PUBLICIDAD

Laicos de Ciudad Rodrigo reclaman a su obispo. Yo también

|

Tengo por Don Raúl Berzosa declarada simpatía y reconozco en él notables valores. Me creo la versión que se le atribuye. Posibles dificultades han desaparecido. Y la principal razón para el optimismo radica en que Ciudad Rodrigo es sede plena y no vacante. Tiene su obispo y ese es Don Raúl Berzosa. Tiempo han tenido sobrado para aceptarle la renuncia, cesarle, nombrar sucesor o unir la diócesis a la de Salamanca. Nada de eso ha ocurrido. Sólo hay un administrados apostólico rigiendo el obispado con su obispos ausente. No fugado. Simplemente ausentado con placet vaticano.

Leo que un grupo de laicos reclaman su regreso.

https://www.periodistadigital.com/religion/diocesis/2018/12/29/laicos-de-ciudad-rodrigo-iglesia-religion-dios-jesus-papa-obispo-berzosa.shtml

Me uno a ellos.

He leído que ayer o hace tres o cuatro días estaba monseñor Berzosa en Roma. Espero, y deseo, que en puertas de una solución favorable a su persona.

12 comentarios en “Laicos de Ciudad Rodrigo reclaman a su obispo. Yo también
  1. Siempre he valorado mucho el trabajo de Don Raúl Berzosa en la Diócesis de Ciudad Rodrigo, pero actualmente, e independientemente de los motivos que hayan causado esta situación, siento que estamos abandonados.

    El silencio existente solo está provocando una serie de comentarios bastante horripilantes sobre la situación personal de Don Raúl, y sobre todo, muchas dudas sobre su continuidad como Obispo, y lo que es peor, sobre la continuidad de la propia Diocésis.

  2. recluído en un monasterio francés POR ALGO GORDO, es evidente, ¿no? será mejor que no vuelva y pongan nuevo obispo o la añadan a Salamanca con nuevo obispo que el actual deja bastante que desear y no cesan los palos a su persona por sus encubrimientos y cacicadas

    1. Soy un cristiano de Ciudad Rodrigo. Ante cierto comentarios que leo tengo que decir que a D. Raúl se le quiere en nuestra Diócesis y se valora su trabajo como obispo. Quienes han estado más cerca de él resumen, el tema del que se habla, como una obra de caridad y generosa ayuda a una familia que, al final, le ha desbordado. Su situación actual es resultado de lo hablado entre el Papa Francisco y él. Por mi parte, todo el respeto del mundo. Y, en el futuro, pase lo que pase, y así se lo pido a Dios, D. Raúl seguirá siendo un buen pastor. Ojalá esté pronto ya entre nosotros.

  3. Me uno al Sr. Fernández de la Cigoña en su petición de regreso de D. Raul al ejercicio de oficio de obispo, bien en Ciudad Rodrigo o en otro lugar, que tampoco es que estemos tan sobrados de buenos obispos, y D. Raul lo es, y con amplia experiencia.

  4. Entiendo y respeto las simpatías personales que cada cual puede tener por D. Raúl Berzosa, ahí no tiene derecho a entrar nadie. Pero la situación que desde años se vivía era vox populi y no olía nada bien. Quede claro que él no pidió ninguna excendencia, sino que ésta fue una medida impuesta y a su pesar. Había que solucionar el asunto de las mujeres que por cierto, nunca cuidaron a su madre y el de los dineros. Raro olía y huele rarísimo. Esa distancia de Raúl con su propia familia y ese afán por sacar dinero a toda costa para las señoras, incluso malvendiendo el patrimonio familiar, la biblioteca o pidiendo dinero a terceros… no es normal, por más que se quiera vender la burra. Le deseo todo lo mejor y que este tiempo le haya servido para templar el espíritu y asentar la cabeza, que tiene ya 61 años. Recemos por él.

      1. Pues vaya usted a saber… yo del hijo algo había oído pero no me lo creo. Pero me llama la atención qué puede atar una persona consagrada, obispo, a una pareja de madre e hija, para tenerle hipotecado, enfrentado a su familia, con deudas… y dando de qué hablar. Porque el Sr. Berzosa ha removido cielo y tierra pidiendo ante las instituciones le adjudicaran a María José Vidal, la hija pianista de la señora, conciertos de piano. Yo no sé lo que ha habido, ni soy quien para juzgarlo. Pero que algo hay anormal, desde luego. Este tema lleva ya bastantes años. Y sé que amigos personales de Raúl de Burgos fueron hace años a hablar con el mismísimo nuncio y que cuando se oyó que lo iban a hacer obispo de Palencia, su propia familia (para evitar el escarnio) pidió que no por favor. Las explicaciones que demandan los laicos de Ciudad Rodirgo (si es que las demandan), las tenía que haber dado él, antes de poner pies en polvorosa. Yo creo que no volverá a la diócesis y que lo colocarán en alguna oficina del Vaticano, como otros tantos que no saben dónde colocar. En España sería una vergüenza y con semejantes antecedentes el primero en sufrir sería empezando por él mismo.

  5. Existía una situación personal un tanto irregular; ¿se ha solucionado? Mientras no se solucione, el Obispo está inhabilitado para ejercer su ministerio.

  6. Lo que no entiendo es por qué los fieles reclaman información, aparte de a los sacerdotes, ¿a quién? ¿a una genérica y vaga jerarquía? Y no se la reclamen al obispo, que siendo el protagonista, sería el primero que tendría que haberles dado explicaciones. Vamos, digo yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *