PUBLICIDAD

NUEVAS Y DRAMÁTICAS REVELACIONES SOBRE EL CASO «VIGANÓ»; DE COMO SABEMOS QUE DICE LA VERDAD; Y DE CÓMO SE VE OBLIGADO A HUIR AL EXTRANJERO

Viganó: "Tengo setenta y siete años, estoy al final de mi vida. No me importa el juicio de los hombres. El único juicio que importa es el del Buen Dios . Me preguntará qué he hecho. para la Iglesia de Cristo y quiero poder responder que la he defendido y servido hasta el final "
|

Vicente Montesinos

 

 

 

 

En los últimos minutos hemos podido conocer como Aldo Maria Valli fue otro de los bloggers al que Viganó proporcionó el material que demuestra que Francisco conocía todo lo llevado a cabo por McCarrick y que aún así le levantó las sanciones impuestas por Benedicto XVI; y como junto a Marco Tosatti, y otros bloggers estadounidense y canadiense fue receptor de dicha información, que también se publicaría en La Verità.

También hemos podido saber que la fecha de publicación no fue elegida al azar, ya que Viganó pretendía que los periodistas del vuelo de regreso del Papa de Dublin a Roma pudieran preguntarle sobre ello.

Y por otra parte, hemos podido comprobar como Viganó dice la verdad; ya que no tiene absolutamente nada que ganar, y todo que perder, en lo que al mundo se refiere; y de hecho, estamos en disposición de confirmarles que Viganó se ve obligado, y no debemos dar más datos, a ausentarse y marchar al extranjero, con destino incierto.

Saquen ustedes las conclusiones de porqué esta ausencia a sus 77 años de edad.

Ni falta hace mencionar que su dossier hubiera alcanzado cifras millonarias en manos de cualquier medio (bien fuera para publicarlo, o para taparlo) y que él lo dio a bloggers de forma gratuita; y marchó… O marcha… O marchará… Pero de forma inmediata. Y hasta aquí podemos leer.

Por su interés para ilustrar todo o parte de lo que estamos contándoles en este momento; les comparto la traducción que Adoración y Liberación ha realizado para ustedes de lo publicado en las últimas horas por Aldo Maria Valli.

No tiene desperdicio.

Sigamos adelante. Por Cristo. Por la Verdad. Por su Iglesia.

 

 

 

Blog de Aldo Maria Valli (traducción de Adoración y Liberación)

 

El tono de voz es tranquilo, pero noto cierta ansiedad. Al teléfono Monseñor Carlo Maria Viganò, ex nuncio en Estados Unidos.

Me sorprendo. Nos hemos visto pocas veces, en actos públicos, pero no podemos decir que nos conozcamos.

Me explica que es un lector habitual, que valora mi valentía y mi claridad, así como mi ironía. Le agradezco y pregunto: ¿pero por qué quiere verme?

La respuesta es que no puede decirlo por teléfono.

De acuerdo, entonces vamos a vernos, pero ¿dónde?

Ingenuamente propongo mi despacho, o el bar a de al lado.

«No, no, por el amor de Dios. Lo más lejos posible del Vaticano,  sin miradas indiscretas».

No me gusta conspirar, pero aprecio la seria preocupación de Monseñor.

«¿En mi casa? ¿En la cena?  Estará mi esposa y habrá algunas de mis hijas».
«En casa está bien».
«¿Debo ir a buscarte?».
«No, no, iré, con mi coche».
Y así fue.

Cuando llega el arzobispo, en una cálida noche, veo a un hombre más viejo de lo que alcanzaba a redordar. Él sonríe, pero pronto se vuelve claro que algo le preocupa. Tiene un peso en el alma.

Después de las presentaciones de mi esposa e hijas, y después de haber bendecido la mesa, para aliviar la tensión un poco bromeamos acerca de nuestras raíces lombardas comunes (él es de Varese, y nosotros de Rho). El monseñor llegó a la hora señalada, al minuto: en Roma es muy extraño que esto suceda.

Entonces Viganò inmediatamente entra en el tema. Está preocupado por la Iglesia, temiendo que en su cima haya personas que no trabajen para llevar el Evangelio de Jesús a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, sino para confundir y someterla a la lógica del mundo.

Luego comienza a hablar sobre su larga experiencia en la Secretaría de Estado, a la cabeza de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano y como nuncio, en Nigeria y en los Estados Unidos. Él dice muchos nombres y cita muchas circunstancias. No es fácil para mi esposa y mis hijas seguirlo. A pesar de que he sido vaticanista por más de veinte años, me resulta difícil centrarme. Pero no lo interrumpimos porque entendemos que quiere hablar. La impresión es que él es un hombre solitario y triste por lo que ve a su alrededor, pero no nervioso. En sus palabras, nunca hay una mala sobre las personas que menciona. Los hechos son elocuentes. A veces sonríe y me mira, como diciendo: «¿Qué hacemos? ¿Hay salida?».

Me dice que me llamó porque, a pesar de no conocerme en persona, me estima, sobre todo por el coraje y la libertad que demuestro. Agrega que mi blog es leído y apreciado incluso en los «palacios sagrados», aunque no todos pueden decirlo firmemente.

Él es un hombre con un profundo sentido del deber. Al menos eso nos parece. En unos minutos, se establece una buena armonía entre todos.

Mi esposa, catequista en la parroquia, y las chicas, están sin palabras frente a ciertas historias. Siempre digo, bromeando pero no demasiado, que los buenos católicos no deberían saber cómo funcionan las cosas en las jerarquías, y lo confirmo en esta noche. Sin embargo, no me arrepiento de haber invitado al arzobispo a casa. Creo que el doloroso testimonio de este hombre,  anciano servidor de la Iglesia, nos dice algo importante. Algo que, incluso en el dolor y la confusión, puede ayudar a nuestra vida de fe.

El monseñor dice: «Tengo setenta y siete años, estoy al final de mi vida. No me importa el juicio de los hombres. El único juicio que importa es el del Buen Dios . Me preguntará qué he hecho. para la Iglesia de Cristo y quiero poder responder que la he defendido y servido hasta el final «.

La velada pasa así. Tenemos la clara sensación de que su excelencia ni siquiera se dio cuenta de lo que tenía en su plato. Entre un bocado y otro nunca dejó de hablar.
Cuando lo llevo de vuelta a su coche, me pregunto: pero, al final, ¿por qué quería verme? Por respeto, y por falta de confianza, no le hago la pregunta, pero antes de despedirme, él me dice: «Gracias, nos volveremos a encontrar. No me llames». Y sube al coche.

Soy periodista y, por lo tanto, en estos casos, el primer impulso es ponerme en el ordenador y escribir todo lo que me dijo, pero me contengo. No me prohibió escribir. Por el contrario, él no me dijo nada al respecto. Pero está fuera de cuestión que me ha hecho algunas revelaciones. (…) El arzobispo quería comprobar si podía confiar en mí. Después de un mes me llama nuevamente. La petición es la misma que la última vez: «¿Podemos vernos?». «Por supuesto que sí. Volvamos a mi casa. Sin embargo, le advierto que habrá una hija más, la mayor, y también estarán sus dos hijos, nuestros nietos». «No importa», dice. Viganò. «Lo importante es que en cierto momento tengamos un espacio para hablar». Y así, su excelencia el ex nuncio en los Estados Unidos vuelve a visitarnos. Y esta vez parece un poco menos nervioso. (…)

Nuestro nieto de tres años corre alrededor del monseñor y lo llama Carlo María. Viganò se divierte y parece que por unos momentos olvida sus preocupaciones. Pero, nuevamente, después de la bendición de la mesa, el arzobispo es un río desbordado. Tantas historias, tantas circunstancias, tantos nombres. Pero esta vez se enfoca más en los años estadounidenses. Cita el caso McCarrick, el ex cardenal declarado culpable de abusos graves, y deja claro que todo el mundo lo sabía, en los Estados Unidos y en el Vaticano, durante años. Sin embargo, lo cubrieron. Pregunto: ¿todos? Con un asentimiento, el arzobispo responde que sí: todos. Me gustaría hacer otras preguntas, pero no es fácil entrar en el río ininterrumpido de fechas, noticias, reuniones, nombres…

Incluso el Papa Francisco, según Viganò, lo sabía. Sin embargo, dejó que McCarrick funcionara sin ser molestado, burlándose de las prohibiciones que le impuso Benedicto XVI. Francisco sabía al menos desde marzo de 2013, cuando el propio Viganò, respondiendo a una pregunta del Papa durante una reunión cara a cara, le dijo que hay un gran expediente sobre McCarrick en el Vaticano. En comparación con nuestra reunión anterior, han salido las noticias de los resultados de la investigación por parte del gran jurado de Pensilvania, y Viganò confirma que la conclusión del mismo es correcta. El abuso sexual es un fenómeno más extenso de lo que uno podría imaginar, y no es correcto hablar de pedofilia, porque en la gran mayoría de los casos se trata de clérigos homosexuales que buscan varones adolescentes. Más correcto, dice Monseñor, es hablar de efebofilia.

Pero el tema es que la red de complicidad, silencio, cobertura y favores mutuos se extiende más allá de todas las palabras e involucra a todos los líderes, tanto en América como en Roma. Seguimos, una vez más, confundidos. Debido a mi trabajo, es algo que habíamos intuido, pero para los católicos como nosotros, nacidos y criados en el seno de la Madre Iglesia, es realmente difícil digerir tal mordisco. Mi pregunta es por lo tanto tan ingenua como es posible: ¿por qué? Y la respuesta de Monseñor congela la sangre: «Porque esas grietas mencionadas por Pablo VI, de las cuales el humo de Satanás se habría deslizado en la casa de Dios, se han convertido en abismos.

El diablo está funcionando con toda libertad. Y no admitirlo, o volver la cara a otro lado, sería nuestro mayor pecado «. 

Le pregunté si quería que yo y él nos mudemos a otra habitación, sin esposa, hijas o nietos, pero dijo que no. Entendimos que se estaba bien. Para nosotros era como escuchar a un anciano que nos cuenta historias sobre mundos distantes, y nos hubiera gustado mucho que en algún momento dijera que era solo ficción. En cambio, el mundo del que está hablando es el nuestro. Es nuestra Iglesia. Son nuestros pastores.

La pregunta básica sigue siendo: ¿por qué el monseñor me dice todo esto? ¿Que quiere de mi?

Esta vez le pregunto y la respuesta es que él escribió un memorandum en el que están todas las circunstancias de las que nos habla. Incluida la reunión del 23 de junio de 2013 con el Papa, cuando él, Viganò, informó a Francisco sobre el dossier de McCarrick.

¿Asi que?

«Entonces – dice él – si me lo permites, te dejaré tener mi memorandum, que muestra que el Papa lo sabía y no actuó. Y luego, después de evaluarlo, decidirás si publicarlo o no en tu blog, que es tan popular. No lo hago a la ligera, pero creo que es el único camino que queda para intentar un cambio, una auténtica conversión «.

«Ya veo. ¿Me lo darás sólo a mí?»

«No. Se lo daré a otro blogger italiano, a un inglés, a un estadounidense y a un canadiense. Las traducciones se harán en inglés y español».

Una vez más, el monseñor no me pide confidencialidad. Entiendo que confía. Por lo tanto, acordamos que, a petición suya, nos volveremos a encontrar y me pasará el memorial.

De hecho, después de unos días me llama y quedamos. No puedo decir dónde nos vimos, porque di mi palabra.

El monseñor se presenta con gafas de sol y una gorra de béisbol. Pide que mi primera lectura del documento tenga lugar frente a él, por lo que dice: «si algo no te convence, podemos debatirlo de inmediato».

Lo leo todo. Once páginas. Él se sorprende de mi velocidad y me mira: «¿Y?»

Digo: «Es fuerte. Detallado. Bien escrito. Una imagen dramática».

Él pregunta: «¿Lo publicarás?».

«Monseñor, ¿te das cuenta de que es una bomba? ¿Qué deberíamos hacer?».

«Te lo encomiendo a ti. Piénsalo».

«Monseñor, ¿sabes lo que van a decir?», Que quieres vengarte, que estás atormentado por el resentimiento de haber sido despedido  y otros temas. Que eres el cuervo que sacó los papeles de Vatileaks. Dirán que eres un inestable, así como un rigorista del peor tipo «.

«Lo sé. Pero no me importa. Lo único que me importa es sacar la verdad a la superficie, para que pueda comenzar una purificación. En el punto donde estamos no hay otra salida».

No estoy angustiado. En el fondo, ya he tomado la decisión de publicarlo, porque siento que puedo confiar en este hombre. Pero me pregunto: «¿Qué efecto tendrá en las almas más simples? ¿En los buenos católicos? ¿No nos arriesgamos a hacer más daño que bien?».

Me doy cuenta de que hice la pregunta en voz alta y el monseñor respondió: «Piénsalo. Evalúalo con calma». Nos damos la mano. Se quita las gafas oscuras y nos miramos directamente a los ojos.

El hecho de que no me fuerce, de que no parezca ansioso de verme publicar todo, hace que confíe aún más en él. ¿Es una de sus maniobras? ¿Me está manipulando?

En casa hablo con Serena (mi mujer) y con mis hijs. Para mí, su consejo siempre es muy importante. ¿Qué hacer?

Estos son días de preguntas. Releí el documento. Es circunstancial, pero por supuesto es la versión de Viganò. Creo que los lectores lo entenderán. Propondré la versión del arzobispo después de lo cual, si alguien tiene argumentos en la dirección contraria, propondré otras versiones.

Mi esposa me recuerda: «Pero si lo publicas, pensarán que, por el solo hecho de publicarlo, estás de su lado. ¿Quieres?».

Sí, me gusta. ¿Me juzgarán parcial? Paciencia. Después de todo, soy parcial. Cuando soy periodista solo soy periodista, intento ser lo más aséptico posible, pero en mi blog ya me he alineado bastante y los lectores saben cómo pienso sobre  el giro que la Iglesia ha tomado en los últimos años. Si alguien me propone documentos que prueben que la versión de Viganò es incompleta o incorrecta, me complacerá publicarlo también.

Escucho al Monseñor por teléfono. Le digo mi decisión. Estamos de acuerdo el día y la hora de la publicación. Él dice que el mismo día y al mismo tiempo también lo publicarán los otros. Decidió que fuera el domingo 26 de agosto porque el Papa, al regresar de Dublín, tendrá la oportunidad de responder a las preguntas de los periodistas en el avión. Me advierte que entre quienes publicarán se agregará el periódico «La Verità».

Él me dice que ya ha comprado un boleto de avión. Se irá al extranjero Él no puede decirme dónde. No tendré que buscarlo. El viejo número de móvil ya no servirá. Nos despedimos por última vez.

Así fue. No es que las dudas dentro de mí hayan terminado. ¿Hice bien? Sigo preguntandome. Pero estoy sereno. Y leí las palabras que Monseñor Vigano escribió al final de su memorial: «Recemos por la Iglesia y por el Papa, recordemos cuántas veces nos pidió que oremos por él. Renovemos nuestra fe en la Iglesia». nuestra Madre: ¡Yo creo en la Iglesia, una, santa, católica, apostólica! ¡Cristo nunca abandonará a su Iglesia! ¡La ha generado en su sangre y la revive continuamente con su Espíritu! María, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros! Virgen María Reina, Madre del Rey de la gloria, ruega por nosotros! «.

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en http://infovaticana.com/blogs/adoracion-y-liberacion

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

22 comentarios en “NUEVAS Y DRAMÁTICAS REVELACIONES SOBRE EL CASO «VIGANÓ»; DE COMO SABEMOS QUE DICE LA VERDAD; Y DE CÓMO SE VE OBLIGADO A HUIR AL EXTRANJERO
  1. Roma locuta causa finita (San Agustín en su día). Por la contraria Roma no dirá una palabra, no ha hablado, la causa no ha terminado. Estamos frente a un testimonio que invoca hechos (terribles) y que refiere a la existencia de prueba, el dossier etc., que debería ser conocida y no escondida, dónde están esos papeles ?, hay un desafío a que se presenten y no puede ni debe ser desoído. Hay obligación de expedirse, el silencio cuando hay obligación de expedirse importa consentimiento.
    Es una situación de una novela aberrante, un clérigo se despierta, reza el Breviario, se alimenta, reza su Misa diaria, va al templo recibe a un joven, abusa del mismo o comparten el lecho, se lava, almuerza, a la tarde atiende los asuntos de su profesión y así sigue, obviamente no se confiesa ya que carece de arrepentimiento, nadie le dice nada y crece en su carrera, qué final le escribimos…………….

  2. ¡Qué verguënza para el periódico ABC los infundios y difamaciones vertidos ayer allí contra Monseñor Vigano por el sistemáticamente mendaz y manipulador Juan Vicente Boo, su corresponsal en el Vaticano!

  3. Este testimonio es un motivo para darnos cuenta de que el Señor no deja a su Iglesia, mientras hay gente como Mons. Vivan o este periodista el demonio ha perdido la batalla. Hay que organizar una campaña de oraciones por ellos.

  4. Por cierto, nadie debería descartar la existencia de material (gráfico, de audio) que apoye y confirme el testimonio de Mons. Carlo Maria Viganò; lo digo aquí porque sé que desde Roma nos están leyendo. O el desolador abandona el gobierno de la Iglesia o seguirán saliendo a la luz más escándalos… ¿Queréis la guerra total? ¿Queréis morir matando? ADELANTE: «AL FINAL MI CORAZÓN INMACULADO TRIUNFARÁ», EL SEÑOR JESUCRISTO RECONSTRUIRÁ SU IGLESIA AUNQUE LA DEJÉIS EN LA RUINA. ¡GLORIA A DIOS!

  5. Para quienes tengan alguna duda sobre el testimonio de Mons. Carlo Maria Viganò, «por sus frutos los conoceréis»:
    Mons. Viganò no se ha callado a la hora de denunciar los males que aquejan a la Esposa de Cristo, ni ahora con Francisco ni antes con el Papa Benedicto XVI:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/25/internacional/1327522565.html

    Mons. Viganò fue el responsable de que tuviera lugar el encuentro privado entre el Papa Francisco y Kim Davis, funcionaria del estado de Kentucky que fue condenada a prisión bajo la Administración Obama por negarse a oficializar el documento de “matrimonio” entre dos hombres; unos meses después el Vaticano sustituyó a Viganò como nuncio en EEUU:
    https://cruxnow.com/church/2016/04/12/pope-replaces-vigano-controversial-u-s-ambassador/

    El mencionado encuentro privado del Papa Francisco con Kim Davis, gestionado personalmente por Mons. Viganò, no cayó bien ni en la Administración Obama ni en el propio Vaticano, que enseguida salió a aclarar que la única audiencia de Francisco fue con Yayo Grassi, homosexual “casado” con otro hombre:
    “Vaticano: la única “audiencia” del Papa fue con antiguo estudiante gay, no con Kim Davis”
    https://www.theguardian.com/world/2015/oct/02/pope-francis-kim-davis-audience-gay-student

    Aparte de su intachable labor en favor de la causa provida en EEUU, Mons. Viganò es uno de los obispos adheridos a la “Profesión de Verdades sobre el Matrimonio Sacramental” que redactaron Mons. Tomash Peta, Mons. Jan Pawel Lenga y Mons. Athanasius Schneider aclarando la doctrina católica sobre la no admisión al sacramento de la comunión de los divorciados “vueltos a casar”:
    http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=31348

  6. Estamos ante una auténtica mafia satánica, esta situación no se puede tolerar ni un día más, que se tenga que exiliar un hombre santo, un profeta del Altísimo por defender a la Iglesia de Cristo demuestra que estamos ante el cumplimiento de lo profetizado por nuestra Madre del Cielo en La Salette: «Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo».
    La clave del documento de Viganò es que confirma, a no ser que el Papa Francisco sea capaz de demostrar lo contrario, que tenemos ejerciendo el gobierno de la Iglesia a una persona que habría encubierto directamente a un abusador sexual en serie, Theodore McCarrick. Yo creo que todavía no somos conscientes de la gravedad de la situación, el encubrimiento de abusos sexuales es un delito y quien lo comete debe ser sometido a proceso penal…

  7. Querido Vicente: Te transcribo (omitiendo mis datos personales, que tú si verás por mi dirección de e-mail) el correo que he enviado al director de Rome Reports. He intentado publicarlo en la noticia que a tal propósito redacta Ariza, pero me tiene censurado por defecto, porque no puedo publicar nunca un comentario. Si tú puedes, inclúyelo en esa página, su lugar más lógico. Gracias.
    ———
    Soy sacerdote diocesano, socio agregado de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. Sé que tú eres numerario del Opus Dei.
    Dentro de la bendita libertad de los hijos de Dios que nos enseñó san Josemaría te digo, con toda la rotundidad de que soy capaz, que me parece indigno de un hombre de bien, de un cristiano íntegro y de un miembro del Opus Dei intentar defender al Papa calumniando (sí, calumnia se llama lo que hacéis) a Mons. Viganó en el vídeo «¿Qué dice la carta?». Esa defensa muestra una falta de deontología periodística y de moral cristiana que da escalofríos. Utilizáis la falacia «ad hominem» con un arte digno de Maquiavelo. No sé a qué intereses sirves, pero si no sirves siempre a la Verdad toda tu labor periodística está construida sobre arena. Y el juicio de Dios la hará añicos.

  8. Ja,ja.
    Ese loro parlante compulsivo que es siempre Bergoglio,se quedó ayer a mitad de frase en el avión de vuelta a Roma:
    «NO DIRÉ NI UNA SOLA PALABRA»
    Ni que decir tiene que la frase debería haber concluido con un SIN QUE ESTÉ PRESENTE MI ABOGADO.

  9. En lo que no estoy del todo de acuerdo es en eso de rezar genericamente por Bergoglio.Mucho menos,por sus diabolicas intenciones.Se debe rezar , específicamente,por su conversion.Nada más.
    Porque por lo que sí rezo diariamente,con el Salmista,es porque el Señor confunda a los impíos,desbaratando sus planes .Y en este bombazo de Vigano,empiezo a recibir del Cielo el eco de mi petición…

  10. Pues nada,Vicente.
    Ahi tienes a las ratas de turno tratando de despedazar a monseñor Vigano,y en esta misma casa.
    Cuanto más vivo, más adco me dan los seres humanos.Con honrosisimas excepciones…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *