PUBLICIDAD

Más para el Tià de Mallorca

|

Ver las imágenes de origen

De allí me lo envían.

https://www.romereports.com/2019/01/06/familia-espanola-celebra-su-tradicion-de-ano-nuevo-junto-al-papa-francisco/

No puedo ser más explícito. Los curas de Mallorca me entenderán el por qué. Y algunos seglares también. El Tià, seguro. Si estalla, quedará constancia anterior a la explosión. Yo no sabía nada…

13 comentarios en “Más para el Tià de Mallorca
  1. Oigan, que esto ya da asco, (…). Por Dios.
    Carina: le digo lo mismo que a otro comentarista. La comprendo pero hay cosas que no se pueden escribir aunque fueran ciertas

  2. Aquí lo que parece que está en la palestra es una relación impropia, o sea de marineros, entre (…). Ante eso Sr. Obispo, no puede usted hacer el bobo. El rector del seminario es su omnipotente y cortísimo Antonio Vera, alias el pato (vuela, corre y nada, aunque todo lo haga mal) libérelo usted de alguno de sus múltiples cargos y nombre a alguien que pueda dormir en el seminario. Ya se sabe que las noches pueden ser muy brujas. Lo del viajecito a Roma (…), bufff, (…)
    Hay cosas que no se pueden escribir aunque fueran ciertas

  3. No me queda claro, querido Perico, la linea que defiendes. Sin embargo algo sí aparece con trasparencia meridiana lo siguiente: Seamos del Opus o de la Teología de la Liberación; seamos Jesuitas o Franciscanos, progres o conservadores, de derechas, de izquieras, de centro o del planeta de los Simios… Taltavull no nos gusta.
    Es probable, a qué negarlo, que sobre él se hubieran depositado excesivas espectativas. Los progres pensaban que al fín verían florecer el espíritu del concilio, pero la realidad se encarga de mostrar a un obispo dictador, muy impositivo en sus postulados y para nada dialogante. Por su parte los conservadores, que ya desconfiaban de él, han visto más que justificados sus temores, parece que para el Sr. Obispo la historia de la Iglesia empieza y acaba con Francisco, sin más historia ni futuro.
    Los laicos, pobres de nosotros, esperábamos algún encargo, algo serio, pero nos encontramos con que la mayor asociación de laicos la constituyen las cofradías de semana santa y el menorquín no nos vé con buenos ojos, vaya por Dios, es que no damos una.
    Por esas cosas de la mente humana resulta fácil presentir que la incomodidad de la diócesis con el Sr. Obispo es recíproca y tampoco el mitrado se siente ya a gusto en Mallorca. Sus colegas son mayores, la realidad temporal no acompaña sus ilusiones, y su activismo, sus ansias de protagonismo no hacen más que mostrar la ambición del infeliz, quien, a fuerza de no sentirse contento, busca y busca algo en lo que entretenerse y calmar su frustración. No. D. Sebastián no se siente a gusto en Mallorca y creo poder pronosticar que los años que le quedan constituirán un auténtico calvario en el que puede dejarse demasiados jirones de vida.
    El problema es que hace tan poco tiempo que ha llegado… El problema es que, le hacía tanta ilusión… El problema es que, de marcharse, el ridículo sería tan clamoroso… Lo compadezco Sr. Obispo. Su paso por Mallorca no será de provecho para ninguno de sus fieles, aunque de justicia es reconocer que, muy probablemente, servirá para que purgue Ud. sus pecados, especialmente los de soberbia y vanidad que tanto le adornan.

  4. ¡Ay, Ay, Ay! ¡Mallorca es un hervidero de chismorreos! Ya me decía un vecino mío muy piadoso (q.e.p.d.) que los evitara, pues no me traerían buenas hondas! ¡Y cuanta razón tenía el hombre!, aunque yo con una media risa le respondía: «estamos en Mallorca, el chismorreo es el primer plato del día, por mucho que lo quisiéramos evitar!» Y es que en Mallorca, evitar los chismorreos, es como coger el aire con las manos, se te escapa de por todos los lados. Si se quiere «ir vivo» (como decimos en Mallorca), para evitar chismorreos, ¡no los provoques!: ¡el que tiene la cola de paja, rápido se la enciende!
    1. Primeramente, Mns. Taltavull se cree que por seguir la linea franciscana (Papa Bergoglio) va a simpatizar a todos por igual. «I una merda!» como decimos en buen mallorquín. Y es que olvidar los ocho años del papado alemán, que ha calado hondo a ciertas personas, corrillos, grupos, y asociaciones de fieles es querer terminar con algo que no debió nunca de existir. Al llegar el menorquín a la isla mayor, se pudo percibir de cerca: obligó a los canónigos a esconder las albas y roquetes con puntillas, que tan laboriosamente elaboraron antepasados nuestros para poderlas lucir, pues le crea cierto agobio este desfile de muñecas Barbie. Por no decir, de esconder los ornamentos laboriosos que Mns. Murgui y Salinas lograron volver a sacar después pontificado del valenciano y eterno Úbeda, queriendo poner el práctica aquel «espíritu» del concilio. El menorquín parece haberse decantado por los postconciliares, ruinosos, hechos con tela de saco y que en su época de juventudes crearon cierta cercanía con la gente; pues la Iglesia debe de ir de humilde! Y esto, señores, es un querer y no poder: ahora si, ahora no; dependiendo todo del gallo del corral. Pues aún así, permite saltarse los estatutos del mismo colegio catedralicio, como por ejemplo: predicar la homilía del día de la conquista (31 de diciembre), privilegio de la cual era recitada por un sacerdote a buen sorteo. Otro, el de presidir la misa de 12 del día de pascua; pues el obispo solía presidir solo la de las 10:30 y cuando esta terminaba, salía a la puerta mayor a recibir a SSMM los Reyes y presidía el Sr. Deán. Entre otras cosas…
    2. El Seminario tendría que ser la «niña bonita de los ojos» del obispo de turno. ¿Donde quedará aquel entrañable Cardenal Marcelo que se llevaba a «sus niños» (seminaristas) de peregrinación a Roma para ver al Papa y él se quedaba tranquilamente sentado en un bar con sus atuendos solemnes de cardenal tomándose algo fresco? El Seminario debería de ser el plato fuerte de la comida. Aquel que se prepara laboriosamente, el que más ingredientes debería de tener, por no decir la guarnición de especias (si estuviéramos hablando del típico «frit de matançes»). Pues en esta institución es la que se forman los futuros sacerdotes que en nombre del obispo de turno, apacentarán al rebaño de turno que les toque (o los rebaños, pues según he leído en otra parte, creo que le bastan una treintena de ellos). Los chicos actuales, todos con sus defectos y virtudes han tenido al suficiente valentía de hacer una cosa que hoy en día no está muy de moda: hacerse sacerdote por la voluntad de Dios. Pero no voy a hablar más de ellos, pues no se lo merecen; por eso de que no se creen vanagloriarse, no les demos aún la miel en los labios. Y, es que con el ganado que hay al mando, normal que se les escape algún que otro carnero. Un todopoderoso vicario número 2 híper-ocupado con sus asuntos (que no son pocos), además de cuidar de su anciana madre, que nada de culpa tiene la pobre; pero es que no se le ve ni un pelo por el semillero. Todo recae en el canciller-formador-superior-manda más-un quiero y no puedo sacerdote que parece que quiere mandar más que en su propia casa. A parte, se ha hecho amigo (muy amigo) de un alumno suyo del semillero; algo que hace crear un poco de celos a los demás: pues se lo lleva a todas partes (últimamente hasta en Roma, como ya hemos podido ver), pues que tiene este chico que no tengan los demás. He sabido que este chico, viene de una familia adinerada y aposentada del Opus, al formador también me comentaron que iba detrás del dinero, pues solo en las parroquias que ha podido ejercer de párroco, ha dejado numerosas deudas. Vaya «vianda» (combinación) más aprensiva, pues parece ser que le llama la atención cierto grupo de fieles que se dedican a hacer retiros. Como si otros movimientos no lo hicieran ya. Un formador bastante inquisidor para un semillero bastante «republicano» (sinónimo de libre). ¡Mando y ordeno!
    3. Por no hablar de las parroquias que ya se han podido cerrar. Con el pontificado de Mns. Salinas se cerró una en Palma y no sabemos cuantas se cerrarán en este. Pues con el «sarao» que tenemos, da pereza hasta de ir a misa. Ya me lo dicen mis vecinos: -¡Oyan todos, el día X vendrá el obispo a hacernos una visita! -¡Y a mi que, el obispo! Ya ha cerrado 2, y una con muy mal estar de la comunidad con su pastor por no dejarles hacer una procesión con su santo patrono.
    4. Por no meter mas cizaña, está la incompatibilidad del clero con el movimiento del laicado. Y es que al clero de Mallorca le gusta mucho mandar, y que no prueben de que ningún feligrés formado en los institutos diocesanos no le haga sombra, ¡porque le hará calla de por vida! Y es que no le estorba más a un sacerdote mallorquín el que un feligrés o grupo de ellos le canten las cuarenta por cualquier cosa. No oigamos las celebraciones de la palabra, a ellos les causa les causa pitidos en los oídos. Una de las cosas buenas que Taltavull propone es que el laicado coja fuerza, pero con este clero, ¡es misión imposible! El concilio es papel mojado. Por no añadir el arrinconamiento de algunos diáconos permanentes: personas preparadas para ejercer su propio ministerio en la diócesis, capaces de desatender por un momento a su propia familia para atender comunidades; personas valedoras donde las haya, y que se las arrincone de cualquier manera, degradándolas a simples despachos burocráticos, y presidiendo algún que otro bautizo por ausencia del parróco (y no párroco).

    Y un sin fin de problemas que vendrán en más ocasiones. Mallorca no es tan pequeña como algunos lo pintan. ¡Que Dios nos coja libres de pecado! ¡El «arròs brut» ya está bien servido!

    Posdata: Si es que encontramos a algún confesor; y es que algunos les molesta bastante que les llamen a la puerta de sus «palacios parroquiales».

    1. Querido Perico: Completamente de acuerdo contigo respecto a los diáconos permanente. Estamos arrinconados. Los sacerdotes no nos quieren y niegan incluso que podamos cobrar un sueldo. Menos mal que tenemos un gran defensor en el Vicario General . D. Antonio que siempre nos ha defendido incluso frente a los sacerdotes. A alguno incluso le hizo dimitir después del enfrentamiento con un diácono de la part forana que tuvo que sufrir muchísimos desprecios. D. Antonio sabe que bastan unos pocos estudios. El mejor que nadie sabe lo que cuesta estudiar ya que es consciente de sus limitaciones y lo necesario que es que se nos paguen. Hemos de dejar familia y aunque la mayoría tengamos un trabajo ya retribuido es necesario gratificarnos. El furturo está los seglares y los diáconos casados que podemos aportar lo que la miopía de muchos sacerdotes no aportan. Que ellos queden para consagrar mientras Roma, ojalá llegue pronto, no se decide a ordenar a hombres casados y a mujeres. Gracias D. Antonio!!!. Se que contamos con su apoyo y alq ue usted representa, D. Sebastián porque así nos lo ha manifestado en muchas ocasiones! Gracias!

  5. Madre Santa. Para que yo lo entienda. Veo al rector del Seminario de Mallorca, d. Jaime Augusto Estela Cortés, con UN seminarista suyo en Roma, arropados por una familia del Opus.
    Creo que en el seminario hay cinco seminaristas. Parece que lo prudente hubiera sido llevarselos a todos.
    D. Jaime Augusto. Mientras Ud. Y su seminarista favorito estaban de turismo espiritual, los otros no-favoritos estaban dando el callo.
    Menudo pedazo cerdo.

    1. Amigo Ivan: unas puntualizaciones. Augusto? poco….Estela? sí, eso sí….es capaz de todo y cualquier cosas con tal de conseguir sus objetivos ( incluso supuestamente se dice que por contacto se ha hecho miembro de la Sta Cruz). No hay contrincante que no se haya cargado. Cortés? Que se lo pregunten a los que habitualmente deben ir a la Curia (cada vez menos por cierto) a solucionar algún asunto burocrático: malos modos, cara avinagrada y todo dificultades.
      Sobre el Seminario: te equivocas. No hay 5 seminaristas. Sólo UNO…»el banano». Los otros cuatro no interesan. Por cierto ya son apodados «los cenicientos» y sólo esperan acabar de «pasar».
      Responsables: Obispo, Rector del Seminario (por cierto curiosa evolución la de este insignificante y pequeño personaje) y naturalmente el auténtico Rector y Gran Hacedor, El GRAN AUGUSTO!!!!…¿Augusto?, ¿Cortés?……

  6. Pues mira que casualidad…… Juan el seminarista es el famoso pupilo de Estela, formador del seminario , el cual viajó a Roma con esta familia. Son del Opus Dei.
    Y la actitud de este chico con el formador Estela es el origen de todos los males del seminario de Mallorca…
    Viajes , comidas, retiros de Emaus, el continuo desencuentro con los seminaristas mallorquines, sin entrar en otro tipo de actitudes de dudosa moral han sido el detonante.
    Han echado a Tomeu Villalonga, un excelente y preparadísimo rector para poner a un titere con miles de ocupaciones, con el fin de que Estela dirija y organice el seminario a su antojo…

    Cosas veredes amigo Sancho………………..

    1. Ojala que volviese Tomeu a Seminario!!! Éste sí que era un rector como Dios manda: buena formación, liturgia bien hecha y NUNCA hacía agravios comparativos entre los seminaristas ni tenía preferidos. Sus muchos años de experiencia en la Pastoral Vocacional lo avalan al 100%. ¿Qué experiencia tiene el rector-canónigo actual? Que desastre es esto ahora… todo en las manos arbitrarias de un formador de tercera categoría. Desastre consentido por Taltavull, por supuesto. No me extrañaría, además, que el Obispo Vadell estuviese muy preocupado por todo esto. Normal, en poco tiempo unos carreristas ineptos se han cargado un trabajo de muchísimos años. Aquí solo existe una solución, por desagracia: ESPERAR Y PACIENCIA. Y aunque no estoy en muchas cosas de acuerdo con Vadell, si al final viniera destinado a Mallorca tendríamos un buen obispo, porque éste sí que ama Mallorca de verdad, no como Taltavull que solo la instrumentaliza para darse aires de grandeza. Cuando pienso en él me viene siempre a la mente la imagen de una «Prima donna»… del queso menorquín:
      http://www.convifood.com/Content/img/products/large/30316.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *