PUBLICIDAD

También el cardenal Cañizares critica el Padre Nuestro blasfemo

Comentarios
0 comentarios en “También el cardenal Cañizares critica el Padre Nuestro blasfemo
  1. Bastante tiene Don Antonio con el loco que hay en el ayuntamiento de Valencia intentando quitar hasta los crucifijos de los cementerios

  2. A Omella yo creo que no se le espera. O por los menos si se le espera habra que esperar sentado porque sino nos podemos cansar. Recordemos que Omella es el brazo ejecutor del yanero y su fiel discipulo.

  3. Debo decir publicamente; porque él probablemente no lo diga por humildad. que ayer recibí un correo personal de la persona que escribe bajo el pseudónimo de Man With No Name con el que había tenido algún rifirafe en el post sobre el gran pecado de criticar al Papa, Me pedía disculpas si me había ofendido y mi respuesta sincera fué que no caben dis-culpas donde no hay culpas. Su nobleza de corazón me hizo, sentirme, sin el pretenderlo, avergonzado por alguna de las respuestas que le di. Gracias, amigo. Para mi tú no eres el hombre sin nombre, sino el hombre que bien puede llamarse NOBLE. Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Bendito sea Dios.

  4. En nombre de la tan cacareada libertad de expresión, que me desacredita como carca trasnochado por pensar y decir, por ejemplo: Que las uniones ente parejas homosexuales no deberían de llamase matrimonio, o que la presentación a la sociedad de un niño no debería llamarse bautismo civil. En nombre de esa libertad que no me la regalaron los del PP, PSOE, y ni ningún otro partido político y mucho menos los de Podemos, que en su mayor parte todavía no habían salido de huevo, a excepción de algunos como ese general que merecerá una tesis doctoral sobre su doble personalidad. En nombre de esa libertad por la que luché cuando el sargento de la Benemérita hacia resúmenes de mis homilías antes, y algún tiempo después del 25 de noviembre de 1975, para “evacuarlas” a la autoridad competente: En nombre de esa libertad y de algo más digo que la bazofia de la susodicha escribidora que se define como poeta es repugnante, en primer lugar como obra literaria y mucho menos poética. Los primeros que deberían sentirse ofendidas son los poetas y poetisas. La poesía es la forma de expresión literaria que carga de mayor energía a cada palabra. Esa escribidora carga cada palabra de mayor resentimiento. La poesía es creatividad es descubrirnos a los que no somos poetas un mundo visto con ojos más perspicaces que los del común de los mortales. La escribidora en cuestión, autora de ese “Madrenustra” o algo así, debe de andar bien corta de vista cuando recurre a vaciar de su sublime contenido el Padrenuestro y mantiene la carcasa para rellenara de basura putrefacta que arroja impunemente a la cara de lectores y oyentes. Que esto lo hiciese en el silencio de su “estudio”, todavía podría considerarse como un experimento; pero que el experimento sea llevado a un acto público e institucional y defendido, apoyado, protegido premiado y aplaudido por la tal Colau, alcalda de todos los barceloneses, y arropada por muchos vasallos, acongojonados, que ni se dan cuenta de que están aplaudiendo un bodrio, blasfemo para con cualquier dios y ofensivo para cuántos tenemos sentimientos cristianos, es como parar decir: “Para arriesgarme por conseguir estas libertades, que se vuelven contras mi buen gusto y nobles sentimientos, si lo sé no vengo”. Pero parafraseando por libre a algunos de nuestros escritores también me atrevo a decir: “Cristianos, mexan por nós e moitos dicen que chove”. Y todavía cabe aquel otro: “Cada pueblo tiene lo que se merece”. Lo que pasa es que las nuevas generaciones que vienen para sucedernos y recibir nuestra herencia todavía no hicieron méritos para el envenedado legado que pretendemos dejarles en nombre, eso sí, de la sacrosanta libertad de expresión; o sea: cobardía.

  5. Aunque no tiene relación directa con el artículo, hoy me he desayunado con la noticia de Infovaticana, de que el Cardenal Ravasi pide comprensión dela Iglesia hacia sus hermanos masones.
    De las pocas cosas explicitas de esta sociedad secreta, es el objetivo dela destrucción de la Iglesia católica. Por lo visto la Iglesia ha estado equivocada durante casi tres siglos y el objetivo dela Masonería era broma.

  6. menos mal que tenemos a obispos y cardenales para recordarnos que las blasfemias y profanaciones son una grave ofensa al Señor.

    Mientras tanto, la confusión en asuntos de moral del día a día de los católicos se expande cada vez más dentro de la Iglesia sin que nadie en la jerarquía ponga freno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.