PUBLICIDAD

“Llevamos dos mil años sin entender a los jóvenes” (José Luís Pérez. COPE)

|

Lógicamente, el Pérez, se está refiriendo a la Iglesia Católica, no a él -que podría: la sinsorgada no sería mayor por eso: sería menor incluso y más disculpable-, y para descalificarla -con intención expresa, impresa o a saber-, pero para descalificarla. O para sumarse al prêt-à-porter de la “moda vaticana” más “aktual”, que para algo trabaja en COPE: y no es cuestión de jugar con las lentejas, oigan.

Pues bien. El flamante director de informativos de TRECE y COPE, invitado a la conferencia que abría el Congreso organizado por San Pablo-CEU, y la ACdP, con el título de “Fe en los jóvenes”, se ha despachado con estas otros “perlitas” del mismo perfil que, me parece, no voy ni a recoger porque, aparte de ser una sarta de lugares comunes acuñados todos en los últimos cinco o seis años en el seno de una parte de eclesiásticos más empeñados en vivir su “Fe en los jóvenes” -como proclama el cartel del tal Congreso- que en Cristo -la única que salva: el que crea se salvará; el que no crea se condenará– con esta ya tengo más que suficiente. Y con nauseas.

Noo conozco personalmente a José Luís Pérez: desconozco, por tanto, cuáles son los títulos académicos que ostenta para situarse en esa cima y proclamar: “llevamos dos mil años sin entender a los jóvenes”. Quizá ha hecho un “Sánchez” de urgencia. O quizá es todo un académico especialista en Historia de la Iglesia… Ni idea.

Pero es de lo más falso e insidioso -algo así como una perversa calumnia-, referido a la vida real de la Iglesia Católica en esos más de dos mil años de Historia. Y voy a poner unos ejemplos y dar unos datos.

La Iglesia Católica ha sido la PRIMERA y la ÚNICA institución que durante dieciseis siglos, uno tras otro, se ha dedicado a los niños y a los jóvenes. Desde su educación -para ellos creó las primeras escuelas tras el paso de los bárbaros por Europa, a la sombra de iglesias, conventos y catedrales-, hasta su atención material: para los más pobres y desvalidos entre ellos fueron sus primeras obras de caridad, al día siguiente de Pentecostés, pasando por su atención espiritual…

La Iglesia Católica siempre tuvo presente a los niños y a los jóvenes. Nunca olvidó, sino que fueron una de sus señas de identidad, aquellas palabras de Jesucristo: Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo estorbéis. Y aquello otro, válido para todos: Si no os hacéis como niños no entraréis en el Reino de los Cielos.

Y esto -Evangelio e Historia real- se lo despacha el Pérez con que la Iglesia nunca ha entendido a los jóvenes. Le debe parecer al flamante director de ¿informativos? que ha sido la Iglesia la que ha puesto en circulación la ¿educación?, las ¿leyes? y el ¿ambiente? propicio para que los críos con 12 años ya estén enganchados al alcohol, las drogas y el sexo. Los políticos y los medios de comunicación, unos santos que no han tenido nada que ver.

Vamos: algo así como afirmar que los proetarras que sacaron el otro día las motosierras para acompañar orquestalmente a los que se manifestaban en Alsasua, amén de otros “signos” más que explícitos, no crispaban en absoluto: los que crispaban e incitaban al odio eran los manifestantes en favor de España, la Guardia Civil, etc. Si lo dice hasta el ministro de ¿justicia? ¡que no va a poder decir un director de informativos…!

¿Cómo se puede largar al aire público tamaño oscurantismo, trufado además de “ayatolismo”? El tal JLP -con sus títulos- se debe creer que un monasterio, por ejemplo, puede aguantar 500 años en el mismo pueblo o ciudad de España sin “entender” a los jóvenes. Debe ser que ahora han cerrado el monasterio porque se les habían muerto todas sus monjas: ¡todas con 500 años! ¡No habían tenido ni una sola vocación en 500 años! Pero habían aguantado como jabatas, eso sí.

¿Y lo de los seminarios llenos a rebosar? Y eso que se pasaba frío y hambre, amén de otros inconvenientes. Y no se iban a hacer nunca ricos siendo curas o frailes: ¡jamás! Ni se iban a casar. Debía ser que entraban engañados como “jóvenes” de hoy…, y no se les entendía ni para la de trés.

El desastre ha venido -lo hemos visto y lo hemos padecido y seguiremos lo padecemos a este paso- en los últimos cincuenta años. Por redondear. Justo cuando sectores que se han constituido en auténticas plataformas de poder dentro de la Iglesia Católica han pretendido -y pretenden- “entender” y “creer” en los jóvenes “desde los jóvenes”: no -nunca más ya: es su apuesta- “desde Cristo”. Y así vamos: no ha quedado casi ni uno, ni de muestra: excepto, eso sí, en las instituciones católicas que permanecen fieles a Él.

Pero claro: hay que ir construyendo la “nueva iglesia”, y poner bien los ladrillos; que quizá no aguanten mucho pero quedan monos. Y para eso hace falta ANULAR la “Iglesia de siempre”: la de Cristo, como “Piedra angular”.

PUBLICIDAD

Siempre me asombro -y ya no debería, supongo-, de cómo crece el número de los “stultorum”, por seguir con la Escritura Santa. Crecen y crecen… Duran y duran… Deben ser políticos, jueces o… directores de informativos. Fijo.

6 comentarios en ““Llevamos dos mil años sin entender a los jóvenes” (José Luís Pérez. COPE)
  1. “llevamos dos mil años sin entender a los jóvenes” una gilipollez dicha por un mentecato que se cree mucho pero es menos que nada. Eso sí seguro que cobra mucho y vive muy bien delo cuento. pero nada de eso se podrá llevar a la tumba, que a todos nos llega.

  2. “Llevamos dos mil años sin entender a los jóvenes”
    Ah, caramba! En el nuevo paradigma de la Iglesia, santa Juana de Arco lograría ser considerada como qué? como una joven alienada? Qué bah!
    Saludos, padre José Luis. Adelante!

  3. Pues si todos estos Pérez & Pérez llevan ya dos milenios sin dar pie con bola, lo que deberían hacer de una vez es RETIRARSE y dejar paso a esos jóvenes a los que adulan y hacen como que no los entienden sólo por seguir ellos en el machito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *