añorado (S.) Marcel Lefebvre calificaría como auténticas bombas de relojería. Y ya están empezando a estallar.
    Pero hay algo todavía peor: en mi modesta opinión -lejos de mí pretender sentar cátedra-, está consagrando la moral de situación, condenada ya por el otro añorado: (S.) Pio XII. Ahora, dejan la puerta abierta a los adúlteros. Pero mañaña ¿quiénes serán los siguientes? Puesto que con la lógica de los «Polvuchos de Kasper», habría que abrir las puertas también a la cuestión del aborto, la eutanasia, la esterilización para no tener hijos -aunque sí ¡¡¡ el gustirrinín del acto sexual, oigan ustedes!!!-, el uso de anticonceptivos, las uniones contra naturam -y con las cabras- y todo lo que Vds. quieran añadir.
    Sinceramente, no me quiero poner apocalíptico pero cada vez estoy más convencido que el Anticristo va a hacer acto de presencia en este siglo. No digo que se manifieste dentro de unos pocos años. Pero quizás en unas pocas décadas, sí.
    Si el famoso obstáculo que impide la epifanía del Anticristo -del que habló el gran S. Pablo en II Tes 2,7- es la propia Iglesia, creo que ya se ha cumplido. Desde hace medio siglo poco más o menos, en un proceso que ha ido in crescendo
    Así lo entendieron algunos Padres de la Iglesia como S. Justino -mártir- que señalaba que antes de aparecer el Anticristo final, en el que se recapitulan los anticristos anteriores, LA IGLESIA SUFRIRÍA UNA GRAN DECADENCIA, UN OSCURECIMIENTO -¿les suena lo de la caída de las estrellas, el oscurecimiento del Sol?-, UNA PÉRDIDA DE TODO INFLUJO POLÍTICO, SOCIAL, etc.
    Por último, quiero recomendar a quien me lea, un libro del P. Santiago Martín. SE titula «La última aparición de la Virgen». Guarda relación, y mucha, con este asunto que estamos abordando. Pero el autor, ¡ay! es neocón, y como tal, trata de excusar al CVII de la siniestra situación actual de la Iglesia, y por supuesto, para él, ninguno de los Papas conciliares tienen su parte de responsabilidad. Vamos, como si una multinacional la cogen unos nuevos administradores, con cifras excelentes, y al cabo de unos años está en números rojos, y los administradores nuevos no tienen nada que ver con la deriva empresarial.

  8. «Santo Padre: ¿Cree que el Pueblo de Dios se merece este lío?» Bergoglio al cambiar el misal para el lavatorio de pies, ya dejó claro quién es el «Pueblo de Dios» para él, musulmanes, hindúes, y hasta un transexual el año pasado.

  9. Aunque yo no la he leído le digo que no se aparta de la doctrina de la Iglesia . Creo que el error es basar todo en el hecho de la comunión. Creo que hay mucho integrista que le parece bien que alguien comulgue mientras evade impuestos, pone verde al vecino o le da el salto a su pareja pero claro si uno se ha separado por diversas circunstancias y rehace su vida con honestidad entonces no puede alimentarse espiritualmente de Dios. Creo que ahora todo se ve confuso pero creo que en adelante todo se irá calmando y entenderemos que posiblemente nadie debería comulgar porque cada minuto nos da para un mal pensamiento o una mala acción. Personalmente creo que el Papa Francisco abre caminos para años venideros, ¿no fue dicho que el Sagrado Corazón reinará en un futuro? Pues tiene que llegar un tiempo de conversión que empezará por la Iglesia y acabará en su pueblo.

  10. Comparemos la claridad y fidelidad a Cristo del documento «Casti Connubii» (1930) del Papa Pío XI, con la confusión y disparate del documento de Francisco.

  11. Lo peor no es el «lío», sino el gran número de almas que se condenarán eternamente al infierno debido a la confusión creada por Francisco y por la jerarquía católica. A veces nos olvidamos cuál es el fin último del hombre y para qué ha sido creado por Dios.

  12. La gran pena es que la Exhortación tiene capítulos estupendos, muy acertados, practicos, en fin, una maravilla. Pero he leído por ahí que a un guiso delicioso le basta una gota de veneno para ser letal. Una pena grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.