PUBLICIDAD

Lo de los Franciscanos de la Inmaculada no parece irles bien a los vaticanistas

|

¿Necesito añadir que me alegro mucho?

https://www.riposte-catholique.fr/en-une/franciscains-et-franciscaines-de-limmaculee-nouvelles-du-front

Me parece una vergüenza más del Vaticano. y ya van demasiadas.

9 comentarios en “Lo de los Franciscanos de la Inmaculada no parece irles bien a los vaticanistas
  1. La Bula de San Pío V acerca de la así llamada “misa tridentina” jamás fue derrogada, ni por Pablo VI ni por otro Pontífice, de manera que nunca fue prohibida la celebración de la misa según lo establecido por el Santo Pontífice. Pablo VI, para poder derrogarla hubiera tenido que publicar un documento de la misma o más autoridad y derrogarla explícitamente, cosa no no hizo. Una nota de la Congregación de Ritos no puede derrogar una Bula Pontificia. Lo de destrucción de los FFI es probablemente la peor verguenza de un Pontificado absolutamete nefasto. Con la ayuda de Dios y en mejore tiempos para la Iglesia volverá a surgir, pues se trata del auténtico espíritu de San Francisco como lo vivió san Maximiliano Kolbe.

  2. Solodoctrina: para insultos de toda clase, los que ha recibido el P. Manelli.

    En cuanto a que Benedicto XVI iba a corregir la “deriva filolebvrista”, le recuerdo que, por ejemplo, el Papa emérito calificó de “vulnus”- herida- al Motu Proprio “Summorum Pontificum” las restricciones impuestas a los Franciscanos de la Inmaculada para celebrar la Misa tradicional.

    Y, en fin, resulta muy significativo que algunos de los escasos frailes modernistas que empezaron todo denunciando a Roma la “deriva filolefebvrista” de la Congregación, actualmente la hayan abandonado. Una buena prueba de cuáles eran sus verdaderas intenciones.

  3. Solodoctrina: no se equivoque. Los Franciscanos de la Inmaculada se estaban inclinando cada vez más por el Vetus Ordo y también habían empezado a organizar congresos en los que se pedían aclaraciones sobre ciertas enseñanzas del Concilio Vaticano II, en la línea de Monseñor Gherardini, como el organizado en Roma del 16 al 18 de diciembre de 2010. Nada de esto es tolerable para la Iglesia modernista y por eso los Franciscanos de la Inmaculada están ahora como están.

    1. Hermenegildo: no me equivoco. La cuestión -falsa en su esencia, vease summorum pontificum- vetus ordo contra novus ordo, se introdujo dentro de los FI, creando tensiones dentro. Por mi experiencia, no directa de los FI, sino en otros ámbitos, he visto que los pro vetus ordo no se quedan en una mera preferencia, sino que empiezan con los habituales insultos al novus ordo: misa protestantizada, misa herética y de allí directamente van al ataque al Santo Concilio Vaticano II. Todo ello imposible de digerir, por falso, y de lo cual no me voy a extender ahora.

      Recuerde que los FI estaban en visita apostólica decretada por Benedicto XVI en el año 2012, precisamente a fin de corregir los errores, las derivas filo-lefebvrianas que se estaban produciendo desviando el espíritu originario de la Orden, insisto absolutamente católica en su origen y adherente al CVII. Derivas nada imposible de solucionar dentro del espíritu eclesial, en obediencia al Papa legítimo que acude a socorrerlos, no a arruinarlos.

      Sin embargo, lo de Bergoglio es diferente. No es la corrección fraterna sino la destrucción diabólica. Sólo tres notas, entre varias, abonan con evidencia la actitud persecutoria y aniquiladora de los FI por parte del representante de la mafia de San Gallen.

      Primera. La eliminación del cuarto voto mariano. Ya sabemos del poco afecto del falso Papa hacia la Santísima Virgen -demostrado innumerables veces- en consonancia con el odio especial contra ella por parte del diablo. Ella fue siempre llena de gracia, jamás conoció al Enemigo que ni un instante pudo ingresar en su alma.

      Segundo. La prohibición de celebrar el vetus ordo, pasandose por el aro la Summorum Pontificum.

      Tercero. La clausura de 15 monasterios de los FI, no por falta de integrantes, habitual en otras ordenes son sesgo permisivista y relativista, sino rebosantes de vocaciones.

      Lo de Bergoglio es por implantar la Iglesia Nuevo Paradigma por apostasía, por su abandono de la fe cristiana y afán de rebelión contra el Señor.

  4. Interesante el enlace propuesto.

    Ocurre con los Franciscanos de la Inmaculada que son el vivo ejemplo de lo que Bergoglio vino a destruir: el catolicismo.

    Esta novel orden, de neto cuño juanpablista, creada durante su pontificado, es decir, católica en esencia, es amante, al mismo tiempo y sin falsas preferencias, del novus ordo y del vetus ordo, evitando plantear falsa oposiciones. Asimismo, es seguidora del Santo Concilio Vaticano II, de todos sus documentos, interpretados correctamente a la luz de la Tradición y el Magisterio vivo.

    Son los FFI para nada lefebvrianos; si algo lo fueran tendrían alguna chance de sobrevivir bajo la dictadura del representante de la mafia de San Gallen. El pecado de Manelli y sus discípulos es ser católicos de verdad, en silencio, sin alaracas y sobre todo, el pecado mayor, es haber tenido éxito, motivo que el destructor Bergoglio no perdona. Recuerden a Livieres. Hundido por la inquina personal del falso Papa.

  5. los franciscanos de la inmaculada, una horrenda vergüenza de este horrendo pontificado bergogliano. y evidencia además el carácter de tirano tercermundista de bergoglio mismo.

  6. Chámenme Pepe podría estar involucrado en una investigación de fraude, por lo que transpira el artículo. Mientras crucifica a los FFI.
    Dios quiera que les estalle el escándalo en la cara, como pasó en Chile. Tuvieron que recular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *