El obispo de Lourdes y Tarbes se muestra partidario de retirar los mosaicos de Rupnik del santuario de Lourdes

Santuario Lourdes
|

El obispo de Tarbes y Lourdes, Monseñor Jean-Marc Micas, ha anunciado una decisión importante respecto a los mosaicos creados por el jesuita abusador Marko Rupnik para el Santuario de Lourdes, ubicados en la entrada de la basílica de Nuestra Señora del Rosario. 

Monseñor Micas explicó que, entre mayo y octubre de 2023, junto con el Rector del Santuario, formaron una comisión para abordar esta difícil cuestión. La comisión, compuesta por víctimas (tanto francesas como extranjeras), expertos en arte sacro, juristas, personas comprometidas en la prevención y lucha contra los abusos, y capellanes de Lourdes, ha trabajado desde noviembre de 2023 hasta la fecha. “Al mismo tiempo, también pude escuchar y leer las opiniones de muchas personas que quisieron enviarme su contribución: cardenales y obispos, artistas, juristas, víctimas, peregrinos, etc.”, añadió.

Reconociendo la falta de consenso y las opiniones apasionadas y divididas, monseñor Micas expresó: “¿Deberíamos dejar estos mosaicos donde están? ¿Deberían ser destruidos? ¿Deberían eliminarse o exhibirse en otro lugar? No hay consenso sobre ninguna propuesta. Las posiciones adoptadas son vivaces y apasionadas”. Sin embargo, afirmó que su opinión personal es clara: “Esta situación no tiene nada que ver con otras obras cuyo autor y víctimas han muerto, a veces desde hace varios siglos. Aquí las víctimas están vivas y el perpetrador también”.

El obispo subrayó su responsabilidad pastoral y su compromiso con las víctimas de abuso y agresión sexual: “Mi función es velar por que el Santuario acoja a todos, especialmente a los que sufren; entre ellos personas que son víctimas de abuso y agresión sexual, niños y adultos. En Lourdes, las personas juzgadas y heridas que necesitan consuelo y reparación deben ocupar el primer lugar”.

Aunque Monseñor Micas expresó su preferencia por eliminar los mosaicos, reconoció que tomar una decisión inmediata podría causar más división y violencia. Por lo tanto, ha decidido dar un primer paso concreto: “He decidido que estos mosaicos ya no se vean resaltados como hasta ahora por los juegos de luces durante la procesión mariana que reúne a los peregrinos cada tarde. Es un primer paso”. A partir de ahora, continuará trabajando con las víctimas y otras personas de buena voluntad para discernir los próximos pasos a seguir.

El obispo concluyó su comunicado encomendando la situación a la misericordia de Dios y a la intercesión de Nuestra Señora de Lourdes y de Santa Bernadette, subrayando su compromiso de seguir trabajando en la acogida de las víctimas y de todos los heridos, frágiles y pobres que acuden al Santuario de Lourdes.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
28 comentarios en “El obispo de Lourdes y Tarbes se muestra partidario de retirar los mosaicos de Rupnik del santuario de Lourdes
    1. ¿En qué podían enriquecer Marko Iván Rupnik o Gustavo Zanchetta a Bergoglio como para tenerlos de íntimos y personas de su mayor confianza? Nadie desearía tener confidentes así, y por mucho que llevarán dobles vidas es imposible que esta situación clandestina no acabara asomando en el trato y condicionando la «forma mentis». Está claro que todo está en manos de gente muy misteriosa y temible…

    2. Al que dio el visto bueno para colocar los mosaicos le preguntaron: ¿qué es el arte?
      Contestó: «quedarte congelado».
      ¡Pues, eso!
      Podían haber pedido a algún familiar de alguien del obispado, que tuviera cinco o seis años, que hiciera los bocetos y se habían ahorrado un dinero y un escándalo.

  1. Si fuéramos a suprimir obras, música, cantos, iniciativas y creaciones de abusadores vivos tendríamos que apagar las luces de muchas iglesias, casas, dicasterios, etc.

  2. Le he dado vueltas muchas veces al asunto y el dilema lo encuentro insoluble. Podríamos cancelar obras de arte, al estilo de los canceladores «woke», porque consideramos inmorales a sus autores. Por ejemplo, podríamos destruir todas las pirámides mayas y aztecas porque esas gentes que las construyeron eran unos caníbales y practicaban sacrificios humanos, o las canciones de Elvis, por ser un poliadicto a los opiáceos y demás drogas, o destruir el Coliseo, porque ahí sufrieron torturas y muertes espantosas nuestros hermanos cristianos, padres de nuestra fe, y la lista sería infinita. La respuesta, a veces, llega por sí sola, como en el Coliseo, que lo utilizamos para recordar los heroicos testimonios de los mártires. En el caso de mayas y aztecas lo sobrepasa todo el asombro de construcciones hechas sin metales, ni ruedas, ni animales de carga. Y si cancelamos a Elvis nos quedamos sin la hermosa «The Miracle of the Rosary». Si alguien tiene la respuesta, que la diga.

    1. «Podríamos cancelar obras de arte…»

      ¿Y qué tiene que ver el arte con los alicatados horrendos de Rupnik con representación de extraterrestres?

        1. Y lo que no es arte no lo es, independientemente de que a usted le gusten los alicatados del ex jesuita Rupnik por su fealdad y por mostrar rostros extraterrestres. A usted, salvo lo que sea bueno, bello o tenga pinta de piadoso, todo lo demás le encanta. Pues nada, pida que cuando los quiten le manden esos horripilantes baldosines y forra su cocina y cuarto de baño con ellos.

          1. ¿me puedes decir donde y cuando he dicho que me gustan? Eres muy de poner el boca de otros lo que no han dicho.

          2. «¿me puedes decir donde y cuando he dicho que me gustan?»

            ¿Consideraría «arte» a esos baldosines si no le gustaran? ¿El papel higiénico también le parece «arte»? Pues, se lo repito: cuando los quiten, pida que le manden ese «arte» y lo emplea para alicatar las paredes de donde viva. Imagino que son lavables, por lo que puede ponerlos en la cocina y, si le salpica grasa o comida, con una simple bayeta los estampados de extraterrestres de cada plaqueta quedarán como nuevos.

          3. El papel higiénico puede ser arte. Otra cosa es que sea buena o mala arte.
            Por cierto tiene su arte de ingeniería confeccionar un buen papel higiénico.

          4. Tampoco me gusta dali.
            ¿ por eso deja de ser arte su pintura? Es un argumento estúpido y simplista considerar arte las cosas solo desde el gusto personal.

          5. Parece que no ha entendido bien el argumento (como siempre): pida que le den a usted los baldosines, que no hay peligro de que tenga competidores solicitándolos. Y, así, llena de «arte» extraterrestre su morada, de forma mucho más económica que si recurre a Porcelanosa (a la que ni se le ocurriría comercializar ese horror, que la llevaría a la quiebra por hacer baldosines espeluznantes).

  3. Los mosaicos son igual de horripilantes que las pinturas de las iglesias kikas.
    Me parece estupendo que lo retiren,las cosas de Dios rebozan belleza no fealdad.

  4. Estéticamente no me gustan las imágenes de esos mosaicos, por lo que me parece bien que los retiren, pero no por causa del autor, pues la obra es independiente de la conducta de quien la hace. Y además, si Rupnik ya ha sido sancionado por lo que hizo, ya ha pagado su deuda, y no tenemos que caer en actitudes lapidatorias.
    Por poner un ejemplo, el canciller de Alemania Adolf Hitler era un tirano, pero hay que reconocer que pintaba bien. ¿Hay que destruir u ocultar sus pinturas? Yo opino que no, sino que es mejor conservarlas y exhibirlas libremente.

    1. ¿Pero qué es lo que escribes? ¿Cuándo pagó Rupnik? ¿Cómo ha sido la reparación que ha hecho a sus víctimas? ¿Qué garantía de no repetición existe? ¿Leíste la carta de la abogada de cinco de las víctimas en donde explica que varias veces durante la realización de algunas de sus obras, fue precisamente que abusaba de varias de ellas? Al individuo ese más se demoraron en excomulgarlo que envolverlo a rehabilitar y Francisco salió con que en esa pirueta él solamente había cumplido «un papel administrativo». Actualmente Rupnik es lo que el CIC designa como un sacerdote «de buena fama», está incardinado en una diócesis de Eslovenia con el permiso de su obispo para residir fuera de la diócesis, de hecho jamás ha vivido en ella ni cumplido ningún trabajo pastoral en ella.

  5. Quiera Dios que destruyan u oculten los monigotes de Rupnik y del inocente Kiko en todas partes.

    En particular del neosantuario de San Giovanni Rotondo, donde el santo Padre Pío yace rodeado de ese horror.

    Si el santo capuchino, que sabía dar su lugar a la santa ira, volviera a este mundo, prendería fuego a los monigotes de Rupnik y con ellos a todo el horrendo neosantuario.

  6. Pienso un poco como Sacerdote Católico y algún otro comentarista que coincide.No me gusta el estilo pero 🤷‍♀️ si se borran tal vez sea màs por no herir a sus víctimas que por otra cosa. A Dios no son las pinturas lo que le ofende de Rupnik.

    Preferiría que borraran el mural de Paglia.

  7. Estas obras no son artísticas ni acercan a Dios. Son símbolo de una iglesia mundana. Al igual que la iglesia debe ser reconstruida desde las ruinas, estas obras de un violador en serie deben destruirse y colocarse unas imágenes que inspiren piedad y amor a Dios.

  8. De paso que derriben la Basílica Nueva de Fátima, que es más fea que el chofer de Drácula o que los bajos de un coche.
    Parece un campo de voleibol o un cine gigante.
    Al Cristo le faltan que le cuelguen dos pistolas. El que llevaba JPII es el Cristo de Velázquez comparado con este.
    ¡Qué cosa más fea!
    El escultor era rojo y masón, seguro.
    No se entiende de otra forma semejante crimen a la vista.

    1. «Al Cristo le faltan que le cuelguen dos pistolas […] ¡Qué cosa más fea!»

      ¿Se refiere a ese crucifijo negro al que parece que han puesto una máscara vudú o animista africana sobre el rostro? Más que unas pistolas, deberían velarlo (ponerle un velo) como en Semana Santa, pero de forma permanente. Y no con una gasa, sino con una manta india para que no se transparente, porque da «yuyu» y asusta a los niños (y a los no tan niños también).

      1. Pues anda que la escultura de Juan Pablo II.
        Le pones un gato negro al lado y parece Gargamel.
        Del mamotreto de hierro de la cruz gigante, ni hablamos.

        1. Quien como Dios,

          «Le pones un gato negro al lado y parece Gargamel» jajajaja

          En fin, no me horrorizaron tanto como el Cristo del interior, la verdad. Me quedé petrificada allí delante, y no pude ni rezar pues aquella cosa no era mi Señor!
          No había nadie más allí i al salir el guarda se me quedó mirando y pensé: claro es que debe ver cada cara de poema al salir de aquí…

          En fin, muy triste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles