Infovaticana
La cigüeña de la torre

Lo que le faltaba a la diócesis de Mallorca: Una serie de Televisión basada en el caso del Obispo Salinas

La Cigüeña de la Torre
12 enero, 2018

Resultado de imagen de obispo salinas

La diócesis parece dejada de la mano de Dios desde hace mucho años con unos nombramientos episcopales pésimos.

Tras la renuncia “conciliar” de Álvarez Lara en 1972 se nombró primero Administrador Apostólico Sede Plena (1972) y luego Obispo Residencial (1973-2003) al valenciano Teodoro Úbeda, típico representante de aquella jerarquía dadagliana que  nos nombró Pablo VI y que en su gran mayoría resultó nefasta. El  único requisito que se buscaba era el antifranquismo y eso sólo se encontraba entre los progresistas. Úbeda además era inteligente con lo que resultó peor. Con él comenzó el hundimiento de uno de los obispados más importantes de España con una población superior a la de bastantes arzobispados.

Le sucedió otro valenciano, Murgui (2003-2012), ya en tiempos de restauración, no mala persona ni de sospechosa doctrina pero aquejado de una enfermedad que parece epidemia en no pocos procedentes de aquella región y en éste con síntomas verdaderamente alarmantes: insuficiencia mitral. Y la diócesis se convirtió en un patio de Monipodio con un clero muy maleado tras el largo gobierno de Úbeda, en el que el Murgui no era nadie ni quería ser algo, hasta que ante una situación insostenible hubo que sacarle de allí precipitadamente. Y en vez de mandarle como emérito a su casa le nombraron obispo de Orihuela-Alicante acelerando para ello la salida del titular de esa diócesis de bastante más valía que el acreditado inútil.

Entonces llegó a Mallorca otro valenciano más que no es que hiciera buenos a sus antecesores, cosa imposible, pero que hizo más que ninguno de ellos, por imprudente o por ligón, que yo no lo sé pero una de las dos cosas fue, Salinas ( 2012-2016), para casi terminar de hundir lo que quedaba de catolicismo en  la isla.

Y digo casi porque la tarea de demolición la concluirá el recién nombrado Taltavull (2017-    ), este no valenciano sino balear, que es en mi opinión el peor obispo de España si prescindimos de ese caso de libros de texto que es el solsonense Novell.

El escándalo Salinas, de proporciones descomunales en la isla, no concluyó con su traslado, verdaderamente ignominioso a auxiliar de Valencia. Ahora se anuncia una miniserie de televisión, en dos episodios, que aparecerá en pantalla la semana que viene y que tiene como base la bochornosa historia del obispo. Lo que le faltaba a la Iglesia isleña.

Los nombramientos de obispos vienen de Roma. Bastantes son pésimos y a Mallorca le han tocado cuatro de esa categoría. Pero hay algo que es responsabilidad de los obispos de España o al menos de la mayoría que votó a ese obispo, conociéndose ya el escándalo, como presidente reelecto de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar. En una burla infame a los seglares españoles. Como para que nos acordemos de las madres de quienes le han votado.

Supongo que no habrá mujer honesta que se acerque, por si acaso, a tal presidente. Y si alguna lo hiciera entendería la  preocupación de su marido si lo tuviere.

El escándalo Salinas no ha terminado. Esto dice ahora un medio de la isla en el que fue mucho tiempo lamentable titular:

http://ocio.diariodemallorca.es/tv/series/ib3-estrena-serie-inspirada-relacion-obispo-salinas-su-secretaria-personal-nws635421.html

¿Nos merecemos los seglares españoles esto?

 

La Cigüeña de la Torre


11 COMMENTS ON THIS POST To “Lo que le faltaba a la diócesis de Mallorca: Una serie de Televisión basada en el caso del Obispo Salinas”

  1. Ramiro dice:

    ¿Y de la “novia” del Obispo, y digo novia por no decir amante, que sabemos…?
    ¿Se ha divorciado ya, y hace vida matrimonial con él, o que ha sucedido?
    Estoy que no vivo…

  2. Filántropo dice:

    Amigo Eymerich, estoy completamente de acuerdo contigo y eso que nunca hemos concidido en los pasillos de la curia: lo dificil en las oficinas de la curia mallorquina es no encontrarse por lo vacios que estan los pasillos. Allí no va nadie…y cuando digo nadie es absolutamente nadie.
    ¿Que necesidad hay de ir se preguntan muchos sacerdotes? ¿Que consejo u orientación de Vicaria General vas a recibir si allí la única respuesta va a ser “esto lo hacemos entre todos” o…”dame tu la solución al problema”. Patético!

  3. juan manuel ramilo costas dice:

    Cuando nos libremos de Taltavull, la solución es simple: cójase a un sacerdote impecable, autóctono, que hable la lengua de allí y tenga cincuenta.Nómbresele obispo y manténgasele allí hasta su jubilación, para que, entre él y doña Guadaña quede limpio de basura el campo.Acto seguido, como premio a su tarea, désele un capelo cardenalicio y pídasele que se mantenga en su puesto hasta los ochenta.Cuando lleve diez años de limpieza, póngansele un par de auxiliares, con una buena fregona y abundante amoníaco para no dejar ni una bacteria eclesial viva.Y colorín colorado…

  4. Aramis dice:

    Lo más sangrante en la diócesis de Mallorca es la absoluta incapacidad de sus dirigentes. Resulta llamativa la altura intelectual de los nuevos miembros del consejo episcopal.
    Algo que empieza a circular en la Diócesis mallorquina y es realmente preocupante, es la confección de listas negras donde el criterio es la afinidad ideológica.
    TAmbién una frase que se pone en boca del prelado: “Esta Diócesis no la a conocer ni la madre que la parió” es reveladora. Pobre Mallorca y pobre presbiterio!

  5. Inquisidor Eymerich dice:

    Lo que pasa en Mallorca parece de película de terror. Es una Diócesis que va a la deriva. ¿Han visto la película “El resplandor”? Pues, si uno se pasea por la Casa de la Iglesia, encontrará los mismos pasillos aterradoramente solitarios del Hotel Overlook. Sin embargo, peor que estar en crisis, es dar lástima y que se rían de la Iglesia, y más en la televisión, mediante un culebrón tan cutre salchichero. Ahora bien, en cuanto al tema concreto que nos ocupa, pues, ¿qué quieren que les diga? Con el patio clerical que tenemos en España, que algunos desalmados consideran demasiado “color de rosa”, casi, casi, habría que darle una medalla de oro al obispo Salinas por gustarle las mujeres. En resumen, como cantaba el gran Manolo Escobar: Viva el vino y las mujeres!

  6. Hermenegildo dice:

    La reelección de Salinas como presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar refleja la poca importancia que los obispos le dan a esa Comisión.

  7. Man With No Name dice:

    lo de salinas no es para tanto, ya queal menos no resulto ser un asqueroso pervertido como juan carlos maccarone, amigo y protegido del entonces cardenal bergoglio.

  8. Vigilante dice:

    El análisis de D. Francisco me parece acertado, muy acertado. Una cuestión en la que se puede abundar es en el hecho de que Taltavull, por desgracia, hará buenos a sus antecesores incluido Salinas. En Barcelona ya conocimos su pseudotalante amable y campechano, la realidad que esconde esa aparente simpatía de eufónico acento menorquín, es un carácter absoluto y dictatorial. Tras la aparente sencillez esconde un ego enfermizo que se manifiesta de forma muy abrupta en lo que le disgusta y en quienes no son de su cuerda. No, Salinas no fue un buen Obispo, pero si algo se le puede reconocer es la capacidad de escuchar sin tanta acritud como su sucesor. Taltavull se envuelve en su particular y feminoide manto de dulzura pero muestra siempre su zarpa lobuna a quienes no piensan como él. Pobre Mallorca, si tras él queda algo de Iglesia, será puramente residual.

  9. Roberto dice:

    Saludos. Aunque no está relacionado con el tema del blog lo escribo aquí y, en el caso de que no le parezca bien a Don Francisco José, puede borrarlo si lo considera inoportuno. Una fuente me ha comentado que a finales de año se producirá el relevo en Washington y, a ver si alguien lo acierta, a esa sede llegará un cardenal actualmente titular de otra sede residencial.

  10. Ricardo dice:

    ¿ qué paso con Alvarez Lara? Yo casi no habia nacido pero admiro sus ultimos años de recogimiento en Almería y me llama la atención su sepelio en la cartuja de Jerez (ya que se siempre quiso ser cartujo.