PUBLICIDAD

Mc Carrick ya no es cardenal

|

En el Boletín de hoy de la Santa Sede:

Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, 28.07.2018

Ayer  tarde el Santo Padre recibió la carta con la que el cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington (EE. UU.), presenta su renuncia como miembro del Colegio de Cardenales.

El Papa Francisco ha aceptado la renuncia del cardenal y ha dispuesto su suspensión del ejercicio de cualquier ministerio público, junto con la obligación de permanecer en una casa que se le indicará, para una vida de oración y penitencia, hasta que  las acusaciones a él dirigidas sean aclaradas por el proceso canónico regular.

Habrá que ver si la renuncia fue voluntaria o forzada. Aunque es igual. Lo importante es que ese indeseable deje de ser una mancha en el Colegio Cardenalicio. Que todavía tiene bastantes manchas más.
Lo digo porque hasta hace muy poco negaba los hechos.
Creo que el Papa ha hecho muy bien aceptándole la renuncia. Si es que no ha habido un diálogo anterior de o renuncias o te renuncio. Qu también me habría parecido bien.
¿Y lo del cardenal Farrell? ¿Seis años en la intimidad de Mc Carrick y sin enterarse de nada? ¿Es posible ser tan necio? ¿O tener semejantes tragaderas?
Hace casi cien años hubo otra renuncia cardenalicia: la del jesuita cardenal Billot. Nada que ver. El cardenal francés, cumbre de la teología y del cardenalato, tuvo una divergencia con Pío XI, muy autoritario, sobre la Acción Francesa de Maurras. Nada que ver con este depredador sexual de menores.

20 comentarios en “Mc Carrick ya no es cardenal
  1. Me parece correcto y lo propio que los delitos en esa repugnante materia se encaren y haya tolerancia cero. Lo propio es que cuando haya un caso se trate con la máxima discreción y celeridad desde la premisa de la tolerancia cero. Pero lo que no puede ser es que estemos todo el día con comentarios e indagaciones mediáticas que más parecen una caza de brujas. Hay gente indecente. A por ellos. En la Iglesia y en cualquier estamento. Pero hay muchísima gente que se están dejando la vida en la entrega apostólica y religiosa del día a día. Y son prueba de ello los mártires de nuestra Cruzada de Liberación y la pléyade innumerable de Santos del Martirologio Romano. No se callen temas que afean a la institución, pero la Santa Iglesia tiene facetas mucho más amplias que no pueden ser oscurecidas por los delitos de un grupo de depravados ni por el acaparamiento mediático, que en este caso no merecen, pues ahí se empieza a incluir a otros como sospechosos. Cupich, Farrell y Tobin son de lo peor del Sacro Colegio. Quién los promovió?

  2. En el Ejército los delitos graves llevan aparejada la separación del servicio y en ciertos casos la pérdida de la condición militar como en los del 23 F. Pero mientras no haya dictado sentencia el Consejo de Guerra y se hayan sustanciado los subsiguientes recursos, el acusado goza de todos sus fueros y preeminencias.
    Se trata de la justicia normal traducida en lo militar. Por qué justicia se rige la Iglesia?

  3. Un punto de humor para distender. Vean quién es el Presidente de la United States Conference of Catholic Bishops (USCCB) según artículo de ayer en “Secretum meum mihi”. Todo un éxito de la internacionalización del “prusés”.

  4. Farrell, Tobin y Cupich deben ser llamados a explicar sus silencios. El resultado más digno sería que renuncien a sus cargos y a la dignidad cardenalicia.

  5. Se va un macarra.Triste consuelo, cuando tantos hay en el Sacro Colegio.Se va el caimán, pero deja los huevos de los que saldrán nuevos caimanes.¿No fue él el que recomendó a Cupich?

    1. Él lo recomendó pero lo nombró el Papa, por tanto el Papa es el responsable. No tiene por qué dimitir por eso o que lo cesen por eso. Motivos para el cese, los hay, el card Cupich ya hace los méritos sin que nadie le ayude.

      Me parece muy interesante esto: la obligación de permanecer en una casa que se le indicará, para una vida de oración y penitencia, hasta que las acusaciones a él dirigidas sean aclaradas por el proceso canónico regular.

      Se debería hacer con unos cuantos, especialmente antes que salgan en los medios.

  6. Pues una vez más la sabiduría de Don Antonio Lasierra cierra el debate. El norteamericano ya no es cardenal. Me alegro mucho. Y penosa situación la de sus apéndices. Farrell sobre todo.

  7. Hermenegildo: O’Brien seguía figurando como miembro del Colegio cardenalicio en el Anuario Pontificio entiendo que según el texto del Bolletino Mc Carrick dejará de figurar pero eso no lo podremos saber hasta el A.P. de 2019

  8. No es exactamente lo mismo. O´Brien renuncia, como precisamente dice, a los derechos y prerrogativas del cardenalato… pero no a la condición de cardenal, que nunca perdió: el site vaticano lo mantuvo como tal.. Murió el pasado 19 de marzo como cardenal. Tan cardenal como, por ejemplo, Groer. McCarrick en cambio, desde ayer, no es cardenal.

  9. Por cierto, la renuncia de Mc Carrik al cardenalato tiene su precedente, no en la de Billot, sino en la de O’Brien, quien en 2015 renunció a “todos los derechos y prerrogativas del cardenalato” y el Papa se la aceptó.

  10. ¿Y no se va a privar del cardenalato a los que obtuvieron el capelo cardenalicio o fueron promocionados en su carrera eclesiástica por recomendación del Cardenal Mc Carrik: Tobin, Farrell y Cupich?

  11. Don Francisco, el efecto domino ha OBLIGADO a la MAFIA GAY a desertar al ex cardenal.

    Por mas de cinco años, el cardenal Farell, compartia apartamento con McCarrick, mientras se paganban por los abusos del cardenal.

    El cardenal O’Malley, reconoce haber recibido una carta sobre los abusos McCarrick pero que el no la vio ya que no era sobre abusos de menores.

    El cardenal Wuerl no encontro ninguna prueba de abuso sobre el Cardenal en Washington.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *