PUBLICIDAD

La agonía de los Jerónimos

|

Resultado de imagen de fray ignacio de madrid

Un amigo me envía una noticia aparecida en Facebook, al que yo no tengo acceso. No por el menor desprecio mío al  medio sino por falta de tiempo por mi parte.

Es esta:

“Me acabo de enterar de que el día pasado día 18 ha fallecido fray Ignacio de Madrid en el monasterio de Santa María del Parral del Segovia. Había ingresado en la Orden de San Jerónimo en 1941, cuando contaba diecisiete años de edad. Dentro de la Orden ocupó todos los oficios, hasta Prior y General de la misma. Excelente monje, gran amigo, desde que le conocí en 1995, me inculcó el amor a la Orden de San Jerónimo, siendo de incansable ayuda y acicate a todo aquello que pudiera redundar en su conocimiento. Una gran pérdida y un sentimiento muy grande con esta noticia.

Descanse en paz, fray Ignacio, y que desde el cielo siga guiando nuestros trabajos”.
Debía tener 93 años o estar a punto de cumplirlos. No es pues sorprendente su fallecimiento. Descanse en paz.
Lo verdaderamente significativo es que según el último Annuario Pontificio (2017) quedaban sólo 10 jerónimos de los que sólo 5 eran sacerdotes. Hoy son ya sólo 9 y los sacerdotes 4. Supongo que todos muy mayores. Pues ya me dirán lo que cabe esperar en brevísimo plazo. Otra tragedia eclesial el inevitable próximo cierre de El Parral segoviano y de la orden jerónima. Aunque hoy apenas sea sombra de lo que fue.
No he conocido a Fray Ignacio y no puedo asegurar que la fotografía que inserto sea la de su persona. Pero eso es lo de menos. La triste realidad es que hoy quedan sólo 9 monjes jerónimos. Eso se muere.

12 comentarios en “La agonía de los Jerónimos
  1. La Orden de San Jerónimo pertenece a lo mejor de nuestra historia, forma parte de nuestro patrimonio espiritual en el sentido más amplio del término. Ahí están sus monasterios como testimonio de su legado y el recuerdo de sus grandes figuras, que también nos pertenecen. A las monjas jerónimas, nuestra esperanza para la Orden.
    Al P. Ignacio tuve la ocasión de conocerle en una conferencia en un antiguo monasterio jerónimo hace una veintena de años, de grato recuerdo, sabiendo que era una ocasión única.

  2. Que Dios le tenga en Su Gloria. Que pena de Orden de San Jerónimo
    Fray Ignacio de Madrid fue el artífice de la defenestración del Padre Fray Antonio de Lugo y del aggiornamiento de la Orden Jerónima.

  3. Conoci a fray Ignacio en El Parral en 1964, en mi regreso de Roma a mi monasterio de la Argentina. Siempre admire al monje y admire su esforzada tarea intelectual, que no solo tanto hizo por la conservacion de la historia de la Orden, sino x la vida monastica. R.i.p.

  4. Por españolísima, la desaparición de la benemérita orden de S. Jerónimo, por segunda vez, es especialmente dolorosa. Quiera Dios conservarla para ocupar nuevamente el lugar que tuvo en la Iglesia de España. Pero, salvo designio providencial, la situación es completamente desesperada, no hay futuro.

  5. La Orden de San Jerónimo masculina cometió por segunda vez el error histórico que la llevó a la extinción en el siglo XIX: No haber salido de España. Tropezaron dos veces con la misma piedra fatal.

  6. ¿Interesa a la Iglesia en España la Orden Jerónima masculina?
    ¿Interesa a la Iglesia Católica la Orden Jerónima masculina?
    ¿Se han ideado y puesto en práctica acciones en favor de la Orden Jerónima masculina?
    No dudo que Dios ama a la Orden Jerónima masculina… Ahora, fuera de Dios, para mí, todo son dudas…

  7. Fray Ignacio de Madrid (que sí es quien aparece en la fotografía) fue, aparte, naturalmente, de un excelente y muy meritorio monje en la españolísima, y en tiempos tan destacada, Orden de San Jerónimo, una maravillosa persona en su trato con todos cuantos se acercaban a los dos últimos monasterios de la O.S.H. (Yuste, hoy convertido en “centro europeísta” y quizá a no tardar mucho en alojamiento turístico, y Santa Mª del Parral). Pero, además fue un gran intelectual y estudioso de la historia y la espiritualidad jerónimas que tantas glorias personales y monumentales ha dado a España. Le conocí hace cuarenta años cuando preparaba mi Tesis Doctoral “La Medicina en el Monasterio de Guadalupe durante la Baja Edad Media” y me prestó una ayuda fundamental con sus conocimientos, su biblioteca y su ánimo permanente. Luego seguí teniendo contacto muy amistoso con él en el monasterio segoviano donde se dedicaba, como el resto de la Comunidad, a trabajos de carpintería y ebanistería fabricando el mobiliario que todavía hoy existe en numerosas iglesias de nuestro país. Descanse en paz y vaya con mis oraciones mi agradecimiento.

  8. Una pena, pero Dios habla en la historia, y estas órdenes religiosas ya no tienen mucho sentido, a parte que hay cientos de órdenes… Además que las vocaciones venían originalmente de familias cristianas, y muchas de ellas numerosas, y tras la Humanae Vitae que nadie prácticamente en la Iglesia cumple, salvo las nuevas realidades (kikos, Opus, cielinos, etc) que están llenas de hijos, ¿donde están esas familias en Misa de 12?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *